18 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
A Dios la vida, al César...

19 - octubre - 2014

A Dios la vida, al César...

Santiago Martín Cañizares

Domingo XXIX del tiempo ordinario – Ciclo A

Si al lector se le pone sobre aviso del texto que la Iglesia nos presenta en este domingo con la sola frase “dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”, es probable que adivine qué dirán en la homilía o qué dirá el artículo de hoy. Ciertamente, es necesario ser buenos ciudadanos: un buen cristiano es un buen ciudadano. Muchos santos han enseñado a hombres y mujeres de su tiempo que seguir al Señor requiere de nosotros ser buenos ciudadanos, “cumplir” con el Estado, pagar nuestros impuestos... San Juan Bosco y San Marcelino Champagnat querían para sus jóvenes que fuesen buenos ciudadanos dentro de la sociedad cristiana de su tiempo...

¡Un momento! ¿Dentro de una sociedad cristiana? No me sirve el ejemplo... No hay paralelismo entre su sociedad en la que, teniendo valores cristianos, cuanto mejor ciudadano eras, más te acercabas al comportamiento cristiano correcto, en que si eras un ciudadano “del montón”, eras creyente; y nuestra sociedad, en que si eres un ciudadano “normal” no puedes ser creyente, o en el mejor de los casos has relegado tu religiosidad al ámbito de lo privado. Reformulemos entonces esta reflexión. Comencemos otra vez desde el principio.

Si al lector se le pone sobre aviso del texto que la Iglesia nos presenta en este domingo con la sola frase “dad al César lo que es del César...”, es probable que adivine qué dirá el artículo de hoy. Ciertamente es necesario ser buenos ciudadanos, aunque un buen cristiano no es un “ciudadano del montón”. Muchos santos han enseñado a hombres y mujeres de su tiempo que seguir al Señor requiere de nosotros algo más que ser buenos ciudadanos y “cumplir” con el Estado, pagar nuestros impuestos... Los mártires de los primeros siglos, los del siglo XX en España o el mismo Óscar Romero, quien defendió hasta la muerte las implicaciones políticas del evangelio, sabían que no todo se puede arreglar haciendo lo que la sociedad espera de nosotros: ellos sabían que de Dios es la vida y se la tenían que dar de una u otra forma para dar testimonio de la fe. Darle a Dios lo que es suyo implica querer que se construya el Reino de Dios en nuestro mundo y nuestra sociedad a través de nuestra ayuda a los necesitados, de nuestra alabanza y oración y de nuestra implicación también en la política, de forma activa o con nuestro voto; en definitiva, para dar a Dios lo suyo es necesario que le entreguemos de una u otra forma, en esta o en la otra vocación, nuestra vida y nuestro ser.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 19/10/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78