1 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Adviento: venida inesperada

30 - noviembre - 2014

Adviento: venida inesperada

Ignacio Rodríguez Coco

Domingo I de Adviento – Ciclo B

Hoy estrenamos el tiempo de Adviento, que significa “venida”. Historia y vida humanas están marcadas por sucesivos acontecimientos-venida radicales (creación, pecado, muerte, elección, encarnación y parusía) en los que estamos insertos, nos preceden y no controlamos.

Por la creación el hombre viene a la existencia (sin que le pregunten) de manos de Dios: “Tú eres nuestro padre, nosotros la arcilla y tú el alfarero: somos todos obra de tu mano”. Es la condición originaria e imborrable (imagen de Dios) con la que todo ser humano viene al mundo. Es algo inesperado por innecesario, pues el universo y el hombre no eran obligatorios; existen por voluntad de Dios y nadie se da la vida a sí mismo.

Por el pecado (aunque separación voluntaria de Dios), sobrevino una desgracia inesperada e involuntaria por la que todos nacemos impuros, “entregados en poder de nuestra culpa”.

Ante esta tragedia, Dios vuelve a hacer algo inesperado: elige un pueblo que no es el mejor de los pueblos y promete “venir a visitar su viña”. El grito del profeta Isaías: “¡Ojalá rasgases el cielo y bajases, derritiendo los montes con tu presencia!”, es el grito de todo hombre a Dios esperando una venida divina que restaure la situación original. Esta venida es la encarnación (la más inesperada de las venidas), por la que Dios se ha unido a cada hombre, desbordando así todas las expectativas humanas y mesiánicas, marcando un antes y un después (la Historia se cuenta antes y después de Cristo). Todo hombre queda insertado en esta corriente de “gracia que Dios os ha dado en Cristo Jesús”, con la que la imagen de Dios en el hombre ha quedado restaurada. Y todo ello, de forma inesperada, pues Jesús nació cuando menos se esperaba, en una aldea perdida, y de manera imposible; y murió y resucitó también de forma inesperada.

Estos acontecimientos que troquelan el sentido y curso de la Historia ya están actuando, pero aún quedan para todo hombre dos venidas (esperadas y seguras) que ocurrirán inesperadamente. Una es la muerte. La otra es la parusía (segunda venida de Cristo). Ante la llegada inminente (pero de fecha desconocida) de ambos finales, Jesús llama a la conversión: “Vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento”, no sea “que venga inesperadamente y os encuentre dormidos”. La gracia de Dios y el pecado original condicionan la historia humana global, pero cada hombre tiene que cumplir “su tarea” (en libertad) y construir su vida como criado fiel que “aguarda la manifestación de nuestro Señor Jesucristo”. ¡Que Dios nos pille confesados!

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 30/11/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78