8 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Aunque yo no soy Charlie Hebdo…

18 - enero - 2015

Aunque yo no soy Charlie Hebdo…

Ricardo Casas Lorenzo

Me da la impresión de que por lo sucedido en los últimos diez días la sociedad occidental andamos un poco perdidos a la hora de comprender y afrontar la barbarie del terrorismo radical autobautizado como yihadista.

Qué sencillo resulta esgrimir los argumentos de uno o de otro lado. De uno que se siente ofendido por las caricaturas del profeta. Ofendidos porque entienden que occidente ha banalizado lo religioso jugando con la sátira hasta llegar a la blasfemia. Quizá olvidaron que la mayor blasfemia a Dios no es otra que la muerte de un hombre cualquiera, pues el ser humano es creatura a imagen y semejanza de Dios. Por si no es argumento suficiente, las guerras injustificadas y vacías de sentido que siembran los países árabes acrecientan el odio de la comunidad islámica más radical hacia occidente y sus valores.

Del otro lado los argumentos simplones de quienes juzgan que la raíz del odio no es otra que un integrismo religioso mal interpretado, junto con la intolerancia hacia los valores de las sociedades occidentales y un ámbito de injusticia y desigualdad que sirve de semillero de marginados fácilmente atraíbles por los fanatismos más violentos.

Pero insisto en que esto me parece excesivamente simplón. Este fenómeno encierra claves más profundas y omitidas por las clases dirigentes. Pongamos algunas. Nadie habla de este tipo de violencia que siembra el terror y esconde una forma ilícita de negocio que esclaviza al ser humano, ya sea musulmán u occidental, católico o islamista. Y es que parte del comercio de cocaína que asola a la población europea financia este terrorismo. Pero ocultamos también que tras estos acontecimientos han salido a la luz dos problemas que no afrontamos con claridad, el mercado de las armas y la financiación del asesinato. Ocultamos que occidente negocia con países que financian los atentados y el horror. Que fabrica las armas que matan a nuestros propios ciudadanos. Hemos prostituido los valores originarios de la civilización occidental omitiendo unos y subestimando otros.

Por ello me duele que se nos quiera hacer creer que la verdadera batalla que se libra ahora en Europa tenga su origen en una guerra de religiones. Los líderes religiosos han mostrado con numerosos gestos que la religión tiende puentes de fraternidad, aunque haya habido errores históricos de bulto, pero no es, en este siglo, origen del odio ni del terror.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 18/01/15.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78