6 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Cara de vinagre

08 - octubre - 2017

Cara de vinagre

Manuel San Miguel

Domingo XXVII del tiempo ordinario – Ciclo A

Tener cara de vinagre (Evangelii gaudium 85) es la imagen del pesimismo y de la desconfianza ante una realidad en la que la increencia, el alejamiento de la fe y la débil práctica religiosa van en aumento. El pasado jueves, fiesta de San Atilano, en la inauguración del curso pastoral, nuestro Obispo D. Gregorio invitó a todos los fieles a vivir desde la fortaleza para ser discípulos misioneros, a la vez que nos interpelaba para afrontar esta realidad en comunión: sacerdotes, consagrados y fieles laicos. Aunque se ha expresado en diferentes ámbitos que la evangelización del futuro, más bien del presente, la harán los laicos o no habrá evangelización. Por tanto, que nadie nos robe la alegría, ni la esperanza para llevar adelante esta tarea.

La palabra de Dios de hoy nos insta a dar fruto y no apropiarnos de lo que no es nuestro. La parábola de los labradores ejemplifica todos esos momentos en los que podemos caer en la trampa de identificar los intereses propios o del grupo con la voluntad de Dios. No se pone en duda que la viña dé frutos. Se trata de criticar a los que se aprovechan de los frutos que corresponden al Dueño. A Jesús lo mataron por criticar su propia religión. Atacó radicalmente los dos pilares sobre los que se sustentaba: el culto del templo y la Ley. Tenemos que recordar a nuestros dirigentes que no son dueños, sino administradores de la viña. La tentación de aprovechar la viña en beneficio propio es hoy la misma que en tiempo de Jesús. Esta actitud está lejos de lo que significa ser discípulos misioneros.

El primer paso para llegar a esa actitud es separar el interés de Dios del interés del hombre. El segundo es oponerlos. Dado este paso ya tenemos todo preparado para machacar al hombre en nombre de Dios.

¿De qué frutos nos habla el evangelio? Los fariseos eran los cumplidores estrictos de la Ley. El relato de Isaías nos dice: “esperó de ellos derecho y ahí tenéis asesinatos; esperó justicia y ahí tenéis lamentos”. En cualquier texto de la Torá hubiera dicho: esperó sacrificios, esperó un culto digno, esperó oración, esperó ayuno, esperó el cumplimiento de la Ley. Pedir derecho y justicia es la prueba de que el bien del hombre es lo más importante. Jesús da un paso más. No habla ya de “derecho y justicia”, que ya era mucho, sino de amor, que es la norma suprema.

La denuncia nos afecta a todos, porque todos tenemos algún grado de autoridad y todos la utilizamos buscando nuestro propio beneficio en lugar de buscar el bien de los demás, desde el político hasta el profesor o la abuela con su nieto. ¿Tienes tú cara de vinagre?

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 8/10/17.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78