19 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Con Cristo todo es diferente

03 - agosto - 2014

Con Cristo todo es diferente

David Villalón

Domingo XVIII del tiempo ordinario – Ciclo A

A veces solemos decir o escuchar por ahí: “Si creo en Jesucristo, ¿Él me va a dar de comer? ¿Me va a solucionar la vida? ¿Me va a quitar los agobios, los problemas y los sufrimientos que tengo?”. La respuesta a todas las preguntas anteriores es sí. Pero no de la manera que tú te imaginas, al modo humano, como solucionamos las cosas en el mundo. Lo va a hacer al modo de Dios, como soluciona las cosas Dios. Cristo es Dios y Hombre, el Hijo de Dios. Él viene a nuestra realidad a plantearnos una forma nueva de comprender el mundo y de vivir en él. Viene a dar sentido a todo lo que nos sucede. Se hace hombre para que nosotros vivamos a semejanza de Dios. Por eso las soluciones que nos proporciona no son iguales que las que nosotros mismos nos buscamos. Son siempre mucho mejores, perfectas.

“¿Por qué gastáis dinero en lo que no alimenta, y el salario en lo que no da hartura? Escuchadme atentos y comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos. Inclinad el oído, venid a mí: escuchadme, y viviréis” (Is 55,2-3). El profeta Isaías, hablando de parte de Dios, nos da la clave para entenderlo. ¿Por qué malgastamos nuestra vida en conseguir cosas inútiles, en vivir experiencias que resultan dañinas para nosotros, en comportarnos de manera egoísta, siempre en guardia contra los demás? Así vivimos para el mundo y nunca estaremos satisfechos. El Señor no quiere ni desea para nosotros la amargura, la insatisfacción, la desesperación. Desea todo lo contrario y por eso nos muestra el camino seguro para hallar todo lo que desea nuestro corazón y que permanece para siempre. ¿Sabías que Dios te ama tanto como a su propio Hijo Jesucristo? Cristo murió por ti porque también te ama hasta entregarse totalmente por ti. Y Cristo –durante toda tu vida–, nunca va a dejar de amarte. Ni tu pecado, ni tu rechazo de Dios, ni tu desprecio hacia Dios, ni tus enfados con Dios pueden impedir que Cristo te ame y viva pendiente de ti, ayudándote, interviniendo en tu vida. Nada puede separarte de Cristo. ¿Es posible? Lo es; se trata de Dios y para Dios nada hay imposible. Con Cristo no valen mucho los razonamientos y las lógicas humanas.

En el evangelio de hoy escuchamos el relato de la multiplicación de los cinco panes y los dos peces, con los que se alimentaron más de cinco mil personas. ¿Y no puede hacer lo mismo hoy? Por supuesto que puede. Y lo está haciendo. Está alimentando a millones y millones de personas cada día. Pero no con un alimento terreno, sino con un alimento que vale mucho más. Con su propio cuerpo. En la celebración de la Eucaristía nos alimentamos de Cristo mismo. Y eso nos transforma. ¿Alguien nos puede dar algo mejor?

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 3/08/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78