8 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Cristianismo, ¿una reserva espiritual?

22 - febrero - 2015

Cristianismo, ¿una reserva espiritual?

Santiago Martín Cañizares

Domingo I de Cuaresma – Ciclo B

Son muchas las veces que se nos advierte sobre el pecado, sobre la tentación y sobre la necesidad de no lanzarnos a empresas que nuestro espíritu no pueda soportar por las tentaciones que tenemos: no será bueno poner en la administración de bienes a quienes son continuamente tentados por el dios del dinero, como no es aconsejable alabar en exceso a quienes se ven tentados por el dios de la fama y la soberbia. De adolescente, una profesora de secundaria nos decía: “quien evita la tentación, evita el peligro”. Y no deja de ser cierto que el mundo está lleno de tentaciones y peligros; ya tenemos bastante con los peligros espirituales que pasamos, como para no evitar además las tentaciones que vemos venir: es necesaria la prudencia.

Sin embargo al inicio de la cuaresma el evangelio que escuchamos nos dice algo que trastoca este esquema de reserva espiritual en la que tan comúnmente nos afincamos: “Se quedó en el desierto durante cuarenta días, dejándose tentar por Satanás”. Al menos el que escribe se queda perplejo y pensativo. Me pregunto: ¿quiere Jesús que nos arriesguemos y nos dejemos tentar? Si soy cristiano, ¿debo seguir el ejemplo de Jesús y dejarme tentar por Satanás?

Habitualmente estamos acostumbrados –o mejor dicho tentados– a pensar que estamos nosotros solos ante el peligro de la caída, que ante los desiertos de la vida estamos con nuestras solas fuerzas, e incluso que todos nuestros desiertos son malos y obra del Maligno. Pero Jesús no se fue sin más al desierto: dice el evangelio que fue el Espíritu quien lo “empujó” al desierto. Nuevamente el desconcierto: ¿es que el Señor nos mete en la “boca del lobo”? ¿Es el Espíritu quien nos empuja al desierto tentador?

Ciertamente este texto del evangelio que la Iglesia nos ofrece para este primer domingo de cuaresma puede resultarnos algo desconcertante. Pero siendo el Espíritu quien empuja para dejarnos tentar, no hemos de tener miedo porque la misma fuerza que tuvo Jesús para superar las tentaciones, la podemos tener nosotros para no caer.

Como decíamos al principio son muchas las veces que se nos advierte sobre la necesidad ser una especie de reserva espiritual para ser testimonio vivo de Jesús. La cuestión es que si es el Espíritu quien nos mueve al desierto para ser tentados, ¿vamos a rechazar su voluntad? En palabras del Papa Francisco: “Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades”.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 22/02/15.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78