31 - marzo - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Cuestión de proporciones

12 - noviembre - 2018

Cuestión de proporciones

Santiago Martín Cañizares
Domingo XXXII del tiempo ordinario

Pensamos demasiado para ser cristianos. Una de las notas características del cristiano debería ser dejarse llevar por el Espíritu y eso a menudo pasa por no tener que estar pensando en cada momento cómo hacer el bien; pasa por estar tan unidos a Dios que de forma espotánea nos sale el bien, el gesto oportuno, la mirada misericordiosa, el darlo todo sin importarnos nada más, porque confiamos en Dios.

A menudo en nuestro compromiso con la Iglesia y con los demás echamos cuentas: cuentas materiales, de dinero y bienes, pero cuentas también espirituales y de nuestro tiempo. Necesitamos pensárnoslo antes de un compromiso; tenemos que sopesar si vamos a poder con ello, como si dependiera sólo de nuestras capacidades. Y por eso mismo, a veces, no damos un paso al frente en la parroquia: creemos que nos faltan capacidades para poder servir a los demás.

No deja de ser curioso que aquellos ricos del evangelio que echaban mucho al cepillo del templo no conmovieron a Jesús, más aquella viuda que echó todo lo que tenía para vivir, le llamó la atención y terminó siendo el ejemplo para sus discípulos de ayer y de hoy. A Jesús no le importó la cantidad sino la proporción: no le importa cuántas capacidades y conocimientos tenemos, cuánto dinero o bienes; le importa que pongamos el cien por cien al servicio de todos.

Dar cien por cien es una actitud que sale de forma espontánea como a aquella viuda que le brotó del corazón echar todo su dinero en el templo. Si hay que pensar, entonces comenzamos a poner coto a nuestro compromiso, comenzamos a medir y calcular, comenzamos a llamar prudencia lo que en realidad es falta de disponibilidad.

En cierta ocasión conocí alguien como aquella viuda, le brotaba del corazón darlo todo por los demás. Su tiempo, los bienes que poseía, los exiguos ahorros de los que podía disponer hasta el punto de parecer imprudente por no guardar algo para los días sucesivos. Confíaba en la providencia divina que nunca le había fallado y manifestaba que ‘la prudencia es una virtud que en conciencia no puede practicar’. No hacía cálculos de tiempo o dinero, solo le brotaba del corazón llevarse a desayunar al indigente de la puerta o conmoverse con los problemas de las familias de la parroquia. Estaba tan enamorado de Dios y de su misión que no hacía ningún cálculo, no pensaba, solo dejaba que el Espíritu le impulsara.

El hombre no piensa, no programa, no calcula cómo enamorarse; así nos sucede en la fe.

Ojalá pensasemos menos. Ojalá muchas veces actuaramos sin pensar.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 11/11/18.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78