22 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Curiosidad y descalificación

14 - diciembre - 2014

Curiosidad y descalificación

Santiago Martín Cañizares

Domingo III de Adviento – Ciclo B

¿Quién es? ¿De quién es hijo? ¿En qué trabaja? ¿Cuáles son sus aficiones? ¿Qué cosas malas ha hecho? Es una progresión de preguntas que muchos de nosotros nos hacemos cuando alguien se acerca a nosotros y parece tener buena voluntad. Parece que ese refrán castellano nos ha calado dentro: “piensa mal y acertarás”. Y es que a veces no podemos resistirnos a preguntar y saber sobre la persona que nos ayuda o nos habla dándonos buenos consejos a ver si como buenos castellanos pillamos al que “consejos vende pero para él no tiene”; dicho de otra manera, a ver si quien nos habla o nos ayuda es igual de coherente y bueno en todas las facetas de su vida. Sabemos ya de antemano que nadie es perfecto y que al final descubriremos  el punto flaco de cualquier persona, y con él encontraremos la excusa para no hacer caso a lo que dice.

Más o menos es lo que le ocurrió a Jesús, y antes que a él, a Juan el Bautista. La pregunta de sus contemporáneos al ver lo que hacía y al escuchar sus enseñanzas estaba servida: ¿sería un profeta o Elías había vuelto?, más aún, ¿será él el Mesías?

Él prefería definirse como la voz que clama en el desierto y aconsejaba la preparación del camino de aquel del que no es digno de desatar su sandalia.  Negó ser Elías o un profeta o el Mesías. Pero si no era nada de esto, ¿cómo es que estaba bautizando? Quizá será la excusa perfecta para no hacer caso al mensaje que con sus obras y las palabras predicaba Juan. Él parece suplantar al Mesías o a un profeta y por tanto es necesario no hacerle caso o incluso quitarlo del medio. No podemos olvidar que también algo parecido le pasó a Jesús, y a imagen suya a muchos mártires incluso en el siglo XXI, y sin ir más lejos a hombres y mujeres que procuran vivir su fe coherentemente y de los que buscamos el más mínimo pecado para justificar que su testimonio no es válido. Se nos llama en el adviento a prepararnos para la venida del Señor y por pereza estamos tentados a buscar el punto flaco  de las personas o situaciones que en nombre del Señor nos invitan a preparar su camino. Parece que si buscamos la excusa ya no tendremos que preparar nuestro camino.

¿Por qué no mirar más lo que hacen por nosotros y nos predican, que lo malo de las personas que lo hacendado?

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 14/12/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78