19 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
El amor no tiene medida

22 - junio - 2014

El amor no tiene medida

Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo – 22 de junio

Antonio Jesús Martín de Lera

Hoy es el día del Corpus Christi y también el Día de Caridad. Ambos juntos e inseparables, ambos se alimentan recíprocamente.

Jesús quedó prendado en el amor a los hombres y quiso quedarse con nosotros. Sabedor de la indigencia continua de los hombres, se queda como alimento. Es un último gesto de humildad. Cuando hay amor, el enamorado está dispuesto a todo para encontrarse con la persona amada, y Jesucristo nos ama apasionadamente y se queda como alimento. ¿Un misterio? Quizás mejor un derroche de amor incomprensible a la mente humana y tan sólo explicable con la lógica del corazón.

En su despedida, aquella entrañable Última Cena, nos deja la primera Eucaristía. Jesús sentó a la mesa a sus amigos y los convirtió en comensales. Y les deja como testamento un mandato de amor: ¡haced esto en memoria mía! No se trata de repetir un gesto, sino de traducir en mi vida la misma vida de Jesús: su entrega, su amor.

Desde entonces los cristianos celebramos la Eucaristía y saciamos nuestra ansia de eternidad. Eucaristía es el Pan que da vida, don primordial de Dios al hombre, signo de un amor infinito.

Pero el amor auténtico siempre se desborda: el amor de Dios derramado en nuestros corazones hace que nosotros seamos vehículo de amor. La caridad exige misericordia, justicia, paz, dar de comer al hambriento, visitar al preso, tender la mano al joven perdido, acoger al niño necesitado, cuidar al anciano, ayudar al parado, acompañar a los heridos por la droga o por la vida, auxiliar al que sufre la crisis, en definitiva exige luchar por la dignidad de todas y cada una de las personas. Si Dios nos ama, nosotros le devolvemos amor amando a todos sus hijos. Convirtiendo en un único mandamiento el mandato de “amar a Dios y al prójimo”.

En cada Eucaristía que celebramos tenemos que estar dispuestos a dejarnos lavar los pies y a lavarlos también nosotros, sin dejar de servir. Tenemos que saber que nos sentamos a la mesa con los hermanos, estrechando la fraternidad. En la Eucaristía partimos el pan, lo ponemos en común y lo compartiremos. Sería un sacrilegio el que uno se sacie y otro pase hambre. No se puede comulgar y acaparar. No puedes sentarte a la mesa y dejar al otro tirado.

Dios mismo se hizo pan, lo partió y se dejó comer. Sigamos su ejemplo.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 22/06/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78