11 - julio - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
En Estrasburgo

30 - noviembre - 2014

En Estrasburgo

Manuel San Miguel

El pasado día 25 de noviembre, al igual que lo hizo San Juan Pablo II hace 25 años, el Papa Francisco se ha dirigido al Parlamento Europeo con un discurso cargado de esperanza, de denuncia y de fuerza vital.

Su discurso tiene una carga que va mucho más allá del consejo o de un simple mensaje moral. Nos encontramos con situaciones donde hoy se considera a las personas como meros objetos. Afirma el Papa la necesidad de “promover la dignidad de la persona. Significa reconocer que posee derechos inalienables, de los cuales no puede ser privada arbitrariamente por nadie y, menos aún, en beneficio de intereses económicos”. Y al mismo tiempo reconocer que la dignidad del hombre es trascendente por cuanto que significa apelarse a su naturaleza, a su innata capacidad de distinguir el bien del mal, a esa «brújula» inscrita en nuestros corazones y que Dios ha impreso en el universo creado; significa sobre todo mirar al hombre no como un absoluto, sino como un ser relacional.

Esta dignidad está en grave peligro en una cultura del descarte y del consumismo exasperado porque los débiles son quienes sufren la peor parte: los ancianos y los jóvenes sin futuro por un vacío de Dios y de valores que ha reducido a la persona en un mero engranaje. No podemos perder el alma.

Considera de capital importancia el saber conjugar la unidad y la diversidad de Europa frente a los extremismos, recuperando el papel y el sentido de la democracia, manteniéndola más viva para que sirva de cauce donde se integren todas las diferencias. Para llevar a cabo esta tarea, propone la educación en escuelas y universidades, resaltando la familia como principio de toda la convivencia humana y lugar capaz de dar esperanza al futuro.

Quizá sorprendente para algunos sea la referencia a la cuestión de la ecología y del cuidado del medio ambiente. “Custodios, pero no dueños. Por eso la debemos amar y respetar”, dice el Papa.

Finalmente propone “el trabajo donde florecen los talentos de las personas para favorecer un mercado laboral que integre la flexibilidad con las necesidades de estabilidad y seguridad laboral. No es de justicia la precariedad de tantos jóvenes en un mercado laboral rígido y en función de los intereses de unos pocos”.

Sus palabras últimas sobre el fenómeno migratorio son duras. No se puede convertir el Mediterráneo en un cementerio.

Desde el realismo evangélico este discurso a los eurodiputados el Papa Francisco no puede dejarnos indiferentes. Así se construye el Reino que anunció Jesús.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 30/11/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78