8 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
¿Esperas algo?

03 - diciembre - 2017

¿Esperas algo?

Manuel San Miguel

Domingo I de Adviento – Ciclo B

Responder a esta pregunta para mucha gente será que me toque la lotería, que se acabe con la corrupción política, que tenga trabajo, que se solucione el problema de Cataluña, que no haya más violencia contra las mujeres, que… todas situaciones legítimas, sin duda.

Permítanme decirles que todas ellas se reducen a necesidades materiales y superficiales. Sin quitar importancia a las mismas creo que a la luz del Evangelio, para quien le interese escuchar el mensaje, es necesario cambiar de frecuencia. Descubrir los vacíos del interior de la persona para llegar a comprender que estamos llamados a vivir un permanente Adviento.

Porque como los judíos, seguimos esperando una tierra que mane leche y miel; es decir, mayor bienestar material, más riquezas, más seguridades de todo tipo, poder consumir más... Seguimos pegados a lo caduco, a lo transitorio, a lo terreno. No necesitamos para nada la verdadera salvación o, a lo máximo, para un más allá. Si no sientes necesidad no habrá verdadero deseo, y sin deseo no hay esperanza. Hoy ni los creyentes ni los ateos esperamos nada más allá de los bienes materiales. También Dios sigue esperando. Y por esta razón deberíamos vivir cada día el Adviento, porque estamos dormidos o soñando con logros superficiales, y no hemos afrontado con la debida seriedad la existencia. Todo lo que espero de fuera, lo tengo ya dentro.

Por eso la palabra que debería resonar hoy es: “Vigilad”. Para ver no solo se necesita tener los ojos abiertos, se necesita también luz. No se trata de contrarrestar el repentino y nefasto ataque de un ladrón. Se trata de estar despierto para afrontar la vida con una conciencia lúcida. Se trata de vivir a tope una vida que puede transcurrir sin pena ni gloria. Si consumes tu vida dormido, no pasa nada. Esto es lo que tendría que aterrarte; que pueda transcurrir tu existencia sin desplegar las posibilidades de plenitud que te han dado. La alternativa es: o plenitud humana o simple animalidad.

En el evangelio se habla de un “kairós”, es decir, del momento decisivo. Lo que depende de mí no lo puede hacer Dios ni lo puede hacer otro ser humano. Esta es la causa de nuestro fracaso. Seguimos esperando que otro haga lo que solo yo puedo hacer. Comienza por descubrir cuál es tu propia responsabilidad y vislumbrar en ello que el Reino de Dios llega, porque ya está dentro de ti.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 3/12/17.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78