17 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
¡Estás salvado!

26 - abril - 2015

¡Estás salvado!

David Villalón

Domingo IV de Pascua – Ciclo B

El IV Domingo de Pascua se denomina el Domingo del Buen Pastor. El apóstol San Pedro ante las autoridades judías que los han detenido (a él y a San Juan), afirma categóricamente: “Ningún otro puede salvar y, bajo el cielo, no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos”. ¡Cuánta seguridad se trasluce en estas palabras! Pedro está absolutamente convencido de lo que dice. Nadie puede rescatar tu vida de la desesperación, del vacío, del sinsentido, del absurdo, de la desilusión, de la desmotivación y de la desesperanza. Sólo Jesucristo puede hacerlo. Mejor: Jesucristo ya te ha rescatado de la causa que produce todo eso en tu vida y en la mía. Esa causa es el pecado. Él ha pagado el castigo que automáticamente genera el pecado. Si el pecado es un acto, palabra o pensamiento que busca deliberada y conscientemente ir contra Dios, el efecto es instantáneo.

Quien elige libremente hacer, decir, pensar (o no hacer, no decir, no pensar) lo que se opone al amor de Dios por ti, consigue alejarse de Dios. No es Dios el que se aleja de ti, sino somos tú y yo los que pretendemos empujar a Dios fuera de nuestra vida. Siento defraudarte, pero, en este mundo, no lo conseguimos. A pesar de tu pecado, de tu rechazo explícito a Dios, de tu deseo de “pasar” de Dios, no puedes. Dios no se aleja de ti, Dios no te castiga, Dios no deja de amarte al 100%. Dios es Amor siempre; no a ratos, ni sólo para los buenos. ¿Y cuando peco gravemente, el amor de Dios por mí no disminuye? Ni un 0,0001% menos, no disminuye nada. Dios te sigue amando igual que si no hubieras pecado. Quizá te parezca injusto pero no lo es.

Por eso siempre tienes oportunidad de volver tu vida hacia Él. No está lejos, nunca se ha separado de ti. Por su muerte y resurrección tú puedes liberarte de tus pecados y de las consecuencias nefastas que tienen para ti. Él te ha salvado. Si reconoces tus pecados como la raíz de todo tu sufrimiento, de todo tu dolor, de toda tu insatisfacción, de todo tu vacío, si te arrepientes y te confiesas, te salvarás. Es decir, Cristo te dará una nueva vida, libre ya de todo eso que te ataba y te estaba matando. En el sacramento de la reconciliación –en la confesión– tendrás la seguridad de que esto ha sucedido. Él elimina todo ese mal en tu vida y entonces su amor y su misericordia lo pueden llenar todo. Tendrás la paz del Señor. ¿Qué no te lo crees? ¡Inténtalo! Repasa tu vida a la luz de Dios para descubrir esas zonas de sombra que son tus pecados. Pídele al Señor que ilumine esas oscuridades y verás que es cierto. Te lo digo desde mi experiencia y la de muchos más. Sólo Cristo, en su Iglesia, a través del sacramento de la penitencia, te puede salvar. Éste es el mejor momento. ¡Ánimo!

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 26/04/15.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78