1 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Invertir o asentir

27 - julio - 2014

Invertir o asentir

Santiago Martín Cañizares

Domingo XVII del tiempo ordinario – Ciclo A

Hay muchas personas que se mueven por intereses altruistas –y gracias a Dios–, pero la inmensa mayoría de ellas actúan como dice el refrán: no dan puntada sin hilo. Siempre se ha predicado mucho que lo importante no es el dinero, que no hay que acumular riquezas, que no todo se puede comprar, etc. Yo reconozco que también lo habré escrito muchas veces, y lo habré predicado muchas otras más.

Los banqueros y grandes empresarios lo saben: es necesario invertir bien. Allí donde puede haber producción o movimiento de dinero aparecen para intentar hacer una inversión y ganar dinero. Que hay una explotación que puede ir bien, allí aparecen los empresarios del sector. Que a alguien le toca una gran lotería o tiene un gran capital, allí están los banqueros para ofrecer sus servicios de custodia y gestión de los bienes. Al parecer no es tan diferente a lo que dice Jesús en el evangelio: el que encuentra un tesoro escondido en un campo, lo esconde, vende todo lo que tiene y va a comprar el campo. Hay que hacer una buena inversión. Los empresarios saben también que es necesario hacer una inversión no solo en lo material sino en el personal también: unos pasan la entrevista y otros no. Pero a veces es más trágico que unos pasen el examen de la sociedad y otros sean echados al cesto de los peces malos, cogiendo el lenguaje del evangelio.

Los cristianos debemos, más que asentir a las inversiones mundanas, invertir con otros criterios; quizá con el criterio incluso contrario a la sociedad en la que vivimos. Debemos estar siempre en búsqueda de ese tesoro espiritual en el que invertir nuestra vida. En búsqueda de esa persona que da pleno sentido a nuestra vida y que tantas veces buscamos en un amigo o un familiar, sin darnos cuenta de que, aun compartiendo nuestra vida con los demás, solo quien ha creado el corazón del hombre puede dar sentido a lo que hace. La primera lectura de la liturgia de hoy nos habla de la petición del rey Salomón: "Da a tu siervo un corazón dócil que le haga discernir el bien del mal". Pudo pedir bienes, territorios y posesiones, no solo para él, sino incluso para que el pueblo viviera mejor, pero decidió invertir su oración en algo diferente a lo que se esperaba y el Señor le concedió el don de la sabiduría. Y aún nosotros nos preguntamos por qué el Señor no nos escucha... ¿Invertimos bien nuestro tiempo de oración? ¿Buscamos el tesoro que merece la pena, o ya nos conformamos con cualquier joya un poco aparente?

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 27/07/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78