28 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Jesús, el gran evangelizador

08 - febrero - 2015

Jesús, el gran evangelizador

Antonio Jesús Martín de Lera

Domingo V del tiempo ordinario – Ciclo B

La tarea fundamental de Jesús en su ministerio público fue el anuncio de la Buena Noticia. Anunciar la salvación de Dios para todos.

Su tarea es su vida. Se afana con ahínco en cumplirla, hasta el agotamiento. Por ello, tiene que compaginar baños de multitudes con momentos de soledad. A veces, incluso el Hijo de Dios, se cansa.          

El evangelio de este domingo nos presenta un resumen de lo que es el ministerio público de Jesús. La acción-curación, la oración y la misión componen toda su vida.

Jesús cura a la suegra de Pedro y a muchos enfermos. «Se acercó». Es lo primero que hace: acercarse a los que sufren, y compartir su sufrimiento. Luego, «la cogió de la mano»: toca a la enferma, quiere que la mujer sienta su fuerza curadora. Por fin, «la levantó», la puso de pie, le devolvió la dignidad.

El cristianismo es palabra de vida pronunciada por Jesús en orden a la salvación. Jesús hace una curación (de la servidumbre del pecado, al servicio a los hermanos), en sábado (día de liberación, no de prohibiciones), al salir de la sinagoga (lugar de una palabra no comprendida) y entrar en casa de Pedro (sede de la comunidad).

Así está siempre Jesús en medio de los suyos: como una mano tendida que nos levanta, como un amigo cercano que nos infunde vida. Jesús solo sabe servir, no ser servido

Jesús no solo cura a los de casa. Al llegar la oscuridad de la noche, la población entera con sus enfermos «se agolpa a la puerta». El evangelista Marcos nos dice que las gentes llevaban sus enfermos y poseídos hasta Jesús. Él sabía acogerlos con cariño, despertar su confianza en Dios, perdonar su pecado, aliviar su dolor y sanar su enfermedad. Su actuación ante el sufrimiento humano siempre será para los cristianos el ejemplo a seguir. El Papa Francisco nos recuerda constantemente que practicar la caridad es la mejor forma de evangelizar.

Después Jesús se retira a orar, la oración es necesaria, la comunicación con Dios da sentido a su obra y encuentra la energía para continuar. También nosotros necesitamos la intimidad de la oración con el Señor para que nuestra tarea de frutos. El silencio es el clima del diálogo con Dios.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 8/02/15.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78