28 - marzo - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Lectura orante de la Biblia

17 - agosto - 2014

Lectura orante de la Biblia

Ángel Carretero Martín

En la última entrega del mes pasado terminamos afirmando que solo cuando la acción del Espíritu Santo guía la lectura bíblica del creyente, ésta puede suscitar el encuentro con Dios y convertirse en fuente de vida cristiana y de crecimiento espiritual. En efecto, la Biblia ha de leerse con el mismo Espíritu con que fue compuesta. Por eso, cuando se habla de "inspiración" de la Sagrada Escritura pensando únicamente en la acción del Espíritu Santo durante el proceso de redacción de los libros que componen la Biblia, pero no en el momento actual de su lectura y comprensión, nos quedamos a mitad de camino. Pues la acción del Espíritu dirige, anima y actualiza la revelación de Dios a lo largo de toda la historia de la salvación. Por tanto, la "inspiración" de la Biblia no ha de entenderse solo como un hecho puntual del pasado sino como un acontecimiento que perdura en el tiempo y da a la Biblia toda su eficacia espiritual. Quien quiera escuchar la voz de Dios a leer la Sagrada Escritura, ha de abrirse a la acción del Espíritu Santo.

Para finalizar esta serie de entregas, me atrevo a invitar al amable lector/a a poner en práctica un método que, quizá, es más conocido que practicado: el de la "lectio divina" o la lectura orante de la Sagrada Escritura. Se trata de un método muy apreciado en la tradición monástica y cuya recuperación por los cristianos podría enriquecer enormemente hoy la vida espiritual de muchos que buscan a Dios y su querer en su vida. Aunque se trata de un único ejercicio espiritual, se pueden distinguir en él diferentes momentos: en la lectura el creyente trata de comprender el texto bíblico, descubriendo su sentido original; en la meditación busca ahondar en la Palabra de Dios y acogerla en el corazón (asimilando y saboreando el sentido espiritual, interiorizando en el fondo del corazón, discerniendo la voluntad de Dios en la propia vida); en la oración se responde a Dios dialogando con Él (desde una actitud de fe, esperanza o amor); en la contemplación se entra gozosamente en su misterio, desde la quietud, la mirada y el descanso en Dios; y en la acción este encuentro con Dios se convierte en vida transformada por su Palabra viva, en lo cotidiano del día a día.

El Papa Francisco comentando en una misa la parábola de los viñadores homicidas ofrecía esta "receta" a quienes quieren escuchar la Palabra de Dios: "Primero, humildad; segundo, oración. Los sumos sacerdotes y fariseos no rezaban. No necesitaban rezar. Se sentían seguros, fuertes, se sentían 'dioses'. Con la humildad y la oración a la hora de escuchar y obedecer la Palabra de Dios no nos sucederá lo que le pasó a esta gente: no mataremos para defender la Palabra de Dios, esa Palabra que creemos que es Palabra de Dios, pero que es una palabra alterada por nosotros".

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78