29 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Liberación

01 - julio - 2018

Liberación

Manuel San Miguel                 

Domingo XIII del tiempo ordinario – Ciclo B

“Dios no hizo la muerte”, dice el libro de la Sabiduría. La muerte, o es consecuencia de nuestra misma naturaleza –la muerte física– o, en el sentido en el que se habla de la muerte en el evangelio de este domingo, es el fruto podrido de alguna ideología que, aunque se presente como religiosa, impide al hombre realizarse como imagen de Dios, ejercer como señor de la creación y gozar la vida y comunicarla.

A esa situación de muerte había llevado la institución religiosa judía al pueblo, representado en las dos mujeres que aparecen en el evangelio de hoy: una, que llevaba doce años en los que toda actividad sexual le estaba prohibida por la ley y que, además, por su enfermedad, era estéril. La otra, una muchacha en edad de tomar marido estaba a punto de morir, también ella, infecunda. La institución religiosa a la que pertenecían no les daba esperanza alguna: a una la declaraba «impura»; a la otra... es posible que le predicara resignación ante la inapelable voluntad de Dios. Dios no hizo la muerte; pero siempre ha habido quienes la manipulan en su nombre.

Jairo y su hija –y también la mujer con flujo de sangre– representan la misma realidad: el conjunto de hombres y mujeres que son unas veces víctimas y otras cómplices de un sistema religioso que, en lugar de contribuir a la felicidad del ser humano, tiene como único objetivo el perpetuarse a sí mismo y, pervirtiendo su función, acaba por impedir la relación de la criatura con su Creador, del viviente con la fuente de la vida, del hombre libre con el Dios liberador, del hijo con el Padre...

Al igual que Jairo, nuestra Iglesia, si quiere seguir siendo la iglesia de Jesús, tendrá que salir al encuentro del maestro, rompiendo viejas estructuras que la mantienen cerrada al mundo. Y en ese encuentro con Jesús y su evangelio, oirá las mismas palabras que Jesús le dirigió a Jairo: “No temas, ten fe y basta”. Tal vez sea éste el mal de nuestra Iglesia en nuestro contexto occidental europeo: tiene demasiado miedo y poca fe, y este miedo a perder seguridades, prestigio y poder le impide lanzarse a la aventura de remediar los males de un mundo abocado a la muerte; tal vez tenga que adherirse más al mensaje de Jesús y a su estilo de vida pobre, libre, solidario y entregado a los que viven en las periferias del mundo como dice el Papa Francisco.

Ésta es nuestra misión como cristianos. Poner a la persona en el centro de nuestra atención: su dignidad, su interioridad, sus deseos, sus éxitos y sus fracasos. Jesús la libera y así nuestra misión será también liberar a tantos seres humanos atrapados en aquella interpretación de un Dios que cuida a los buenos y castiga a los malos.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 1/07/18.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78