16 - julio - 2019

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Los nuevos jóvenes ricos

04 - febrero - 2019

Los nuevos jóvenes ricos

Ignacio Rodríguez Coco
IV domingo del Tiempo Ordinario

Esta semana se han celebrado las Jornadas Diocesanas, que han sido sobre Pastoral Juvenil. Y se han dicho muchas cosas interesantes, unas esperanzadoras, otras deprimentes, pero reales. Otras parecían sacadas de los Mundos de Yupi… Quisiera recordar el encuentro de Jesús con el único joven reconocido como tal en el Evangelio, y que terminó en fracaso para Jesús aquella vez, para compararlo con el fracaso de la pastoral juvenil hoy.

Se le acercó un hombre joven y le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” Jesús le respondió: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo Dios. Tú sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no hurtes, no des falso testimonio, no defraudes, honra a tu padre y a tu madre. Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. “Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud”, dijo el hombre. Jesús, mirándolo, lo amó y le dijo: “Una cosa te falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; entonces ven y sígueme.” Pero él, afligido por estas palabras, se fue triste, porque era muy rico.
El joven rico está abierto a la trascendencia. El joven de hoy ni siquiera se acerca a Jesús, porque no le importa la vida eterna, sino disfrutar la vida de aquí. El joven de hoy no está alejado de la Iglesia, está alejado de Dios.

El joven se acerca a Jesús llamándolo “bueno”, igual que muchos jóvenes hoy se acercan a Jesús buscándolo como un hombre bueno, pero no buscándolo como Dios salvador. Se acercan a la Iglesia por su labor caritativa, porque está de moda ser bueno o voluntario, pero no buscan la salvación que Jesús ofrece. La Iglesia les debería recordar primero que lo único bueno es Dios, y que la caridad es por Dios, no por filantropía.

El joven rico conoce la moral, la cumple, e incluso quiere ir más allá de ella, reconociéndose ignorante: “¿Qué más me falta?” El joven de hoy no tiene conciencia de pecado y  ni siquiera sabe los mandamientos, se siente feliz y no acepta imposiciones morales de nadie. La Iglesia no debe echarse atrás nunca en la enseñanza moral, pues Jesús responde al joven de forma directa con una invitación moral a cumplir los mandamientos.

Jesús sigue hoy amando y diciendo a los jóvenes: “Te falta lo más importante: Yo. Deja todo y sígueme”. La dificultad sigue siendo también la misma, pero más extendida aún: las riquezas (poder, placer, tener). El joven de hoy no rechaza a Jesús por ser joven, lo rechaza  porque es rico. Jesús dijo: “¡Qué difícil es que un rico entre en el reino de Dios!” y no: “¡Qué difícil es que un joven entre en el reino de Dios!”. Quizá debamos dejar entonces la pastoral con jóvenes y dedicarnos mejor a la pastoral con ricos.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 03/02/19.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Programas diocesanos en COPE

Programas diocesanos en COPE

Aquí podréis volver a escuchar tantas veces como queráis y descargar los programas…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78