27 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Otra vez Navidad… ¿será igual que siempre?

24 - diciembre - 2017

Otra vez Navidad… ¿será igual que siempre?

Antonio Rodríguez Rodríguez

Un año más parece que llega la Navidad a nuestro calendario. Es más, ya ha llegado. Quizá mientras leas esto estés impaciente de que lleguen los últimos familiares que faltan de venir de lejos, o quizá estés esperando mientras la cena se cocina, o quizá terminando de adornar la casa para estas fechas. Un año más la Navidad ha llegado, un año más hoy es la noche más buena. Es Navidad.

En estos días pasados hemos ido viendo cómo todo se prepara: las ciudades se engalanan, todo parece volverse solidaridad –que a veces no responde a la realidad del resto del año–, la gente ultima sus regalos, resuenan los mejores deseos para todos los cercanos y lejanos, se suceden comidas y cenas… un año más estallan villancicos y ambiente festivo en nuestras calles. Un año más todo lo que rodea a estas fechas vuelve a repetirse. Pero ¿solo es esto o hay algo más? ¿Todos estos rituales envuelven un regalo más amplio o quizá ya no? ¿Es simple tradición y rutina o la Navidad es más? ¿Otro año lo mismo o tal vez diferente?

Ahí está la auténtica pegunta que todos, tú y yo tendríamos que hacernos. ¿No habremos perdido la verdadera Navidad? ¿No nos la habremos dejado robar? O quizá ¿no hayamos preferido obviar nosotros mismos –hasta los creyentes– el verdadero sentido de ésta porque nos compromete e interpela duramente? Te invito a darle vueltas en estos días. Yo también lo haré. Depende de ti que este año la Navidad no sea otra vez lo mismo de siempre, depende de ti que la Navidad tenga sentido y este año sea diferente.

Porque lo que verdaderamente celebramos es que hace más de dos mil años un Dios loco de amor por el mundo quiso hacerse uno de los nuestros, de nuestra familia humana, de nuestra condición, con su debilidad y su grandeza. Lo que celebramos es que este Dios que es amor, alegría, esperanza, vida… ha tomado la forma de un Niño (pobre, pequeño, necesitado, cercano, fácil de amar…) para estar más cercano a nosotros, para amarnos más de cerca y que le podamos amar como a uno de los nuestros; porque este queridos amigos es el milagro más grande de la historia: Dios se ha hecho Dios-con-nosotros y ha venido a nuestra tierra.

Vino un día en Belén y sigue viniendo hoy a cada una de nuestras vidas, de muchas y muy diversas maneras. Y esto es la Navidad, tan simple y a la vez tan complejo, tan grande y a la vez tan pequeño, tan pobre y a la vez tan enorme. Lo que pasa –y aquí es cuando viene la segunda parte de la historia– es que cuando hemos descubierto esto todo se vuelve diferente y no podemos quedarnos quietos como si nada hubiese ocurrido. Esto nos mueve, nos zarandea y nos saca de nosotros mismos, nos pone siempre en salida, como diría el Papa Francisco.

La verdadera Navidad te compromete, te llama a hacerla realidad en tu casa, con los tuyos, de forma especialísima con aquellos que sufren, con los últimos por los que nadie mira, los inmigrantes, refugiados… Tras descubrir este misterio de Belén es tu turno de ponerlo por obra. ¿Y cómo? Pues así, como este Dios-Niño: llenando todo de vida, alegría, esperanza, cercanía, humildad, servicio… en definitiva amando sin medida. Solo así, si tú y yo conseguimos entrar en esta historia y ponerla en práctica, será verdaderamente Navidad. Sí, es difícil.

Quizá por eso hayamos todos decidido olvidar todo esto y quedarnos con el envoltorio –necesario por otra parte– sin ir a lo esencial. Querido amigo te reto a que, este año, hagamos esta conspiración: animémonos a redescubrir esta historia y hacer que sea Navidad en nosotros y nuestros ambientes. Si juntos conseguimos esto nuestro mundo cambiará. Pongamos en práctica esta revolución del amor, la ternura y la pequeñez para así vivir cada día una muy feliz y santa –auténtica– Navidad.

Publicado (extractado) en La Opinión-El Correo de Zamora, 24/12/17.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78