5 - julio - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
¿Qué hago con mi vida?

21 - diciembre - 2014

¿Qué hago con mi vida?

David Villalón

Domingo IV de Adviento – Ciclo B

María es protagonista inesperada de la Palabra del Señor de hoy. Y una vez más Dios nos demuestra que no suele ajustarse a lo previsible, a las lógicas humanas. Ya es un hecho de dimensiones descomunales el que Dios quiera, con verdadero deseo, ser hombre. Solo desde el Amor, que es Dios mismo, puede entenderse. Nada de planteamientos y estrategias humanas. Pero es que no va a elegir a la madre más destacada por su famosa familia, por su belleza, por sus conocimientos científicos y técnicos. Dios va a buscar a su madre, a preguntarle si quiere ser su madre, a Nazaret.

El evangelista Lucas nunca estuvo en Nazaret. Lo demuestra el que la denomine como ciudad. Era una aldea miserable en la Galilea profunda. Sus habitantes, unas pocas familias, vivían en cuevas excavadas en la roca arenisca. No había palacios, no había riquezas, no había ningún personaje famoso. Todo era pobreza. Y allí está el ser humano más excelente que ha conocido el mundo. Una mujer, una joven: María. ¿Ella es la elegida? Sí, ha sido elegida por Dios desde siempre. Pero aun así, Dios se sometió a la libertad de aquella muchacha. Le preguntó si aceptaba ser su madre.

Esto mismo sucede en nuestra historia. El Señor tiene un plan para nosotros, un proyecto. Tampoco nos lo impone, jamás nos fuerza. Nos plantea lo que espera de nosotros, lo que tiene para nosotros y espera que libre y voluntariamente aceptemos. Siempre la libertad. Lo que nos propone Dios es lo mejor, como en el caso de María. Lo más probable es que no coincida con nuestras expectativas humanas. Tampoco María pensaba en ser la Madre de Dios. Nosotros tenemos unos planes, Dios tiene los suyos. ¿Cuáles valen más? ¿Los nuestros que no ven más allá de lo inmediato y que están sujetos al engaño y a la mentira del mundo? ¿O los de Dios, que siempre nos ama y desea nuestra felicidad absoluta en el cielo? A ti y a mí, como a María, nos toca darle una respuesta a Dios.

¿Qué quieres hacer con tu vida? Si decides vivir para ti mismo, para el mundo, sin Dios, entonces tú mismo te encontrarás con lo que buscas. Te buscas a ti mismo y todo lo mides con tu egoísmo y soberbia. ¿Eres capaz de superar la barrera de la muerte? No solo la muerte física, sino la muerte diaria de tus fracasos, de tus amarguras, de tu sufrimiento. Si decides confiar en Dios, lo más probable es que haya muchas cosas que no entiendas, que no te expliques por qué. Estamos hablando de algo que hace Dios en tu vida, si lo entendieses serías como Él. Lo único seguro es que Dios te ama y quiere lo mejor para ti. El Señor te irá dando las explicaciones oportunas, sé paciente. Tu vida puede cambiar si te fías de Dios. Dale la misma respuesta de María: “Hágase en mí según tu Palabra”.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 21/12/14.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78