8 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?

22 - marzo - 2015

Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?

Ignacio Rodríguez Coco

Hoy, jornada del Día del Seminario, nos preguntamos por qué cada vez hay menos curas. ¿Es que acaso Dios ya no llama? ¿Es el hombre de hoy distinto al de otros tiempos menos recios? Es seguro que Dios sigue llamando. Ahora bien, Dios llama a los que Él quiere, igual que “Jesús llamó a los que Él quiso”; y el hombre es libre para dar un sí (como los que dejándolo todo lo siguieron) o un no (como el joven rico, que rechaza la oferta de Jesús a seguirle). Unos rechazan por miedo, otros por egoísmo. Y otros retrasan la decisión. Es acorde a una sociedad descristianizada que también se dé una falta de vocaciones sacerdotales. Nadie nace sacerdote (aunque un amigo mío dice que cuando nació el médico dijo a su madre: “Ha parido usted a un cura”). La vocación sacerdotal, la vocación religiosa y la vocación al matrimonio (¡sí, el matrimonio cristiano es una vocación!) nacen del humus de la vida de fe. Y si la fe entra en crisis, también habrá crisis de vocaciones. La causa de la falta de curas no está en las exigencias del sacerdocio (que no se pueden casar, que no pueden…), sino en el exigente compromiso cristiano, que le cuesta por igual al cura, al monje y al casado (¡y al soltero!). Lo importante no es, por tanto, fomentar la vocación al sacerdocio o a la vida consagrada, sino cuidar la vocación recibida en el bautismo.

Dios siembra la semilla de la vocación, pero ésta ha de crecer y fructificar. Sería inútil gastar esfuerzos en una pastoral vocacional si no hay tierra buena donde la semilla de la vocación se riegue, se abone y reciba los rayos de sol necesarios para que germine y dé fruto. Esa labor se realiza en los seminarios, auténticos semilleros donde se cuida la simiente; pero también en la parroquia, la escuela y, sobre todo, la familia. Es muy difícil (aunque no imposible) que sin matrimonios cristianos vocacionados y sin verdaderas comunidades de fe germinen curas, matrimonios, religiosos o cristianos comprometidos. Por eso, la pastoral vocacional no debe dejar de ser nunca pastoral general. Muchas veces ponemos a los chicos a reflexionar sobre su posible vocación al sacerdocio y nos olvidamos de que la pregunta más importante es: “Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?”, que debe hacerse todo cristiano. Esta frase de Santa Teresa (lema de este año del Día del Seminario) resume muy bien lo que es la vocación cristiana: ponerse delante de Dios y preguntar qué quiere de nosotros. Ya llegará la respuesta.

Pidamos a San José, modelo de padre y patrón de los seminarios (al que Santa Teresa tenía tanta devoción), que las familias cuiden en sus hijos la vocación de la fe. Seguro que las demás vocaciones vendrán por añadidura.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 22/03/15.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78