19 - enero - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Te quiero con todo mi corazón

05 - noviembre - 2018

Te quiero con todo mi corazón

Justino Santiago Fernández
Domingo XXXI del tiempo ordinario

Muchas veces escuchamos esta expresión en boca de unos padres que se dirigen a su hijo, en la voz de dos enamorados… Es lo que nos sale de dentro al recordar a las personas que estuvieron muy cerca de nosotros y ya han fallecido, ya han pasado a las manos del Padre. A nuestros seres queridos ya difuntos, recordados en estos días pasados, les queremos con todo nuestro corazón, porque así nos sentimos amados por ellos, de verdad, con profundidad, gratuita e incondicionalmente.

El evangelista Marcos recoge estas palabras “con todo tu corazón”. Las pone en boca de Jesús tras la pregunta que le hace un “letrado”, un entendido de la escritura, de la ley. Extraña que él pregunte a Jesús cuál es el mandamiento principal. No es una pregunta más de las que hacen a Jesús. Es la pregunta por lo más importante en la vida. Es la pregunta por el sentido de la vida que toda persona se hace, tarde o temprano…

Jesús le responde con la oración qué ambos han pronunciado al salir el sol, siguiendo la costumbre judía, el «Shemá», que recoge la primera lectura de hoy, del libro del Deuteronomio: «Dios es el único Señor: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser». A Jesús le ayuda a vivir a lo largo del día amando a Dios con todo su corazón y todas sus fuerzas. Esto es lo primero y decisivo.

A continuación, Jesús añade algo que nadie le ha preguntado: «El segundo mandamiento es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo». Ésta es la síntesis de la vida. Para Jesús «Dios» y «prójimo» son inseparables. No es posible amar a Dios y desentenderse del hermano. Si no amas a tu prójimo a quien ves, cómo puedes decir que amas a Dios a quien no ves. Para Jesús los dos mandamientos son uno.

Hoy la Palabra me pide amar con todo mi corazón, con mis afectos, con lo que quiero y me importa, con quienes me quieren y a quienes amo. Amar con toda mi alma, con lo más profundo, mi centro vital, mis entrañas,… con el Espíritu que alienta y anima a mi espíritu. Amar con toda mi mente, con lo que sé, lo que creo, lo que aprendo cada día, con mi capacidad de entender el mundo, las personas y hasta al mismo Dios. Amar con todo mi ser, con mi persona entera, con lo mejor de mí mismo y mis limitaciones, con mis ojos despiertos y atentos, con mis pies que se mueven acercándose a quien necesita, con mis manos abiertas y dispuestas a estrecharse y a servir. Amar con todas mis fuerzas al hermano, porque amo a Dios.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 04/11/18.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78