4 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Tener tiempo: esa la cuestión

14 - junio - 2015

Tener tiempo: esa la cuestión

Santiago Martín Cañizares

Domingo XI del tiempo ordinario – Ciclo B

Hay algunos que cuentan que hacerse mayor consiste en ver correr el tiempo más y más deprisa… casi sin darte cuenta de que se te pasen los meses o los años. Una conocida monologuista, hablando sobre la edad con mucha gracia –lo que es sinónimo de buena profesional–, dijo que ella cuando se echaba crema antiarrugas solía mirarse al espejo durante diez minutos y había llegado a la conclusión de que no sólo no rejuvenecía con la crema, sino que era diez minutos más vieja. Un profesor de Filosofía nos decía que el bien más preciado para los hombres debería ser el tiempo, porque es lo único que nunca vuelve: el dinero regalado, prestado o perdido puede que vuelva a ser recuperado; la casa, el coche o el ordenador pueden ser reparados cuando ha habido un deterioro; pero el tiempo, lo regalemos o lo deterioremos con actividades que no merecen la pena, nunca vuelve. Darle a una persona un día de tu tiempo, una hora, unos minutos es darle una parte de tu vida, un día, unas horas o unos minutos que ya no vivirás para ti.

Cuando en el evangelio leemos la parábola de la semilla que crece sin que el agricultor se dé cuenta, se nos está poniendo sobre aviso de que Dios no pierde el tiempo. Estamos invitado a ir plantando y regando las semillas de la fe que vamos sembrando en los hombres y mujeres de hoy, sabiendo que aunque a veces desfallecemos, nos cansamos y necesitamos descansar, sin embargo Dios sigue actuando y engrandeciendo las semillas. Incluso cuando el pecado nos ha apartado del camino que Dios nos ha marcado, las pocas semillas que hemos sido capaces de plantar Dios las sigue cuidando.

Puede que haya gente que sienta que la vida, los meses, los años se les van sin que puedan remediarlo y, preocupados por la velocidad de la vida o sintiendo que “los años pesan” –como dicen algunos de mis hermanos mayores–, no pueden hacer todo lo que quisieran por servir a Dios en su Iglesia. Quizá otros cristianos estén viéndose envejecer en el espejo echándose cremas antiedad con la ilusión utópica de frenar un poco el tiempo. Otros sentirán que su tiempo es precioso: unos pensarán que es para guardarlo “debajo del celemín” y otros como para ponerlo en el candelero para que todos se beneficien de él. Pero en cualquier caso hay algo seguro: el Señor no para de trabajar en nosotros, por nosotros, en nuestra ausencia.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 14/06/15.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78