21 - febrero - 2019

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Tesoro de reconciliación

28 - enero - 2019

Tesoro de reconciliación

Ángel Carretero Martín
III domingo del Tiempo Ordinario
   
Voy a hablar hoy de algo que posiblemente esté menos de moda que nunca entre nosotros, pero que necesitamos tanto como el mismo aire para respirar. Me refiero al no muy acertadamente denominado sacramento de "la confesión" porque parece que, así llamándolo, fuera más importante el reconocimiento y la comunicación de las miserias personales que los efectos maravillosos que Dios hace llegar a quien, con sinceridad de corazón, desea acercarse a recibir su paz y su perdón.

El mal espíritu que no descansa en su labor de separarnos cada vez más de Dios y de dividirnos entre nosotros, tiene que estar haciendo fiesta porque los cristianos cada vez nos confesamos menos. Resulta que ese mal espíritu que nos acecha conoce mejor que nosotros mismos la fuerza de dicho sacramento, por lo que siempre va a dificultarnos el acceso a este gran tesoro de reconciliación. Esta última es una forma más adecuada de referirnos al sacramento, por ser una de las vías más privilegiadas para encontrarnos personalmente con el amor de Cristo. Reconozcámoslo: cada vez somos menos conscientes del gran poder que esconde el perdón de Dios. Quizá la más grande dificultad que todos encontramos para vivir este sacramento como merece ser vivido está en el reconocimiento de nuestras propias faltas o, dicho de otro modo: ¿no será que en el fondo no creemos que donde abunda el pecado sobreabundó la gracia? Precisamente una de las mayores bellezas de nuestra fe católica está en reconocer nuestros pecados más profundos para poder encontrarnos así con la grandeza y la ternura del amor misericordioso de nuestro Dios que es Padre con corazón de Madre.

No dejemos que nos "vendan ciertas motos" a base de repetir que este sacramento es inútil o está anticuado. Siempre ha habido quienes se excusan diciendo que eso del pecado es un cuento chino; otros afirman que el único pecado real es la falta de amor; hay quienes presumen de confesarse directamente con Dios sin necesitar la mediación del sacerdote y no pocos consideran la confesión como si fuera una conversación con el psicólogo. Pero el sacramento de la Reconciliación es un encuentro de amor que Cristo dejó a su Iglesia y a través del cual nos ha garantizado recibir la sanación de nuestras heridas, seamos más o menos conscientes de ellas, sean más antiguas o recientes. El sacerdote solo es un siervo a través del cual Dios actúa, pero no un mero psicólogo del penitente. Se trata de un sacramento, es decir, lo que ahí ocurre supera la persona por la acción del Espíritu Santo.

Continuaremos con ello en nuestra próxima entrega.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 27/01/19.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Programas diocesanos en COPE

Programas diocesanos en COPE

Aquí podréis volver a escuchar tantas veces como queráis y descargar los programas…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78