8 - abril - 2020

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Vivo para mí

21 - junio - 2015

Vivo para mí

David Villalón

Domingo XII del tiempo ordinario – Ciclo B

Seguro que alguna vez en tu vida te has planteado por qué vives, para qué vives, por quién vives, para quién vives. En definitiva, has pensado sobre el sentido de tu vida. Hay mucha gente que vive para sí misma. Él o ella es el centro único de su vida. Todas las demás personas giran a su alrededor y se colocan en función de la persona central. No podemos vivir sin un Dios y, con frecuencia, tú y yo nos elevamos como el auto-dios de nuestra propia vida.

Quizá te parezca una exageración desproporcionada esta afirmación. “Yo no vivo para mí mismo. Yo quiero a mi familia, a mi pareja (o a mi esposo o esposa), a mis hijos, a mis amigos”. Has dado en la clave: el amor. Esto es muy importante para saber si vives o no para ti mismo. ¿Amas de verdad a los otros? ¿Te amas de verdad a ti mismo? Mira a las personas con las que compartes tu vida. Las más cercanas. ¿Eres capaz de amarlas aunque ellos dejen de amarte a ti? Si tu esposo o esposa comete adulterio contra ti y te es infiel, ¿continúas amándole y le perdonas siempre por ese amor? Si un amigo te falla, te hace daño, te traiciona, ¿eres capaz de seguir queriéndole y lo sientes como tu amigo, fiándote de él como antes? ¿Amas aunque no recibas correspondencia por parte de la persona amada? No me refiero a “amores platónicos”, sino cotidianos, del día a día. Si te ofenden y más tarde se acercan a ti para pedirte perdón, ¿qué haces, cómo reaccionas?

Ahí se mide la autenticidad de tu amor de una manera concreta. Si no eres capaz de perdonar, no eres capaz de amar. “¿Y si no está arrepentido de verdad y me está engañando otra vez? Mejor no perdonar, tú a tu vida y yo a la mía”. O peor aún: “te odio con todas mis fuerzas, buscaré vengarme de ti. Esperaré a cobrarme todo este dolor que me has causado. Viviré con un rencor permanente hacia ti por lo que me has hecho”. Si reaccionas así es que ese amor que decías sentir no es verdadero, no es auténtico. Vives para ti mismo y tú mismo, tus sentimientos, tus afectos, tus gustos, tus apetencias son la medida de todo lo que sucede a tu alrededor. Tú eres el dios de tu vida, el más importante y al que todos tienen que someterse. Así jamás podrás tener paz en tu vida ni serás feliz nunca.

“¿Y qué hago? Yo quiero ser feliz”. Mira a Jesucristo. Él sí es nuestro modelo, nuestra medida. Cristo te va a capacitar para amar como ama Él, para que tú ames con el amor de Dios, como ama Dios, como nos amó y nos ama Jesucristo. Porque Jesucristo, que es hombre y Dios, eleva el amor puramente humano a la dimensión del amor de Dios. Tú puedes ser capaz de amar de verdad. El único amor auténtico es el de Dios. Y ya no vivirás más para ti mismo, que es muy poco para ti. Vivirás para Cristo. Y eso es lo más.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 21/06/15.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78