inicio.Actualidad.Noticias.Apertura del curso pastoral 2021-2022
Apertura del curso pastoral 2021-2022
Volver

06/10/2021

Compartir

Apertura del curso pastoral 2021-2022

Ir al enlace

“Contemplad el misterio de la sencillez, del ocultamiento de Jesús”, un mensaje claro que envió ayer el obispo diocesano, Fernando Valera, al Pueblo de Dios que se congregaba en la S.I Catedral de Zamora para celebrar la festividad de San Atilano, primer obispo y patrón de la diócesis. Monseñor Valera en su homilía insistió en hacer de lo cotidiano, “lo extraordinario” porque la belleza y el reflejo de Nazaret está ahí. “Una actitud de fondo, difícil, pero apasionante”, explicó.

El obispo de Zamora era ayer el encargado de inaugurar el curso pastoral diocesano 2021-2022. La primera vez que monseñor Valera presidía esta eucaristía que sirve para “poner en marcha” la iglesia diocesana.

“Hoy se nos pide que contemplemos lo cotidiano e incluso diríamos que la vulgaridad de la vida. Eso es más importante que lo extraordinario”, recalcó monseñor Valera quien no dejó de recordar la familia de Nazaret y su humildad y sencillez. “No podemos perder el sabor a evangelio, Nazaret es redención, es aceptar el presente…No perdamos la densidad de la vida”.

El Pueblo de Dios “ha de mirar Nazaret” y a la sencillez de sus valores porque en ese lugar “encontramos la santidad”.

El obispo finalizó su alocución apelando a María: “enséñame y enséñanos a caminar en esta iglesia que peregrina en Zamora.

La sinodalidad en la vida y misión de la Iglesia

La jornada festiva comenzaba a las 18.30 horas en el primer templo diocesano con el saludo del obispo a todos los presentes, desde la nave central. Unas breves palabras que dieron paso a la presentación del tema de trabajo de este curso pastoral. La sinodalidad en la vida y misión de la Iglesia es la publicación que surgió en las Jornadas de vicarios de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y que en Zamora servirá de documento marco para la formación permanente de laicos, consagrados y pastores.

El encargado de desentrañar el documento y resumir las ideas principales, así como la forma de trabajo, fue el vicario para el Ministerio Ordenado y Laical, Juan Luis Martín. El sacerdote diocesano hizo hincapié en la idea de que la sinodalidad no es sólo una forma de trabajar o un estilo, sino que es “una actitud del corazón”.

El sacerdote incidió en la idea de que “todos juntos” formamos la Iglesia y por ello “debemos respetar la particularidad de cada uno”. Todo ello, lleva a entender que la sinodalidad obliga a “una renovación personal, atravesar una conversión, cambiar estructuras, modificar esquemas mentales”.

En definitiva, Juan Luis Martín apuntó que la sinodalidad es una invitación a “caminar juntos” todos los bautizados.

 

Misa de San Atilano

Galería fotográfica

Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.