inicio.Actualidad.Noticias.Don Rogelio Prieto publica sus memorias: "Comienzo a escribir una pequeña historia".
Don Rogelio Prieto publica sus memorias: "Comienzo a escribir una pequeña historia".
Volver

16/08/2021

Compartir

Don Rogelio Prieto publica sus memorias: "Comienzo a escribir una pequeña historia".

Don Rogelio es uno de esos curas que bien merece una entrevista. Su larga trayectoria y su buen hacer pastoral serían razones más que suficientes para ello, pero nos hemos topado con una excusa perfecta para charlar con él un rato. Y es que, además del afecto personal que le profeso -fue mi párroco y puente hacia el seminario-, don Rogelio ha escrito un libro. Se titula “Comienzo a escribir una pequeña historia”. A lo largo de sus páginas ha querido recoger sus vivencias y compartirlas con cuantos quieran acercarse a una época que debe ser recordada. No por ser ni mejor, ni peor que la nuestra, pero sí porque está llena de vida y de entrega apostólica.

Le agradezco mucho su disposición. No accede a la entrevista por vanagloria personal, más bien lo hace por seguir sirviendo a la Iglesia a la que ama. Don Rogelio tiene mucho futuro, pero en esta entrevista queremos más bien acercarnos a su experiencia sacerdotal, para que los que recogemos pastoralmente su testigo sepamos de dónde venimos y nos descubramos insertos en un pueblo que camina desde hace siglos, que no debe olvidar sus raíces si quiere dar fruto.

Buenos días D. Rogelio, vamos a empezar por lo fácil. Si tuvieras que definirte brevemente ¿Quién dirías que eres?

Soy un sacerdote que ha intentado vivir su vocación ayudado por la gracia de Dios y hacer realidad el lema de su sacerdocio: “Impendam y superimpendam” (Me gastaré y me desgastaré).

En tu libro reflejas con detalle los momentos más importantes de tu vida. Hablas con un cariño extraordinario de tus pueblos, de tu familia, del paso por el seminario y de tu vida sacerdotal. Vamos a detenernos en esta última etapa y te vamos a pedir que nos cuentes cuáles han sido los momentos más relevantes de tu vida como sacerdote. 

Es una pregunta difícil de contestar. Toda la vida sacerdotal es un momento importante. Han sido muchos.  Vivir en el seno de una familia llena de paz y armonía. Mi entrada en el seminario, “si no voy al Seminario, no estudio”. Los años de Salamanca que me abrieron a la universalidad. ¡Cómo olvidar mi ordenación sacerdotal, mi primera misa con la participación de todo el pueblo! Los dos meses de Benavente, “mi luna de miel”. Toro y los jóvenes que llenaron mi vida. La muerte de Susi, que supo el día en el que iba a morir. Los dos años de Superior en el Seminario Mayor, duros y difíciles, con el traslado del Seminario a Salamanca. La Residencia Colegio Menor San Atilano, presente aún ahora mismo en mis sueños. La parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, tan querida por mí que la llevo en mis entrañas. Son momentos, todos ellos llenos de vida y de ilusión, que se van deslizando en el libro, donde la “Caritas Pastoralis” ha marcado cada paso dado.

En las últimas décadas has vivido en primera persona cambios eclesiales de mucha envergadura ¿Cómo ves hoy la Iglesia desde dentro y hacia dónde te gustaría que caminase?

Miro siempre a la Iglesia como madre a quien adoro y amo.  He entregado mi vida a ella a través de la diócesis. Los cambios han sido profundos. Decía S. Juan XXIII al anunciar el Concilio Vaticano II: “la dejaremos sin mancha ni arruga”. Momentos fuertes los vividos, llenos de ilusión y de vida.  Hubo desviaciones fuertes que llevaron el Concilio por sendas llenas de maleza. Decía el Beato Pablo VI que el Concilio había sido como una gran riada. Las aguas rompieron los cauces. Había que encauzarlas. 

Quizá hoy habrá que encauzarlas de nuevo. La Iglesia ha perdido vigor. Ha perdido su dimensión misionera. La Iglesia necesita pastores que encaucen las nuevas aguas que brotan del mismo manantial, Cristo.  Él ha de ser el centro, el alfa y la omega del Universo.  La Iglesia ha de evangelizar.  Es su misión. No podemos encerrarnos en las sacristías.

A finales de siglo XVIII se decía: “Pan y Catecismo”. Quizá se ha olvidado esta segunda parte.  Su misión es “Id por todos los pueblos y anunciad el evangelio”. Quizá la estamos olvidando. No le estamos dando cancha al mandato de “Haced esto en conmemoración mía”. La eucaristía ha de ser el motor de todo apostolado. La “Caritas Pastoralis!” ha de brotar de ella, surge de ella.

Fuiste profesor y director de la residencia y colegio San Atilano, también vicario de enseñanza ¿Cuál crees que es el papel que la Iglesia debe jugar en el mundo de la educación?

Es un campo que no se debe abandonar. La importancia se la dan los que la atacan. Me da mucha tristeza cada colegio de la Iglesia que se cierra.  Recuerdo las marchas a Madrid en mis tiempos de vicario para protestar contra las leyes de enseñanza. Tiene tanta importancia que es el campo más atacado. La enseñanza es de gran calidad en los colegios de la Iglesia, pero, quizá se ha olvidado el carácter cristiano, su ideario. Los colegios religiosos han de estar entroncados en la diócesis, no pueden ser islas en medio de la diócesis.

Hoy eres responsable de la pastoral diocesana con los mayores ¿Qué papel juegan estos en la evangelización de los niños y jóvenes?

Son y han de ser los principales evangelizadores, transmisores de la fe. Como dice el Papa: “Es importante que los abuelos se encuentren con los nietos y que los nietos se encuentren con los abuelos, porque –como dice el profeta Joel- los abuelos ante los nietos soñarán, tendrán ilusiones, grandes deseos, y los jóvenes, tomando fuerza de los abuelos, irán hacia adelante, profetizarán”.

Los abuelos están presentes en nuestras parroquias, llenan los bancos de nuestras iglesias. No los dejemos a un lado. Ellos son las raíces profundas de la fe. El futuro también está en sus manos.

Como reconoces en tu libro, te ha gustado siempre escribir y hoy nos ofreces “Comienzo a escribir una pequeña historia”. ¿Qué encontrarán los lectores en este libro?

Es verdad, me ha gustado siempre escribir. Tengo mi diario de los dos últimos cursos de Salamanca, de los años de Toro, algo del Colegio y sobre todo la “Hoja Parroquial” desde el año 84 que llegué a la parroquia. Respondo con palabras del prólogo de Juan Manuel de Prada: “Existen en estas memorias dos partes bien diferenciadas, aunque de ambas podríamos extraer un factor común, que es el que destaca ampliamente e impregna todos y cada uno de los sucesos que se narran. Dicho factor común es el amor: amor a su familia y en especial a sus padres; y amor por lo que ha significado el motivo de su vida, el sacerdocio, la vocación inquebrantable que escuchó y atendió, haciendo de su vida una donación constante”. Encontrarán la vida de un sacerdote.

¿Por qué crees que puede ser interesante leer este libro?

Cada uno sacará sus conclusiones. Son muchas las que estoy oyendo. Reflejo en el libro unos años de la vida de la diócesis, de la misma Iglesia y de la vida de un sacerdote que ha intentado, ayudado por la gracia de Dios, “te basta mi gracia”, vivir su sacerdocio. Los otros han estado siempre muy presentes. Dios no ha estado ausente.

Prologa el libro una figura de talla internacional como Juan Manuel de Prada ¿Cuál es la relación que te une a él?

Una relación de verdadera y fuerte amistad. Se nota en el prólogo y en el libro donde inserto unos artículos de él. Lo conocí en el Grupo Pascua, era un adolescente, y, sobre todo, cuando llegué a la parroquia. Fue catequista.  He estado muy presente en su vida. La amistad siempre ha sido fuerte y lo es ahora. Si él me estima, iba a decir, yo más. Creo que es un pensador cristiano, difícil de encontrar en estos tiempos. ¡Qué pena que no sea más aprovechado en los campos eclesiales!

Tu libro se puede adquirir en la sacristía de la parroquia de Lourdes a cambio de un donativo que has querido destinar al Comedor Social de Tarabuco ¿Por qué precisamente a este proyecto?

Don Juan María Uriarte, en la visita pastoral, nos recomendó que la parroquia llevara a cabo un proyecto social y como las Misioneras de la Providencia, desde su llegada a Zamora, habían estado muy unidas a la parroquia, especialmente en el campo de la catequesis y de los jóvenes, decidimos hacerlo con uno de sus proyectos en Tarabuco -Bolivia-. Allí atienden a unos trescientos niños en su comedor social, para muchos la única comida al día. La parroquia se hizo cargo mandándole un donativo fuerte cada año. Personalmente les he ayudado y creí necesario hacerlo con aportaciones de este libro. Ya les he mandado mil euros. Manos Unidas y Caritas sabemos cuál es su misión. Una pequeña ayuda no le vendrá mal.

Ahora estás jubilado ¿A qué dedicas el tiempo?

Sigo celebrando misa en la parroquia y ayudando en lo que me necesita. Como me ha gustado escribir, un buen medio de comunicación, repaso lo mucho escrito, unos cuantos miles de archivos. Quiero sacar un pequeño libro sobre la Eucaristía, y otros proyectos que están en mi mente.

Acabamos ya la entrevista, pero me gustaría que pidieras un deseo para los próximos años.

Una diócesis llena de vida, no encerrada en sí misma, abierta a los grandes interrogantes y problemas de la sociedad. Capaz de darle respuesta desde la fe. “Pan y Catecismo”. No olvidemos su dimensión evangelizadora. Benedicto XVI decía queEstamos llamados a anunciar y encarnar un mensaje de esperanza en un mundo en el que egocentrismo, avidez, violencia y cinismo parecen sofocar muy a menudo el crecimiento frágil de la gracia en el corazón”.  No son tiempos fáciles, pero hay que evangelizar, evangelizar y evangelizar…

Don Rogelio, muchas gracias por tus respuestas que demuestran que sigues en la trinchera, que atesoras una rica experiencia humana, que eres un hombre de Dios y que sigues apasionado con la tarea evangelizadora.  Te deseamos que sigas trabajando con ilusión. Y escribiendo.

Ojalá esta iniciativa siga alimentando la esperanza de los que en alguna ocasión hemos estado cerca, de los que sin haber tenido esa oportunidad quieran conocer una época de nuestra iglesia diocesana y, de manera especial, de aquellos bolivianos de Tarabuco que se beneficiarán con este gesto que te honra.

Nos despedimos, no sin antes invitar a todos los que hayan leído esta entrevista a que se acerquen a la sacristía de la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes. Allí podrán conseguir estas memorias, que son las tuyas, pero también las memorias de ese Pueblo de Dios que peregrina en Zamora que ha tenido la suerte de tenerte como cura. Gracias, Don Rogelio, muchas gracias.

Don Rogelio Prieto publica sus memorias: Don Rogelio Prieto publica sus memorias: Don Rogelio Prieto publica sus memorias: Don Rogelio Prieto publica sus memorias: Don Rogelio Prieto publica sus memorias: Don Rogelio Prieto publica sus memorias: Don Rogelio Prieto publica sus memorias: Don Rogelio Prieto publica sus memorias:

Otras noticias relacionadas

Los jóvenes, al Cristo de Morales
Los jóvenes, al Cristo de Morales
El equipo de Pastoral Juvenil de la diócesis de Zamora ha organizado mañana una peregrinación a la ermita del Cristo de Morales del Vino para adolescentes y jóvenes de entre 15 y 35 años. Se trata de una de las primeras actividades del nuevo equipo de Pastoral Juvenil, que tras un periodo de parón vuelve con ganas, capitaneado por el sacerdote y rector del Seminario San Atilano, Millán Núñez. La peregrinación partirá mañana sábado a las 11.00 horas de la plaza del Seminario, realizarán una parada en el Ruta de la Plata y proseguirán la marcha hasta la ermita del Cristo. Una vez allí -en torno a las 13.00 horas- se celebrará la eucaristía que presidirá el obispo, Fernando Valera. Tras este momento de encuentro con el Señor, los participantes compartirán la comida que llevará cada uno de casa. Los adolescentes y jóvenes compartirán juegos y talleres; además de escuchar testimonios y experiencias sobre la Peregrinación Europea de Jóvenes (PEJ). Y es que esta actividad tiene como horizonte la preparación de la próxima PEJ que tendrá lugar en verano de 2022. A las 17.30 horas está programada la vuelta a Zamora. En casos excepcionales, se podrá hacer uso de un vehículo habilitado para la jornada. Los adolescentes y jóvenes interesados en participar han de inscribirse en el Seminario San Atilano o en su parroquia.   Viky Esteban, delegación de Medios de Comunicación
15/10/2021más info
Los jóvenes, al Cristo de Morales
La Catedral de Zamora acogerá la apertura diocesana del Sínodo
La diócesis de Zamora inaugura la fase diocesana del Sínodo el domingo 17 de octubre en la catedral de Zamora. Constará de dos partes: una formativa y otra celebrativa. La primera comenzará a las 18.00 horas con la ponencia del sacerdote y profesor de la Facultad de Teología de la UPSA, Emilio J. Justo, sobre la renovación eclesial. A continuación, tendrá lugar el rezo solemne de vísperas. Todo ello precedido por el saludo inicial del obispo diocesano, Fernando Valera. La apertura oficial del Sínodo en su fase diocesana servirá de punto de partida para que el equipo sinodal, formado por 12 personas de los siete arciprestazgos y diferentes sectores de la diócesis, comiencen a trabajar sobre la forma o el modo de realizar la consulta a todo el Pueblo de Dios. La intención del Papa es que las cuestiones relativas a la sinodalidad se planteen al mayor número de personas, tanto a aquellos que son cercanos a la Iglesia como a los que viven alejados de ella. ¿Qué es un Sínodo? (ver vídeo) ‘Sínodo’ es una palabra antigua muy venerada por la Tradición de la Iglesia, que expresa el camino que recorren juntos todos los miembros del Pueblo de Dios. En el momento actual el sínodo es un proceso de escucha al Pueblo de Dios, diálogo y discernimiento para aclarar la voluntad de Dios para su Pueblo. La Iglesia inicia ahora un proceso sinodal, que culminará en octubre de 2023, que convoca al Pueblo de Dios para discernir sobre la sinodalidad en la Iglesia. Al convocar este Sínodo, el Papa Francisco invita a toda la Iglesia a reflexionar sobre un tema decisivo para su vida y su misión: El camino de la sinodalidad. Este es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio. En el fondo se trata de continuar la senda de la renovación de la Iglesia propuesta por el Concilio Vaticano II. Las fases del Sínodo La primera fase del Proceso Sinodal es una fase de escucha en las Iglesias locales. Después de la celebración de apertura en Roma, el pasado 9 de octubre de 2021, la fase diocesana del Sínodo comenzará el domingo 17 de octubre de 2021 en todas las diócesis españolas. En cada diócesis hay una persona o equipo de contacto para dirigir la fase diocesana, que se prolonga hasta marzo de 2022. La persona o el equipo de referencia es también el enlace entre la diócesis y las parroquias, así como entre la diócesis y la conferencia episcopal. El obispo de Zamora ha nombrado en la diócesis al vicario de pastoral, Florentino Pérez, responsable diocesano del Sínodo. Este sacerdote, junto con un equipo de 11 personas, trabajarán intensamente esta primera fase local. Con la ayuda del responsable diocesano, en cada parroquia o en cada comunidad cristiana se forma uno o varios grupos de personas, representativos de la Iglesia en ese lugar. El objetivo es que en esos grupos participen las personas más comprometidas con el día a día de la comunidad, las personas que participan esporádicamente y también las personas que, siendo bautizadas, se sienten alejadas o marginadas de la vida de la Iglesia. Esos grupos, dirigidos por un responsable, realizan sus reuniones, con una periodicidad establecida, y dialogan sobre el documento de trabajo, propuesto por la Secretaría General del Sínodo. Al acabar todas sus reuniones elaboran una síntesis de las aportaciones que quieren realizar y la envían al equipo de referencia en la diócesis. El equipo de referencia reúne todas las aportaciones y elabora una síntesis de diez folios que presenta en una reunión final y celebración de la experiencia sinodal en las diócesis y que se celebrará al final de marzo de 2022. El resultado de su trabajo se envía, junto con todas las participaciones recibidas, al equipo coordinador de la Conferencia Episcopal. Del mismo modo, la Conferencia Episcopal realiza, en una reunión extraordinaria prevista para el 30 de abril, una síntesis de las aportaciones recibidas que se podrá entregar, a su vez, al Sínodo de los Obispos. Este material será sintetizado y utilizado como base para la elaboración de un nuevo documento de trabajo que será estudiado en la Fase continental.     Viky Esteban, delegación de Medios de Comunicación
15/10/2021más info
Los jóvenes, al Cristo de Morales
“La vida de la Iglesia necesita la implicación y compromiso de todos los cristianos”
Entrevista con Emilio J. Justo Por Viky Esteban La Iglesia de Dios es convocada en Sínodo. El camino, cuyo título es Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión, se inició los días 9 y 10 de octubre en Roma y, el próximo domingo 17, será el turno de las iglesias particulares. También en la diócesis de Zamora. Con esta convocatoria, el Papa Francisco invita a la Iglesia a interrogarse sobre un tema decisivo para su vida y su misión: la sinodalidad. El sacerdote diocesano y profesor de la Facultad de Teología de la UPSA, Emilio J. Justo, ofrecerá el domingo una ponencia inaugural a partir de las 18.00 horas en la catedral de Zamora que intentará poner sobre la mesa aspectos relativos a la renovación eclesial.   - ¿Qué busca el Pontífice en este Sínodo? Creo que en este Sínodo se intenta promover una actitud de sinodalidad, esto es, de participación de todos, de trabajo en común, de diálogo. En el fondo, se trata de poner en práctica la realidad de la comunión en la Iglesia y de intentar que todos participemos. A nivel de la Iglesia universal es complicado dar forma concreta a esto. Por eso, considero que ha de fomentar actitudes que favorezcan la comunión y que generen una forma de vida eclesial, para concretar en las realidades más cercanas.   - Se ha urgido a que la participación sea lo más amplia posible y haciendo especial hincapié en las mujeres. ¿Por qué esta insistencia? La insistencia en la participación es una característica de lo que se llama sinodalidad y es la forma concreta de los sínodos. Compartir ilusiones, afrontar dificultades, intentar solucionar problemas requiere la participación de quienes están implicados. La vida de la Iglesia necesita la implicación y el compromiso de todos los cristianos. Sobre la insistencia en las mujeres, me parece que responde a que se comparte una inquitud social y a que se considera que su implicación en decisiones eclesiales ha sido escasa y, en ciertos ámbitos, nula. La realidad es que la presencia de mujeres en parroquias, movimientos y diócesis es abundante y activa. Convendrá revisar si su presencia en la toma de decisiones también es significativa. Me parece que lo más importante es valorar la vocación de los laicos y de la vida religiosa. La promoción de la vida laical y la implicación de los cristianos laicos en todo lo eclesial potenciarán lógicamente una forma de presencia de mujeres y de hombres.   - Los laicos también son una “preocupación” en este Sínodo. ¿Se observa desde la Iglesia que no ocupan el lugar que deberían y que aún perdura cierto clericalismo? Creo que cierta debilidad espiritual nos afecta a muchos. Cuando falta vivencia fuerte de fe se resiente el sentido del ministerio ordenado, la identidad y el compromiso de los laicos y la fuerza de la vida religiosa. Me parece que hay miedo a que los laicos asuman algunas responsabilidades y también hay cierta apatía por parte de laicos, ya que el compromiso eclesial conlleva exigencias de formación, de dedicación y de responsabilidad. Hay cierto clericalismo tanto en algunos ministros ordenados como en algunos laicos. Se necesita coraje, confianza e ilusión por parte de todos para cambiar algunas formas clericales.   - ¿Cuáles son actitudes clericales?  La actitud fundamental es buscar seguridad es una identidad. El ministro ordenado se siente seguro en su identidad sacramental y la busca también al ejercer su ministerio sin contar suficientemente con otros, pensando en el fondo que él es el que da identidad a su parroquia, a su grupo, a su comunidad… El laico clerical se siente seguro considerando que la Iglesia es el ministro ordenado y sólo tiene que escuchar, recibir, colaborar. El clericalismo hace que se difumine la responsabilidad de cada uno. Por ejemplo, puede haber ministros ordenados que no consultan nada, que hacen lo que les parece sin tener en cuenta lo que piensan los miembros del grupo o de la parroquia, incluso en cosas sin importancia; puede haber laicos que no dicen lo que piensan o dicen lo que creen que el cura quiere escuchar. Otra actitud clerical puede ser pensar que los ministros ordenados son más importantes (el error está en el más, no en que el ministerio ordenado sea importante y constitutivo de la Iglesia, que lo es). A veces se pretende que los laicos sean ayudantes o hagan, por una supuesta escasez de vocaciones sacerdotales, tareas más propias de los ministros ordenados. Quizá también lo pretenden algunos laicos. En el fondo, el clericalismo difumina la sana diversidad de la comunidad eclesial.   - Si hacemos historia, ¿Cuáles han sido los frutos que se han cosechado en la Iglesia tras la celebración de otros Sínodos? Hay sínodos desde los primeros siglos de la Iglesia. Eran reuniones regionales de obispos para tratar cuestiones de fe, de moral o de disciplina eclesial. Después del concilio de Trento en los sínodos regionales o diocesanos no sólo se reúnen obispos, sino que se representa más ampliamente al pueblo de Dios. Y en la práctica actual los sínodos son principalmente diocesanos, donde hay una amplia representación de la comunidad eclesial, buscando la renovación eclesial e impulso espiritual para un tiempo. Los frutos de estos sínodos son algunas reformas y la orientación de la vida eclesial para un tiempo. Se trata, por tanto, de frutos espirituales y de acciones concretas que se programan. Pero el sínodo del que se habla ahora es el Sínodo de los Obispos, al que el Papa, de alguna manera, ha querido dar un dinamismo de participación a través de consultas a todas las diócesis y con distintas fases. No se puede esperar la concreción de un sínodo particular. En mi opinión, su fruto está más en la motivación y orientación general. La concreción de posibles reformas y de acciones debería depender de cada diócesis, discerniendo lo que necesita y conviene en el momento actual.   Viky Esteban, delegación de Medios de Comunicación
13/10/2021más info
El obispo preside la eucaristía de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil
El obispo preside la eucaristía de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil
Monseñor Fernando Valera ha presidido en la parroquia de San Torcuato la eucaristía en honor a la Santísima la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil. Quiso en su homilía participar de la fiesta compartiendo esta celebración "con una institución entrañable para todos como es la Guardia Civil". El obispo subrayó que esta institución "lleva un largo recorrido en nuestra sociedad que nos obliga a darle las gracias por tantos gestos de servicio". Como cabeza de la iglesia que peregrina en Zamora, el obispo indicó que se sentía orgulloso de estar cerca de ellos y de ser su pastor. Fernando Valera invitó a los presentes a vivir el desprendimiento, el encuentro, el silencio y la paz, todas ellas actitudes que emanan de la contemplación de la Virgen María, siempre pequeña, humilde, sencilla y mostrando el camino para llegar a Jesús. "El Reino de Dios se construye con las actitudes amorosamente pascuales", por eso no nos queda otro remedio que ser santos, intentar hacer las cosas bien y evitar la mediocridad. En todas las profesiones, los cristianos tienen que vivir ilusionados en el servicio y en la entrega, siendo santos porque la santidad es contagiosa y modifica para bien todo lo que toca. Monseñor Valera señaló que es urgente "superar el cinismo espiritual", tenemos que hacer las cosas entregando la vida, porque es ahí donde hacemos felices a los demás. Concluyó su homilía diciendo que "estamos obligados a hacer de nuestra vida un proyecto comunitario", para eso no debemos tener miedo porque María nos guía y nos muestra el camino. Sus últimas palabras fueron de nuevo para agradecer la entrega y el servicio de cada una de las personas que conforman la institución y desearles un feliz día de la Virgen del Pilar.   Juan Carlos López, delegado de Medios de Comunicación
12/10/2021más info
Una joven zamorana, portada de
Una joven zamorana, portada de "Super Gesto"
Marta Ferrero es la joven zamorana que protagoniza el último número de revista Super Gesto, editada por Obras Misionales Pontificias (O.M.P). Martita, como la llaman los amigos, pertenece a la parroquia de San Lorenzo de Zamora y en el año 2017 viajó a Lobito en Angola, junto al sacerdote y responsable de la Pastoral Universitaria, Jesús Campos.  Una experiencia que le cambió la vida. Su testimonio aparece recogido en esta publicación, junto al de su compañera de misión, Lara. Se da la circunstancia de que éste es el último número de la historia de Super Gesto que dejará de elaborar en papel su publicación joven misionera.  
11/10/2021más info
Una joven zamorana, portada de
La diócesis de Zamora prepara el Congreso de Laicos
La diócesis de Zamora se encuentra inmersa en la preparación del Congreso de Laicos que se celebrará los días 6 y 13 de noviembre y que será un reflejo del congreso nacional que se celebró en febrero del 2020 en Madrid. En Zamora, se pretende ofrecer un punto de encuentro para el laicado de nuestra diócesis. Serán dos días en los que se presentarán experiencias y testimonios de ámbito laical vinculado a diferentes realidades y movimientos. Un equipo de 17 personas,  13 laicos y 4 sacerdotes, trabaja en la diócesis para que el Congreso de Laicos sea capaz de generar las mimbres de un nuevo camino en el que el laicado se constituye como parte fundamental de la Iglesia.    
08/10/2021más info
Una joven zamorana, portada de
El Sínodo, a punto de comenzar
La iglesia de Zamora inaugura el próximo domingo 17 de octubre el Sínodo en su fase diocesana. A partir de las 18.00 horas en la S.I Catedral de Zamora se convoca a todo el Pueblo de Dios para asistir a la apertura del Sínodo que constará de una parte formativa y otra celebrativa. El sacerdote diocesano, Emilio J. Justo, ofrecerá una conferencia que llevará por título El camino de renovación eclesial, que viene a ser la segunda parte de la ponencia que pronunció  - también sobre la sinodalidad- en las Jornadas Diocesanas. A continuación, a las 19.15 horas, presidirá la celebración solemne del rezo de vísperas. A partir de este momento, el equipo sinodal diocesano diseñará un plan de acción para que la consulta planteada desde Roma al Pueblo de Dios llegue a todas y cada una de las realidades pastorales y eclesiales de la diócesis de Zamora. Este equipo está formado por 12 miembros que representan a los siete arciprestazgos y a todos los sectores de trabajo pastoral que se realiza en la diócesis. De esta forma; Aliste- Alba, El Pan, Sayago y El Vino contarán con 1 representante; Benavente- Tierra de Campos y Toro- Guareña tendrán 2; y Zamora- ciudad estará representada con 3 personas. Por tanto, el domingo será el pistoletazo de salida para trabajar el documento preparatorio y el vademécum para, de esta manera, diseñar la forma de consulta a todas las realidades diocesanas. Posteriormente, se realizará la consulta diocesana y el último paso que tendrá que desarrollar este equipo sinodal será la elaboración de un documento con la síntesis final. ¿Qué es un sínodo? El Sínodo de los Obispos es una institución permanente, creada por el Papa Pablo VI (15 de septiembre de 1965), en respuesta a los deseos de los Padres del Concilio Vaticano II para mantener vivo el espíritu de colegialidad nacido de la experiencia conciliar. Etimológicamente hablando la palabra "sínodo", derivada de los términos griegos syn (que significa "juntos") yhodos (que significa "camino"), expresa la idea de "caminar juntos". Un Sínodo es un encuentro religioso o asamblea en la que unos obispos, reunidos con el Santo Padre, tienen la oportunidad de intercambiarse mutuamente información y compartir experiencias, con el objetivo común de buscar soluciones pastorales que tengan validez y aplicación universal. El Sínodo puede ser definido, en términos generales, como una asamblea de obispos que representa al episcopado católico y tiene como tarea ayudar al Papa en el gobierno de la Iglesia universal dándole su consejo. El Papa Juan Pablo II decía que el Sínodo es "una expresión particularmente fructuosa y un instrumento de la colegialidad episcopal" ( Discurso al Consejo de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos , 30 de abril de 1983: L'Osservatore Romano , 1 de mayo de 1983).   
08/10/2021más info
"La sinodalidad: una actitud del corazón y un modelo de trabajo"
La diócesis de Zamora daba por inaugurado ayer el nuevo curso pastoral 2021-2022 con la presentación del tema de trabajo que servirá de pilar formativo a lo largo de este año: La sinodalidad en la vida y misión de la Iglesia. Se trata de la publicación surgida tras las Jornadas de vicarios de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española y que en Zamora se recoge para estudiar y aplicar en las distintas realidades diocesanas. El vicario para el ministerio ordenado y laical, Juan Luis Martín, fue el encargado de explicar el contenido de este documento y mostrar el modo de trabajo que se utilizará en este curso pastoral. El sacerdote insistió ayer en su disertación que la sinodalidad es "mucho más" que una forma de trabajar, sino que es, especialmente, "una actitud del corazón". Haciendo hincapié en que todos y cada uno de los miembros de la Iglesia son necesarios e imprescindibles para anunciar el Evangelio.  En este enlace se puede ver la conferencia impartida por Juan Luis Martín. En este enlace se irán colgando los materiales y distintos temas para la reflexión por grupos.    
06/10/2021más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.