inicio.Actualidad.Noticias.El Año Jubilar, ventana de esperanza para los zamoranos
El Año Jubilar, ventana de esperanza para los zamoranos
Volver

18/03/2021

Compartir

El Año Jubilar, ventana de esperanza para los zamoranos

La diócesis inaugura el Año Jubilar “Raíces con esperanza”, en la solemnidad de san José. La Iglesia en Zamora recuerda así sus raíces, que se remontan al año 1121, en el que Bernardo de Perigord es elegido primer obispo de Zamora, después de que la diócesis fuera erigida en el año 900 con el obispo San Atilano y quedara interrumpida a finales del s. XI tras ser Zamora arrasada por Almanzor
 

Zamora, 18/3/2021. La diócesis de Zamora ha presentado esta mañana el Año Jubilar “Raíces con esperanza” que pretende conmemorar el IX centenario de la restauración de la sede episcopal con la celebración de diferentes actividades desde el 19 de marzo de 2021 hasta el 19 de marzo de 2022. Mediante este Jubileo extraordinario, la diócesis de Zamora mira agradecida a su pasado con el fin de afrontar el futuro con esperanza.

La apertura del Año Jubilar tendrá lugar el 19 de marzo, solemnidad de san José, con la celebración de la eucaristía en la S.I Catedral a las 18.00 horas y que presidirá el Sr. Nuncio Bernardito C. Auza. El acceso al templo será restringido y con invitación, para cumplir con el aforo permitido.

La colecta de esta celebración, al igual que el resto de las que se organicen durante el año, se destinará al proyecto de acción social que contempla la organización del Año Jubilar.

Los templos, monasterios y otras realidades diocesanas vestirán en sus muros lonas con el lema del Año Jubilar: Raíces con esperanza; también, se colocará en el interior de las iglesias el cirio jubilar y se han diseñado estampas con la imagen de san Atilano con la oración del Año Jubilar. Por último, el Año Jubilar también tendrá un himno que amenizará las celebraciones de este año y que se estrenará en la misa inaugural en la Catedral.

La información acerca del Año Jubilar estará disponible en una app (para Android e IOS) próximamente, con el nombre: Jubileo de Zamora.

Teniendo en cuenta la actual situación de pandemia, el programa de actividades podrá sufrir modificaciones, aunque ya desde el inicio se contempla la organización del Año Jubilar en 3 fases:


• 1ª fase (en pandemia): actualidad
• 2ª y 3ª fase (desescalada)
• 4ª fase (tránsito a la normalidad)


El paso de una fase a la siguiente estará condicionado por la situación sanitaria del momento y por las normas impuestas por las administraciones competentes. De tal forma, que no existe un calendario con fechas cerradas.


En pandemia

Así las cosas, en situación de pandemia se ofrecerá una exposición itinerante sobre la figura de “San José” que ya está instalada en el claustro del Seminario San Atilano y permanecerá hasta el 15 de abril.

La segunda muestra expositiva se inaugurará el 26 de marzo y se colocará en la S.I Catedral de Zamora donde permanecerá hasta marzo del 2022 y lleva por título: “El IX centenario de la restauración de la diócesis”.

El canal de Youtube de la diócesis de Zamora será el espacio en el que se ofrecerán dos conferencias este mes de marzo, impartidas por el delegado diocesano de Patrimonio, José Ángel Rivera de las Heras. La primera de ellas estará disponible en la plataforma desde el día 18 de marzo y versará sobre “San José en el arte zamorano”. La segunda de ellas se estrenará el 24 de marzo y lleva por título: “Creación y restauración de la sede episcopal zamonara”.

Proyecto jubilar. Atención a la mujer vulnerable

El Año Jubilar extraordinario de la diócesis de Zamora se materializará en la creación de un nuevo proyecto de acción social cuyas destinatarias serán las mujeres en situación de vulnerabilidad. Entendiendo que se trata de mujeres víctimas de violencia de género, embarazadas sin recursos económicos, toxicómanas, y otros perfiles que se estudiarán a lo largo de este año.

La intención es que los esfuerzos y frutos recogidos durante este Año Jubilar extraordinario tengan un fin concreto que se materializará en este proyecto social diocesano que pretender dar respuesta a un colectivo con el que aún no se trabajaba en la diócesis de Zamora.

Otras noticias relacionadas

Un nuevo sacerdote para Zamora: Juan José Carbajo Cobos
Un nuevo sacerdote para Zamora: Juan José Carbajo Cobos
La diócesis de Zamora vivirá el próximo 11 de abril uno de los momentos más importantes del año: la ordenación sacerdotal de Juan José Carbajo Cobos.  La S. I Catedral de Zamora acogerá el próximo domingo, a partir de las 18.00 horas, la ordenación sacerdotal de Juan José Carbajo Cobos, diácono de la diócesis desde septiembre de 2018. Este joven de 26 años y natural de la localidad de Villalube viene desempeñando desde hace algo más de un año su tarea pastoral en el arciprestazgo de Toro. Una tarea que compagina con su trabajo en el Tribunal Eclesiástico de la diócesis de Zamora como notario judicial. La celebración del domingo que presidirá el obispo, Fernando Valera, y a la que asistirá buena parte del presbiterio zamorano, estará precedida por una vigilia de oración en la iglesia de San Andrés de Zamora el sábado a las 19.30 horas.  Debido a las restricciones sanitarias derivadas por la pandemia, sólo se accederá a la S. I Catedral con invitación en mano, aunque la celebración podrá seguirse en directo a través del canal de Youtube de la diócesis de Zamora. ¿Quién es Juanjo? Nació en Zamora el 6 de Noviembre de 1994. Natural de Villalube y con raíces en Valdefinjas, el pan y el vino que componen sus paisajes y culturas “han marcado sus raíces humanas y de fe”. Es precisamente en estas tierras, entre sus gentes, donde desde muy pequeño descubre la fe y la vocación. Tras pasar los años de su infancia y parte de la adolescencia en Villalube, estudia en el colegio del pueblo y cuando la despoblación de la zona se vuelve más intensa tras cerrar la escuela se va a estudiar a Coreses y más tarde al IES Alfonso IX en Zamora a la vez que inicia sus acercamientos a diversas convivencias del Seminario Menor. Ingresa en el Seminario Mayor del Teologado de Ávila en Salamanca, donde residen los seminaristas mayores de Zamora, en septiembre de 2012, a la vez que inicia sus estudios de Teología, concluyéndolos en Junio de 2017. En septiembre de 2017 comienza sus estudios de Derecho Canónico que finaliza en septiembre de 2020. Las tareas pastorales las ha desarrollado en Peñausende y otros pueblos, la UAP de Morales de Toro, San Juan de Benavente, y en la actualidad en Toro y los pueblos de la UAP de Morales de Toro, lo que compagina con el Tribunal diocesano del que es notario desde el pasado julio y defensor del vínculo y promotor de justicia en la diócesis de Ciudad Rodrigo desde enero de este año. Fue ordenado diácono por Don Gregorio Martínez Sacristán el 23 de Septiembre de 2018 en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Benavente.
08/04/2021más info
Proyecto Raquel: la reconciliación tras un aborto
Proyecto Raquel: la reconciliación tras un aborto
Zamora, 5/4/2021. La delegación diocesana de Familia y Defensa de la Vida ha presentado esta mañana Proyecto Raquel. Una iniciativa que surge en el seño de la iglesia diocesana y en el marco del Año Jubilar con la intención de acompañar a las mujeres que han atravesado por un aborto y también a otras personas que puedan estar sufriendo en su entorno más cercano. DÓNDE NACE PROYECTO RAQUEL DENTRO DE NUESTRA IGLESIA DIOCESANANace dentro de la Delegación que se ocupa de defender la vida y de acompañar a las familias. La delegación para la Familia y Defensa de la vida. QUÉ ES LA DELEGACIÓN DIOCESANA PARA LA FAMILIA Y DEFENSA DE LA VIDALa Delegación para la Familia y Defensa de la Vida, es el organismo diocesano encargado de la pastoral del matrimonio y la familia (preparación y celebración del matrimonio y acompañamiento posterior), y de la promoción y defensa de la vida humana desde su concepción, hasta su final natural. Para ello desarrolla programas y actividades que difunden la belleza del matrimonio y la familia cristiana, ocupándose de velar por el cuidado de las familias, proporcionándoles atención espiritual, formación en valores y pautas de acción en su entorno social: oración en familia, acompañamiento prematrimonial, encuentros de familias, etc. Además, esta delegación, debe procurar la promoción de la cultura de la vida en cualquiera de sus fases y estadíos mediante el acompañamiento y la denuncia de situaciones que atentan contra la vida, principalmente la eutanasia y aborto, o cualquier otra forma de descarte del ser humano. Por ello trabaja mediante la promoción de programas de ayuda a la vida en sus etapas iniciales y finales, talleres de educación afectivo sexual, oración por la vida, y el reencuentro con quienes han sufrido por ello. POR QUÉ NACE PROYECTO RAQUEL, A QUÉ DA RESPUESTA El Proyecto Raquel es un itinerario de reconciliación espiritual que pretende ayudar a aquellas personas que han participado de un aborto. La Iglesia ha observado la necesidad de acompañar a aquellas personas que viven este hecho con gran sufrimiento y que sienten un gran peso en el corazón, que no se alivia con el sacramento de la confesión y que se prolonga a lo largo del tiempo. Por eso desde la Diócesis de Zamora se propone un camino para que la persona tenga experiencia de la misericordia de Dios, que comprenda qué es lo que pasó, pueda integrarlo en su vida y cerrar esa etapa en paz.Este itinerario tiene un principio y un fin, donde lo más importante es facilitar la expresión de esa situación vivida que ha sido dolorosa, sin ningún tipo de juicio, puesto que la piedra angular del Proyecto es la acogida de la persona para facilitar el encuentro con Dios, de forma que así encuentre la paz que necesita. QUÉ ES PROYECTO RAQUELNosotros creemos que la respuesta a esta herida solo puede venir de Dios, y solamente la reconciliación y la sanación puede hacer a las personas que han sufrido un aborto provocado, vivir de nuevo en paz. Esto es el Proyecto Raquel y su finalidad es ofrecer a las personas implicadas en un aborto provocado una atención individualizada a través de una red diocesana de sacerdotes y consejeros.Esta atención individualizada supone acompañar a las personas en un proceso espiritual de sanación y reconciliación, basado en el Sacramento de la Reconciliación. CÓMO SURGIÓ EL PROYECTO RAQUELEl Proyecto Raquel surgió hace más de 30 años en los EEUU, como una respuesta al llamamiento que hicieron los obispos a esta atención al post-aborto. Es la respuesta de la Iglesia Católica al drama del aborto. En España se hace presente a través de la asociación Spei Mater hace diez años, y en la actualidad está implantado en más de 40 diócesis. PROCESO DEL PROYECTO RAQUELPara llegar al proceso de sanación, tienen que pasar varias fases.Por un lado la persona que quiera participar en este acompañamiento debe sentirse libre para expresar lo que supuso para ella el aborto. También supone reconciliarse con el hijo que ha perdido, para finalmente reconciliarse consigo misma y con Dios. Este itinerario es muy importante porque las personas que han pasado por este proceso de sanación, sienten que vuelven a vivir, sienten alivio y mucha paz sabiendo que esa vivencia no determina el resto de su vida. Esto no significa que olviden lo que ha pasado, pues es algo que forma parte de su historia vital, pero podrán pensar en ello en paz, y es una ocasión muy grande de gracia y encuentro con Dios para el resto de sus vidas. QUIENES PUEDEN ACUDIR A PROYECTO RAQUELTodas aquellas personas que hayan participado de algún modo en un aborto provocado y sienten la necesidad de ayuda para superarlo. No son solo las mujeres que se han sometido al aborto, sino también las personas que la apoyaron en esa decisión de uno u otro modo. QUÉ DEBEN SABER LAS PERSONAS QUE QUIERAN ACUDIR A PROYECTO RAQUELLas mujeres que han pasado por un aborto provocado y que no son capaces de cerrar esa etapa de su vida, han de saber en primer lugar, que no son las únicas que pasan por ello, porque es la respuesta natural de una madre que ha sufrido la pérdida de un hijo.Han de saber que se puede salir, que existe una esperanza, y que pueden pedir ayuda, que confíen en la Iglesia. La Iglesia no está para juzgarlas, sino para ofrecerles su misericordia, para llevarle el perdón y la curación de Dios, pues Dios no solo persona, sino que también sana. QUE TIENE QUE HACER LA PERSONA QUE QUIERE ACUDIR A PROYECTO RAQUEL:El proyecto trabaja de modo individualizado, acogiendo y dando cita a las personas a través de dos medios, el teléfono 638.766.969 y el correo proyectoraquelzamora@gmail.com DATOS SOBRE EL ABORTO EN CASTILLA Y LEÓN y ZAMORA AÑO 2019 (Fuente: Ministerio de Sanidad Consumo y Bienestar Social) POR EDADESTOTAL <15 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 +44CyL 2.674 7 295 544 525 518 519 241 25Zamora 146 1 17 35 26 34 23 10 0 POR SEMANAS DE GESTACIÓN8 ó menos 9-14 15-22 23 ó másCyL 1.653 841 169 11Zamora 95 37 14 0 POR MOTIVOSA petición de la mujer Grave riesgo para la vida o salud de la embarazada Riesgo grave anomalías en el feto Anomalías fetales incompatibles con la vida o enferm. grave o incurableCyL 2.341 171 146 16Zamora 125 12 9 0 EVOLUCIÓN NUMERO DE ABORTOS ÚLTIMOS AÑOS 2019 2018 2017 2016 2015CyL 2674 2551 2531 2490 2652Zamora 146 139 136 121 144  
05/04/2021más info
La Catedral acoge la exposición permanente del Año Jubilar
La Catedral acoge la exposición permanente del Año Jubilar
El obispo de Zamora, Fernando Valera, junto con el deán de la Catedral y el resto de miembros del Cabildo, han inaugurado la exposición permanente del Año Jubilar Raíces con Esperanza. Se trata de una muestra didáctica en la que se recoge el origen y la evolución histórica de la diócesis de Zamora. Hay que recordar que en este año de gracia se conmemora el IX centenario de la restauración de la sede episcopal por parte del obispo, Eduardo de Perigord.  La exposición permanecerá en el claustro de la Catedral de Zamora hasta el próximo mes de marzo de 2022, cuando finalice el Año Jubilar.
26/03/2021más info
El nuncio abre la Puerta Santa del Año Jubilar de Zamora
El nuncio abre la Puerta Santa del Año Jubilar de Zamora
El nuncio realza el patrimonio histórico y cultural de la diócesis de Zamora en su segunda visita a esta tierra, cuando se cumplen tres meses de la ordenación episcopal de don Fernando. Zamora, 19/3/2021. La diócesis de Zamora ha inaugurado con extraordinaria solemnidad el Año Jubilar diocesano bajo el lema: Raíces con Esperanza. El nuncio de su Santidad, Bernardito C. Auza, ha sido el encargado de proceder a la apertura de la puerta principal de la S. I Catedral, designada por el obispo diocesano como Puerta Jubilar y por tanto, símbolo de Jesucristo: “la puerta de las ovejas”. Decenas de fieles han presenciado la celebración de la eucaristía inaugural del jubileo de Zamora, en un templo en el que se completó el aforo permitido por las autoridades competentes. Entre los asistentes, cabe destacar la presencia de las diferentes realidades diocesanas: sacerdotes, catequistas, celebrantes de la Palabra, seminaristas, delegados diocesanos, representantes de cofradías, directivos de la Junta Pro Semana de Zamora, religiosas, profesores y un importante grupo de agentes de Cáritas Diocesana de Zamora. En este sentido, cabe destacar que la dimensión caritativa y social del Jubileo ha tenido un lugar preferente, puesto que por expreso deseo del obispo, Fernando Valera, han asistido a la eucaristía usuarios de diferentes centros y programas de Cáritas. No hay que olvidar que la colecta de la celebración se destinará, íntegramente, al proyecto de atención a la mujer vulnerable que se gestará a lo largo del Año Jubilar y que verá la luz una vez finalizado este año de gracia. En la celebración inaugural han participado cuatro obispos de diferentes diócesis españolas: el administrador apostólico de Ciudad Rodrigo, Jesús García Burillo; el obispo de León, Luis Ángel de las Heras Berzal; el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes; el obispo emérito de León y natural de Toro, Julián López Martín; además del nuncio de su Santidad, el prelado de Zamora, y en torno a 40 sacerdotes. El nuncio durante su homilía hizo llegar a los asistentes y a quienes seguían la celebración a través de las televisiones locales y la redes sociales de la diócesis: “el afecto, la cercanía, el agradecimiento y bendición del Papa a esta iglesia local de Zamora”. Unas palabras que enmarcó en la solemnidad de San José, en la que la Iglesia Universal también inaugura el Año de de la Familia y que también tendrá reflejo en el Jubileo de Zamora. Por otro lado, Bernardito C. Auza, realizó un amplio repaso histórico a las raíces de la iglesia de Zamora e insistió en la figura de Bernardo de Periogord que restauró la diócesis hace 900 años. Efeméride que se conmemorará desde hoy y hasta el 19 de marzo de 2022. Uno de los momentos más solemnes y emotivos de la celebración fue el encendido del cirio jubilar por parte del prelado diocesano. Este cirio se encenderá en todas las parroquias de la diócesis de Zamora este domingo y será signo del año de gracia concedido por el Santo Padre. La eucaristía finalizó con la intervención de don Fernando y sus palabras de acción de gracias, a las que los asistentes respondieron con un sonoro aplauso.  
19/03/2021más info
Raíces con esperanza
Raíces con esperanza
Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipiscing elit vulputate faucibus aliquet sed fusce, eleifend sapien rhoncus placerat nostra lacinia non nibh facilisi vehicula. Urna suspendisse volutpat quis accumsan natoque lacus tortor velit, dignissim rhoncus non nibh faucibus nulla curabitur massa, egestas ac pulvinar cursus facilisis conubia habitasse. Mus blandit est nibh sed hendrerit vehicula rutrum suscipit, interdum malesuada cursus urna natoque ligula litora, turpis ornare donec bibendum ante varius magnis. Gravida etiam lacinia platea praesent habitant duis non felis class purus fusce eget mus nulla, mi enim per tristique quisque pharetra aliquet placerat commodo egestas vivamus integer velit. Elementum ultrices platea cum porta cras potenti porttitor vitae, nec consequat aenean tristique nisl mus sociosqu ultricies quam, dignissim erat phasellus ad sed interdum himenaeos. Integer dictum nisi vehicula aliquet egestas iaculis elementum penatibus gravida inceptos laoreet torquent, et cum vulputate ad venenatis purus sed blandit phasellus dapibus.
09/03/2021más info
Año de San José
Año de San José
Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipiscing elit vulputate faucibus aliquet sed fusce, eleifend sapien rhoncus placerat nostra lacinia non nibh facilisi vehicula. Urna suspendisse volutpat quis accumsan natoque lacus tortor velit, dignissim rhoncus non nibh faucibus nulla curabitur massa, egestas ac pulvinar cursus facilisis conubia habitasse. Mus blandit est nibh sed hendrerit vehicula rutrum suscipit, interdum malesuada cursus urna natoque ligula litora, turpis ornare donec bibendum ante varius magnis. Gravida etiam lacinia platea praesent habitant duis non felis class purus fusce eget mus nulla, mi enim per tristique quisque pharetra aliquet placerat commodo egestas vivamus integer velit. Elementum ultrices platea cum porta cras potenti porttitor vitae, nec consequat aenean tristique nisl mus sociosqu ultricies quam, dignissim erat phasellus ad sed interdum himenaeos. Integer dictum nisi vehicula aliquet egestas iaculis elementum penatibus gravida inceptos laoreet torquent, et cum vulputate ad venenatis purus sed blandit phasellus dapibus.
09/03/2021más info
Nota sobre las celebraciones de Semana Santa en 2021- Conferencia Episcopal
Nota sobre las celebraciones de Semana Santa en 2021- Conferencia Episcopal
Zamora, 4/3/2021. Después de un año entero, nuestro mundo sigue afrontando la lucha contra la pandemia del COVID-19 y sus consecuencias, auténtico drama que ha afectado a casi todas las dimensiones de la vida de las personas. La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos nos recuerda que la pandemia también ha influido en la vida litúrgica de la Iglesia, y que “las normas y directrices contenidas en los libros litúrgicos, concebidas para tiempos normales, no son enteramente aplicables en tiempos excepcionales de crisis como estos”[1]. De cara a las celebraciones de la Semana Santa y del Triduo Pascual, en este año 2021, que por segunda vez se desarrollan estas circunstancias difíciles, la Comisión Episcopal para la Liturgia de la Conferencia Episcopal Española quiere acoger las indicaciones de la Congregación para dichas celebraciones, publicadas en la Nota para los Obispos y las conferencias episcopales sobre la Semana Santa 2021, del pasado 17 de febrero. Se ha hecho un esfuerzo para adaptarlas a la realidad y circunstancias de nuestro país, y ofrecerlas a los Obispos de España, máximos responsables y moderadores de la vida litúrgica en sus respectivas diócesis, como instrumento y orientación para vivir el momento central del Año Litúrgico y de la vida de la Iglesia.   Con esa finalidad, y teniendo en cuenta la situación de la pandemia en España en este año 2021, se proponen a continuación las siguientes observaciones de carácter general y las de cada una de las celebraciones de la Semana Santa y del Triduo Pascual. a) Observaciones de carácter general. Siempre que sea posible, desde un discernimiento responsable que ha de hacer cada fiel, se recomienda la participación presencial en la celebración, formando parte activa de la asamblea. Aquellos fieles que, por razón de edad, enfermedad, o de prudencia sanitaria, no puedan participar presencialmente en las celebraciones, síganlas por los medios de comunicación[2]. En todas las celebraciones se deberán respetar las normas emanadas de las autoridades sanitarias en la lucha contra el virus: el aforo de los templos, las recomendaciones sanitarias e higiénicas para hacer de los lugares de culto espacios sanos y seguros, el uso de la mascarilla, disponibilidad de gel hidroalcohólico, distancia social, ventilación de los espacios, etc. Prepárense con sumo cuidado las celebraciones, eligiendo bien las alternativas que propone la Liturgia y acogiendo de buen grado las indicaciones para adaptarlas a este tiempo de pandemia. En las distintas celebraciones se ha de reducir al mínimo necesario el número de ministros que intervienen –acólitos, lectores, etc.–, sin que ello desdiga de la dignidad de la celebración. El canto no está prohibido, siempre y cuando no exista alguna indicación expresa de las autoritarias sanitarias y se haga con las medidas de precaución adecuadas –uso de mascarilla en todo momento y distancia de seguridad entre las personas–. No es aconsejable el canto o la música grabados. Evítese la distribución de subsidios para el canto en soporte de papel, o cualquier tipo de folleto explicativo de la celebración, por el riesgo que conllevan ante un posible contagio. Instrúyase a los fieles para recibir la comunión de manera segura y ordenada, atendiendo a las disposiciones del Obispo diocesano, procurando que este gesto central de la celebración se haga de la mejor manera posible. Para el bien de los fieles, en el caso de que los aforos permitidos en las iglesias sean un grave problema para la participación, el Obispo diocesano puede autorizar a que se hagan varias celebraciones en el mismo templo en horas sucesivas, siempre y cuando esto se haga verdaderamente para utilidad de los fieles y en circunstancias de real necesidad. De cara a que los enfermos y las personas en confinamiento o de alto riesgo puedan seguir las celebraciones desde sus casas, se anima a que sean retransmitidas las presididas por el Obispo en la catedral, como signo de unidad de la diócesis. Procúrese que estas celebraciones sean verdaderamente ejemplares en su preparación y desarrollo. Se excluyen, en cualquier caso, las grabaciones en diferido de las mismas. Cuando no se puedan realizar las celebraciones con participación del pueblo, ofrézcase a los fieles la posibilidad de celebrar la Liturgia de las Horas, especialmente las Laudes y las Vísperas de cada día y el Oficio de Lectura. A tal efecto el subsidio La Hora de Jesús, que contiene los textos de las celebraciones de la Semana Santa y que incluye también la Liturgia de las Horas para estos días, puede ser un instrumento muy útil. También se recuerda que se puede hacer uso de la aplicación oficial de la Liturgia de las Horas para dispositivos móviles, recientemente publicada por la Conferencia Episcopal. Los sacerdotes que estén afectados por el virus y estén confinados procuren también celebrar los distintos ritos, en la medida de lo posible y si su salud se lo permite. Se recomienda vivamente que se cuide y fomente el Sacramento de la Penitencia. Se ruega a los sacerdotes una mayor disponibilidad para que los fieles puedan celebrar este Sacramento, con todas las medidas de precaución, distancia social y discreción. b) Domingo de Ramos en la Pasión del Señor. Para la conmemoración de la entrada del Señor en Jerusalén se evitará la forma primera descrita por el Misal –procesión–. En las catedrales se utilizará la forma segunda –entrada solemne–, al menos en la misa principal. Los fieles permanecerán en sus lugares y se hará la bendición y la proclamación del evangelio desde un lugar, dentro de la iglesia, en el que los fieles puedan ver el rito. En la procesión al altar puede participar una representación de los fieles junto con el Obispo y los ministros. En las parroquias y demás lugares de culto se utilizará la forma tercera –entrada simple–. c) Misa crismal. A juicio del Obispo la fecha de la Misa crismal puede trasladarse al día que parezca más adecuado. Si las normas sobre aforos no permiten la asistencia de todos los sacerdotes de la diócesis y es necesario también limitar el número de fieles, procure el Obispo que al menos pueda hacerlo una representación del presbiterio –por ejemplo, el consejo episcopal, o el consejo presbiteral, o los arciprestes– y un grupo de fieles, y que la celebración sea retransmitida, de modo que quienes hubiesen querido asistir, muy en particularmente el resto del clero, puedan al menos seguirla por estos medios. d) Jueves Santo. De forma excepcional, al igual que el año pasado, los sacerdotes tienen la facultad de celebrar este día la Misa sin el pueblo, si concurren circunstancias que así lo aconsejen –por ejemplo, el contagio con el virus del propio sacerdote o el confinamiento de una población–. Quienes no tengan la posibilidad de celebrar la Misa rezarán preferentemente las Vísperas. Ha de omitirse el rito del lavatorio de los pies. Dado que este año la celebración se hará, en la mayor parte de los casos, con alguna participación del pueblo, no se omita la procesión y la reserva del Santísimo Sacramento para la adoración y la comunión al día siguiente. Facilítese, en la medida de lo posible, que los fieles puedan dedicar un tiempo de adoración, respetando siempre los horarios de restricción de la libre circulación de los ciudadanos que se establezcan en cada lugar. Si se van a celebrar varias Misas de la Cena del Señor en la misma iglesia, háganse siempre por la tarde, y omítase, salvo en la última, la reserva solemne del Santísimo. Si no se va a celebrar el Triduo completo en alguna iglesia, no se haga la reserva eucarística solemne. Además, si no se ha celebrado la Misa vespertina de la Cena del Señor, evítese una adoración eucarística desvinculada de dicha celebración. Si la celebración es sin participación del pueblo, se omite la procesión, y la reserva se hace en el sagrario habitual. e) Viernes Santo. Se ha de asegurar la celebración de la Pasión del Señor, por lo menos, en la Catedral, en los templos parroquiales, al menos en los principales, y en aquellos de mayor capacidad dentro de las zonas pastorales establecidas en cada Diócesis. En la oración universal se utilizará el formulario habitual con el añadido de la intención especial que la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el pasado año (Decreto Prot. N. 155/20). El texto de la intención, que se añade entre la IX y la X, es el siguiente: IXb. Por quienes sufren en tiempo de pandemia. Oremos también por todos los que sufren las consecuencias de la pandemia actual: para que Dios Padre conceda la salud a los enfermos, fortaleza al personal sanitario, consuelo a las familias y la salvación a todas las víctimas que han muerto.   Oración en silencio. Prosigue el sacerdote:   Dios todopoderoso y eterno,   singular protector en la enfermedad humana,   mira compasivo la aflicción de tus hijos   que padecen esta pandemia;   alivia el dolor de los enfermos,   da fuerza a quienes los cuidan,   acoge en tu paz a los que han muerto   y, mientras dura esta tribulación,   haz que todos   puedan encontrar alivio en tu misericordia.   Por Jesucristo, nuestro Señor.   R. Amén.   En el momento de la adoración de la cruz el celebrante lo hará con una genuflexión o una inclinación profunda. El resto de la asamblea lo hará por medio de una genuflexión o inclinación profunda cuando la cruz sea mostrada, y lo harán cada uno sin moverse de su lugar. Se podría invitar, también, a todos los participantes a la liturgia a que hagan un momento de oración, en silencio, mientras se contempla la cruz. Se evitará, en cualquier caso, la procesión de los fieles en este momento de la celebración. f) Vigilia Pascual Se procurará su celebración al menos en la Catedral y en las iglesias parroquiales principales, que posean un aforo suficiente para que puedan participar los fieles con seguridad. Dependiendo de las normas civiles que se hayan establecido en cada lugar sobre restricción de la libre circulación de los ciudadanos, elíjase una hora adecuada para el comienzo de la celebración que facilite a los fieles la participación en la misma y el regreso a sus casas al finalizar. El “inicio de la vigilia o lucernario” se puede hacer a la entrada del templo. El celebrante principal deberá estar acompañado por un número limitado de ministros, mientras todos los fieles se mantendrán en sus lugares. Se bendice el fuego, se hacen los ritos de preparación y se enciende el cirio tal como indica el Misal. El sacerdote y los ministros, manteniendo la distancia de seguridad, hacen la procesión por el pasillo central y se cantan las tres invocaciones “Luz de Cristo”. No es recomendable repartir entre los fieles las velas y que las vayan encendido del cirio y luego pasen la luz unos a otros. Después de las invocaciones se canta el Pregón Pascual. Sigue la “Liturgia de la palabra”. Por razones de brevedad puede acortarse el número de las lecturas, pero procúrese darle la relevancia adecuada a este momento de la celebración. En ningún caso se debería reducir a una Liturgia de la Palabra normal de un domingo, únicamente con tres lecturas. La “Liturgia bautismal” se celebra tal y como viene indicada en el Misal. La presencia de la asamblea aconseja no omitir el rito de la aspersión después de la renovación de las promesas bautismales. Tómese la precaución, sin embargo, de evitar el contacto con el agua que se va a bendecir cuando esta se prepare, y que el sacerdote higienice las manos con gel hidroalcohólico antes de la aspersión. No parece aconsejable, dadas las circunstancias, celebrar el bautismo de niños durante la Vigilia Pascual. Si se han de administrar los sacramentos de la Iniciación Cristiana a adultos o si al final se celebra el bautismo de algún niño, hágase con todas las medidas higiénicas y sanitarias que garanticen que los signos y ritos se hagan adecuadamente, pero de forma segura, especialmente los que implican el contacto, como las unciones. Quienes no puedan participar en la solemne Vigilia Pascual pueden rezar el Oficio de lectura indicado para el Domingo de Pascua en la resurrección del Señor, con el deseo de unirse a toda la Iglesia en la celebración del misterio pascual. Esperando que estas orientaciones sean acogidas de buen grado en las Iglesias particulares que peregrinan en España, seguimos rezando por el fin de la pandemia, por los difuntos, los enfermos y sus familias, y por todos los que dedican su esfuerzo a paliar las consecuencias de esta crisis que estamos viviendo, esperando que la celebración de los días de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor sean un auténtico encuentro con Él, que fortalezca la fe, esperanza y caridad de todos los fieles.   Madrid, 3 de marzo de 2021   + José Leonardo Lemos, obispo de Ourense. Presidente de la CEL   Antonio, Cardenal Cañizares, arzobispo de Valencia   + Ángel Fernández, obispo de Albacete   + Jesús Murgui, obispo de Orihuela-Alicante   + Manuel Sánchez, obispo de Santander   + Juan Antonio Aznárez, obispo auxiliar de Pamplona  y Tudela   + Julián López, obispo emérito de León   + Ángel Rubio, obispo emérito de Segovia   [1] Nota para los Obispos y las conferencias episcopales sobre la Semana Santa 2021 (Prot. N. 96/21)   [2] cf. Carta del Cardenal Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos a los Presidentes de las Conferencias Episcopales ¡Volvamos con alegría a la Eucaristía!, 15 de agosto de 2020, Prot. N. 432/20.
04/03/2021más info
Renacimiento toresano
Renacimiento toresano
Parece un hecho casi probado que el no poder hacer algo multiplica el deseo de llevarlo a cabo; y algo así podría decirse de lo que sucede en estos momentos con la casi avidez por viajar. Lo que ocurre es que no siempre somos conscientes de que hay opciones más que interesantes muy cerca de nosotros. Una de esas visitas casi obligadas sería la del Real Monasterio de Sancti Spiritus de Toro. Fundado en el año 1316 custodia un importantísimo conjunto de obras artísticas, un rico tesoro que, si las condiciones lo permiten, podrá volver a ser visitado en fechas no muy lejanas.  Dentro de la citada colección, podemos ver esta tela con las figuras de San Pedro, Santiago el Mayor y San Juan Evangelista, lino que pintara en la década de 1530 uno de los más afamados artistas establecidos en la vecina ciudad de Toro. La simetría y el equilibrio son patentes en esta hermosa composición, donde se evidencia la predilección por las formas y rasgos suaves, la escasa preocupación por la volumetría o la importancia concedida al paisaje, todas ellas características frecuentes en la producción salida de los pinceles del pintor abulense y apreciable en el casi centenar de obras documentadas y conservadas; así como en otras tantas que le son atribuibles y que se reparten, fundamentalmente, por las actuales provincias de Zamora, Salamanca, León y Valladolid. Esto no hace sino hablarnos de la numerosa actividad y la importancia del taller del pintor renacentista. Una obra a destacar en el importantísimo legado custodiado en los centenarios muros del monasterio, una cita que, crucemos los dedos, podremos disfrutar en breve y sin saltarnos ninguna norma. Manuel Benito
03/03/2021más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.