inicio.Actualidad.Noticias.El obispo de Zamora con la patrona de Carbajales
El obispo de Zamora con la patrona de Carbajales
Volver

08/09/2021

Compartir

El obispo de Zamora con la patrona de Carbajales

D. Fernando Valera no podría haber elegido mejor fecha que la del 8 de septiembre para visitar, por primera vez, la comunidad cristiana de Carbajales. Se trata del día grande de la Villa albarina al ser la fiesta de la patrona, Ntra. Sra. la Virgen de Árboles.


Es costumbre que en este día la imagen luzca ataviada con el típico y elegante traje carbajalino, mostrando al Niño de forma entrañable. Debido a la actual situación pandémica, ni hoy ni mañana se hace posible la tradicional procesión con la imagen patronal para expresar también, fuera del templo, el amor a María.


Este obligado recorte procesional se ha visto compensado con la presencia del  Obispo de Zamora, tan esperado después de nueve meses de su llegada a la Diócesis. Las autoridades locales y la feligresía le recibieron con alegría, agradecimiento y un cariñoso aplauso de todos los asistentes, tras las palabras de bienvenida del párroco, Ángel Carretero Martín.


En esta intervención de acogida apuntó, refiriéndose al obispo, que “él no es la guinda de un pastel, sino sucesor de los apóstoles que nos conecta con Cristo, fundador de la Iglesia Universal. Y uno no está en comunión con la Iglesia de Cristo de forma abstracta, sino concretamente a través de esta Iglesia local de Zamora de quien el Obispo es nuestro padre y pastor”.


Una templo bellamente engalanado para la ocasión. Una celebración muy vivida en la que el coro parroquial ha ayudado a la asamblea a elevar el alma a Dios y a Nuestra Señora. Al terminar la misa solemne varios grupos colaboradores aprovecharon para fotografiarse junto al Obispo, a los pies de la Virgen de Árboles.


Después del novenario preparatorio, hoy y mañana son los días centrales; y, pasado mañana, se concluye con la tradicional misa por todos los difuntos del pueblo.


Predicación del Obispo
La predicación de D. Fernando avivó la devoción de los fieles a la Virgen María como camino para llegar a Cristo y modelo a la hora de vivir nuestra fe y de relacionarnos con los demás. De ahí lo de “patrona”, porque en ella descubrimos el mejor “patrón” para seguir a su Hijo Jesús.


También señaló, entre otras cosas, que no podemos permitir que “ponerse la zancadilla unos a otros” se convierta en norma habitual de convivencia como ya parece estar sucediendo en tantos ámbitos de la sociedad actual.

Nosotros, al contrario: “lo propio de los cristianos es ponerse en el corazón del otro y comprenderlo”. Eso no significa que tengamos que ser “fotocopias” unos de otros; no quiere decir que todos tengamos que tener la misa psicología, ideología, etc, sino que “trabajemos por mantener la unidad dentro de la rica diversidad o diferencias que podamos tener unos y otros”.


También hizo alusión a un joven padre de familia que, situado en los primeros bancos, sostenía en brazos a su pequeña niña de apenas dos años. “Esta es una viva imagen -explicaba el Obispo- del amor que Dios Padre nos tiene a sus hijos, estrechándonos también junto a su corazón”. Por eso nuestro empeño de cada día no puede ser otro que trabajar por el amor y la concordia.

El nombre de la Virgen de Árboles
El nombre de la Patrona le viene dado porque, según la tradición, la Virgen María se apareció a los antepasados de la Villa hacia el siglo X, en plena Edad Media, durante la dominación sarracena sobre la península ibérica.

En realidad, es la gran época de las apariciones de la Virgen y de los hallazgos de sus imágenes, escondidas por miedo a los invasores.


La Virgen de Árboles, según la tradición local, se apareció en un lugar que desde siempre fue fortaleza defensiva. Lo hizo en un momento de mucho apuro, en plena guerra contra “los moros”, cuando se imploraba socorro a la Madre del Cielo.

Se apareció sobre las ramas de un árbol Negrillo del mencionado Fuerte, lográndose el triunfo con el enemigo. Desaparecida la visión y en agradecimiento, hicieron una imagen semejante a la vista en aquel Negrillo, dándole el título de Virgen de Árboles.


La imagen que actualmente se venera ya no es la original de estilo románico, sino una escultura de bulto redondo, imagen de bastidor, del siglo XVIII, tallada en madera policromada, cabeza y manos.

Fuente: parroquia de Carbajales de Alba

El obispo de Zamora con la patrona de CarbajalesEl obispo de Zamora con la patrona de CarbajalesEl obispo de Zamora con la patrona de CarbajalesEl obispo de Zamora con la patrona de CarbajalesEl obispo de Zamora con la patrona de CarbajalesEl obispo de Zamora con la patrona de CarbajalesEl obispo de Zamora con la patrona de Carbajales
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.