inicio.Actualidad.Noticias.El obispo emérito de León dona a la diócesis un facsímil de la Biblia visigótica mozárabe
El obispo emérito de León dona a la diócesis un facsímil de la Biblia visigótica mozárabe
Volver

29/03/2021

Compartir

El obispo emérito de León dona a la diócesis un facsímil de la Biblia visigótica mozárabe

Zamora, 29/3/2021. El obispo emérito de León y nacido en Toro, Julián López, ha donado a la diócesis de Zamora un facsímil de la Biblia visigótica mozárabe de San Isidoro que data del siglo X. El facsímil editado (240) reproduce con exactitud el original, hasta los más mínimos detalles tales como orificios y deterioro de los bordes, cosidos, etc. Se ha conseguido la exactitud cromática en las tonalidades de las miniaturas y del pergamino.

Se trata de uno de los manuscritos más raros y valiosos de la época medieval y un codiciado objeto de exposiciones internacionales.

El obispo de Zamora, Fernando Valera, ha agradecido la generosidad de don Julián con su tierra natal y ha expresado la intención de que este facsímil pueda ser visitado por los zamoranos en próximos meses. Del mismo modo que otros documentos que forman parte del archivo diocesano y que contienen un importantísimo valor histórico.

Historia del códice

Nos encontramos ante un manuscrito perfectamente datado, 19 de junio del 960. Conocemos el nombre de sus autores: el miniaturista, Florencio y el calígrafo, Sancho.

De su maestro Florencio poseemos referencias abundantes a través de los seis códices de que tenemos noticia y siete cartas de donación que redactó como notario de los condes de Castilla. Se le supone emigrado de la España del Sur y se le reconoce como el príncipe de nuestros calígrafos.

Florencio copió sus códices en el monasterio mozárabe de Valeránica, a las orillas del río Arlanza, protegido por la Torre de Omar, personaje evadido de la Mozarabía, que ha legado su nombre al actual caserío burgalés: Tordómar. El monasterio de Valeránica no sobrevivió al siglo X. Acaso desapareció en las incursiones de Almanzor. Tampoco sabemos cuando llegó el códice al monasterio de San Isidoro de León. Presumiblemente lo donaron a su templo favorito los reyes leoneses Fernando I y su esposa Sancha (1037), anteriormente condes-reyes de Castilla.

Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.