inicio.Actualidad.Noticias.Diario de la visita pastoral de don Fernando a la diócesis de Zamora
Diario de la visita pastoral de don Fernando a la diócesis de Zamora
Volver

06/06/2024

Compartir

Diario de la visita pastoral de don Fernando a la diócesis de Zamora

21/06/2024. Arcillo, Sogo, San Román y Molacillos

"Centrados en lo tascendente"

Cuatro han sido las comunidades parroquiales visitadas por el obispo en esta jornada. Son algunas de las que acompaña Angel Martínez Casado, sacerdote que ha entregado su vida con generosidad y cariño a estos pueblos de Sayago.  En Arcillo y San Román, con poblaciones muy reducidas, el obispo pidió a los feligreses constancia y fidelidad a las raíces recibidas por sus mayores y les instó a que cultivaran su relación diaria, por pequeña que fuese la comunidad, teniendo como referencia la asamblea eucarística de los domingos. Después de la oración se produjo, como es habitual, el encuentro y el diálogo con Monseñor Valera en el que los presentes compartieron experiencias humanas y religiosas interesándose por la vida del obispo y este por la de sus vecinos y feligreses.

En Sogo, el obispo ofreció una reflexión más en clave catequética, apelando a la pequeñez cuantitativa de la Iglesia, pero reivindicando su grandeza en autenticidad y transparencia, una comunidad que se preocupa de testimoniar con su compromiso la belleza de la fe y de la vida. Coincidió el prelado con Teresa Guerra Pino, escritora local, que le regaló su última obra, "Al amor de la lumbre", y con la que mantuvo una interesante conversación.

Terminó la visita del viernes con una eucaristía en Malillos a la que asistió prácticamente todo el pueblo, incorporándose también los foráneos llegados para pasar el fin de semana. Aprovechando que se celebraba san Luis Gonzaga, de memoria litúrgica obligatoria, el obispo centró su homilía en este jesuita, heredero de príncipes que renunció a sus privilegios para dedicarse a los más débiles. Siendo seminarista se encontró en la calle a un enfermo gravísimo que se lo echó al hombro y lo llevó al hospital para que lo atendieran. En aquel gesto de generosidad inmensa, se contagió el tifo y Luis murió el 21 de junio de 1591, a la edad de sólo 23 años. Murió mirando el crucifijo y diciendo "Que alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor". En este santo el obispo quiso poner la mirada de quienes asistieron a la eucaristía para invitarles a ser auténticos y generosos como san Luis Gonzaga, que sirvió a los demás en verdad y caridad.

La tónica general de los pueblos ha sido, como a lo largo de toda la visita al arciprestazgo de Sayago, de alegría por la cercanía del obispo y su aliento a mantener viva la llama de la fe, cosa que agradecen las comunidades rurales y así lo expresan en cada uno de sus gestos de acogida a nuestro obispo, Fernando Valera.

 

20/6/2024. Las Enillas y La Tuda

"La riqueza de vuestra iglesia sois vosotros"

El obispo visitó el jueves las pequeñas comunidades cristianas de Las Enillas y La Tuda. A primera hora estuvo en la primera localidad donde rezó junto a un pequeño grupo de vecinos la Hora Intermeda y, a continuación, se trasladó hasta el cementerio para realizar una oración por sus almas. Un gesto que agradecieron, especialmente, los fieles del pueblo.   La mañana finalizó con la visita de monseñor Valera a La Tuda, otro pueblo muy pequeño de Sayago en el que presidió la celebración de la eucaristía y les insistió que no perdieran la "esperanza" por ser pocos y mayores, porque ellos son un grano de arena más en la Iglesia Universal. En este pueblo también le recordaron que el ilustre zamorano, Herminio Ramos, es natural de esta localidad sayaguesa.  

19/6/2024. Pueblica de Campeán y Sobradillo de Palomares

El obispo retoma la visita pastoral en Pueblica y Sobradillo

El obispo, Fernando Valera, retomó este miércoles la visita pastoral por el arciprestazgo de Sayago que le llevó a dos pueblos muy cercanos a la capital: Pueblica de Campeán y Sobradillo. Se trata de dos pequeños núcleos de población, pero con una historia un tanto peculiar. 

En Pueblica le esperaba un pequeño grupo de fieles a las puertas de su iglesia quienes, por cierto, habían elaborado una alfombra con pétalos donde se leía: ¡Bienvenido! Un detalle que agradeció cariñosamente el obispo ya en el interior del templo. Tras la oración, tuvo lugar la charla informal con don Fernando. Los vecinos aprovecharon para explicarle la curiosa historia del pueblo: Es el pueblo más joven de la comarca de Sayago, ya que surgió en 1932 de la mano de la compañía eléctrica que construyó el embalse de Ricobayo, al ser anegada la primitiva población de La Pueblica.

A continuación, el obispo se trasladó hasta Sobradillo de Palomares donde unas treinta personas esperaban al prelado diocesano para asistir a la celebración de la eucaristía, presidida por don Fernando y concelebrada por el párroco, Ángel Martínez; y el arcipreste, Héctor Galán. 

El obispo tuvo ocasión de charlar con esta comunidad cristiana y mostrarles, además, la admiración por su cuidada iglesia y la riqueza patrimonial de su retablos y las imágenes.

 

16/06/2024.

Reconciliarnos con lo pequeño. Almeida

El obispo finalizó la primera parte de su visita pastoral en Almeida, una experiencia que ha resultado “rica y profunda”, y que le ha llenado de alegría porque, tal y como ha dicho en estos días, la misión de la Iglesia es “llegar a todos, especialmente a aquellos que viven en lugares apartados y a menudo olvidados”. En las diecisiete parroquias visitadas Fernando Valera ha querido mostrar el apoyo y la cercanía del obispo a cada una de las comunidades cristianas de Sayago, un apoyo que es reflejo del mensaje evangélico de cuidado y atención a cada persona, especialmente a las más vulnerables.

Monseñor Valera, en su homilía de hoy, ha indicado que en una cultura como la actual "lo único importante es sacar elmáximo rendimiento por medio del esfuerzo y la actividad y vivir en lugares grandes y llenos de cosas". Por eso se nos hace tan extraña la parábola del grano de mostaza en la que Jesús compara el reino de Dios "conuna semilla que crece por sí sola, sin que el labrador le proporcione la fuerza para germinar y crecer. Sin duda es importante el trabajo de siembra que realiza el labrador, pero en la semilla hay algo que no ha puesto él: una fuerza vital que no se debe a su esfuerzo".

Insistió Monseñor Valera en que debemos "experimentar la vida como regalo" porque de esta manera podremos "pasar por la vida dejándonos sorprender por la novedad de cada día". Continuó el obispo dciendo que "hay problemas que no se«resuelven» a base de esfuerzo, sino que se «disuelven» cuando sabemos acoger la gracia de Dios en nosotros", porque todo está sostenido por el misterio de Dios. Somos receptores de una semilla nueva, llamada a culminar en el frondoso final de la bienaventuranza prometida. Cristo ha muerto y resucitado por ti, por amor a ti. Él es la salvación, el camino, la verdad y la vida".

Las últimas palabras de la homilía fueron una invitación personal al corazón de cada uno de los presentes: "No te dejes seducir por lo grandiosos ni abatir por lo pequeño; la fuerza del Reino, la fuerza del Evangelio no se mide por los criterios del mundo. En la escuela del discipulado el Cristiano lleva la semilla del Reino en su corazón. Una semilla que llena de esperanza y de vida; de justicia y de amor; de fraternidad y cuidado de la creación".

Con esta visita a Almeida se cierra la primera parte de la visita pastoral a Sayago, en la que Fernando Valera ha sentido de cerca a estas gentes en las que la máxima evangélica cobra si cabe mayor fuerza: para Dios, los últimos serán los primeros.

 

14/6/2024. Roelos, Salce y Fresno

Una iglesia moderna en Sayago, con graves problemas estructurales

El pueblo de Salce esperaba con cierto anhelo la visita del obispo diocesano para que constatara con sus propios ojos el estado en el que se encuentra la iglesia parroquial. Se trata de un templo de los años 50 con graves problemas estructurales y que preocupa desde hace años a esta pequeña localidad sayaguesa. Monseñor Valera observó con preocupación el deterioro del templo y se comprometió a buscar una solución para la techumbre y los cimientos. Esta visita se desarrolló durante la tarde, pero la jornada del viernes comenzó con la visita a Roelos.

La corporación municipal de Roelos esperaba a don Fernando en el Ayuntamiento para hacerle entrega de un obsequio: un libro en el que el historiador Donaciano Bartolomé, oriundo de este pueblo, explica los orígenes de Roelos. Posteriormente, se trasladaron hasta la iglesia parroquial donde le esperaba un nutrido grupo de fieles quienes, tras la celebración de la eucaristía, iniciaron la asamblea en la que agradecieron enormemente el gesto de "salir de sus reuniones oficiales" para pisar la tierra de los pueblos. Además, como ya viene siendo habitual en todas las paradas que realiza don Fernando, los fieles se preocuparon por el estado sus bienes inmuebles. En concreto, el obispo se detuvo en la casa parroquial la cual, finamente, será cedida para que se le pueda dar un uso comunitario. En este sentido, el obispo expresó también la preocupación que le produce el estado en el que se encuentran algunas de estas casas y adelantó la intención de darles, próximamente, usos de lo más variados para evitar su derrumbe.

Por cierto, el obispo visitó la residencia de Roelos donde fue recibido con mucho cariño y los residentes le entregaron unos congregantes que habían realizado en el taller de manualidades del centro.

La jornada finalizó en Fresno de Sayago. La comunidad esperaba al obispo a las puertas de la iglesia donde, a continuación, rezaron la Hora Intermedia. Una vez finalizada la oración, comenzó la asamblea. En este pueblo, el obispo habló de la importancia que tiene la visita del pastor de la iglesia diocesana porque es una expresión de la sucesión apostólica en la Iglesia católica. Y como no, los fieles, una vez más, le pidieron al obispo: "no nos cambie al cura".

13/6/2024. Carbellino y Torrefrades

El detalle que comparte el obispo Valera con Eduardo Martínez y Jaime Font Andreu

La visita pastoral de don Fernando deja a su paso anécdotas y hechos curiosos. Éste es el que ha acontecido en la jornada de hoy en Carbellino y Torrefrades. Resulta que al finalizar la eucaristía y la asamblea con los fieles en Carbellino, una mujer de 91 años, de manera espontánea, pide el micrófono: "Me llamo Tránsito, tengo 91 años y me gustaría recitarle una poesía". Dicho y hecho. Tránsito, emocionada, recitó sin titubear un bonito poema dedicado al pastor de la diócesis, de la misma manera que lo había hecho hace 80 años frente al obispo de entonces, Jaime Font Andreu.

"Con 11 años en la escuela me pidieron que me aprendiera este poema y se lo dijera al obispo cuando llegara a Carbellino y hoy, escuchando a don Fernando, me ha venido a la cabeza y lo he querido recordar", explicó Tránsito. Por cierto, esta mujer nacida y criada en Carbellino ha viajado desde Francia con su esposo de 86 años para celebrar, junto a los vecinos y al obispo, la festividad de San Antonio, patrón de su pueblo.

Esto sucedía esta mañana. Pero por la tarde en Torrefrades, se repetía la situación. Otra mujer, también llamada Tránsito y con 87 años, quiso agasajar a don Fernando con otro poema. Casualmente, ella también lo recitaba por segunda vez. La primera fue siendo niña y también coincidiendo con la llegada a Torrefrades del obispo de entonces, Eduardo Martínez.

Ambas mujeres recordaron que, antaño, cuando llegaba el obispo a los pueblos era toda una fiesta: "se le recibía con banderines y todo". Hoy todo es más sencillo, pero el cariño y el respeto de la gente se mantiene intacto. 

Otra de las particularidades de la visita en Carbellino fue que don Fernando estuvo acompañado no sólo por el párroco, Héctor Galán, sino también por el obispo emérito don Francisco Simón, oriundo de Carbellino, que ha desarrollado su tarea pastoral en Perú y ahora vive esta etapa  en su pueblo. En esta localidad la fiesta finalizó con una comida popular en el recién estrenado salón municipal, bendecido también hoy por el obispo

Por la tarde, el obispo llegó a Torrefrades. Por cierto, monseñor Valera se ha quedado "muy impactado" por el magnífico retablo de su iglesia parroquial, donde se comprometió con los fieles a restaurar algunas sus piezas artísticas más interesantes. Sobre estos asuntos también habló en Carbellino donde insistió en la necesidad de firmar acuerdos y convenios con las instituciones públicas para poder "arreglar los 500 tejados" que tienen en titularidad la diócesis de Zamora.

Un piscolabis preparado con esmero ha cerrado también la jornada de fiesta en Torrefrades donde además de la eucaristía, el obispo también presidió la tradicional procesión de San Antonio.

12/6/2024. Villamor de Cadozos, Piñuel, Escuadro y Mogatar

El sacerdote, signo de esperanza en los pueblos de Sayago

"Don Fernando, no nos cambie al cura". Una y otra vez han repetido este mensaje los feligreses de los cuatro pueblos que ha visitado hoy el obispo de Zamora, Fernando Valera. Una petición que es bien recibida por el obispo y, con cierto sonrojo, por parte del párroco, Héctor Galán. Al fin y al cabo, es la forma que tienen las comunidades parroquiales de agradecer a la iglesia diocesana su tarea pastoral: generosa y abnegada.

El aprecio y admiración por el sacerdote es extensivo al obispo. Monseñor Valera se ha encontrado con una acogida calurosa y emotiva en estos pueblos sayagueses: "una muestra de la unión y adhesión que sienten hacia el pastor de la iglesia de Zamora", detallaba el párroco.

El obispo ha visitado en la mañana de este miércoles las localidades de Villamor de Cadozos y Piñuel, en los dos pueblos tuvo un tiempo de oración y asamblea con los fieles; para finalizar con un pequeño tentempié. Uno de los momentos más entrañables se vivió en Villamor, cuna de la devoción a la virgen del Gracia y patrona de Sayago. En este pueblo, el obispo recibió como obsequio una pintura de la imagen de la virgen y uno de los feligreses explicó el origen de esta devoción mariana. Por cierto, en Piñuel don Fernando visitó en casa a una mujer delicada de salud, Hermelinda. 

Por la tarde, llegó el turno de Escuadro y Mogatar. En Escuadro el obispo presidió una oración y en Mogatar tuvo lugar la eucaristía. La anécdota de la tarde sucedió en el piscolabis que ofrecieron a don Fernando en Mogatar, donde le sorprendieron con un aperitivo repleto de platos murcianos. Un detalle que emocionó especialmente al pastor diocesano.

En cuanto a las conversaciones informales que mantuvo el obispo en los cuatro pueblos, cabe destacar su compromiso firme con la conservación del patrimonio. Si don Fernando ya era consciente del ingente valor patrimonial de la diócesis, en los primeros días de su visita pastoral lo está constatando de primera mano. "En todas las parroquias tienen piezas de un valor artístico increíble y hay que trabajar por conservarlo".

Galería

 

9/6/2024. Peñausende

"Vivid la alegría del Evangelio"

El obispo de Zamora, Fernando Valera, estuvo hoy en Peñausende en una jornada intensa y muy enriquecedora para todos. En este pueblo del arciprestazgo de Sayago insistió en un mensaje: "los laicos tienen que ocupar el protagonismo y el espacio que les pertenece". Una idea que lanzó durante la asamblea con los fieles, tras la celebración de la eucaristía, en la que los vecinos mostraron su preocupación por cómo vivir su fe en circunstancias que cada vez se antojan más complicadas. "Antes había grupo de Biblia, antes había grupo de Cáritas, antes estudiábamos los Evangelios..." actividades que, normalmente, dirigía el párroco y que en este momento no es factible. Sin embargo, estos temas sirvieron para que el obispo recordara a los laicos que son ellos también quienes pueden seguir cultivando su fe: "reuníos, rezad juntos, compartid la fe, no abandonéis vuestra creencia".

En este sentido, y al hilo de la pregunta que lanzó un joven de Peñausende, Nacho, explicó las distintas iniciativas que se desarrollan periódicamente en la capital y que también pueden ayudar a realizar el camino de fe de cada uno. "Las iniciativas que se desarrollan en Zamora no son únicamente para las parroquias de Zamora, sino que están diseñadas para toda la diócesis, para todo el Pueblo de Dios". Los jóvenes y adolescentes, no muy numerosos en la iglesia zamorana, tienen también su propio calendario de actividades, "para todos".

Monseñor Valera constató en la mañana de hoy en Peñausende que se trata de una comunidad muy viva y esperanzada, por esto les animó a renovar los consejos parroquiales. El obispo pidió a los laicos que mantengan esa ilusión y esas ganas por seguir construyendo comunidad, puesto que está en manos de los laicos la vida parroquial: "vivid la alegría del Evangelio". En este aspecto, ofreció en la parroquia de Peñausende la realización de las misiones populares para poder revitalizar la tarea y misión de la Iglesia.

Por cierto, no faltó tampoco hoy el sacristán de Peñausende, Juan, quien a sus 94 años, continúa subiendo fielmente al campanario para "tocar a misa". Don Fernando, que tiene muy presentes a los mayores en esta visita pastoral, también fue a casa de una anciana para poder pasar un ratito charlando con ella.

El obispo fue recibido en el Ayuntamiento por la corporación municipal y, a continuación, presidió la eucaristía que concelebró junto al párroco, Héctor Galán, y su secretario, Pedro Juan Martínez. Ambos sacerdotes están acompañando al obispo en estos primeros días de su visita pastoral.

 

8/6/2024. Tamame de Sayago

"Es la primera vez que conozco a un obispo en persona"

Tamame de Sayago ha recibido en la jornada de hoy la visita del obispo, Fernando Valera. Una de las anécdotas del día ha tenido como protagonista a una mujer de 103 años, vecina de este pueblo sayagués. Y es que Olivia, tras saludar a don Fernando y conversar un momento con él, reconocía que "es el primer obispo que conozco en persona". Una curiosidad que también sorprendía a don Fernando: "es muy bonito estar cerca de la gente y ver en ellos la alegría con la que me acogen".

A las puertas de la iglesia parroquial de Tamame esperaban a don Fernando la alcaldesa y otros miembros de la corporación municipal, además de un nutrido grupo de vecinos. Posteriormente, daba inicio la tradicional procesión con motivo de las fiestas patronales de San Antonio de Padua de la localidad. El obispo y el párroco presidían la procesión con las imágenes de san Antonio y la virgen del Rosario y, tras ellos, algo más de medio centenar de fieles. Una vez finalizada la procesión, en el interior del templo daba comienzo la eucaristía. Tras la misa hubo un momento de charla informal con el obispo. Nuevamente, los fieles mostraron su preocupación por la conservación del patrimonio y el prelado les insistió en que no dejaran de demandar aquellas necesidades que observaran. Una vez más recordó que a través de los convenios y subvenciones públicas se podrán obtener fondos para rehabilitar y conservar los bienes muebles inmuebles. El encuentro con monseñor Valera finalizó con un ágape en la sede de la asociación cultural del pueblo.

 

7/6/2024. Moraleja de Sayago y Mayalde

"Unirnos y reunirnos en torno al amor de Jesús, ése es el sentido de la visita pastoral"

Moraleja de Sayago y Mayalde han sido los pueblos que ha visitado hoy el obispo de Zamora, en su segunda jornada de la visita pastoral. Al llegar a Moraleja le esperaba el equipo directivo y las maestras de los colegios de Almeida y Moraleja que, precisamente, tenían una jornada de convivencia en esta localidad. Un momento que aprovechó don Fernando para poder compartir con los niños y los miembros del centro educativo. También compartió buena parte de la mañana con la corporación municipal de esta localidad.

Posteriormente, el obispo, junto al párroco Héctor Galán, se han acercado hasta la residencia de ancianos de este pequeño pueblo sayagués. Allí ha charlado con los residentes y también con los trabajadores de este centro residencial que, por cierto, sostiene un concepto de cuidado y convivencia de las personas mayores muy innovador.

Junto a la feligresía de Moraleja rezó la Hora Intermedia y, a continuación, se desplazaron todos hasta la ermita del Cristo de la Paz donde se realizó una oración por los difuntos. La jornada finalizó con un refresco compartido con los vecinos, por gentileza del Ayuntamiento de Moraleja.

Por la tarde, el obispo y el párroco llegaban a Mayalde. Al ser la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús celebraron la eucaristía en el pueblo. También en este pueblo sayagués le recibió la alcaldesa y otros miembros del Ayuntamiento de Mayalde. 

En su homilía el obispo recordó a los fieles el sentido de la visita pastoral: "unirnos y reunirnos en torno al amor de Jesús, simbolizado en su sagrado corazón. El amor de Dios es lo que empuja a la Iglesia a realizar esa tarea en el mundo y, con ese mismo espíritu, estamos llamados a vivir el amor del corazón de Jesús".

Posteriormente, en las conversaciones informales con los vecinos, de nuevo, mostraron su preocupación por el estado de conservación de sus bienes muebles e inmuebles. A lo que el obispo respondió que estas demandas serán atendidas progresivamente. Los convenios de colaboración con las instituciones públicas y la fundación ZamorArte, de reciente creación, serán los motores que impulsen la restauración y conservación del patrimonio en la diócesis, tal y como indicó el prelado.

 

6/6/2024. Figueruela, Viñuela y Alfaraz

Una de las localidades más despobladas de Zamora, punto de partida de la visita pastoral

El obispo de Zamora, Fernando Valera, ha iniciado la visita pastoral a la diócesis de Zamora en una de las localidades más despobladas de la provincia: Figueruela de Sayago. No ha sido algo aleatorio que éste sea el punto de partida, puesto que el mensaje que repite en multitud de ocasiones el pastor de la iglesia de Zamora es que debemos de vivir la fe desde la realidad que tenemos: "somos pocos y mayores, pero hay que buscar formas para mantener viva la fe".

El párroco de Figueruela y arcipreste de Sayago, Héctor Galán, le esperaba a la puerta de la iglesia parroquial y a él se sumaros, instantes después, tres vecinos del pueblo que con mucha ilusión saludaron al obispo a su llegada. Posteriormente, accedieron al templo y rezaron la Hora Intermedia y un responso por los difuntos. La jornada en Figueruela finalizó con un pequeño aperitivo en el salón municipal.

Después se trasladó hasta Viñuela, una localidad que también acusa fuertemente el envejecimiento y la despoblación. En definitiva, son características que se repetirán a lo largo de este arciprestazgo, aunque también es denominador común de buena parte de los pueblos zamoranos.

En Viñuela le esperaban una veintena de personas y el plan fue similar al de Figueruela: oración, responso por los difuntos y una charla compartida con don Fernando. Mientras que el obispo les pide que no pierdan la esperanza y que mantengan viva la fe, los vecinos muestran su preocupación por el deterioro del patrimonio. En este aspecto, don Fernando les recuerda que a través de los convenios con las administraciones públicas se podrán ir subsanando esas necesidades que, por cierto, recogerá en un momento posterior a la visita pastoral, el vicario general de la diócesis. Por cierto, el obispo visitó a una vecina de Viñuela en su casa, Paca, que tiene dificultades importantes de movilidad. 

Por la tarde, monseñor Valera era recibido con emoción por medio centenar de fieles de Alfaraz. En este pueblo presidió la eucaristía y, a continuación, también compartió un ágape con los vecinos. Nuevamente, charlaron sobre las preocupaciones de los vecinos y el obispo insistió en transmitir esperanza y ánimo. La anécdota en Alfaraz es que conoció una pequeña empresa familiar que se dedica a tostar café. Por cierto, el obispo que es gran amante del café, pudo realizar una cata de este producto que, curiosamente, se trabaja en un pequeño pueblo sayagués. En Alfaraz también acudió a saludar a otra mujer mayor a su casa, Otilia, quien le recibió en el comedor de su casa con unas pastas.

 

¿Qué es una visita pastoral?

Los objetivos fundamentales de la visita son la revitalización de las comunidades cristianas, el impulso a la pastoral de la santidad, el incremento de la comunión eclesial y la reanimación de las energías de los agentes de la pastoral parroquial, agradeciéndoles, felicitándoles, animándoles y estimulándoles, en orden a una acción apostólica más intensa. Asimismo, estas visitas están orientadas a un mayor conocimiento de la diócesis por parte obispo.

Después del paso del obispo, la comunidad parroquial debe quedar “confirmada en la fe, alentada en su esperanza, unida en la caridad, edificada y robustecida en las raíces sobrenaturales de la vida cristiana y estimulada en su compromiso apostólico y evangelizador”. La frase del Evangelio de San Juan, “Para que tengan vida” (Jn 10, 10), es la mejor síntesis de los objetivos y fines más genuinos de la Visita Pastoral.

Diario de la visita pastoral de don Fernando a la diócesis de ZamoraDiario de la visita pastoral de don Fernando a la diócesis de ZamoraPeñausendePeñausendePeñausendePeñausendePeñausendePeñausendePeñausendePeñausendePeñausendeMoralejaMoralejaMoralejaMoralejaPeñausendePeñausendePeñausendeTamameTamameTamameTamameTamameTamameTamameTamameTamameTamameTamameTamameMoralejaMoralejaMoralejaFigueruelaFigueruelaAlfarazAlfarazAlfarazAlfarazAlfarazAlfarazAlfarazAlfarazAlfarazAlfarazFigueruelaFigueruelaFigueruelaMoralejaMoralejaMoralejaMoralejaMoralejaMoralejaViñuelaViñuelaViñuelaViñuelaViñuelaFigueruelaAlfaraz
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.