12/05/2019

Compartir

Iglesia en Zamora 298

Descarga Iglesia en Zamora 298

                Muy queridos amigos: Como bien conocéis, coincidiendo con la Fiesta de la Anunciación del Señor, en el Santuario de la “Casa de María” en Loreto, el Papa Francisco firmaba la Exhortación Apostólica Postsinodal “Christus vivit” (“Vive Cristo”), con la que recogía y entregaba, a los jóvenes y a todo el Pueblo de Dios, las aportaciones y el Documento final del último Sínodo, que debatió sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional.

                He considerado oportuno esperar hasta esta jornada para referirme a ella, debido a que hoy, IV Domingo de Pascua, se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, cuyo objetivo está en sintonía con su contenido, sobre todo lo que nos enseña de la pastoral vocacional y del discernimiento de la vocación de cada bautizado.

                Como el Papa la dirige, en primer lugar, a los jóvenes, de ahí que el estilo y el lenguaje que utiliza en muchos de los párrafos sea interpelante y coloquial, con el deseo de establecer un diálogo con cada joven que esté dispuesto a acoger al Señor en su vida.

Quiero resaltar que “Christus vivit” ha de ser asumida como una orientación referencial y alentadora para la acción pastoral que nuestra Iglesia diocesana está llamada a ejercitar y extender con los jóvenes de las familias cristianas, con los que residen en nuestras parroquias, con aquellos que estudian en los colegios católicos y con cuantos pertenecen a las asociaciones eclesiales, sobre todo, las cofradías.   Esto implica que los sacerdotes, los profesores de religión, los animadores de pastoral juvenil y todos los jóvenes cristianos militantes han de impregnarse del contenido de este documento.

                Además deseo subrayar que a lo largo de esta Exhortación el Papa consigue desarrollar una sugerente y equilibrada conjugación de la triple temática sinodal (jóvenes, fe y discernimiento vocacional).   Así, describe un cuadro realista, plural y confiado de los jóvenes, les propone la fe cristiana como un camino viable, alegre,  fructífero y exigente para configurar su vida, y, también, les estimula, y nos urge a todos a acompañarles, en el discernimiento de la vocación con que Cristo les quiere agraciar.

Para que esta Exhortación sea conocida por los jóvenes cristianos me atrevo a sugerir que las comunidades parroquiales obsequien “Christus vivit” a cuantos reciben la Confirmación, siendo éste un motivo para volver a convocarlos con vistas a trabajar personal y grupalmente sobre su contenido.   Esto nos servirá para generar itinerarios y eventos de pastoral juvenil para que los jóvenes sean evangelizados, y sean capacitados para ser evangelizadores, ya que como reitera Francisco son “el hoy de Dios”.   Podremos ir desgranando los nueve capítulos que la conforman durante un curso pastoral, con acciones donde los jóvenes se sientan llamados, partícipes y responsables.

                                                                                                       +Gregorio Martínez Sacristán

+ Obispo de Zamora

Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.