Delegación de Enseñanza

07/07/2023

Compartir

DEFENDIENDO LA PÓCIÓN MÁGICA DE LA FUERZA ETERNA

La diócesis de Zamora ha asumido desde hace décadas que el tiempo libre es un espacio educativo y evangelizador de primer orden, así lo demuestran las decenas de actividades programadas a lo largo del curso y particularmente en el tiempo estival. Con la llegada del verano son muchas las parroquias, delegaciones, movimientos y grupos que se ponen manos a la obra y diseñan campamentos, peregrinaciones, viajes u otro tipo de iniciativas que ponen en valor el encuentro, la convivencia, la fraternidad y un sinfín de valores que emanan del Evangelio.

El Campamento Diocesano que se realiza en el Lago de Sanabria es una de esas iniciativas. Con 17 ediciones tiene ya una dilatada historia en el tiempo. Nació en el entorno de la parroquia del Carmen de Renueva, de Benavente, donde Don Tomás Calero, un sacerdote con un extraordinario carisma educativo,  puso hace 34 años en marcha un campamento parroquial que progresivamente fue consolidando un equipo de monitores que hoy constituye los cimientos del Campamento Diocesano. Los chavales que, entonces con 9 o 10 años, empezaron como acampados con Don Tomás, hoy son los monitores que sostienen este proyecto de ámbito más diocesano. Hombres y mujeres con profesiones diversas, padres y madres de familia que han integrado a sus hijos en el proyecto y que dedican sus vacaciones a servir a los demás, estudiantes que aprovechan su verano para hacer un voluntariado. Cada uno de ellos representa el mejor ejemplo de lo que la Iglesia ha ido forjando en estas últimas décadas: creyentes maduros que, con mayor o menor implicación eclesial, ofrecen su tiempo, su experiencia, sus conocimientos de manera generosa y con el único objetivo de dar gratis lo que ellos recibieron gratis, una opción que rompe con las inercias de una sociedad que apuesta por lo individual y que no demasiadas veces asiste a este tipo de expresiones altruistas.

Juan Carlos López es su coordinador y manifiesta, sin ningún tipo de duda, que “lo mejor de esta actividad es el equipo humano que la pilota: personas íntegras, contrastadas, con formación en el ámbito del tiempo libre, responsables y generosas, capaces de anteponer las necesidades de los acampados a las suyas propias. En el campamento tenemos una máxima que es ´no estar de más´, un principio que resume nuestro libro de estilo y que Don Tomás marcó a fuego en el corazón de cada uno de los chavales que él mismo promovió para que un día fueran monitores. Somos aproximadamente cuarenta adultos los que constituimos esta gran familia: profesionales de diferentes sectores y estudiantes universitarios unidos por la vocación educativa inspirada en los valores cristianos que, partiendo del juego como recurso, queremos modelar por dentro a los acampados para ayudarles a ser más libres, más agradecidos, mejores personas y a descubrir que en medio de todo eso Dios se hace presente para completar y darle sentido a la vida”.

En esta edición han sido 170 los niños y adolescentes que han participado en el campamento, sumergiéndose en una historia inspirada en el famoso cómic de Asterix y Obélix. Óscar García, uno de los monitores encargado de la parte creativa, apunta que “aunque el trabajo, durante las semanas previas, es intenso ver cómo disfrutan los chavales sumergiéndose en nuestras historias es una experiencia riquísima para nosotros y justifica todos los esfuerzos”. Óscar, más conocido como Vampy, no podría entender su vida sin el campamento porque incluso aquí conoció a  Sole, la que hoy es su mujer. Champy es otro de los monitores más emblemáticos del campamento, sus actuaciones embelesan a los niños y les sumergen en las mil y una historias que van vertebrando la actividad. Empezó como acampado a los 10 años y hoy con 25, militar profesional, pide sus vacaciones para compartir su tiempo con estos chavales venidos mayoritariamente de Zamora, pero también de diferentes partes de España. Champy reconoce que, en buena medida, se siente “hijo del campamento diocesano”.  Lo mismo ocurre con otros monitores como Mamen, Iturbe, Uri, Jose, Ana, Champy, Rosa, Teo, Paloma, Chechu, Tania, Emilio, Raúl, Pablo, Miriam… son ese tipo de personas que calladamente hacen que estas iniciativas puedan funcionar y colaboren en la construcción de una sociedad mejor que le permita a los chicos pensar que se puede ser y vivir de otra manera. Junto a los monitores más experimentados, están otros que llegan y son el futuro: Carlos, Cristina, Gadea, Javier, Miriam, Manu, Manuel, Nuria, Patri, las Paulas, Raquel, Teresa, Irene… Y cómo no, el equipo de cocina formado por Yoli, Zara, Míkel y Sara, gente de bien, que se entrega durante jornadas de doce horas para que los chavales coman como en casa, o mejor porque tienen más hambre. Y Carmen, como médico, junto a Millán, como sacerdote, son otros dos perfiles decisivos.

Beltrán es uno de los muchos acampados que no falta a su cita estival y añade que “yo, cuando sea mayor, lo que quiero es ser monitor porque me gusta ayudar a los niños”. Hay quienes, después de participar en muchas ediciones, se resisten a quedarse fuera de la actividad porque superan la edad establecida y negocian con el coordinador una prórroga para mantenerse vinculados de la manera que sea. López Hernández reconoce que no es fácil decirle adiós a los chavales que por cumplir 15 años ya no pueden participar en el campamento e indica que “es nuestro gran reto: mantener cerca a estos chicos que podrían ser los monitores del futuro. Nos gustaría que existiera alguna manera de establecer conexión con ellos para que no se rompiera el vínculo, pero no resulta fácil, aunque de momento la continuidad está asegurada”.

Entre los más pequeños se encuentra Lorea, la benjamín del campamento. Cuando le preguntamos que cómo se lo está pasando dice sin paliativos “muy bien, además tengo muchas amigas en mi tienda”. Porque esto va de amigos. Es verdad que otros niños, menos de los que pudiera parecer, echan en falta a sus padres, pero se va capeando el temporal y conforme avanza la actividad su adaptación termina de hacerse efectiva.

A lo largo de estos diez días también ha habido oportunidad de acercar a los acampados a otros ámbitos como el de la Guardia Civil, que prestó varios equipos para presentar a los acampados sus servicios, en concreto el GEAS, el GREIM y el PEGASO. También las rutas por la naturaleza y el baño en el lago han sido actividades recurrentes durante estos días.

En definitiva el campamento diocesano es una de tantas apuestas que la Iglesia zamorana despliega en ese afán de ir y anunciar el Evangelio por todos los rincones del planeta, una manera de construir el Reino y de mostrar que apostando por la educación siempre hay futuro.

Otras noticias relacionadas

El Ecce Homo de Toro se traslada a San Julián
El Ecce Homo de Toro se traslada a San Julián
Una de las imágenes de mayor veneración en la Semana Santa toresana es el Ecce Homo. Se trata de una talla del siglo XVII que procesiona con la cofradía de Jesús y Ánimas de la Campanilla y que, además, fue la única que se salvó del incendió de 1957 que arrasó con la iglesia de Santa María de Roncesvalles y Santa Catalina. Y es que la imagen de Jesús atado a la ccolumna siempre ha estado expuesto al culto en el convento de clausura de las monjas clarisas de Toro. Sin embargo, cuando las religiosas cerraron el Real Convento de Santa Clara en 2019, la imagen del Ecce Homo únicamente era venerada durante el novenario y los Martes y Viernes Santo. Por cierto, para que el Ecce Homo pueda procesionar a hombros por las calles de la ciudad de Toro, el abad en ejercicio de la cofradía de Jesús y Ánimas de la Campanilla acude cada año ‘religiosamente’ a solicitar la autorización a las clarisas del convento de Santa Clara de Zamora, titulares propietarias de la talla. La novedad en esta Cuaresma 2024 es que hoy el Ecce Homo ha cambiado de hogar y se ha reubicado en la parroquia de San Julián de los Caballeros. Conscientes de la magnitud del acontecimiento, una representación de las monjas clarisas ha abandonado esta tarde la clausura durante unos minutos para acompañar al Ecce Homo en este cambio de ubicación. El obispo de Zamora, Fernando Valera, también ha participado en el traslado y ha presidido el inicio del novenario en la iglesia de San Julián de los Caballeros. De esta forma será venerado y expuesto al público durante todo el año. Así se recoge en el convenio de cesión que firmaron hace días las monjas clarisas y las parroquias de Toro. En este documento se recoge también esa tradición de que el abad de la cofradía solicite la autorización a las monjas para sacar la imagen en procesión.  
02/03/2024más info
Somos Escuela Católica
Somos Escuela Católica
Las Escuelas Católicas de Zamora han salido hoy a la calle en una jornada festiva con el objetivo de hacerse visibles y presentes en la sociedad, reuniendo en la Plaza de Viriato a decenas de alumnos de los diferentes colegiosos católicos de Zamora. El obispo de Zamora, Fernando Valera, se ha acercado a saludarles y animarles en el trabajo que realizan los centros educativos, los profesores, las familias y también los alumnos. Les ha pedido a todos que continúen viviendo la alegría del Evangelio
01/03/2024más info
Dos centros educativos de Zamora y dos de Toro, ganadores del Certamen de Belenes
Dos centros educativos de Zamora y dos de Toro, ganadores del Certamen de Belenes
La delegación diocesana de Enseñanza entregará mañana los premios a los alumnos y centros educativos que han ganado el Certamen de Belenes 2023-2024. El acto se desarrollará en el teatro del Seminario San Atilano a las 18.20 horas y, a continuación, proseguirá la formación permanente de los profesores de Religión, impartida por el Centro Teológico San Ildefonso. Ganadores 1º Daniel Pino (CEIP Sancho II) 2º Carlos Riesco (CEIP Virgen del Canto-Toro) 3º Dan Olaya (CEIP Magdalena Ulloa-Toro) 4º Hugo Rivera (IES Claudio Moyano) Los premiados serán obsequiados con un kit de material escolar y otros productos por genileza de la Diputación Provincial de Zamora, Gaza, Caja Rural, editorial SM y el Obispado de Zamora. De esta forma finaliza esta tradicional actividad organizada por la delegación diocesana de Enseñanza y que goza de muy buena aceptación entre los centros educativos y los alumnos. Este año, han sido 150 los trabajos presentados de 30 colegios diferentes (públicos y concertados) y de alumnos de Primaria y Secundaria.      
29/02/2024más info
El obispo participa en el encuentro de la comisión de Seminarios de la CEE
El obispo participa en el encuentro de la comisión de Seminarios de la CEE
Monseñor Fernando Valera participa en la reunión de la Comisión Episcopal para el Clero y los Seminarios, organizada por la Conferencia Episcopal Española en Madrid y que finaliza hoy. «La espiritualidad litúrgica del presbiterio diocesano» es el tema de este X Encuentro de Directores Espirituales. El presidente de la Comisión, Mons. Joan Enric Vives, arzobispo de Urgell, junto con el obispo responsable de los directores espirituales en la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, Mons. Salvador Cristau, obispo de Tarrasa, fueron los encargados de la oración de bienvenida y de la acogida a los participantes el lunes, 26 de febrero, a las 16.30 horas. Claves para la formación litúrgica El subsecretario del Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Mons. Aurelio García Macías, ofreció una ponencia sobre «El presbiterio: dispensador de los ministerios de Dios» en la primera jornada. Ayer, martes 27, Mons. Aurelio García Macías reflexionó sobre las «Claves para la formación litúrgica de los presbíteros y en el seminario». La jornada continuó durante la tarde con la charla del sacerdote de la diócesis de Tarrasa y profesor de Liturgia en el Instituto de Liturgia del Ateneo Sant Pacià de Barcelona, Eduardo Pire, sobre la «Eucaristía: sacramento de la caridad pastoral» . Finalizarán las jornadas con el delegado de Liturgia de la diócesis de Málaga y profesor en el Centro Superior de Estudios Teológicos, Alejandro Pérez Verdugo, consultor técnico y asesor permanente del secretariado de la Comisión Episcopal para la Liturgia, que ofrecerá hoy dos conferencias con los temas: «La liturgia de las Horas en la espiritualidad del sacerdote diocesano secular» y «Liturgia de las Horas y vida sacerdotal».
28/02/2024más info
Fallece el sacerdote diocesano Alfonso Parra
Fallece el sacerdote diocesano Alfonso Parra
Alfonso Parra Cabo nació el 12 de marzo de 1933 en Zamora y fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1956. Falleció en Zamora el 28 de febrero de 2024, tras más de 67 años de sacerdocio. La mayor parte de su ministerio sacerdotal la desarrolló como párroco de Castronuevo de los Arcos y Belver de los Montes durante 44 años. Destaca también que fue durante algún tiempo secretario particular del obispo de Zamora, Eduardo Martínez. Los últimos años de su ministerio los desarrolló como cura adscrito a la parroquia de San Lorenzo en Zamora y capellán del Convento de la Purísima Concepción de RR. Concepcionistas de Zamora y consiliario de Cursillos de Cristiandad. Desde 2008 a 2019 fue también capellán de la Residencia Amor de Dios de Zamora. Otros ministerios y servicios:   Coadjutor de Fuentesaúco, el 28 de julio de 1956. Ecónomo de Gáname y Encargado de Fresnadillo, el 26 de septiembre de 1957. Encargado de Fadón, el 22 de junio de 1960, cesando en Fresnadillo. Ecónomo de Castronuevo, el 7 de mayo de 1963. Encargado de Pobladura de Valderaduey, en 1968. Encargado de Belver de los Montes, el 13 de septiembre de 1975, cesando en Pobaldura de Valderaduey. Párroco de Castronuevo y Belver de los Montes, el 1 de junio de 1986. Prolongado estos encargos parroquiales el 28 de mayo de 1992. Encargado de Bustillo del Oro, el 13 de julio de 1993. Encargado de Pobladura de Valderaduey, el 20 de septiembre de 1994. Renovado los encargos pastorales de Párroco de Castronuevo y Encargado de Bustillo, Belver y Pobladura de Valderaduey, el 22 de julio de 1995. Cura Adscrito a la parroquia de San Lorenzo de Zamora, Capellán del Convento de la Purísima Concepción de RR. Concepcionistas de Zamora y Consiliario de Cursillos de Cristiandad, el 3 de julio de 2007. Capellán de la Residencia Amor de Dios, de RR. Hermanas del Amor de Dios, el 17 de diciembre de 2008, cesando el 7 de enero de 2019. Su cuerpo está siendo velado en el Tanatorio Sever, de Zamora, y la celebración de las exequias será mañana, jueves, 29 de febrero, a las 11.00h. en la iglesia de San Juan de Puerta Nueva, a continuación, su cuerpo será inhumado en el cementerio de Zamora. Descanse en paz, descanse en Dios.
28/02/2024más info
Zamora se despide de Uriarte con la celebración de la misa en la catedral
Zamora se despide de Uriarte con la celebración de la misa en la catedral
El obispo de Zamora, Fernando Valera, ha tenido emocionadas palabras de cariño y reconocimiento hacia don Juan María Uriarte -fallecido el pasado 17 de febrero en Bilbao- en una eucaristía celebrada esta tarde en la S.I Catedral del Salvador en Zamora. "Me he sentido acompañado por él en varios momentos desde mi consagración como obispo de Zamora", ha recalcado Mons. Valera. También ha destacado durante su homilía que de él aprendió que "la humillación es un criterio de discernimiento y que ayuda en la misión", unas palabras que dejan entrever cómo don Fernando ha buscado consuelo en el prelado,  recientemente fallecido, en situaciones de dificultad. Precisamente, su capacidad de escucha y cercanía son virtudes que también han señalado en los últimos días sacerdotes y laicos que tuvieron ocasión de conocer de cerca a Mons. Uriarte. Don Fernando, también, ha recordado a los fieles que conocía al obispo Uriarte desde el año 1997, cuando le pidió a éste que le redactara el prólogo de uno de sus primeros libros: "Siempre dije que era mejor el prólogo que el libro". A partir de ahí, comenzó una relación que se ha estrechado en los últimos tres años,  desde que don Fernando tomó posesión de la diócesis de Zamora. En este sentido, ha reconocido que para él fue "muy importante" que le acompañara en ese día especial, pero en plena pandemia. Otro de los rasgos que ha resaltado de la figura de don Juan María es su amor a la Iglesia: "estuvo siempre enamorado de su esposa, la Iglesia, y eso es lo mejor que se le puede decir a un obispo". Para finalizar, don Fernando ha dicho: "Sólo nos queda dar gracias a Dios por habernos dado un pastor con un corazón que quería ser un corazón de discípulo, fiado de la misión que Dios le dio. Gracias porque esta Iglesia ha tenido el honor de tenerlo de pastor. Él ha sembrado semillas de Evangelio. Descanse en paz descanse en Dios". Asistencia de autoridades  Numerosas autoridades eclesiásticas, civiles, políticas y militares han participado en la eucaristía, así como decenas de fieles zamoranos que han acudido hasta el primer templo diocesano para expresar de este modo su respeto hacia uno de los obispos de Zamora que serán recordados por mucho tiempo. El actual obispo de Zamora saludó "especialmente" al sacerdote diocesano, Agustín Montalvo, presente en el templo y que fue vicario general durante el episcopado de Uriarte y uno de sus hombres de confianza durante su estancia en Zamora. 
28/02/2024más info
¿Cómo podemos
¿Cómo podemos "salvar" la iglesia de Villalpando?
La iglesia de San Pedro de Villalpando se encuentra en un mal estado de conservación y el desplome de su torre y de los arcos mudéjares del muro sur motivan, entre otras circunstancias, la urgencia de la rehabilitación integral del templo.  La iglesia de San Pedro, con su distintiva arquitectura románica del siglo XIII y su importancia histórica para la comunidad, ha sido durante mucho tiempo el origen y punto de devoción para cientos de villalpandinos. Sin embargo, con el paso del tiempo, ha dejado su huella en la estructura, amenazando con erosionar su esplendor histórico. En este contexto y de la mano de la Fundación ZamorArte, la diócesis de Zamora e Hispania Nostra surge una solución: el micromecenazgo. Este miércoles 28, a las 20.00 horas, en el salón municipal de Villalpando tendrá lugar una charla explicativa sobre esta herramienta eficaz que permitirá recaudar fondos para recuperar la iglesia de todos. Los ponentes serán el director de Proyectos de ZamorArte, Juan Carlos López, y la influencer y arquitecta de Hispania Nostra, Beatriz Barrio.
28/02/2024más info
La diócesis reparará el sepulcro de Ordóñez de Villaquirán de la iglesia de San Juan de Puerta Nueva
La diócesis reparará el sepulcro de Ordóñez de Villaquirán de la iglesia de San Juan de Puerta Nueva
La diócesis de Zamora iniciará, próximamente, la intervención sobre el sepulcro de la familia Ordóñez de Villaquirán, ubicado en la iglesia de San Juan Bautista o San Juan de Puerta Nueva de Zamora. El sepulcro con la figura yacente y los adornos de su apellido se encuentran -desde finales del siglo XX- a la entrada del templo, junto al muro norte de la iglesia. El Obispado de Zamora, preocupado por la conservación del patrimonio histórico-artístico de la diócesis, inició en su momento los trámites necesarios para la aprobación hoy de este expediente por parte de la comisión territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León. El interés histórico de este tipo de construcción y su deteriorado estado de conservación motivaron a la delegación episcopal de Patrimonio a solicitar la autorización para su reparación. El estado de conservación que presenta la obra es muy deficiente; los principales daños son consecuencia del proceso natural de envejecimiento de los materiales que componen la obra y las condiciones ambientales inadecuadas, especialmente los elevados niveles, oscilaciones e interacciones de la humedad relativa y temperatura, así como a los contaminantes ambientales. El tiempo estimado de los trabajos de restauración es de tres meses. El coste de la restauración correrá a cargo de la parroquia de San Juan de Puerta Nueva de Zamora. Propuesta de intervención El objetivo principal de los tratamientos será la conservación de la autenticidad histórica y estética de la obra, siguiendo en todo momento el criterio de mínima intervención y los documentos internacionales en materia de restauración. Estos tratamientos deberán ser: estables, reversibles y no alterar el aspecto original de la obra, siempre bajo los criterios de reversibilidad y diferenciación del original. Así mismo la actuación se realizará sobre la base de estudios científicos y técnicos que aseguren un correcto funcionamiento de los materiales, técnicas y productos empleados. Interés histórico El deseo de recibir sufragios por sus almas, pero también el afán de notoriedad social y de superioridad política de ciertos linajes zamoranos ejercían sobre el resto de la población condujo a algunos miembros de la elite local a enterrarse en el interior de los templos y a dejar memoria de sí con una inscripción. Algunos tan solo colocaron una lápida funeraria, en ocasiones muy austera y adornada con un sencillo epitafio, en otras acompañada de algún símbolo de su familia y algo más adornada. Otros, como es el caso de don Juan Ordóñez de Villaquirán, levantaron un sepulcro en el que la figura yacente u orante del difunto ocupa un lugar preeminente, junto a los símbolos heráldicos de su familia y de alguna inscripción. Un texto que recuerda la identidad del difunto y de los cargos ejercidos a lo largo de su vida que puede ir acompañada, en ocasiones, por algún texto bíblico o alguna pintura. Los más osados y también aquellos más capaces económicamente no solo mandaron grabar una lápida o construir su sepulcro, sino que levantaron capillas y fundaron capellanías de misas con las que se transformaron notablemente las parroquias zamoranas.    
27/02/2024más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.