Historia de la Diócesis

Historia de la Diócesis

Historia

Son varios los historiadores que atribuyen a la diócesis de Zamora un origen apostólico. Pero, en realidad, hasta comenzar el siglo X, los califas Abderramán III en el 939, en que se libró la batalla de "El foso de Zamora", y Al-Haken en el 963. Tras los ataques de 981 y 984, la plaza de Zamora cae bajo la dominación árabe en 986 y en ella se instala una guarnición musulmana. Posteriormente es devuelta, mediante un pacto, a Bermudo II. Pero hasta 1121 no se restablece la Sede.

Por entonces se suscitó un largo pleito entre el arzobispo de Braga (Portugal) y el de Toledo, sobre la jurisdicción que cada uno invocaba como metropolitano, en relación al obispado de Zamora. El primero alegaba ser territorio situado al norte del río Duero, algún tiempo agregado a la diócesis de Astorga. Y el segundo pretendía fundamentar su defensa en la consagración que había hecho del Obispo de Salamanca, Jerónimo de Perigord, que ejercía funciones episcopales en Zamora; litigio que resolvió en 1120 el papa Calixto II, declarando al prelado de Zamora exento de cualquier metropolitano. Más tarde, en el pontificado de Eugenio III, insistió en su reclamación el arzobispo de Braga, obteniendo éste letras pontificias en favor de su pretensión, que confirmaron los pontífices Adriano IV y Alejandro III.

El arzobispo de Santiago, que tenía en su metrópoli al de Salamanca, reclamó posteriormente sus derechos sobre Zamora, ya que ambas habían pertenecido a los metropolitanos de Mérida, de los que eran sus sucesores los compostelanos, dictándose resolución a favor de estos últimos por Inocencio III.

Desde finales del siglo XI hasta los comienzos del XIII tomó un enorme impulso la construcción de templos en esta diócesis y son numerosos los que se alzaron en la capital en estilo románico, de los que aún subsisten más de 20 en diverso estado de conservación. El rey Alfonso VIIfue uno de los mayores propulsores de estas iglesias; y a él se debe la iniciación en 1151 de las obras de la Catedral con su singular cúpula bizantina, consagrada en 1174, así como el restablecimiento definitivo e ininterrumpido de la diócesis por bula del papa Calixto II.

Destaquemos algunos hechos más significativos de la historia de la diócesis:

  • El año 1158 tuvo lugar el prodigio de salvarse las Sagradas Formas del incendio del templo de Santa María la Nueva, de Zamora, ocasionado por el "motín de la trucha", que fue un alzamiento del pueblo llano contra los nobles que se habían refugiado en este templo.
  • El 26 de mayo de 1260, durante el pontificado del obispo Don Suero, se descubrió en el templo de San Pedro de Zamora el cuerpo de San Ildefonso, arzobispo de Toledo, en donde lo habían depositado a causa de la invasión musulmana.
  • En 1466 la villa de Villalpando y su Tierra hicieron voto solemne en defensa del misterio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.
  • En 1712 el obispo Francisco de Zapata proyecta la fundación de una Casa-Seminario de ejercitantes, encomendada a los Jesuitas. Expulsados éstos en 1767, se instaló en este edificio, desde el año 1797, el Seminario Conciliar de San Atilano.
  • Las medidas desamortizadoras del siglo XIX fueron funestas para el arte y la cultura, al desaparecer bellísimos monasterios con sus obras artísticas y la enseñanza que en ellos se impartía.
  • Por el Concordato de 1851 pasó esta diócesis a depender del metropolitano de Valladolid, a la vez que se suprimía la Colegiata de Toro.
  • El año 1894 fue aprobado, por real cédula auxiliatoria el arreglo parroquial que comenzó a regir el 1 de enero del siguiente año.

 

La Diócesis

"La diócesis es una porción del Pueblo de Dios que se confía al Obispo para ser apacentada con la cooperación de su presbiterio, de suerte que, adherida a su Pastor y reunida por él en el Espíritu Santo por medio del Evangelio y la Eucaristía, constituya una Iglesia particular, en que se encuentra y opera verdaderamente la Iglesia de Cristo, que es una, santa católica y apostólica". (CD,11)

Santos Patronos

Santa Teresa de Jesús es la patrona de la Provincia Eclesiástica de Valladolid, a la que pertenece esta diócesis. San Atilano, Obispo, es el patrono de la Diócesis. Y San Ildefonso, Arzobispo, el de la ciudad de Zamora.

Situación

La diócesis de Zamora está situada en la provincia de su mismo nombre.

Límites geográficos

Zamora limita al norte con la provincia de León; al sur, con la de Salamanca; al este, con la de Valladolid; y al oeste, con la de Orense y la nación de Portugal.

Límites eclesiásticos

La diócesis de Zamora limita al norte con las de Astorga y León; al sur con la de Salamanca; al este, con la de Valladolid; y al oeste, con la de Braganza, en Portugal

Descargar mapa de la diócesis

Descargar mapa de los arciprestazgos 

Extensión

De los 10.559 kilómetros cuadrados que tiene la provincia de Zamora, la diócesis ocupa 6.984.

Demografía

La diócesis cuenta en la actualidad con una población de 153.689 habitantes, de los 180.406 que tiene la provincia.

La población ha sufrido muchas variaciones a través de los años; alcanzando su cota máxima en este siglo. En el año 1.950, en que la provincia contaba con 315.885 habitantes, la diócesis llegó a tener 251.976, momento desde el cual ha ido despoblándose, año tras año, debido a una fuerte emigración.

Las tasas nupciales y de natalidad son de las más bajas de las provincias españolas; mientras que la mortalidad presenta uno de los coeficientes más altos del país, ocupando en los últimos años el lugar octavo en el citado orden de mortalidad de las provincias españolas.

Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.