inicio.Actualidad.Noticias.50 años de una parroquia en La Alberca
50 años de una parroquia en La Alberca
Volver

07/01/2023

Compartir

50 años de una parroquia en La Alberca

Fue D. Ramón Buxarrais Ventura el obispo que, un 29 de septiembre de 1972, erigía como parroquia La Natividad de Nuestra Señora. Hasta ese momento la zona pertenecía a Nuestra Señora de Lourdes, pero la distancia física, además de la sociológica, parecía justificar la creación de una nueva parroquia en el barrio de La Alberca.  Agustín Montalvo, hoy adscrito a la parroquia de San Lázaro, fue el sacerdote encargado de poner en marcha el nuevo proyecto pastoral. Y de ponerle nombre. “Elegí el nombre de La Natividad de Nuestra Señora porque me pareció que el 8 de septiembre era una fecha apropiada para intentar celebrar unas buenas fiestas que unieran a los cuatro barrios integrados en la parroquia (Arenales, La Alberca, La Villarina y Las Llamas)” apunta Montalvo, entonces un joven sacerdote que compaginaba sus estudios de Pedagogía y Psicología en Salamanca con la actividad pastoral en la incipiente comunidad parroquial. No había templo y se utilizaban las antiguas escuelas. “A diario no se podía celebrar la misa porque había clases, y los domingos había que retirar los pupitres de un aula para que la gente se pudiera sentar. Los entierros se seguían haciendo en Nuestra Señora de Lourdes porque allí no se entraba”, comenta Agustín. No había templo, pero tampoco libros parroquiales, ni objetos litúrgicos. Poco a poco, con la solidaridad de otras parroquias de la ciudad y de los vecinos, se fue reuniendo todo lo necesario para atender la actividad pastoral. En aquel momento había una estrecha colaboración con la parroquia de San José Obrero con la que, entre otras cosas, se organizaba conjuntamente el campamento.

Eran tiempos bien distintos a los que hoy conocemos: calles sin asfaltar y sin alcantarillas, no había agua corriente, tampoco farolas… Recuerda Agustín que, hacia los años 1973 y 1974, la parroquia promovió la creación de un fondo común de solidaridad para que los vecinos que no podían pagar las 7.000 pesetas que costaba la canalización de agua pudieran acometer la obra. Después lo devolvían poco a poco, un gesto que ayudó a dignificar los hogares de la zona.

Dos años duró Agustín como párroco porque el obispo de Astorga y administrador apostólico de Zamora, D. Antonio Briva Mirabent, le llamó para ser rector del Seminario Mayor. Le sucedió Pedro Rosón Martín, que fue nombrado párroco en 1974. Rosón consolidó la estructura de la parroquia. Por aquel entonces, los domingos iba a misa a la parroquia Sor Pilar, una Hija de la Caridad a la que Pedro Rosón le pidió que se insertase en la vida parroquial. Rosón le estaba haciendo una propuesta posiblemente desconocida en la época y un tanto revolucionaria: que una religiosa dejase su comunidad para, a pleno rendimiento, convertirse en agente pastoral de una parroquia del extrarradio de Zamora. A ella no le disgustó la idea, pero por ser hija de obediencia el párroco tuvo que escribir una carta a su visitadora general para que le diera el visto bueno. Tuvo éxito la gestión y tres Hijas de la Caridad se fueron a vivir a La Villarina. Una de ellas era trabajadora en la Seguridad Social y con su sueldo mantenía a las otras dos, de modo que las tres hermanas y el cura hicieron un buen equipo pastoral. Fueron años de una intensa actividad. A mayores, a este grupo se le unían tres estudiantes de magisterio pertenecientes al Grupo Scout que pilotaba el ya fallecido Franchichi. Ellos vivían con el párroco en Arenales. Cuando acababa uno la carrera, este se encargaba de que otro le sustituyera. Las tres Hijas de la Caridad, los tres estudiantes scouts y el cura trabajaban en red y pudieron desarrollar una intensa labor. Fue entonces cuando construyeron la guardería para atender a los más pequeños y un dispensario que fue costeado a prestación personal para proveer cuidados sanitarios básicos a la gente del barrio. Con el dinero que renunciaron a cobrar los profesores del Centro de Cultura Popular, se construyó encima de la guardería una nueva sede para seguir desarrollando la actividad educativa con las mujeres de la parroquia. En esta época el colegio cedió definitivamente las aulas a la parroquia y se adoptó la estructura arquitectónica que ha llegado hasta nuestros días.

Tras la marcha de Pedro Rosón en 1984 como misionero al Piura, la parroquia, a petición del párroco saliente, fue encargada a los salesianos. Primero en la persona de Maximino Román, luego en la de Antonio Fuentes y, por último, en la de Vidal Rodríguez. Tomaron el testigo pastoral y trabajaron duro por mantener y acrecentar la vida cristiana en esa zona de Zamora. Estuvieron prácticamente una década a cargo de la parroquia. José Díez Anta sucedió a los salesianos hasta que, en 1994, D. Juan María Uriarte nombre a Francisco Díez párroco de La Natividad de Nuestra Señora, una tarea que, como el propio Don Paco cuenta, era provisional y que, a día de hoy, acumula ya casi tres décadas a sus espaldas. En todo este tiempo la parroquia asentó la vocación social que sus antecesores habían desarrollado. Sin olvidar la catequesis y la administración de los sacramentos, Don Paco promovió y desarrolló la atención de la guardería, un servicio que permitía a los padres trabajar y que, a la vez, aseguraba que los hijos estuvieran bien atendidos en todos los aspectos. Y no quedó ahí la tarea, porque en este tiempo se dio un paso que resultó pionero en el ámbito de la educación formal, a saber: se creó el Centro de Formación de Garantía Social en hostelería con las especialidades de Bar y Restauración, una decidida apuesta por la formación de la gente del barrio que se desarrolló a lo largo de 23 cursos consecutivos. La escasa alfabetización digital de los vecinos de la zona hizo que Don Paco sacara adelante cursos de informática con la intención de iniciarles en esas herramientas básicas. “Siempre me he sentido muy a gusto con la gente” explica Don Paco, “especialmente con los mayores y los enfermos” a los que confiesa que atendió con esmero y cercanía. Don Paco, consciente de que en su parroquia sigue habiendo necesidades materiales, atiende mensualmente a medio centenar de familias que reciben la ayuda de la comunidad cristiana para ir salvando su precaria situación.

Sigue habiendo mucho trabajo dentro y fuera del templo y con este quincuagésimo aniversario la diócesis refuerza su compromiso de presencia en esta zona de la ciudad. Así lo ha expresado en su homilía el obispo, D. Fernando Valera, que subrayó que “el Señor pone su tienda entre nosotros”, nunca abandona a su pueblo y se sirve de muchas intermediaciones para acompañar el paso de los fieles. Monseñor Valera subrayó la “cercanía y la trayectoria de los sacerdotes” que se manifiesta en su entrega apasionada por el Evangelio, como a lo largo de estos 50 años se ha podido ver en la parroquia de La Natividad de Nuestra Señora. La presencia en la celebración del primer y último párroco constituía un precioso mensaje de unidad que el obispo también quiso subrayar.  

Ojalá que este aniversario fortalezca la vida comunitaria y el Espíritu de Dios alimente y dé los frutos materiales y espirituales que necesitan sus fieles para seguir caminando por la senda del Evangelio.

50 años de una parroquia en La AlbercaFiestas de 1973Primeras comuniones en 197450 años de una parroquia en La AlbercaCorpusCelebración en la calleSor Pilar, Sor Manuel y PedroCelebración con D. pacoConfirmaciones con D. casimiro50 años de una parroquia en La Alberca

Otras noticias relacionadas

Toda fila tiene, o debería tener, una meta
Toda fila tiene, o debería tener, una meta
Se acerca la Semana Santa y una de las cosas que lleva consigo este tiempo, curiosamente, son las filas. En estas próximas semanas haremos filas y colas para distintas cosas, la pregunta que surge entonces es si tenemos claro hacia donde va nuestra fila y por qué la estamos haciendo, porque si hiciésemos una fila para no llegar a ningún sitio, estaríamos perdiendo el tiempo. Estos días aparecían en prensa alguna que otra cola en las sedes de las cofradías para recoger nuevos medallones, velas o hachones. Hacemos la fila, con lo que conlleva de tiempo y paciencia, de romper nuestras rutinas, de tener que adaptarnos a los horarios de las cofradías porque nos mueve un deseo fuerte. Queremos salir en las procesiones, queremos conseguir nuestra túnica, queremos conservar nuestro banzo.Llegará la Semana Santa y las filas se harán para salir en la procesión. El huerto del Espíritu Santo, los jardines de la catedral, las inmediaciones de la Plaza Mayor, el Seminario o la iglesia de san Vicente acogerán las filas de hermanos. Primero en el caos del recuentro y la llegada, pero luego en el orden perfecto para recorrer las calles. Está claro que todos los que dejan de estar ese rato con su familia y amigos para salir en la procesión quieren ponerse andar. Hacemos la fila para salir a la calle, para hacer el recorrido, para acompañar los pasos, nadie duda que en la fila se quiere salir en procesión. ¿Y no esperan los que se apostan en filas pacientemente durante varias horas para ver pasar la procesión? En esa espera se aguarda algo importante, se mantiene la fila a pie firme sostenida en el recuerdo de tantos que nos llevaron, de tantos que nos acompañaron, y de aquella ilusión infantil, porque “ya llega la procesión”. Hacemos fila sabiendo que algo viene, y no algo corriente, sino algo que justifica la espera y el esfuerzo, algo que esperamos que nos llene el corazón. Hacemos fila por un deseo, hacemos fila para salir, hacemos fila para esperar ¿Pero tiene sentido hacer fila sin que el deseo se cumpla, sin que llegamos al destino, sin que llegue al que esperamos? La respuesta es un no rotundo. Por eso, es tiempo de poner nombre a la meta. Deseamos que se nos llene el corazón, salimos a anunciar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, porque a él es a quien esperamos. Ojalá en estos días lo busquemos, lo acompañemos y, sobre todo, lo esperemos. Él no sólo es la meta, sino la respuesta a todas nuestras inquietudes. Javier Prieto
26/02/2024más info
Mi casulla
Mi casulla
En ese año 2012, el veinte de mayo se celebraba la Ascensión del Señor. Yo, como marca el rito, me encontraba postrado mientras la Iglesia de la tierra invocaba a la del cielo para que el Espíritu nos envolviera con su presencia. Al levantarme me encontré con esa imagen: el pueblo de Dios, con sus presbíteros y el obispo; al fondo el retablo con el gran relieve de la transfiguración del Señor, fiesta titular de nuestra Catedral de Él Salvador de Zamora. Y después de la oración del obispo, me revistieron con las vestiduras sacerdotales. No es posible diregir los sentimientos, ritos y consecuencias de la elección que Dios hace sobre uno —sea cual sea la elección—. Con el tiempo, como si se tratara las catequesis mistagógicas —esas que explicaban el rito a posteriori— he comenzado a entender la hondura de aquellos gestos y sus consecuencias. Entre ellos el hecho de ser revestido para celebrar el misterio. El evangelio del segundo domingo de cuaresma siempre es la transfiguración del Señor. Es un anticipo de su resurrección de la que, como cristianos, tenemos la esperanza de participar. No es casualidad que los vestidos refulgentes de luz o la envoltura de una nube estén presentes en la transfiguración, la resurrección y la ascensión del Señor. Tanto la tradición judía como los primeros cristianos —herederos de la espiritualidad judía— se preguntaban: ¿y Yahvé como vestía? Los judíos daban una contestación: de luz y envuelto por su nube de gloria. Así lo contemplaron los cristianos a través de Jesús, el Hijo de Dios. La respuesta respondía también a otra pregunta: y Adán, ¿estaba desnudo desde su creación a la caída?. Respuesta evidente: No. Era imagen de Dios, vestía igual que Él hasta que, cayendo en el pecado, la luz y la nube de gloria se disiparon y se sintió desnudo. Otra tradición judeocristiana dice que además Adán vestía un traje sacerdotal, el traje sacerdotal de Jesucristo que aparece en la carta a los Hebreos haciendo su ofrenda. De vez en cuando, mientras me pongo las vestiduras para ofrecer el sacrificio, me gusta pensar en esto. En que nuestro blanco traje bautismal es un anhelo de aquella primera luz que nos envolvió, que mi casulla es el anhelo de la conversación y el culto puro entre Dios y el hombre que el pecado rompió y Cristo ha restaurado y que, sobre todo en los tiempos de penitencia como la Cuaresma, estamos en camino de recuperar la luz y la gloria, o sea, la imagen que Dios quiso depositar en nosotros.  P. Santiago Martín Cañizares
26/02/2024más info
La iglesia de El Cubo reabre sus puertas
La iglesia de El Cubo reabre sus puertas
La iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán de El Cubo de El Vino vuelve a abrir sus puertas a los fieles después de más de un año cerrada para proceder a una rehabilitación integral del templo. Un día importante y festivo para los vecinos de El Cubo que asistieron el sábado a la eucaristía, en su iglesia parroquial, presidida por el obispo de Zamora, Fernando Valera, y que concelebraron el párroco de la localidad, José de la Prieta y el delegado diocesano de Liturgia, Narciso J. Lorenzo. Uno de los momentos más destacados de la celebración fue la liturgia de la dedicación del altar. Hay que detallar que la mesa del altar del templo cuenta, tras esta rehabilitación, con un nuevo mármol lo que significa que es "un nuevo altar" y, por tanto, se procede a su consagración en honor de la divinidad. Del mismo modo, el obispo también bendijo el templo en su conjunto. Todo ello forma parte de una amplia liturgia a la que se denomina repristinación, un término poco utilizado y que significa: "devolver o restaurar el valor a algo que lo había perdido". Tras la celebración en el templo, los presentes compartieron un ágape preparado por el Ayuntamiento. Convenio entre el Obispado y la Diputación El presidente de la Diputación de Zamora Javier Faúndez Domínguez, y el diputado por la comarca de Tierra del Vino, Juan Del Canto Sevillano, asistieron a la reapertura de la iglesia parroquial de El Cubo de la Tierra del Vino, junto con la alcaldesa de la localidad, Maria Asunción Martín Álvarez, entre otras autoridades civiles. Las obras han contado con un presupuesto de 196.254,8 euros, financiados con cargo al convenio suscrito entre la Diputación Provincial de Zamora y el Obispado de Zamora para la conservación de bienes inmuebles de la diócesis en la provincia. La Institución Provincial ha aportado 96.243,35 euros y el Obispado 100.011,45 euros. El proyecto ejecutado ha consistido en levantar todas las cubiertas del tempo, la colocación de una nueva estructura de madera y la eliminación de la sobreelevación de la cubierta en la zona de entrada de las repisas de mortero y el balconcillo del cuerpo de campanas. Finalmente, la actuación ha concluido con el saneado de los muros del templo, entre otros trabajos ejecutados.
26/02/2024más info
La diócesis celebrará una eucaristía en memoria de D. Juan María Uriarte
La diócesis celebrará una eucaristía en memoria de D. Juan María Uriarte
El próximo miércoles 28 de febrero, a las 20.00 horas, Monseñor Valera presidirá una eucaristía en memoria agradecida de don Juan María Uriarte. Será ésta la forma en la que los zamoranos que así lo deseen puedan mostrar su respeto y cariño al que fuera obispo de esta diócesis desde 1991 hasta el año 2000. Cabe destacar que D. Juan María se despedía de nuestra diócesis en la iglesia de María Auxiliadora el 24 de febrero del 2000 y que exactamente 24 años después, en la Basílica de Begoña, el pueblo de Dios celebró su funeral.   Carta del deán de la catedral de Zamora, Juan Luis Martín   Como todos conocéis, el pasado viernes, 17 de febrero, D. Juan María Uriarte, obispo de Zamora durante los años 1991-2000, pasó de este mundo al Padre. Su funeral se celebró el lunes, 19, en la Basílica de Begoña y, posteriormente, fue enterrado en Frúniz, junto a sus padres. En dicho funeral participó Zamora con una digna representación encabezada por D. Fernando, nuestro pastor. Muchos zamoranos hubiesen deseado participar, pero por diversas circunstancias no les fue posible. Nuestra iglesia diocesana está muy a gradecida a D, Juan María. Su cabeza bien amueblada intelectualmente, su corazón siempre abierto a todos para la escucha y orientación, y su misión apostólica rica en tantos aspectos, marcó a muchos laicos, consagrados y presbíteros. Tanto, que aún podemos decir que sus indicaciones, actitudes y acentos nos sirven en el caminar como personas y como cristianos. ¡Muchas gracias, D. Juan María, por todo y por tanto! Descanse en paz, descanse en Dios. Ahora, para cuantos lo deseen, podremos reunirnos, junto a nuestro obispo D. Fernando, para celebrar la Eucaristía en memoria de Mons. Uriarte, dar gracias a Dios por su vida y ministerio, a la vez que suplicar su misericordia en favor del pastor bueno y fiel. Dicha celebración tendrá lugar el próximo miércoles, 28 de febrero, a las 20:00h, en la S. I. Catedral. Es una invitación para vosotros y para las comunidades a las que servís. Aprovecho la oportunidad para saludaros. Con mi afecto        Juan Luis Martín Barrios Deán Presidente
23/02/2024más info
La capital y la zona rural conectados por el Via Crucis del Yacente
La capital y la zona rural conectados por el Via Crucis del Yacente
La Penitente Hermandad de Jesús Yacente celebrará su primer Vía Crucis de Cuaresma el próximo viernes 23 de Febrero. Este año con la particularidad de que se emitirá por streaming simultáneo entre la iglesia del Tránsito y la parroquia de Fuentelapeña (Zamora), buscando la unión y fraternidad de las zonas rurales de la diócesis con la capital. Todos los Vía Crucis se celebrarán semanalmente a las 20:15 horas y se podrán seguir a través del canal de Facebook y Youtube de la Hermandad. Calendario - Viernes 1 de MarzoIglesia del Tránsito - Parroquia de Bercianos de Aliste. - Viernes 8 de MarzoIglesia del Tránsito - Parroquia de Almeida de Sayago. - Viernes 15 de MarzoIglesia del Tránsito - Ermita del Cristo de Morales.
22/02/2024más info
Iglesia en Castilla propone un intinerario para promover un cambio pastoral y de estructuras
Iglesia en Castilla propone un intinerario para promover un cambio pastoral y de estructuras
La diócesis de Ávila ha acogido el Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de Iglesia en Castilla, que ha congregado a un centenar de  personas provenientes de las 9 diócesis que conforman este grupo con el objetivo de ahondar en ese camino común de retos y esperanzas que comparten todas ellas. En esta ocasión, los trabajos se han centrado en  poner en marcha un itinerario de tres años para replantear la renovación del estilo pastoral y las estructuras evangelizadoras de las diócesis de Castilla, a la luz de la reflexión sobre el contexto sociodemográfico y eclesial que vivimos en nuestra tierra. Así lo expresaba en la apertura, el lunes por la mañana, Gabriel Ángel Rodríguez, Vicario general de Osma-Soria y coordinador de Iglesia en Castilla. Tras la Lectio Divina preparada por Mons. César Franco (Obispo de Segovia), y con la mirada puesta en el primer paso del itinerario, “Reconocer”, la tarde del lunes se centraba en la mesa redonda sobre “El contexto social de Castilla (cultura, dinamismos sociales e identidad) y su influjo en la tarea pastoral de la Iglesia”. En ella, Dña. Ester Martín (Directora de la Oficina de Transparencia de la Conferencia Episcopal Española) aportaba el retrato en cifras de una Castilla envejecida tanto en población como entre los propios sacerdotes. Una tierra que cuenta con 15 obispos, 1505 sacerdotes, más de 5000 catequistas y 3600 religiosos (con casi 1600 monjas de clausura), pero con tan sólo 39 seminaristas (según datos de finales de 2022). Los sacerdotes, con una media de edad de 69 años, se concentran principalmente en la franja de edad de 75 a 90 años, y han de hacer frente a 3761 parroquias de las cuales 3157 son rurales. El 84% de dichas parroquias está en localidades de menos de 2000 habitantes. Y esto hace que se multiplique la dedicación de los sacerdotes, que destinan más de 2 millones y medio de horas a la administración de Sacramentos, visitas a enfermos, acompañamiento espiritual, despacho parroquial … Por su parte, Raúl Flores, de Cáritas, puso sobre la mesa el contexto social en Castilla, según el informe Foessa, destacando la situación de migración y éxodo rural, la despoblación y el envejecimiento. Una realidad que conlleva dificultades sanitarias, aislamiento social y soledad, económicamente menos fuerza laboral y por tanto menos dinamismo económico. Una tierra que tiene, por tanto, menos servicios y más desigualdades territoriales. Pero también problemas de exclusión social y un agrandamiento de la brecha de los vulnerables, ante lo cual se presentó cuál es la respuesta de la Iglesia en este sentido a través de Cáritas. Por último, José Luis Lastra, Vicario de Pastoral de Burgos, concretizó cómo afecta toda esta realidad presentada anteriormente al trabajo de las diócesis y a los propios sacerdotes. Destacó el hecho del avance en discernimiento comunitario y en ser “Iglesia en salida”, pero también la “impotencia y el desánimo ante la pobreza humana y eclesial”. Constató asimismo una notable mejora en comunicación, pero a su vez una falta de cercanía y de pastoral de Primer Anuncio. Y una autocrítica clara: “los curas estamos muy ocupados, pero escuchamos menos”, lo que se traduce en el hecho de que “algunos no acaban de encontrar su puesto en una Iglesia más participativa y sinodal”, y que “los más jóvenes no saben qué hacer en los pueblos”. Por ello, existe la conciencia de que “algo hay que cambiar”. La jornada del lunes concluía con el rezo de Vísperas y la Eucaristía presidida por Mons. Rico García, obispo de Ávila, en la capilla del Seminario, y la posterior visita nocturna a la S.A.I. Catedral del Salvador. “El cristiano no nace: se hace” La última jornada de trabajo comenzaba con la intervención de cada uno de los obispos presentes, poniendo en común el trabajo recorrido por sus diócesis en el último curso pastoral. Y de ahí, a escuchar la ponencia del Arzobispo de Valladolid, en la que ha reflexionado sobre las riquezas, las carencias y las oportunidades de las estructuras evangelizadoras y los agentes de pastoral, a la luz de la lectura sociológica aportada en el día anterior. Haciendo un símil con la costumbre de los primeros creyentes de encender una vela al terminar el día y dar así la bienvenida a una nueva jornada, Mons. Luis Argüello apuntaba que la realidad actual, la crisis social, “supone una nueva oportunidad misionera”. “El reconocer el momento eclesial en el que vivimos supone que estamos en Vísperas. Hemos encendido una luz al llegar la oscuridad, y podemos hacer dos lecturas: o bien verlo como el atardecer de un día que termina y no sabemos qué nos deparará el mañana; o bien, tomarlo como la novedad de un nuevo tiempo, aunque haya que hacer la travesía de la noche”. En ese “reconocer” que propone Iglesia en Castilla para este primer año de trabajo, Mons. Argüello confirmaba cómo “la Iglesia está llamada a hacer siempre lo mismo: anunciar la Palabra, celebrar la Liturgia, testimoniar la caridad. Pero estamos llamados a hacer todo esto acogiendo la novedad del signo del tiempo. No podemos pretender que las cosas cambien si hacemos siempre lo mismo. No digáis eso de ‘siempre se ha hecho así’. Para tener resultados diferentes hay que hacer cosas diferentes. Para renovar la mentalidad se necesitan discípulos misioneros renovados en espíritu y en misión”. Es, en definitiva, lo que ha llamado “fidelidad al mandato, pero con permanente novedad: fidelidad en el hoy del tiempo”. El Arzobispo vallisoletano insistía en el hecho de que “un cristiano no nace: se hace”, algo que invitaba a repetir con frecuencia, “porque salimos de una larguísima época en la que éramos cristianos porque nacíamos en una familia cristiana”. Y en ese “hacer cristianos”, ha profundizado en varias propuestas de actuación en el ámbito de nuestras comunidades parroquiales, la renovación de la parroquia como comunidad misionera, cómo mejorar la celebración del domingo en pueblos con pocos habitantes, o la integración de la parroquia en un territorio concreto, entre otras cuestiones. Unas propuestas, estas últimas, que han sido el objeto del posterior trabajo en grupos para ver su aplicación en las diócesis, la urgencia de cada una de ellas, y la concreción de las ideas. El encuentro ha concluido con la presentación de las conclusiones para el documento final, y la Eucaristía en la capilla del Seminario, presidida por Mons. Mario Iceta, Arzobispo de Burgos.
22/02/2024más info
Zamora y su catedral, ejemplos de excelencia turística
Zamora y su catedral, ejemplos de excelencia turística
La Confederación Española de Federaciones y Asociaciones de Guías de Turismo (CEFAPIT) y la Asociación de Guías Turísticos de Zamora han entregado una placa conmemorativa a la S.I Catedral de Zamora en reconocimiento a su labor para la promoción  del patrimonio. Un reconocimiento que los guías turísticos han hecho extensivo a las instituciones: Ayuntamiento de Zamora y Diputación Provincial.  "Esta placa quiere ser un símbolo de ese turismo de calidad, que con la estrecha colaboración de todas las instituciones, públicas y privadas de la provincia, nos lleve a generar vías de asentamiento de población con la creación de empleos e infraestructuras, así como de conservación de nuestro patrimonio natural, monumental, cultural e histórico para que puedan ser disfrutados por generaciones futuras", ha afirmado la presidenta de la asociación zamorana de guías de Zamora, Eva Jiménez. En este sentido,ha recalcado que en el tiempo de pandemia, en el año 2020, se sintieron muy arropados y acompañados por la catedral y las instituciones. Un ejemplo de trabajo conjunto que en la jornada de hoy, Día Internacional del Turismo, se ha visto reconocido a través del acto de entrega de una placa de excelencia turística que se colocará en la S.I Catedral de Zamora. En el acto, celebrado en la capilla del Cardenal de la seo zamorana, estuvieron presentes el deán de la catedral, Juan Luis Martín, y buena parte de los miembros del cabildo catedralicio; así como el vicepresidente de la Diputación, Victor López; el concejal de Turismo, Christoh Strieder y la concejala de Cultura, María Eugenia Cabezas.
21/02/2024más info
Primer anuncio, cosa de laicos
Primer anuncio, cosa de laicos
La Comisión Episcopal para los Laicos, Familia y Vida organizó el Encuentro de Laicos sobre el Primer anuncio con el lema «Pueblo de Dios unido en la Misión». Este evento reunió en Madrid a representantes de las diócesis españolas, de la vida consagrada y de los distintos movimientos y asociaciones de laicos. Desde Zamora viajaron 6 personas y en total hubo más de 700 participantes. El Encuentro del fin de semana pasado fue una verdadera experiencia "gozosa de comunión que nos devuelve a nuestras comunidades para que discernamos sinodalmente cómo responder a la llamada del Espíritu a anunciar a Cristo", explicaron desde la Conferencia Episcopal. Ahora, el siguiente paso es aplicar lo aprendido en cada uno de los territorios y, a su vez, en cada una de las comunidades y/o realidades.   
20/02/2024más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.