inicio.Actualidad.Noticias.El obispo preside la eucaristía de la fiesta de la Guardia Civil en Zamora
El obispo preside la eucaristía de la fiesta de la Guardia Civil en Zamora
Volver

12/10/2022

Compartir

El obispo preside la eucaristía de la fiesta de la Guardia Civil en Zamora

Fernando Valera ha participado en la fiesta de Nuestra Señora del Pilar, patrona de la Guardia Civil, presidiendo la eucaristía a la que asistieron autoridades, familiares y amigos de este cuerpo benemérito. Animó en su homilía a que esta institución siga ofreciendo su servicio "de vigilancia y protección ciudadana, institución cargada de historia y altamente estimada en nuestro país, porque la Guardia Civil custodia y protege la vida cotidiana de las personas e instituciones, afrontando a veces misiones muy difíciles en aras de la paz social de nuestro pueblo".

Pidió a la madre del Señor que "proteja a quienes la invocan como patrona y reina de ellos y de sus familias con solícita intercesión ante su divino Hijo". El prelado hizo especial hincapié en que "los cristianos, como María, tenemos el reto de acoger a todos, especialmente a los pobres y a cuantos sufren". Hoy día, continuó Monseñor Valera, el rostro de la pobreza y el sufrimiento humano tiene "muchos nombres: desempleo, drogadicción, alcoholismo, fracaso familiar, fracaso escolar, inadaptación social, despoblación rural, minorías étnicas, ancianos, mujeres maltratadas, niños abandonados".

Terminó su homilía invitando a los presentes a que mantengan siempre su disponibilidad para atender a todos los que lo necesitan, especialmente a los más desfavorecidos. "Ninguno de éstos puede encontrar cerrada la puerta de una comunidad cristiana. La fe que no da el fruto de la caridad es una fe muerta. La fe está viva cuando el Evangelio, enseñado por la Iglesia, es la luz que ilumina y guía nuestro comportamiento, nuestro modo de pensar, nuestra manera de situarnos ante Dios y ante las personas. La fe está viva cuando se traduce en obras de caridad constante, en responsabilidad personal en la familia, en el trabajo, en la participación social y ciudadana".

Otras noticias relacionadas

Monseñor Valera firma nuevos nombramientos
Monseñor Valera firma nuevos nombramientos
El Sr. Obispo de Zamora, Mons. Fernando Valera Sánchez, ha firmado los siguientes decretos y realizado los siguientes nombramientos:   DECRETOS Decreto de 28 de enero de 2023 por el cual se aprueban los Estatutos de la Real, Muy Antigua e Ilustre Cofradía de Caballeros y Damos Cubicularios de Zamora. Decreto de 31 de enero de 2023 por el cual se constituye, en la Delegación episcopal de Patrimonio, la Oficina de Gestión de Proyectos. DIOCESANOS Asociación de la Medalla Milagrosa de Zamora. D. César Salvador Gallego, Consiliario diocesano Casa de la Iglesia “Eduardo Poveda”. D. Ángel Carretero Martín, director, cesa en el cargo de director D. Juan Carlos López Hernández. Oficina de Gestión de Proyectos, de la Delegación episcopal de Patrimonio. D. Juan Carlos López Hernández, director.   ARCIPRESTAZGO DE BENAVENTE-TIERRA DE CAMPOS Monasterio Cisterciense de El Salvador de la ciudad de Benavente. D. Florentino Pérez Vaquero, capellán y D. Manuel-Benito García Martínez, confesor. Residencia Mixta “Los valles de Benavente” y Centro Geriátrico “Ciudad de Benavente” de la ciudad de Benavente. D. Florentino Pérez Vaquero, capellán   COFRADÍAS Y HERMANDADES Hermandad Penitencial del Stmo. Cristo de la Buena Muerte. D. Félix Gómez Rodríguez, abad. Cofradía Virgen de la Esperanza. D. Pablo Alonso Vicente, presidente.
02/02/2023más info
El obispo y la delegada de la Junta se reúnen hoy en el Obispado
El obispo y la delegada de la Junta se reúnen hoy en el Obispado
El obispo de Zamora, Fernando Valera, recibe hoy a las 12.00 horas en la sede del Obispado la visita de la nueva delegada territorial de la Junta en Zamora, Leticia García. Se trata del primer encuentro institucional desde que García sucediera a Clara San Damián en el cargo. El objeto de este encuentro es mantener un primer encuentro y establecer algunas líneas de colaboración entre las dos instituciones. Monseñor Valera y Leticia García atenderán a los medios de comunicación tras la reunión.
01/02/2023más info
La belleza del ser humano
La belleza del ser humano
El sacerdote diocesano y profesor de Teología Dogmática, Emilio J. Justo, presenta hoy a las 19.30 horas el libro La belleza del ser humano. Un ejemplar en el que se realizan reflexiones desde el punto de vista teológico sobre antropología. Es decir, un "repaso" por cuestiones esenciales: quién es el ser humano y qué significa la condición de persona. La presentación tendrá lugar en el Colegio Universitario en un acto organizado por el Club La Opinión, presentado por Carmen Ferreras. Acompañarán al autor, el deán de la Catedral de Zamora, Juan Luis Martín, y el director diocesano de Comunicación, Juan Carlos López. El acto se desarrollará en un formato abierto al público en el que se podrán plantear interrogantes o compartir reflexiones.
26/01/2023más info
50 años de una parroquia en La Alberca
50 años de una parroquia en La Alberca
Fue D. Ramón Buxarrais Ventura el obispo que, un 29 de septiembre de 1972, erigía como parroquia La Natividad de Nuestra Señora. Hasta ese momento la zona pertenecía a Nuestra Señora de Lourdes, pero la distancia física, además de la sociológica, parecía justificar la creación de una nueva parroquia en el barrio de La Alberca.  Agustín Montalvo, hoy adscrito a la parroquia de San Lázaro, fue el sacerdote encargado de poner en marcha el nuevo proyecto pastoral. Y de ponerle nombre. “Elegí el nombre de La Natividad de Nuestra Señora porque me pareció que el 8 de septiembre era una fecha apropiada para intentar celebrar unas buenas fiestas que unieran a los cuatro barrios integrados en la parroquia (Arenales, La Alberca, La Villarina y Las Llamas)” apunta Montalvo, entonces un joven sacerdote que compaginaba sus estudios de Pedagogía y Psicología en Salamanca con la actividad pastoral en la incipiente comunidad parroquial. No había templo y se utilizaban las antiguas escuelas. “A diario no se podía celebrar la misa porque había clases, y los domingos había que retirar los pupitres de un aula para que la gente se pudiera sentar. Los entierros se seguían haciendo en Nuestra Señora de Lourdes porque allí no se entraba”, comenta Agustín. No había templo, pero tampoco libros parroquiales, ni objetos litúrgicos. Poco a poco, con la solidaridad de otras parroquias de la ciudad y de los vecinos, se fue reuniendo todo lo necesario para atender la actividad pastoral. En aquel momento había una estrecha colaboración con la parroquia de San José Obrero con la que, entre otras cosas, se organizaba conjuntamente el campamento. Eran tiempos bien distintos a los que hoy conocemos: calles sin asfaltar y sin alcantarillas, no había agua corriente, tampoco farolas… Recuerda Agustín que, hacia los años 1973 y 1974, la parroquia promovió la creación de un fondo común de solidaridad para que los vecinos que no podían pagar las 7.000 pesetas que costaba la canalización de agua pudieran acometer la obra. Después lo devolvían poco a poco, un gesto que ayudó a dignificar los hogares de la zona. Dos años duró Agustín como párroco porque el obispo de Astorga y administrador apostólico de Zamora, D. Antonio Briva Mirabent, le llamó para ser rector del Seminario Mayor. Le sucedió Pedro Rosón Martín, que fue nombrado párroco en 1974. Rosón consolidó la estructura de la parroquia. Por aquel entonces, los domingos iba a misa a la parroquia Sor Pilar, una Hija de la Caridad a la que Pedro Rosón le pidió que se insertase en la vida parroquial. Rosón le estaba haciendo una propuesta posiblemente desconocida en la época y un tanto revolucionaria: que una religiosa dejase su comunidad para, a pleno rendimiento, convertirse en agente pastoral de una parroquia del extrarradio de Zamora. A ella no le disgustó la idea, pero por ser hija de obediencia el párroco tuvo que escribir una carta a su visitadora general para que le diera el visto bueno. Tuvo éxito la gestión y tres Hijas de la Caridad se fueron a vivir a La Villarina. Una de ellas era trabajadora en la Seguridad Social y con su sueldo mantenía a las otras dos, de modo que las tres hermanas y el cura hicieron un buen equipo pastoral. Fueron años de una intensa actividad. A mayores, a este grupo se le unían tres estudiantes de magisterio pertenecientes al Grupo Scout que pilotaba el ya fallecido Franchichi. Ellos vivían con el párroco en Arenales. Cuando acababa uno la carrera, este se encargaba de que otro le sustituyera. Las tres Hijas de la Caridad, los tres estudiantes scouts y el cura trabajaban en red y pudieron desarrollar una intensa labor. Fue entonces cuando construyeron la guardería para atender a los más pequeños y un dispensario que fue costeado a prestación personal para proveer cuidados sanitarios básicos a la gente del barrio. Con el dinero que renunciaron a cobrar los profesores del Centro de Cultura Popular, se construyó encima de la guardería una nueva sede para seguir desarrollando la actividad educativa con las mujeres de la parroquia. En esta época el colegio cedió definitivamente las aulas a la parroquia y se adoptó la estructura arquitectónica que ha llegado hasta nuestros días. Tras la marcha de Pedro Rosón en 1984 como misionero al Piura, la parroquia, a petición del párroco saliente, fue encargada a los salesianos. Primero en la persona de Maximino Román, luego en la de Antonio Fuentes y, por último, en la de Vidal Rodríguez. Tomaron el testigo pastoral y trabajaron duro por mantener y acrecentar la vida cristiana en esa zona de Zamora. Estuvieron prácticamente una década a cargo de la parroquia. José Díez Anta sucedió a los salesianos hasta que, en 1994, D. Juan María Uriarte nombre a Francisco Díez párroco de La Natividad de Nuestra Señora, una tarea que, como el propio Don Paco cuenta, era provisional y que, a día de hoy, acumula ya casi tres décadas a sus espaldas. En todo este tiempo la parroquia asentó la vocación social que sus antecesores habían desarrollado. Sin olvidar la catequesis y la administración de los sacramentos, Don Paco promovió y desarrolló la atención de la guardería, un servicio que permitía a los padres trabajar y que, a la vez, aseguraba que los hijos estuvieran bien atendidos en todos los aspectos. Y no quedó ahí la tarea, porque en este tiempo se dio un paso que resultó pionero en el ámbito de la educación formal, a saber: se creó el Centro de Formación de Garantía Social en hostelería con las especialidades de Bar y Restauración, una decidida apuesta por la formación de la gente del barrio que se desarrolló a lo largo de 23 cursos consecutivos. La escasa alfabetización digital de los vecinos de la zona hizo que Don Paco sacara adelante cursos de informática con la intención de iniciarles en esas herramientas básicas. “Siempre me he sentido muy a gusto con la gente” explica Don Paco, “especialmente con los mayores y los enfermos” a los que confiesa que atendió con esmero y cercanía. Don Paco, consciente de que en su parroquia sigue habiendo necesidades materiales, atiende mensualmente a medio centenar de familias que reciben la ayuda de la comunidad cristiana para ir salvando su precaria situación. Sigue habiendo mucho trabajo dentro y fuera del templo y con este quincuagésimo aniversario la diócesis refuerza su compromiso de presencia en esta zona de la ciudad. Así lo ha expresado en su homilía el obispo, D. Fernando Valera, que subrayó que “el Señor pone su tienda entre nosotros”, nunca abandona a su pueblo y se sirve de muchas intermediaciones para acompañar el paso de los fieles. Monseñor Valera subrayó la “cercanía y la trayectoria de los sacerdotes” que se manifiesta en su entrega apasionada por el Evangelio, como a lo largo de estos 50 años se ha podido ver en la parroquia de La Natividad de Nuestra Señora. La presencia en la celebración del primer y último párroco constituía un precioso mensaje de unidad que el obispo también quiso subrayar.   Ojalá que este aniversario fortalezca la vida comunitaria y el Espíritu de Dios alimente y dé los frutos materiales y espirituales que necesitan sus fieles para seguir caminando por la senda del Evangelio.
07/01/2023más info
Pregón de Navidad. Monseñor Valera
Pregón de Navidad. Monseñor Valera
Autoridades civiles, señor presidente y Agrupación Belenista La Morana, señoras y señores. Es un regalo para mí como Obispo de Zamora estar con vosotros esta tarde para este Pregón de Navidad. Nuestra ciudad se llena de luz para recibir al Salvador. El Ángel les dijo: “No temáis, os anuncio una buena noticia… encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lc 2, 10. 12).  Os invito a contemplar junto al Pesebre el misterio. Hazlo pegado al latido de amor que allí hay. El misterio de la Navidad es el misterio de Dios que viene al mundo por el camino de la humildad. Es un MISTERIO DE LA SENCILLEZ, DEL OCULTAMIENTO DE DIOS. Hemos de impregnarnos de Jesús. Nuestra santificación depende de Belén, luego de Nazaret, ya que la misma, no consiste en hacer cosas extraordinarias, sino hacer de lo ordinario, lo extraordinario. Entra en el silencio de Dios y permanece en su honda intimidad, para que el “Espíritu te enseñe todo”. Los Evangelios nos hablan de un entorno pobre, sobrio, inapropiado para acoger a una mujer que va a dar a luz. Pero la humildad ha sido la puerta de entrada al misterio de luz: Jesús te alcanza en su pequeñez, en su fragilidad. Ahí encontramos que el fin del hombre es acoger a Dios en la vida, a uno mismo y a los demás en Él. El telos (fin) de la vida cristiana es la revelación de que, a través de la encarnación de Cristo, nuestra unión con Dios se ha hecho tan completa que realmente compartimos la naturaleza de Dios. Cuando contemplamos un belén, se nos manifiesta que lo humano y lo divino se unen en un misterio de amor. Contemplemos los misterios del belén no como turistas, sino como peregrinos. Y ahí, descubriremos que somos transformados espiritualmente. Hay una relación más íntima con el Cristo interior. Después de todo, los Evangelios no fueron escritos para que supiéramos de Jesús, sino para que conociéramos a aquel que continúa encarnado en nosotros. Somos deificados. El Nacimiento expuesto en el templo de la Encarnación, recorre los misterios de la infancia. Hagamos una lectura profunda, adentrémonos en la belleza y la verdad de cada misterio de la infancia de Jesús. Hay algunos rasgos en los personajes del Belén que subrayan el misterio de Dios hecho niño y que el Papa Francisco destaca en un documento reciente sobre el Nacimiento: En primer lugar, la vulnerabilidad: “El corazón del pesebre comienza a palpitar cuando, en Navidad, colocamos la imagen” del niño: Dios se presenta así, en un niño, para ser recibido en nuestros brazos. En la debilidad y en la fragilidad esconde su poder que todo lo crea y transforma”. En Jesús, Dios ha sido un niño y en esta condición ha querido revelar la grandeza de su amor,que se manifiesta en la sonrisa y en el tender sus manos hacia todos”. Fijemos en segundo lugar la mirada en María: “Su imagen hace pensar en el gran misterio que ha envuelto a esta joven cuando Dios ha llamado a la puerta de su corazón inmaculado”. María como “una madre que contempla a su hijo y lo muestra a cuantos vienen a visitarlo”. “María se convertía en la madre del Hijo de Dios sin perder su virginidad, antes bien consagrándola gracias a Él. Vemos en ella a la Madre de Dios que no tiene a su Hijo sólo para sí misma, sino que pide a todos que obedezcan a su palabra y la pongan en práctica”. En tercer lugar, contemplemos al soñador José: “Por lo general, se representa con el bastón en la mano y, a veces, también sosteniendo una lámpara”. “Juega un papel muy importante en la vida de Jesús y de María. Él es el custodio que nunca se cansa de proteger a su familia”. Además, pone en valor cómo fue “el primer educador de Jesús niño y adolescente”. “Llevaba en su corazón el gran misterio que envolvía a Jesús y a María su esposa, y como hombre justo confió siempre en la voluntad de Dios y la puso en práctica”. En otro orden, miremos El Portal del Belén: “Al nacer en el pesebre, Dios mismo inicia la única revolución verdadera que da esperanza y dignidad a los desheredados, a los marginados: (se trata de) la revolución del amor, la revolución de la ternura”, “desde el belén, Jesús proclama, con manso poder, la llamada a compartir con los últimos el camino hacia un mundo más humano y fraterno, donde nadie sea excluido ni marginado”.  Aparecen también Los Reyes Magos: “Hombres ricos, sabios extranjeros, sedientos de lo infinito, que parten para un largo y peligroso viaje que los lleva hasta Belén”. Sus regalos tienen un significado alegórico: “El oro honra la realeza de Jesús; el incienso su divinidad; la mirra su santa humanidad que conocerá la muerte y la sepultura”. Estos regalos muestran la verdad de este niño. Melchor, Gaspar y Baltasar “enseñan que se puede comenzar desde muy lejos para llegar a Cristo”. “No se dejan escandalizar por la pobreza del ambiente; no dudan en ponerse de rodillas y adorarlo. Ante Él comprenden que Dios, igual que regula con soberana sabiduría el curso de las estrellas, guía el curso de la historia, abajando a los poderosos y exaltando a los humildes”. Todo ocurre en La noche y sus estrellas: “Pensemos en cuántas veces la noche envuelve nuestras vidas”. “Dios no nos deja solos, sino que se hace presente para responder a las preguntas decisivas sobre el sentido de nuestra existencia:¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Por qué nací en este momento? ¿Por qué amo? ¿Por qué sufro? ¿Por qué moriré?”. Por ende, El palacio de Herodes, “está al fondo, cerrado, sordo al anuncio de alegría”, incapaz de abrirse a la transcendencia. Como síntesis, están Los pastores, sin privilegios ante el mundo y con los pobres: “Son los más humildes y los más pobresquienes saben acoger el acontecimiento de la encarnación”, están en contraposición a “tanta gente que pretende hacer otras mil cosas”. “Se convierten en los primeros testigos de lo esencial, es decir, de la salvación que se les ofrece”, subraya. “Este encuentro entre Dios y sus hijos, gracias a Jesús, es el que da vida precisamente a nuestra religión y constituye su singular belleza, y resplandece de una manera particular en el pesebre”. Los Ángeles suponen la Aceptación de todo lo humano, “son la señal de que también nosotros estamos llamados a ponernos en caminopara llegar a la gruta y adorar al Señor”, ahí estás tú con tus búsquedas, tus esperanzas. Estos personajes son signo de “la santidad cotidiana, la alegría de hacer de manera extraordinaria las cosas de todos los días, cuando Jesús comparte con nosotros su vida divina”. Ahí está el rostro de la Esperanza. Dios todo lo puede perdonar, redimir y sanar. Tú eres rostro de esperanza. ¡Dios es capaz de lo imposible! María dice siempre “SI”, mira y guarda en el corazón. Cuando estamos ante un Belén con talante contemplativo: Dios se da a conocer. Y es que el seguimiento no pasa por entender, sino por la confianza: no entendieron, pero le siguen. No le siguen porque lo entiendan, sino porque confían. Los discípulos no serán luego capaces de dejarlo. María y José tampoco. La humildad de Belén es la capacidad de saber habitar sin desesperación, con realismo, alegría y esperanza, nuestra humanidad; esta humanidad amada y bendecida por el Señor. La humildad es comprender que no tenemos que avergonzarnos de nuestra fragilidad. Jesús nos enseña a mirar nuestra miseria con el mismo amor y ternura con el que se mira a un niño pequeño, frágil, necesitado de todo. Déjate conmover por la ternura de un Dios vulnerable en la humanidad de Jesús. En nuestra cultura lo que importa es la acción, la eficacia. Pero lo importante no es eficaz. Y hoy se nos pide que contemplemos la vulgaridad de la vida. Las cosas ordinarias son más importantes que las extraordinarias. Todo el Evangelio está en Belén. María y José son los dóciles al Evangelio. Y ejemplo también para la humanidad de Jesucristo. Aceptar la no-eficacia de la vida, tan difícil de tragar para nuestra cultura. Déjate asombrar por la luz de la inocencia y el amor. Adora el misterio en el silencio de la noche y conviértete en sembrador humilde del amor. Jesús nace entre nosotros, en este es el pesebre de Jesús. Adora, confía, ama. Jesús, toma tu fragilidad y debilidad y te hace existencia ofrecida, entregada. Nos invita el Papa a la participación, a la misión y a la comunión, son características de una Iglesia humilde, que se pone a la escucha del Espíritu y coloca su centro fuera de sí misma. Dejémonos envolver por la humildad, por la humildad de la Navidad, por la humildad del pesebre, de la pobreza y la esencialidad con la que el Hijo de Dios entró en el mundo. Nos postramos ante el Niño Dios, con un gesto de adoración, un gesto de humildad. Como los Reyes magos que se ponen a la altura de Dios postrándose rostro en tierra. Que cada momento de nuestra vida sea un tiempo de gracia y docilidad a su Espíritu. Que seamos sensibles a su presencia. Permítenos entrar junto a los pobres y humildes en este mundo para hacer de él una “nueva creación”, una tierra nueva, y un cielo nuevo donde habite la justicia. Que esta Navidad sea nueva para todos, gracias especialmente a la “Agrupación Belenista La Morana” que cada año nos invita a fijar de nuevo la mirada en el Pesebre. FELIZ y santa NAVIDAD.                                                  +Fernando Valera Sánchez                                                Obispo de Zamora
17/12/2022más info
¡Felicidades, don Fernando!
¡Felicidades, don Fernando!
Hoy 12 de diciembre de 2022, nuestro obispo celebra su II aniversario como obispo entre nosotros, por eso queremos felicitarle y rezar de manera especial por su persona y por el santo ejercicio de su ministerio.  Por este motivo especial, don Fernando ha presidido esta mañana la eucaristía de las 10.00 horas en la S.I Catedral de Zamora donde han concelebrado los canónigos y han asistido a la celebración decenas de fieles. Tras la eucaristía, estos han tenido ocasión de mostrar su cariño y felicitación al obispo quien que ha recibido con emoción y alegría cada una de estas palabras. Durante su homilía, el prelado zamorano dijo: "esta celebración supone esa capacidad de los sencillos y pequeños para reconocer los momentos de gracia. Esos momentos en los que Dios está actuando, con la conciencia clara de que cosecho lo que ni sembré ni regué. Un tiempo para madurar el deseo del bien, para ir descubriendo el plan de salvación de Dios, para descubrir en cada circunstancia el dolor de nuestra gente".  En su intervención no se olvidó de los fuegos que han arrasado buena parte de la provincia de Zamora, especialmente la Sierra de la Culebra, pueblos que visitó para acompañar a los vecinos en la tristeza y la desolación. "Este año ha sido especialmente duro para los afectados por los incendios, por el abandono y su desolación". El obispo finalizó su homilía agradeciendo las numerosos mensajes recibidos en el día de hoy para felicitarle. "Hoy se repiten los mensajes de enhorabuena. Son deseos de felicidad. Cuánto bien nos hace desear la felicidad a los otros, porque también en ese camino encontramos la capacidad de ser felices nosotros mismos". Hay que recordar que la Santa Sede hizo público el 30 de octubre de 2020 el nombramiento de don Fernando como obispo. En ese momento, monseñor Valera era director espiritual del seminario mayor de San Fulgencio y del seminario menor de San José de la diócesis de Cartagena, hoy ya es nuestro padre y pastor. GALERÍA
12/12/2022más info
Mons.Valera, nombrado Hermano Mayor de la cofradía Jesús Nazareno de Bullas
Mons.Valera, nombrado Hermano Mayor de la cofradía Jesús Nazareno de Bullas
La Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Bullas (Murcia) ha nombrado Hermano Mayor Honorario al obispo de Zamora, Fernando Valera. Por tal motivo, un importante número de hermanos cofrades se desplazarán desde Bullas hasta Zamora para participar en el acto previsto que tendrá lugar el próximo sábado, 26 de noviembre. La cofradía murciana ha indicado que la programación de esta jornada festiva consistirá en un pasacalles que partirá a las 18.30 horas desde el Seminario hasta la S.I Catedral, en el que participará también la agrupación musical de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Una vez en la seo zamorana, dará comienzo la celebración de la eucaristía a las 19.00 horas. Al finalizar, tendrá lugar un concierto de la Agrupación Musical de la cofradía.
21/11/2022más info
Fallece el Padre José Fernández Abad, del verbo Divino
Fallece el Padre José Fernández Abad, del verbo Divino
El día 27 de enero de 1937 nació José en Argayo del Sil, aunque en la Partida de Nacimiento dice que es natural de Sorbera (provincia de León y diócesis de Astorga). El 20 de septiembre de 1950 ingresa en el Colegio de Coreses (Zamora) y en 1965 es ordenado Sacerdote también en Dueñas. Siendo el obispo que lo ordenó Johannes Wiesen Prelado “Nullius” de Encarnación y Alto Paraná (Paraguay). Fue un gran defensor de los campesinos trabajando y promoviendo organizaciones que los defendieran para poder conservar sus tierras y que no tuvieran que emigrar del campo a la ciudad. En sus últimos años en Paraguay trabajó también por la salud de sus gentes ayudando a construir un hospital y luego buscando apoyos para mantenerlo. Una de sus pasiones era la formación del laicado para que pudieran tener los recursos necesarios para llevar adelante la iglesia con catequistas y dirigentes de comunidades bien preparados.Desde su llegada a España ha vivido en la Comunidad de Leganés en la Parroquia del Verbo Divino, desde donde continuó apoyando a “sus gentes” de Paraguay, hasta septiembre del 2019 que se retiró de cualquier tarea y que pasó a formar parte de la comunidad de Zamora, donde ha permanecido hasta su ida definitiva a la casa del Padre. El funeral se celebra el jueves, a las 18:00 en la parroquia de San Lorenzo (Zamora). Descanse en paz, descanse en Dios.
10/11/2022más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.