Delegación de Medios de Comunicación Social

25/12/2021

Compartir

El obispo preside la celebración de la Navidad en la Catedral

Monseñor Valera presidió en la catedral la celebración de la Navidad junto a los canónigos y a un nutrido grupo de fieles que asistió a la solemnidad acompañada en los cantos por el Coro Sacro "Jerónimo Aguado".

En la homilía el obispo dijo que “el niño que contemplamos anoche envuelto en pañales y acostado en un pesebre, hoy se nos presenta como verdadera palabra de Dios, el hijo que vive en Dios desde la eternidad, como confesamos en nuestra profesión de fe: Dios de Dios, Luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero. En Belén nace de María un niño que es la palabra misma de Dios humanizado, es el hijo de Dios que se ha hecho el hijo del hombre”.

Quiso resaltar Fernando Valera que en el relato de la Natividad los evangelios hablan de un entorno pobre, sobrio, inapropiado para acoger a una mujer que va a dar a luz, pero “la humildad ha sido la puerta de entrada al misterio de luz y la humildad”. Apeló también a palabras del papa Francisco cuando en su reciente discurso ante la curia afirmó que sin humillación no hay humildad. Reconoció el prelado en esas palabras del papa su fuerza evangelizadora al identificarlas como una invitación personal a leer la historia de cada uno “como historia de salvación”, como una oportunidad para abrirse “al camino de humildad que tantas veces le pido al Señor ante el Cristo del Seminario. Y ahí descubro que Jesús me alcanza en su pequeñez, en su fragilidad, ahí encontramos q el fin del hombre es acoger a Dios en la propia vida”.

Tal y como ha expresado en su mensaje de Navidad, en esta ocasión grabado en la parroquia de Andavías, debemos tener esperanza, porque “Dios lo puede perdonar, redimir y sanar todo. Dios es capaz de lo imposible”. Continuó el obispo afirmando que “la humildad es saber comprender que no tenemos que avergonzarnos de nuestra fragilidad. Jesús nos enseña a mirar nuestra miseria con el mismo amor y ternura con el que se mira a este niño pequeño, frágil, necesitado. Jesús toma la fragilidad y debilidad y nos hace existencia ofrecida y entregada.

Finalmente, Monseñor Valera quiso citar unas palabras del papa con especial resonancia para el año jubilar que está viviendo la diócesis. Y es que según el papa “el humilde vive y conjuga especialmente dos verbos: recordar y generar. Recordar las raíces y generar fruto de las raíces a las ramas” para, de este modo, "vivir la libre apertura de la fecundidad". Explicó el obispo que “recordar etimológicamente significa traer al corazón, traer la tradición del pasado, pero no como culto al pasado, sino como un traer al corazón aquello que nos ha precedido, aquello que nos ha traído hasta aquí, hasta el portal de Belén. Recordar no es repetir sino reavivar y con gratitud dejar que la fuerza del Espíritu Santo llene de luz nuestro corazón como a los primeros discípulos”. Y junto al verbo recordar aparece el de generar. “Al hombre humilde no solo le interesa el pasado sino también el futuro porque sabe mirar hacia delante, sabe contemplar la vida con memoria llena de gracia. El humilde genera, empuja hacia aquello que no se conoce. El soberbio en cambio repite, se endurece y se encierra en su repetición, se siente seguro de lo que conoce y teme a lo q no conoce porque no puede controlarlo, le hace sentirse desestabilizado”

Terminó invitando a los presentes a ser testigos de la luz en el seguimiento del señor y deseando una feliz navidad para todos.

Otras noticias relacionadas

Tiempo de Navidad: el Belén
Tiempo de Navidad: el Belén
Poner en casa el Belén se ha convertido en una de las tradiciones que motiva y une a la familia los días previos a la llegada de la Navidad. Los belenes actuales están formados por elementos históricos que muestran la realidad tal cual fue.   ¿Cómo se inició esta tradición?   “Más tú, Belén Efratá, aunque eres la menor entre las familias de Judá, de ti me ha de salir aquel que ha de dominar en Israel”; con estas palabras Miqueas profetizaba la ciudad de nacimiento del Mesías; y la misma expresión utilizaron los sumos sacerdotes para indicarle a Herodes dónde tenía que nacer el Rey que andaban buscando los Magos de Oriente guiados por la estrella. Hoy en día, con este nombre conocemos la representación figurativa de la Natividad de Jesús y el ambiente que lo rodeaba. El primer Belén tuvo lugar, por iniciativa de San Francisco de Asís en Greccio (Italia) en el año 1223. Se trataba de una puesta en escena con personajes vivos de la Natividad del Señor ideada por el santo de Asís para que el pueblo fiel comprendiera y viviera este misterio. A partir de este acontecimiento, los frailes franciscanos difundieron por Italia la representación figurativa de la Navidad como apoyo a la predicación de esta fiesta. En el S. XVIII Carlos VII de Nápoles al convertirse en Carlos III de España trajo esta tradición a nuestra tierra y a todos los pueblos hispanos.   Los elementos del Belén que muestran su realidad Los belenes actuales están formados por elementos históricos que muestran la realidad tal cual fue, siendo el más importante la Sagrada Familia; pero, también, por muchos otros con carácter simbólico que, aunque no estuvieron presentes en el momento del Nacimiento, sí manifiestan la realidad más profunda de lo que aconteció. Por poner algún ejemplo podríamos citar el mismo portal. Con frecuencia se representa como lo que fue, un establo, pero muchas veces lo vemos como un templo en ruinas significando que lo viejo ha pasado y que se inicia una nueva relación con Dios. Es muy expresiva la conocida presencia del buey y el asno que no aparecen en los evangelios de la infancia, pero que el profeta Isaías, al empezar su Libro, los nombra con esta frase “conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo”, animales que, a pesar de su poca inteligencia, saben perfectamente quién los alimenta, no como el pueblo de la antigua Alianza al que Isaías tiene que corregir por sus desviaciones. Los pastores, que sí estuvieron presentes la gran Noche, simbolizan al pueblo cercano al Señor, los israelitas, los primeros en recibir el mensaje de la salvación. Advertidos del acontecimiento por el coro angélico acuden prestos adorar al Niño Dios y a ofrecerle sus dones como símbolo de la entrega de sus vidas. Especialmente expresiva es la presencia de los Magos con sus pajes que con sus tres razas y sus diferencias de edad significan la humanidad entera a la que está destinado el mensaje de Redención y que, como los pastores se acercan a adorarlo ya a ofrecer sus dones, el oro como Rey, el incienso como Dios y la mirra como hombre. La estrella que guía a los magos simboliza la luz de la fe que es la que nos lleva hasta la presencia del Señor. Muchos otros personajes y elementos pueden aparecer en nuestros Belenes: el castillo de Herodes, personas realizando distintos oficios, animales, plantas, que completan el conjunto dando aspecto de autenticidad. Pero tenemos que evitar colocar figuras que desvirtúen el gran mensaje que San Francisco quiso comunicar con el primer Belén en Greccio.   Por Pablo Delclaux,Director del secretariado de la Subcomisión Episcopal para  el Patrimonio Cultural.
04/01/2022más info
El obispo graba su felicitación de Navidad en Andavías
El obispo graba su felicitación de Navidad en Andavías
El obispo de Zamora, Fernando Valera, se ha trasladado hasta la parroquia de Andavías para grabar en el templo la felicitación de Navidad de este año. La intención de don Fernando es dar visibilidad a las parroquias más pequeñas y al mundo rural. Por este motivo, la delegación de Medios y el párroco de la Unidad Pastoral La Hiniesta- Montamarta, Matías Diego, prepararon el espacio en Andavías para grabar en video el mensaje navideño del obispo que se enviará a través de WhatsApp en Nochebuena. También se colgará en la web de la diócesis (www.diocesisdezamora.es) y en las redes sociales. El obispo, que llegó al pueblo con discreción, fue recibido a la puerta del templo por un grupo de feligresas que forman parte del coro parroquial. Tuvieron ocasión de intercambiar unas palabras con don Fernando y le agradecieron su cercanía y la visita "sorpresa" que realizó al pueblo. 
21/12/2021más info
El obispo felicita la Navidad a los más vulnerables
El obispo felicita la Navidad a los más vulnerables
Zamora, 24/12/2020. El obispo diocesano, Fernando Valera Sánchez, ha visitado hoy el centro regional de rehabilitación de alcohólicos San Román, la casa de acogida y la casa sacerdotal; los tres centros atienden a un total de 150 personas y son gestionados por Cáritas Diocesana de Zamora. El día de Nochebuena ha sido la jornada elegida por el prelado zamorano para conocer la realidad de estos colectivos atendidos por Cáritas y para desearles una feliz Navidad.  Por otro lado, ha aprovechado este momento para mostrar su cercanía y afecto a las personas que atraviesan situaciones de exclusión o vulnerabilidad, como es el caso de los internos del centro de rehabilitación de alcohólicos o los usuarios de la casa de acogida.  Monseñor Valera Sánchez ha realizado este recorrido acompañado por el delegado- director de Cáritas Diocesana de Zamora, Antonio J. Martín de Lera.  El centro de rehabilitación de alcohólicos -cercano al núcleo urbano de Toro- ha recibido la visita de don Fernando a las 17.00 horas y allí ha presidido la eucaristía a la que han asistido los trabajadores y los 35 residentes. El obispo también ha tenido tiempo para conocer las instalaciones y compartir algunas impresiones con los presentes. De vuelta en Zamora, se ha desplazado hasta la casa de acogida que da techo a 25 personas sin hogar y ofrece el servicio de comida para llevar a aquellas personas que antes de la pandemia acudían únicamente a comer o cenar. En total, la casa de acogida atiende diariamente a 70 personas. Por cierto, don Fernando volverá a la casa de acogida con el fin de inaugurar y bendecir las instalaciones próximamente. Antes de la cena de Nochebuena, el prelado se ha acercado hasta la casa sacerdotal, anexa al  seminario menor San Atilano, para compartir un tiempo con los presbíteros jubilados que residen en la casa. No es la primera vez que visita sus instalaciones, pero don Fernando ha querido estar en el día de hoy con los presbíteros más mayores para desearles una feliz Navidad. Se trata de la primera visita oficial del nuevo obispo de Zamora a algunos de los centros de Cáritas, aunque está previsto que haga lo propio con el resto de instalaciones. Hay que recordar que Cáritas Diocesana de Zamora ha atendido en torno a 14.000 personas en lo que va de año y cuenta con un presupuesto que ronda los 10 millones de euros.    
26/12/2020más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.