inicio.Actualidad.Noticias.Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera: "La alegría del Evangelio llena el corazón".
Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera: "La alegría del Evangelio llena el corazón".
Volver

24/01/2024

Compartir

Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera: "La alegría del Evangelio llena el corazón".

Hace algo más de tres años, Fernando Valera Sánchez era un total desconocido para los zamoranos. Hoy es un hombre reconocido en nuestra provincia y también en la Iglesia española. Muchos han sido los medios que le han requerido en estos últimos meses. Y nunca les ha esquivado. En este 24 de enero, día en el que celebramos la memoria de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas, hemos querido aprovechar la oportunidad para hacerle una entrevista y que nos hable, desde el corazón de pastor, de algunos temas de interés diocesano. 

 

Don Fernando, hace no demasiado tiempo usted era sacerdote en una diócesis a casi 700 km de distancia. Hoy es obispo de Zamora ¿En qué ha cambiado su vida en estos tres años?

 Hay un antes y un después de ser obispo. Recuerdo la primera vez que vine a Zamora, mis amigos quisieron acompañarme, pero les pedí que no lo hicieran. Cogí mis cosas, mi coche y la primera parada que hice fue en el Cristo del Carrascalejo. Allí me puse en manos del Señor, consciente de que iniciaba una nueva etapa en mi vida. Siento que no me ha abandonado en la misión. Cuando el Señor llama a una tarea como esta, funda por dentro a quien se pone en sus manos, da la paz y la cordialidad suficientes para afrontar el reto que le pide.

Un obispo no deja de ser un líder con un cierto poder sobre miles de fieles ¿No puede caer en la tentación de la auto-referencialidad?

Como obispo, puedo tener la tentación de la vanidad, de mirarme constantemente a mí mismo, de olvidarme de la cruz… son tentaciones que pueden aparecer una y otra vez, pero sé que solo desde el misterio de Cristo, desde la oración puedo superarlas. La confianza en Él me fortalece y me pone en el camino de la fecundidad episcopal. “La humildad es la verdad” dirá Santa Teresa.

¿Está contento entre nosotros?

Estoy plenamente feliz en la diócesis de Zamora. Eso no significa que no haya tenido que afrontar problemas personales y estructurales, pero siempre he intentado hacerlo con la mano tendida, afrontando con mansedumbre las diferencias y creando puentes. Está claro que gobernar exige también tomar decisiones y estas no siempre son bien recibidas por todos. En otras ocasiones también me equivoco y tengo que pedir perdón.

 ¿Qué cree que ha aportado en estos años al estilo de la vida diocesana?

 Vivimos un tiempo nuevo, ni mejor, ni peor. La llegada de un obispo a una diócesis se acompaña siempre de nuevos acentos. En estos tres años he ido tomando decisiones, todas ellas meditadas a los pies de la cruz para encontrar luz y crear puentes. La historia dirá en qué medida he acertado o me he equivocado.

¿Cuál es el estilo que le gustaría que asumiera la Iglesia zamorana?

 Como el papa Francisco escribió en Evangelii Gaudium, también yo “sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación”.

 Mi deseo sería hacer todo lo anterior de manera sinodal, en equipo, por eso aquí no sobra nadie y siempre nos faltará alguien. Caminamos hacia un modelo de Iglesia más participativo, con más mujeres en los órganos de gestión, con laicos en decisiones importantes, con diáconos permanentes asumiendo servicios relevantes. Vamos caminando, estoy contento, pero aún queda mucho trecho por recorrer.

¿Cómo ve el estado de ánimo de los creyentes zamoranos?

 A veces caemos en la tentación del desánimo, algunos dicen que “somos pocos y ya mayores”, pero la alegría del Evangelio llena el corazón, libera de la tristeza y del vacío interior, por eso he insistido en cultivar la esperanza en las comunidades. La fe está llamada a pervivir y a ser fermento espiritual.

Recientemente, participó en Roma en una visita al papa junto al resto de obispos españoles. ¿Cómo ve el futuro de las vocaciones?

 Hay pocos seminaristas, pocos consagrados, es verdad, y es momento de pedir insistentemente a Dios que nos regale vocaciones suficientes, pero lo que necesitamos es trabajar pastoralmente para que haya cristianos comprometidos, familias creyentes, comunidades vivas. Con la oración y el trabajo pastoral las vocaciones llegarán. Tenemos que cultivar la mística de nuestra gente, ayudarles a tener experiencia de Dios, a situarse en el mundo desde su condición bautismal, no solo mirando a Jesús como referente, sino participando desde su mismo modo de ver. Si enseñamos a mirar con los ojos de Jesús todos nos haremos semejantes al Maestro.

 ¿Puede aportar la Iglesia algo a la sociedad zamorana?

 La diócesis de Zamora ni está, ni estará en las lógicas de los partidos, pero se siente obligada a ser un activo social, a estar de otra manera y ser fermento en la sociedad, potenciando el diálogo como herramienta esencial para la construcción de la sociedad y del bien común.

Por desgracia, en la plaza pública hoy se impone el monólogo, el ruido y los intereses particulares y, así, se fractura el modelo de civilización que, con esfuerzo y sacrificio, hemos conseguido y estamos llamados a mejorar. No somos un partido político, pero tampoco neutrales, ni cómplices, por eso no estamos dispuestos a ponernos de perfil y a mirar qué pasa ahí fuera sin tener una palabra, sin sumarnos a proyectos que busquen el bien de todos. Queremos construir. Lo que somos y lo que tenemos es para evangelizar y para servir a la sociedad en la que estamos. Por eso tenemos que salir de las sacristías y proponer alternativas desde nuestra esencia creyente, estar en todos los foros, aunque no se nos espere.

Mi despacho y mi casa están abiertos a todos: los políticos y las instituciones lo saben; los curas lo saben; el Pueblo de Dios lo sabe. Y la mayoría lo experimenta para alegría de este obispo.

Uno de los grandes problemas de la Iglesia en España ha sido el de la pederastia ¿Cómo lo ha afrontado en Zamora?

 Yo llevo años trabajando en este ámbito. Ya en Murcia escuché y asesoré a víctimas, pero la Iglesia ha perdido el relato en cuestión de los abusos. Por mucho que hablemos de las víctimas y de su dolor, por mucho que pongamos en marcha programas de reparación global, por mucho que nos enmendemos la plana, aceptémoslo: Hemos perdido el relato.

Tenemos que cambiar la lógica narrativa porque es tiempo de reconocer errores y de pedir perdón. Esto no es un ejercicio sencillo, requiere humildad, exige reconocer nuestra herida, la debilidad de nuestra condición humana.

 Y junto a este reconocimiento del dolor causado, y en muchas ocasiones encubierto, tenemos que trabajar para que no se vuelva a producir ningún abuso: ni de poder, ni de conciencia, ni sexual. Desde el primer día de mi episcopado aposté por formar un equipo interdisciplinar que fuese, y así está siendo, foco de prevención para todos los agentes que en esta diócesis trabajan con menores y personas vulnerables. A día de hoy el recorrido es muy positivo: formamos dentro y estamos ya exportando experiencias y formación del camino recorrido a otras diócesis. Estamos muy orgullosos del trabajo realizado.

 ¿Cómo ha colaborado con las diferentes instituciones que han investigado los casos de pederastia?

 Abusos y Evangelio son incompatibles, por eso hemos mantenido colaboración estrecha con cuantos han querido buscar la verdad sobre este tema. Transparencia absoluta con medios de comunicación, con la Conferencia Episcopal Española, con Cremades y Calvo sotelo, con el Defensor del Pueblo... Hemos ofrecido todo lo que está de nuestra mano para ayudar a quien se considere víctima, pero a día de hoy nadie ha llamado a la puerta de la Oficina del Menor para denunciar un abuso. Y hemos insistido en que lo hagan a cuantos han publicado alguna información al respecto.

Otro de los campos en los que ha dado grandes pasos es el de la economía. ¿No tiene miedo de que le acusen de ser un obispo especialmente preocupado por los dineros?

La iglesia no está para ganar dinero, es una institución orientada a la evangelización y para mantener esta encomienda tenemos que gestionar bien los recursos. Además de los trabajadores que desempeñan diferentes tareas para la diócesis y de los sacerdotes que atienden sus múltiples compromisos pastorales, más de 400 templos, casas parroquiales y edificios, algunos en ruinas, nos obligan a buscar nuevas fórmulas que nos permitan gestionar el patrimonio humano y material. Lo que hemos recibido hemos de cuidarlo para que siga siendo de todos y para todos.

 Hemos explorado diferentes vías para una gestión más eficiente, humana y acorde con la doctrina social de la Iglesia: convenios de uso, ventas de edificios, alquileres sociales, la Fundación ZamorARTE… Creemos que con este tipo de fórmulas todos salimos reforzados y nos acercamos a la necesaria sostenibilidad. No hay vuelta atrás. Tenemos que trabajar para conseguirlo en el horizonte de esta década sin olvidar que todo lo que hagamos está al servicio del culto, de la atención humana, de la promoción de la cultura, de los proyectos solidarios y asistenciales y, sobre todo, de los más frágiles y vulnerables.

 Recordamos que en sus primeros días de episcopado habló de transparencia. ¿Por qué es tan importante para usted?

Porque no tenemos nada que ocultar. Hemos trabajado para hacer que la diócesis de Zamora pase en poco más de dos años a ser considerada la más transparente de España, así lo ha publicado la Fundación Haz, constituida por un grupo de profesionales independientes para impulsar el buen gobierno, la transparencia, la rendición de cuentas y el impacto social de las instituciones.

 Quizá, por esta nueva manera de situarnos frente a la economía, se haya incrementado la cifra de los contribuyentes zamoranos que marcan la X en su declaración de la renta. Son muchos más los que nos dan que los que nos siguen. ¿Por qué? Porque hay una percepción de lo que la institución es y hace en la sociedad.

¿Cuáles son sus retos principales?

Las periferias, sin duda. Los últimos seguirán siendo nuestra misión principal. Y en Cáritas tenemos nuestro buque insignia. Cáritas representa nuestras manos, nuestro corazón, nuestros pies en el mundo de la pobreza. Al obispo de Zamora le preocupa, y mucho, que no perdamos el relato en el que se la juega la credibilidad de la iglesia y del evangelio al que sirve: la caridad, la justicia social, la defensa de la vida, la mirada compasiva al pobre e inmigrante, a los descartados, a los que sufren problemas mentales.

El patrimonio ha sido otro de los ejes fundamentales de su episcopado ¿Por qué?

La Iglesia de Zamora promovió a lo largo de los siglos una intensa producción artística que nos permite mantener a día de hoy un ingente patrimonio cultural de notable trascendencia religiosa, social e histórica. A las manifestaciones arquitectónicas, pictóricas y escultóricas que tutelamos, se le suman las obras textiles, las rejerías, la orfebrería y un espectacular patrimonio documental y bibliográfico. Todo este legado conforma una importante documentación sin la cual sería imposible comprender la historia de esta tierra y de sus gentes.

 Es indudable que este extraordinario legado ha pervivido en un óptimo estado de conservación gracias al celo de la comunidad cristiana, que lo asumió como recurso necesario para la evangelización y como elemento identitario. Queremos seguir preservando este patrimonio en las mejores condiciones para cumplir con sus fines propios, pero también para dinamizar y publicitar los atractivos turísticos y culturales de Zamora en orden a su promoción social, cultural y económica.

¿Qué papel juega en todo esto la creación de la Fundación ZamorArte?

La Fundación ZamorArte quiere ser el instrumento para impulsar la conservación, restauración, protección, investigación y difusión del patrimonio y del legado cultural perteneciente a la Iglesia de Zamora. Con ZamorArte queremos buscar un nuevo modelo de gestión que conciba el patrimonio cultural no como un lastre o elemento pasivo, sino como un factor de generación de recursos en orden a su propia sostenibilidad y al desarrollo económico y social del territorio. Desde esta clave, la fundación ya está trabajando en La Milla Románica (www.lamillaromanica.com) y en otros proyectos que van a suponer un impulso para el desarrollo integral de la provincia.

¿Qué hay de esos nuevos proyectos con el ayuntamiento, con la diputación, con Las Edades y otras instituciones?

 Estamos muy ilusionados. Hemos creado equipos de trabajo que están avanzando en múltiples líneas y que pronto, esperamos, darán resultados. Poco a poco iremos viendo cómo la Iglesia zamorana se convierte en un activo social porque la fe no se lleva bien con el inmovilismo, está constantemente buscando la manera de ser fermento en la sociedad. Si Dios quiere, todas esas cosas en las que estamos trabajando harán que podamos echar una mano al desarrollo integral de esta tierra.

 D. Fernando, ha sido un placer charlar con usted. Feliz día de San Francisco de Sales y que Dios siga guiando sus pasos.

Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera: Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera: Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera: Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera: Entrevistamos al obispo de Zamora, Fernando Valera:

Otras noticias relacionadas

Dos centros educativos de Zamora y dos de Toro, ganadores del Certamen de Belenes
Dos centros educativos de Zamora y dos de Toro, ganadores del Certamen de Belenes
La delegación diocesana de Enseñanza entregará mañana los premios a los alumnos y centros educativos que han ganado el Certamen de Belenes 2023-2024. El acto se desarrollará en el teatro del Seminario San Atilano a las 18.20 horas y, a continuación, proseguirá la formación permanente de los profesores de Religión, impartida por el Centro Teológico San Ildefonso. Ganadores 1º Daniel Pino (CEIP Sancho II) 2º Carlos Riesco (CEIP Virgen del Canto-Toro) 3º Dan Olaya (CEIP Magdalena Ulloa-Toro) 4º Hugo Rivera (IES Claudio Moyano) Los premiados serán obsequiados con un kit de material escolar y otros productos por genileza de la Diputación Provincial de Zamora, Gaza, Caja Rural, editorial SM y el Obispado de Zamora. De esta forma finaliza esta tradicional actividad organizada por la delegación diocesana de Enseñanza y que goza de muy buena aceptación entre los centros educativos y los alumnos. Este año, han sido 150 los trabajos presentados de 30 colegios diferentes (públicos y concertados) y de alumnos de Primaria y Secundaria.      
29/02/2024más info
El obispo participa en el encuentro de la comisión de Seminarios de la CEE
El obispo participa en el encuentro de la comisión de Seminarios de la CEE
Monseñor Fernando Valera participa en la reunión de la Comisión Episcopal para el Clero y los Seminarios, organizada por la Conferencia Episcopal Española en Madrid y que finaliza hoy. «La espiritualidad litúrgica del presbiterio diocesano» es el tema de este X Encuentro de Directores Espirituales. El presidente de la Comisión, Mons. Joan Enric Vives, arzobispo de Urgell, junto con el obispo responsable de los directores espirituales en la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, Mons. Salvador Cristau, obispo de Tarrasa, fueron los encargados de la oración de bienvenida y de la acogida a los participantes el lunes, 26 de febrero, a las 16.30 horas. Claves para la formación litúrgica El subsecretario del Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Mons. Aurelio García Macías, ofreció una ponencia sobre «El presbiterio: dispensador de los ministerios de Dios» en la primera jornada. Ayer, martes 27, Mons. Aurelio García Macías reflexionó sobre las «Claves para la formación litúrgica de los presbíteros y en el seminario». La jornada continuó durante la tarde con la charla del sacerdote de la diócesis de Tarrasa y profesor de Liturgia en el Instituto de Liturgia del Ateneo Sant Pacià de Barcelona, Eduardo Pire, sobre la «Eucaristía: sacramento de la caridad pastoral» . Finalizarán las jornadas con el delegado de Liturgia de la diócesis de Málaga y profesor en el Centro Superior de Estudios Teológicos, Alejandro Pérez Verdugo, consultor técnico y asesor permanente del secretariado de la Comisión Episcopal para la Liturgia, que ofrecerá hoy dos conferencias con los temas: «La liturgia de las Horas en la espiritualidad del sacerdote diocesano secular» y «Liturgia de las Horas y vida sacerdotal».
28/02/2024más info
Zamora se despide de Uriarte con la celebración de la misa en la catedral
Zamora se despide de Uriarte con la celebración de la misa en la catedral
El obispo de Zamora, Fernando Valera, ha tenido emocionadas palabras de cariño y reconocimiento hacia don Juan María Uriarte -fallecido el pasado 17 de febrero en Bilbao- en una eucaristía celebrada esta tarde en la S.I Catedral del Salvador en Zamora. "Me he sentido acompañado por él en varios momentos desde mi consagración como obispo de Zamora", ha recalcado Mons. Valera. También ha destacado durante su homilía que de él aprendió que "la humillación es un criterio de discernimiento y que ayuda en la misión", unas palabras que dejan entrever cómo don Fernando ha buscado consuelo en el prelado,  recientemente fallecido, en situaciones de dificultad. Precisamente, su capacidad de escucha y cercanía son virtudes que también han señalado en los últimos días sacerdotes y laicos que tuvieron ocasión de conocer de cerca a Mons. Uriarte. Don Fernando, también, ha recordado a los fieles que conocía al obispo Uriarte desde el año 1997, cuando le pidió a éste que le redactara el prólogo de uno de sus primeros libros: "Siempre dije que era mejor el prólogo que el libro". A partir de ahí, comenzó una relación que se ha estrechado en los últimos tres años,  desde que don Fernando tomó posesión de la diócesis de Zamora. En este sentido, ha reconocido que para él fue "muy importante" que le acompañara en ese día especial, pero en plena pandemia. Otro de los rasgos que ha resaltado de la figura de don Juan María es su amor a la Iglesia: "estuvo siempre enamorado de su esposa, la Iglesia, y eso es lo mejor que se le puede decir a un obispo". Para finalizar, don Fernando ha dicho: "Sólo nos queda dar gracias a Dios por habernos dado un pastor con un corazón que quería ser un corazón de discípulo, fiado de la misión que Dios le dio. Gracias porque esta Iglesia ha tenido el honor de tenerlo de pastor. Él ha sembrado semillas de Evangelio. Descanse en paz descanse en Dios". Asistencia de autoridades  Numerosas autoridades eclesiásticas, civiles, políticas y militares han participado en la eucaristía, así como decenas de fieles zamoranos que han acudido hasta el primer templo diocesano para expresar de este modo su respeto hacia uno de los obispos de Zamora que serán recordados por mucho tiempo. El actual obispo de Zamora saludó "especialmente" al sacerdote diocesano, Agustín Montalvo, presente en el templo y que fue vicario general durante el episcopado de Uriarte y uno de sus hombres de confianza durante su estancia en Zamora. 
28/02/2024más info
¿Cómo podemos
¿Cómo podemos "salvar" la iglesia de Villalpando?
La iglesia de San Pedro de Villalpando se encuentra en un mal estado de conservación y el desplome de su torre y de los arcos mudéjares del muro sur motivan, entre otras circunstancias, la urgencia de la rehabilitación integral del templo.  La iglesia de San Pedro, con su distintiva arquitectura románica del siglo XIII y su importancia histórica para la comunidad, ha sido durante mucho tiempo el origen y punto de devoción para cientos de villalpandinos. Sin embargo, con el paso del tiempo, ha dejado su huella en la estructura, amenazando con erosionar su esplendor histórico. En este contexto y de la mano de la Fundación ZamorArte, la diócesis de Zamora e Hispania Nostra surge una solución: el micromecenazgo. Este miércoles 28, a las 20.00 horas, en el salón municipal de Villalpando tendrá lugar una charla explicativa sobre esta herramienta eficaz que permitirá recaudar fondos para recuperar la iglesia de todos. Los ponentes serán el director de Proyectos de ZamorArte, Juan Carlos López, y la influencer y arquitecta de Hispania Nostra, Beatriz Barrio.
28/02/2024más info
La diócesis reparará el sepulcro de Ordóñez de Villaquirán de la iglesia de San Juan de Puerta Nueva
La diócesis reparará el sepulcro de Ordóñez de Villaquirán de la iglesia de San Juan de Puerta Nueva
La diócesis de Zamora iniciará, próximamente, la intervención sobre el sepulcro de la familia Ordóñez de Villaquirán, ubicado en la iglesia de San Juan Bautista o San Juan de Puerta Nueva de Zamora. El sepulcro con la figura yacente y los adornos de su apellido se encuentran -desde finales del siglo XX- a la entrada del templo, junto al muro norte de la iglesia. El Obispado de Zamora, preocupado por la conservación del patrimonio histórico-artístico de la diócesis, inició en su momento los trámites necesarios para la aprobación hoy de este expediente por parte de la comisión territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León. El interés histórico de este tipo de construcción y su deteriorado estado de conservación motivaron a la delegación episcopal de Patrimonio a solicitar la autorización para su reparación. El estado de conservación que presenta la obra es muy deficiente; los principales daños son consecuencia del proceso natural de envejecimiento de los materiales que componen la obra y las condiciones ambientales inadecuadas, especialmente los elevados niveles, oscilaciones e interacciones de la humedad relativa y temperatura, así como a los contaminantes ambientales. El tiempo estimado de los trabajos de restauración es de tres meses. El coste de la restauración correrá a cargo de la parroquia de San Juan de Puerta Nueva de Zamora. Propuesta de intervención El objetivo principal de los tratamientos será la conservación de la autenticidad histórica y estética de la obra, siguiendo en todo momento el criterio de mínima intervención y los documentos internacionales en materia de restauración. Estos tratamientos deberán ser: estables, reversibles y no alterar el aspecto original de la obra, siempre bajo los criterios de reversibilidad y diferenciación del original. Así mismo la actuación se realizará sobre la base de estudios científicos y técnicos que aseguren un correcto funcionamiento de los materiales, técnicas y productos empleados. Interés histórico El deseo de recibir sufragios por sus almas, pero también el afán de notoriedad social y de superioridad política de ciertos linajes zamoranos ejercían sobre el resto de la población condujo a algunos miembros de la elite local a enterrarse en el interior de los templos y a dejar memoria de sí con una inscripción. Algunos tan solo colocaron una lápida funeraria, en ocasiones muy austera y adornada con un sencillo epitafio, en otras acompañada de algún símbolo de su familia y algo más adornada. Otros, como es el caso de don Juan Ordóñez de Villaquirán, levantaron un sepulcro en el que la figura yacente u orante del difunto ocupa un lugar preeminente, junto a los símbolos heráldicos de su familia y de alguna inscripción. Un texto que recuerda la identidad del difunto y de los cargos ejercidos a lo largo de su vida que puede ir acompañada, en ocasiones, por algún texto bíblico o alguna pintura. Los más osados y también aquellos más capaces económicamente no solo mandaron grabar una lápida o construir su sepulcro, sino que levantaron capillas y fundaron capellanías de misas con las que se transformaron notablemente las parroquias zamoranas.    
27/02/2024más info
Toda fila tiene, o debería tener, una meta
Toda fila tiene, o debería tener, una meta
Se acerca la Semana Santa y una de las cosas que lleva consigo este tiempo, curiosamente, son las filas. En estas próximas semanas haremos filas y colas para distintas cosas, la pregunta que surge entonces es si tenemos claro hacia donde va nuestra fila y por qué la estamos haciendo, porque si hiciésemos una fila para no llegar a ningún sitio, estaríamos perdiendo el tiempo. Estos días aparecían en prensa alguna que otra cola en las sedes de las cofradías para recoger nuevos medallones, velas o hachones. Hacemos la fila, con lo que conlleva de tiempo y paciencia, de romper nuestras rutinas, de tener que adaptarnos a los horarios de las cofradías porque nos mueve un deseo fuerte. Queremos salir en las procesiones, queremos conseguir nuestra túnica, queremos conservar nuestro banzo.Llegará la Semana Santa y las filas se harán para salir en la procesión. El huerto del Espíritu Santo, los jardines de la catedral, las inmediaciones de la Plaza Mayor, el Seminario o la iglesia de san Vicente acogerán las filas de hermanos. Primero en el caos del recuentro y la llegada, pero luego en el orden perfecto para recorrer las calles. Está claro que todos los que dejan de estar ese rato con su familia y amigos para salir en la procesión quieren ponerse andar. Hacemos la fila para salir a la calle, para hacer el recorrido, para acompañar los pasos, nadie duda que en la fila se quiere salir en procesión. ¿Y no esperan los que se apostan en filas pacientemente durante varias horas para ver pasar la procesión? En esa espera se aguarda algo importante, se mantiene la fila a pie firme sostenida en el recuerdo de tantos que nos llevaron, de tantos que nos acompañaron, y de aquella ilusión infantil, porque “ya llega la procesión”. Hacemos fila sabiendo que algo viene, y no algo corriente, sino algo que justifica la espera y el esfuerzo, algo que esperamos que nos llene el corazón. Hacemos fila por un deseo, hacemos fila para salir, hacemos fila para esperar ¿Pero tiene sentido hacer fila sin que el deseo se cumpla, sin que llegamos al destino, sin que llegue al que esperamos? La respuesta es un no rotundo. Por eso, es tiempo de poner nombre a la meta. Deseamos que se nos llene el corazón, salimos a anunciar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, porque a él es a quien esperamos. Ojalá en estos días lo busquemos, lo acompañemos y, sobre todo, lo esperemos. Él no sólo es la meta, sino la respuesta a todas nuestras inquietudes. Javier Prieto
26/02/2024más info
La iglesia de El Cubo reabre sus puertas
La iglesia de El Cubo reabre sus puertas
La iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán de El Cubo de El Vino vuelve a abrir sus puertas a los fieles después de más de un año cerrada para proceder a una rehabilitación integral del templo. Un día importante y festivo para los vecinos de El Cubo que asistieron el sábado a la eucaristía, en su iglesia parroquial, presidida por el obispo de Zamora, Fernando Valera, y que concelebraron el párroco de la localidad, José de la Prieta y el delegado diocesano de Liturgia, Narciso J. Lorenzo. Uno de los momentos más destacados de la celebración fue la liturgia de la dedicación del altar. Hay que detallar que la mesa del altar del templo cuenta, tras esta rehabilitación, con un nuevo mármol lo que significa que es "un nuevo altar" y, por tanto, se procede a su consagración en honor de la divinidad. Del mismo modo, el obispo también bendijo el templo en su conjunto. Todo ello forma parte de una amplia liturgia a la que se denomina repristinación, un término poco utilizado y que significa: "devolver o restaurar el valor a algo que lo había perdido". Tras la celebración en el templo, los presentes compartieron un ágape preparado por el Ayuntamiento. Convenio entre el Obispado y la Diputación El presidente de la Diputación de Zamora Javier Faúndez Domínguez, y el diputado por la comarca de Tierra del Vino, Juan Del Canto Sevillano, asistieron a la reapertura de la iglesia parroquial de El Cubo de la Tierra del Vino, junto con la alcaldesa de la localidad, Maria Asunción Martín Álvarez, entre otras autoridades civiles. Las obras han contado con un presupuesto de 196.254,8 euros, financiados con cargo al convenio suscrito entre la Diputación Provincial de Zamora y el Obispado de Zamora para la conservación de bienes inmuebles de la diócesis en la provincia. La Institución Provincial ha aportado 96.243,35 euros y el Obispado 100.011,45 euros. El proyecto ejecutado ha consistido en levantar todas las cubiertas del tempo, la colocación de una nueva estructura de madera y la eliminación de la sobreelevación de la cubierta en la zona de entrada de las repisas de mortero y el balconcillo del cuerpo de campanas. Finalmente, la actuación ha concluido con el saneado de los muros del templo, entre otros trabajos ejecutados.
26/02/2024más info
La diócesis celebrará una eucaristía en memoria de D. Juan María Uriarte
La diócesis celebrará una eucaristía en memoria de D. Juan María Uriarte
El próximo miércoles 28 de febrero, a las 20.00 horas, Monseñor Valera presidirá una eucaristía en memoria agradecida de don Juan María Uriarte. Será ésta la forma en la que los zamoranos que así lo deseen puedan mostrar su respeto y cariño al que fuera obispo de esta diócesis desde 1991 hasta el año 2000. Cabe destacar que D. Juan María se despedía de nuestra diócesis en la iglesia de María Auxiliadora el 24 de febrero del 2000 y que exactamente 24 años después, en la Basílica de Begoña, el pueblo de Dios celebró su funeral.   Carta del deán de la catedral de Zamora, Juan Luis Martín   Como todos conocéis, el pasado viernes, 17 de febrero, D. Juan María Uriarte, obispo de Zamora durante los años 1991-2000, pasó de este mundo al Padre. Su funeral se celebró el lunes, 19, en la Basílica de Begoña y, posteriormente, fue enterrado en Frúniz, junto a sus padres. En dicho funeral participó Zamora con una digna representación encabezada por D. Fernando, nuestro pastor. Muchos zamoranos hubiesen deseado participar, pero por diversas circunstancias no les fue posible. Nuestra iglesia diocesana está muy a gradecida a D, Juan María. Su cabeza bien amueblada intelectualmente, su corazón siempre abierto a todos para la escucha y orientación, y su misión apostólica rica en tantos aspectos, marcó a muchos laicos, consagrados y presbíteros. Tanto, que aún podemos decir que sus indicaciones, actitudes y acentos nos sirven en el caminar como personas y como cristianos. ¡Muchas gracias, D. Juan María, por todo y por tanto! Descanse en paz, descanse en Dios. Ahora, para cuantos lo deseen, podremos reunirnos, junto a nuestro obispo D. Fernando, para celebrar la Eucaristía en memoria de Mons. Uriarte, dar gracias a Dios por su vida y ministerio, a la vez que suplicar su misericordia en favor del pastor bueno y fiel. Dicha celebración tendrá lugar el próximo miércoles, 28 de febrero, a las 20:00h, en la S. I. Catedral. Es una invitación para vosotros y para las comunidades a las que servís. Aprovecho la oportunidad para saludaros. Con mi afecto        Juan Luis Martín Barrios Deán Presidente
23/02/2024más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.