inicio.Actualidad.Noticias.Un órgano del siglo XVIII, un jesuita, un joven toresano y un cura que no desistió
Un órgano del siglo XVIII, un jesuita, un joven toresano y un cura que no desistió
Volver

21/07/2022

Compartir

Un órgano del siglo XVIII, un jesuita, un joven toresano y un cura que no desistió

Presentado en el Carmen de Renueva de Benavente, el recién restaurado órgano parroquial con un concierto a cargo de David García.

Tomás Calero, párroco actual de Santa María del Carmen de Renueva desde 1989, se encontró a su llegada a Benavente con un órgano de finales del siglo XVIII totalmente abandonado. A petición suya, fueron unos músicos locales, los hermanos Calderón, los que iniciaron el trabajo de recomposición. Autodidactas, estudiaron otros órganos de la zona y fueron capaces de hacer un trabajo que, a la postre, ha sido decisivo para su puesta a punto definitiva. Su tarea concluyó en la década de los 90 y, desde entonces, el párroco buscó ayuda institucional para ultimar el proyecto de restauración, pero sus esfuerzos fueron baldíos porque se encontró con todas las puertas cerradas. No obstante, Don Tomás, como le conocen en Benavente, no desistió y siguió buscando soluciones.

Fue el 8 de septiembre de 2021 cuando aparece la figura del padre Fermín Trueba, jesuita del convento de Villagarcía de Campos. El padre Trueba es un amante de estas joyas musicales a las que ha dedicado buena parte de su vida. Por sus manos han pasado otras importantes restauraciones en Castilla y León. Y en cuanto conoció el viejo órgano de Benavente quiso poner sus conocimientos al servicio de su restauración. Cabe destacar que el Padre Trueba desarrolló esta complicada tarea sin ningún ánimo de lucro, por amor a la Iglesia y a la música, y que fueron más de 25 jornadas de minucioso trabajo presencial en Benavente y otras muchas horas las que tuvo que dedicar pacientemente en su convento. Y el esfuerzo mereció la pena. Hoy, terminada la obra, el Padre Trueba se siente orgulloso porque cumplió con su promesa personal: que el órgano de la parroquia estuviera a punto en torno a la festividad del Carmen del 2022. Y, efectivamente, el pasado 17 de julio fue el domingo elegido para la puesta de largo del instrumento. 

David García Calvo, joven toresano que estudia Historia y Ciencias de la Música en la Universidad de Valladolid y preside la Asociación Cultural “Amigos del Órgano de Zamora”, fue el encargado de interpretar el concierto de puesta de largo del órgano parroquial. Este joven músico ha recibido clases de organistas como Bruno Forst, Andrés Cea, Juan de la Rubia, musicólogos como Ángel de la Lama y organeros como Joaquín Lois y Federico Acitores. Fue un extraordinario concierto que hizo vibrar al centenar de asistentes al templo benaventano.

Don Tomás contempla hoy el resultado de su empeño personal: recuperar una pieza musical cargada de historia que sonorizó miles de celebraciones litúrgicas en Benavente. Al esfuerzo y tenacidad de Don Tomás, hay que añadir la colaboración de la Asociación Cultural “Ledo del Pozo”, entidad que adquirió con fondos propios el motor que sustituye al original fuelle de aire.

Tres décadas después de su llegada a Benavente, este párroco, con algo más de 80 años, ha visto cómo el órgano barroco que encontró desahuciado en las dependencias parroquiales, ha recuperado la brillantez que hace más de dos siglos le diera Esteban de San Juan, el maestro constructor al que se le atribuye la pieza. La historia del órgano de la parroquia del Carmen de Renueva es un ejemplo de que lo importante es no rendirse nunca, de que hay personas capaces de compartir sus conocimientos sin esperar nada a cambio y de que la virtuosidad y la juventud pueden ir de la mano. Ojalá que cada vez que resuenen sus 339 tubos, además de disfrutar con la belleza de la música, los benaventanos recuerden estas lecciones que Don Tomás ha sabido orquestar con mucha paciencia y sin desfallecer nunca.

Accede al concierto completo en el canal de Interbenavente pinchando aquí

Otras noticias relacionadas

Los mejores recortadores de Villalpando, en un festival a favor de su iglesia
Los mejores recortadores de Villalpando, en un festival a favor de su iglesia
Un grupo de jóvenes recortadores de Villalpando se darán cita en Villalpando en una exhibición de cortes, quiebros y saltos benéfica que tendrá lugar en la Feria de la Madera de Villalpando. La cita tendrá lugar este sábado, 22 de junio, a las 18:30h en la plaza de toros de Villalpando, la recaudación se destinará a la campaña para salvar la iglesia de San Pedro, último templo histórico de la localidad. Este evento marca un hito en la defensa y conservación del patrimonio cultural, pues por primera vez en la historia de esta provincia un festejo taurino contribuirá a rescatar el patrimonio en peligro. De esta forma, se unen el patrimonio inmaterial, representado por la tauromaquia, con el patrimonio material que  se concreta en la iglesia de San Pedro. En la exhibición participarán cortadores locales, así como otros especialistas llegados de la propia provincia de Zamora y de Valladolid y León. Los 15 cortadores se enfrentarán a tres imponentes vacas a los que les seguirá un Desafío de Jóvenes Promesas y Viejas Glorias. Este desafío será protagonizado por otros cinco cortadores primerizos y veteranos con otra vaca. Como colofón, al término, tendrá lugar una capea popular para el disfrute de todos los allí presentes. Hay que reseñar que todos los cortadores participan de forma solidaria y que optarán a varios trofeos por la actuación de mejor corte, mejor quiebro y mejor cortador de toda la exhibición que se llevará el Trofeo San Pedro. Al tratarse de un acto benéfico se ha habilitado una Fila 0 donde aquellas personas que no puedan asistir, pero quieran colaborar con la causa pueden comprar su entrada o aportar su donativo en la parroquia. Están disponibles en los puntos de venta. También es posible realizar un Bizum al siguiente número de teléfono con el concepto “fila 0”: 639752262. A continuación, el listado con los 15 especialistas:   Víctor Mayoral de Villalpando (Zamora) Jesús Gallego de Villalpando (Zamora) Iván Gallego de Villalpando (Zamora) Jaime Gallego de Villalpando (Zamora) Miguel Ángel Fernández "Tiarru" de Villalpando (Zamora) Joni Carricajo de Revellinos de Campos (Zamora) José Pisabarro de Benavente (Zamora) Samuel Martín de Fuentelapeña (Zamora) Roberto Vidal de Villavicencio de los Caballeros (Valladolid) Mario Parrado de Mucientes (Valladolid) Guillermo Carrasco "Chuvas" de Fresno el Viejo (Valladolid) Jonathan Castaño de Medina del Campo (Valladolid) Fernando Larriba de Peñafiel (Valladolid) Aníbal García de Valderas (León) Carlos Palazuelo de Villaquejida (León)   A estos 15 debemos añadir dos saltadores que al finalizar los grupos realizarán arriesgados saltos: Christian Peñas de Zaratán (Valladolid) Francisco Pisador "Leguiche" de Medina del Campo (Valladolid)   Por último, el Desafío de jóvenes promesas y viejas glorias lo compondrán: Jorge Gallego de Villalpando Mario Mayoral de Villalpando Javier de la Puente de Villalpando Marcos Alaiz de Castrogonzalo (Zamora) Víctor Holgado de Vezdemarbán (Zamora)
18/06/2024más info
La iglesia de Zamora, presente en la inauguración de las Edades del Hombre
La iglesia de Zamora, presente en la inauguración de las Edades del Hombre
El rey Felipe VI ha inaugurado esta mañana en Villafranca del Bierzo la vigésimo séptima edición de las Edades del Hombre, que compartirá sede con Santiago de Compostela. El lema elegido en esta edición es `Hospitalitas´, siendo pues la hospitalidad el hilo conductor en esta ocasión, una virtud que se ejercita con los peregrinos que llegan tanto a Villafranca del Bierzo como a Santiago de Compostela, la otra sede de la muestra de este año. Hasta Villafranca del Bierzo se han desplazado desde la diócesis de Zamora el vicario general, César Salvador; el delegado episcopal de Patrimonio, Miguel Ángel Hernández; el director de la Fundación ZamorArte, Juan Carlos López; y el gerente-ecónomo, José Manuel Chillón. Hay que recordar que la iglesia de Zamora ha aportado cinco piezas a esta magna exposición. Cinco piezas zamoranas En la localización de la colegiata de Santa María en Villafranca del Bierzo se podrán contemplar tres piezas, un óleo del siglo XVIII “La creación” que se encuentra en el convento del Sancti Spiritus de Toro, aunque su titular es la colegiata toresana. También de Toro, en concreto de San Julián de los Caballeros procede el óleo del XVI “San Julián y Santa Basilisa cuidando a los enfermos”, la tercera obra corresponde a una tabla de la iglesia de Villarrín de Campos efectuada por los maestros de los Santos Juanes titulada “Desposorios de la Virgen”. En la cripta del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela se colocarán dos obras procedentes de Catedral de Zamora.  Una escultura que representa a San Cristobal que hiciera Juan de Montejo y una de las tablas de Fernando Gallego de las que se exhibe en la capilla del cardenal de la seo zamorana. En concreto la que plasma la adoración de las reliquias de San Ildefonso. La esencia zamorana estará presente en `Hospitalitas´, también, a través de la música puesto que el compositor toresano, David Rivas, es el autor de la ambientación musical que envuelve esta muesta de arte sacro. La exposición estará abierta hasta septiembre, tanto en Villafranca como en Santiago de Compostela, donde se espera la apertura de ‘Hospitalitas’ la próxima semana.  
12/06/2024más info
El ladrillo misterioso. 300 años del descubrimiento de Ecce Homo de San Vicente
El ladrillo misterioso. 300 años del descubrimiento de Ecce Homo de San Vicente
Breve reseña El 12 de mayo de 1724, mientras se procedía al derribo de una casa cercana a la parroquia de San Vicente, apareció milagrosamente un pequeño ladrillo con una imagen del Ecce Homo modelada en su interior. El hallazgo fue acompañado de una agradable fragancia que salía del hueco donde se produjo este descubrimiento lo que llamó la atención de los obreros que ejecutaban el derribo del inmueble. Estos avisaron al párroco de San Vicente para que se hiciera presente en el lugar a certificar el hallazgo y ofrecer su parecer ante hecho tan milagroso. En aquel momento, al frente de la parroquia de San Vicente estaba don Manuel de Novoa, autor de la conocida Historia de Numancia, que se personó en el lugar del hallazgo y llamó al notario público para que levantase testimonio de lo ocurrido. Después, trasladó el ladrillo a la parroquia de San Vicente donde lo expuso a la pública veneración de los fieles. Al año siguiente, el obispo José Gabriel Zapata (1720-1727) concedió indulgencias a los fieles que rezasen un credo ante la sagrada efigie y el padre Fray Juan de San Antonio, conocido franciscano y cronista de su orden, pronunció un solemne sermón en el que dio razón del hallazgo y aludió a todos los ladrillos que por diversos motivos habían aparecido en la historia sagrada. Ahora se cumplen 300 años de aquel hallazgo que celebramos en la parroquia con la exposición pública de este ladrillo el miércoles 12 de junio. Datos técnicos El ladrillo es una pieza de terracota vidriada, de formato similar a un cuadrado, que mide poco más de nueve centímetros de alto por algo más de ocho de ancho. Se encuentra orlado por un marco de coloro azul y blanco que se ha perdido en su mayor parte, pero que aún es visible en su parte superior y derecha. Falta la parte inferior izquierda, que se ha completado con otro mortero y que ya debía faltar en el momento de su hallazgo, pues según testimonia en su escrito de indulgencias el obispo de Zamora, don Jacinto de Arana y Cuesta (1728-1739), el ladrillo medía entre cinco y seis dedos de alto y estaba quebrado en una esquina abajo. La figura del Ecce Homo modelada en su interior es una imagen de Jesús que aparece representado de cintura para arriba, con el torso desnudo, los brazos doblados y colocados sobre el abdomen y las muñecas anudadas por una cuerda con la que muestra su condición de Jesús preso. Una cuerda pende de su cuello y sobre el hombro izquierdo sostiene la caña con la que fue ultrajado por los soldados. La imagen se toca con una corona de espinas y el rostro se ladea hacia su derecha mostrando una honda melancolía. Se trata de una representación del varón de dolores según una imagen que se hizo muy popular durante la Edad Moderna. Esta pieza de barro cocido se custodia en un sencillo relicario de plata fundida y grabada con forma de ostensorio que mide casi treinta centímetros de altura y presenta una decoración a base de motivos vegetales y florales. Justo debajo de la reliquia figura un angelote y sobre ella una cruz que corona el conjunto. Además, en el marco figura una inscripción que reza así: «el ilvstrissimo s. dn josephe gabriel zapata, obispo de zamora, concedió 40 días de indvlgencia a todas las personas que por cada bez que rezasen un credo. año 1725». Miguel Ángel Hernández Fuentes Párroco de San Vicente | Delegado Episcopal de Patrimonio   Relato del hallazgo a cargo del notario de la Audiencia episcopal «Yo Phelipe Aliende Carbajal, notario mayor y propietario de numero de la Audiencia episcopal de esta ciudad de Zamora, doy fe, que por testimonio que para en mi oficio dado por Carlos de la Rosa, escribano que fue del número de ella, consta que el día 12 12 de junio de 1724 a las nueve de la mañana, estándose moliendo (sic) unas casas en esta dicha ciudad, fue hallado un ladrillo en que estaba esculpida una imagen de un Ecce Homo (que es el mismo que de presente está y se venera en la iglesia parroquial de San Vicente de ella) y en dicho testimonio se expresan así sus señas como el modo de haber encontrado dicho ladillo; y esto fue que en un aposento o dormitorio de la tal casa, que se demolía, y a distancia de media vara de tierra de las paredes, dando con el azadón en paraje donde había otra media vara de suelo de tierra, el hombre que en ella trabajaba levantó y picó dicho ladrillo, que estaba subterrado, y con la efigie hacia abajo, que se conoció, como también que comunicó al olfato una admirable fragancia; y que la referida hechura la llevó a don Manuel Novoa, cura de dicha iglesia de San Vicente, por las razones que constan en dicho testimonio. Y por otro despacho dado por el Ilmo. Sr. D. Joseph Zapata obispo que fue de esta diócesis, su fecha trece de marzo de mil setecientos veinte y cinco, resulta haber concedido su ilustrísima cuarenta días de indulgencia a todas las personas a cada una y por cada vez que rezasen un credo de rodillas ante dicha imagen del Ecce Homo, rogando por el aumento de nuestra santa fe, paz y concordia entre los príncipes cristianos y extirpación de las herejías: según que todo más por menor resulta de dichos instrumentos, a que me remito, que quedan en mi oficio. Y a petición de dicho señor cura doy el presente. En Zamora, y mayo cinco de mil setecientos veinte y ocho. En testimonio de verdad. Phelipe Aliende Carvajal».   (Tomado de Cesáreo FERNÁNDEZ DURO: Memorias históricas de la ciudad de Zamora, su provincia y obispado, tomo III, Madrid, Establecimiento tipográfico de los sucesores de Rivadeneyra, 1882, pp. 135-136).
10/06/2024más info
"Vivid la alegría del Evangelio"
El obispo de Zamora, Fernando Valera, estuvo hoy en Peñausende en una jornada intensa y muy enriquecedora para todos. En este pueblo del arciprestazgo de Sayago insistió en un mensaje: "los laicos tienen que ocupar el protagonismo y el espacio que les pertenece". Una idea que lanzó durante la asamblea con los fieles, tras la celebración de la eucaristía, en la que los vecinos mostraron su preocupación por cómo vivir su fe en circunstancias que cada vez se antojan más complicadas. "Antes había grupo de Biblia, antes había grupo de Cáritas, antes estudiábamos los Evangelios..." actividades que, normalmente, dirigía el párroco y que en este momento no es factible. Sin embargo, estos temas sirvieron para que el obispo recordara a los laicos que son ellos también quienes pueden seguir cultivando su fe: "reuníos, rezad juntos, compartid la fe, no abandonéis vuestra creencia". En este sentido, y al hilo de la pregunta que lanzó un joven de Peñausende, Nacho, explicó las distintas iniciativas que se desarrollan periódicamente en la capital y que también pueden ayudar a realizar el camino de fe de cada uno. "Las iniciativas que se desarrollan en Zamora no son únicamente para las parroquias de Zamora, sino que están diseñadas para toda la diócesis, para todo el Pueblo de Dios". Los jóvenes y adolescentes, no muy numerosos en la iglesia zamorana, tienen también su propio calendario de actividades, "para todos". Monseñor Valera constató en la mañana de hoy en Peñausende que se trata de una comunidad muy viva y esperanzada, por esto les animó a renovar los consejos parroquiales. El obispo pidió a los laicos que mantengan esa ilusión y esas ganas por seguir construyendo comunidad, puesto que está en manos de los laicos la vida parroquial: "vivid la alegría del Evangelio". En este aspecto, ofreció en la parroquia de Peñausende la realización de las misiones populares para poder revitalizar la tarea y misión de la Iglesia. Por cierto, no faltó tampoco hoy el sacristán de Peñausende, Juan, quien a sus 94 años, continúa subiendo fielmente al campanario para "tocar a misa". Don Fernando, que tiene muy presentes a los mayores en esta visita pastoral, también fue a casa de una anciana para poder pasar un ratito charlando con ella. El obispo fue recibido en el Ayuntamiento por la corporación municipal y, a continuación, presidió la eucaristía que concelebró junto al párroco, Héctor Galán, y su secretario, Pedro Juan Martínez. Ambos sacerdotes están acompañando al obispo en estos primeros días de su visita pastoral.
09/06/2024más info
Visita pastoral: Moraleja y Mayalde
Visita pastoral: Moraleja y Mayalde
7/6/2024. Moraleja de Sayago y Mayalde han sido los pueblos que ha visitado hoy el obispo de Zamora, en su segunda jornada de la visita pastoral. Al llegar a Moraleja le esperaba el equipo directivo y las maestras de los colegios de Almeida y Moraleja que, precisamente, tenían una jornada de convivencia en esta localidad. Un momento que aprovechó don Fernando para poder compartir con los niños y los miembros del centro educativo. También compartió buena parte de la mañana con la corporación municipal de esta localidad. Posteriormente, el obispo, junto al párroco Héctor Galán, se han acercado hasta la residencia de ancianos de este pequeño pueblo sayagués. Allí ha charlado con los residentes y también con los trabajadores de este centro residencial que, por cierto, sostiene un concepto de cuidado y convivencia de las personas mayores muy innovador. Junto a la feligresía de Moraleja rezó la Hora Intermedia y, a continuación, se desplazaron todos hasta la ermita del Cristo de la Paz donde se realizó una oración por los difuntos. La jornada finalizó con un refresco compartido con los vecinos, por gentileza del Ayuntamiento de Moraleja. Por la tarde, el obispo y el párroco llegaban a Mayalde. Al ser la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús celebraron la eucaristía en el pueblo. También en este pueblo sayagués le recibió la alcaldesa y otros miembros del Ayuntamiento de Mayalde.  En su homilía el obispo recordó a los fieles el sentido de la visita pastoral: "unirnos y reunirnos en torno al amor de Jesús, simbolizado en su sagrado corazón. El amor de Dios es lo que empuja a la Iglesia a realizar esa tarea en el mundo y, con ese mismo espíritu, estamos llamados a vivir el amor del corazón de Jesús". Posteriormente, en las conversaciones informales con los vecinos, de nuevo, mostraron su preocupación por el estado de conservación de sus bienes muebles e inmuebles. A lo que el obispo respondió que estas demandas serán atendidas progresivamente. Los convenios de colaboración con las instituciones públicas y la fundación ZamorArte, de reciente creación, serán los motores que impulsen la restauración y conservación del patrimonio en la diócesis, tal y como indicó el prelado.    
07/06/2024más info
Diario de la visita pastoral de don Fernando a la diócesis de Zamora
Diario de la visita pastoral de don Fernando a la diócesis de Zamora
21/06/2024. Arcillo, Sogo, San Román y Molacillos "Centrados en lo tascendente" Cuatro han sido las comunidades parroquiales visitadas por el obispo en esta jornada. Son algunas de las que acompaña Angel Martínez Casado, sacerdote que ha entregado su vida con generosidad y cariño a estos pueblos de Sayago.  En Arcillo y San Román, con poblaciones muy reducidas, el obispo pidió a los feligreses constancia y fidelidad a las raíces recibidas por sus mayores y les instó a que cultivaran su relación diaria, por pequeña que fuese la comunidad, teniendo como referencia la asamblea eucarística de los domingos. Después de la oración se produjo, como es habitual, el encuentro y el diálogo con Monseñor Valera en el que los presentes compartieron experiencias humanas y religiosas interesándose por la vida del obispo y este por la de sus vecinos y feligreses. En Sogo, el obispo ofreció una reflexión más en clave catequética, apelando a la pequeñez cuantitativa de la Iglesia, pero reivindicando su grandeza en autenticidad y transparencia, una comunidad que se preocupa de testimoniar con su compromiso la belleza de la fe y de la vida. Coincidió el prelado con Teresa Guerra Pino, escritora local, que le regaló su última obra, "Al amor de la lumbre", y con la que mantuvo una interesante conversación. Terminó la visita del viernes con una eucaristía en Malillos a la que asistió prácticamente todo el pueblo, incorporándose también los foráneos llegados para pasar el fin de semana. Aprovechando que se celebraba san Luis Gonzaga, de memoria litúrgica obligatoria, el obispo centró su homilía en este jesuita, heredero de príncipes que renunció a sus privilegios para dedicarse a los más débiles. Siendo seminarista se encontró en la calle a un enfermo gravísimo que se lo echó al hombro y lo llevó al hospital para que lo atendieran. En aquel gesto de generosidad inmensa, se contagió el tifo y Luis murió el 21 de junio de 1591, a la edad de sólo 23 años. Murió mirando el crucifijo y diciendo "Que alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor". En este santo el obispo quiso poner la mirada de quienes asistieron a la eucaristía para invitarles a ser auténticos y generosos como san Luis Gonzaga, que sirvió a los demás en verdad y caridad. La tónica general de los pueblos ha sido, como a lo largo de toda la visita al arciprestazgo de Sayago, de alegría por la cercanía del obispo y su aliento a mantener viva la llama de la fe, cosa que agradecen las comunidades rurales y así lo expresan en cada uno de sus gestos de acogida a nuestro obispo, Fernando Valera.   20/6/2024. Las Enillas y La Tuda "La riqueza de vuestra iglesia sois vosotros" El obispo visitó el jueves las pequeñas comunidades cristianas de Las Enillas y La Tuda. A primera hora estuvo en la primera localidad donde rezó junto a un pequeño grupo de vecinos la Hora Intermeda y, a continuación, se trasladó hasta el cementerio para realizar una oración por sus almas. Un gesto que agradecieron, especialmente, los fieles del pueblo.   La mañana finalizó con la visita de monseñor Valera a La Tuda, otro pueblo muy pequeño de Sayago en el que presidió la celebración de la eucaristía y les insistió que no perdieran la "esperanza" por ser pocos y mayores, porque ellos son un grano de arena más en la Iglesia Universal. En este pueblo también le recordaron que el ilustre zamorano, Herminio Ramos, es natural de esta localidad sayaguesa.   19/6/2024. Pueblica de Campeán y Sobradillo de Palomares El obispo retoma la visita pastoral en Pueblica y Sobradillo El obispo, Fernando Valera, retomó este miércoles la visita pastoral por el arciprestazgo de Sayago que le llevó a dos pueblos muy cercanos a la capital: Pueblica de Campeán y Sobradillo. Se trata de dos pequeños núcleos de población, pero con una historia un tanto peculiar.  En Pueblica le esperaba un pequeño grupo de fieles a las puertas de su iglesia quienes, por cierto, habían elaborado una alfombra con pétalos donde se leía: ¡Bienvenido! Un detalle que agradeció cariñosamente el obispo ya en el interior del templo. Tras la oración, tuvo lugar la charla informal con don Fernando. Los vecinos aprovecharon para explicarle la curiosa historia del pueblo: Es el pueblo más joven de la comarca de Sayago, ya que surgió en 1932 de la mano de la compañía eléctrica que construyó el embalse de Ricobayo, al ser anegada la primitiva población de La Pueblica. A continuación, el obispo se trasladó hasta Sobradillo de Palomares donde unas treinta personas esperaban al prelado diocesano para asistir a la celebración de la eucaristía, presidida por don Fernando y concelebrada por el párroco, Ángel Martínez; y el arcipreste, Héctor Galán.  El obispo tuvo ocasión de charlar con esta comunidad cristiana y mostrarles, además, la admiración por su cuidada iglesia y la riqueza patrimonial de su retablos y las imágenes.   16/06/2024. Reconciliarnos con lo pequeño. Almeida El obispo finalizó la primera parte de su visita pastoral en Almeida, una experiencia que ha resultado “rica y profunda”, y que le ha llenado de alegría porque, tal y como ha dicho en estos días, la misión de la Iglesia es “llegar a todos, especialmente a aquellos que viven en lugares apartados y a menudo olvidados”. En las diecisiete parroquias visitadas Fernando Valera ha querido mostrar el apoyo y la cercanía del obispo a cada una de las comunidades cristianas de Sayago, un apoyo que es reflejo del mensaje evangélico de cuidado y atención a cada persona, especialmente a las más vulnerables. Monseñor Valera, en su homilía de hoy, ha indicado que en una cultura como la actual "lo único importante es sacar elmáximo rendimiento por medio del esfuerzo y la actividad y vivir en lugares grandes y llenos de cosas". Por eso se nos hace tan extraña la parábola del grano de mostaza en la que Jesús compara el reino de Dios "conuna semilla que crece por sí sola, sin que el labrador le proporcione la fuerza para germinar y crecer. Sin duda es importante el trabajo de siembra que realiza el labrador, pero en la semilla hay algo que no ha puesto él: una fuerza vital que no se debe a su esfuerzo". Insistió Monseñor Valera en que debemos "experimentar la vida como regalo" porque de esta manera podremos "pasar por la vida dejándonos sorprender por la novedad de cada día". Continuó el obispo dciendo que "hay problemas que no se«resuelven» a base de esfuerzo, sino que se «disuelven» cuando sabemos acoger la gracia de Dios en nosotros", porque todo está sostenido por el misterio de Dios. Somos receptores de una semilla nueva, llamada a culminar en el frondoso final de la bienaventuranza prometida. Cristo ha muerto y resucitado por ti, por amor a ti. Él es la salvación, el camino, la verdad y la vida". Las últimas palabras de la homilía fueron una invitación personal al corazón de cada uno de los presentes: "No te dejes seducir por lo grandiosos ni abatir por lo pequeño; la fuerza del Reino, la fuerza del Evangelio no se mide por los criterios del mundo. En la escuela del discipulado el Cristiano lleva la semilla del Reino en su corazón. Una semilla que llena de esperanza y de vida; de justicia y de amor; de fraternidad y cuidado de la creación". Con esta visita a Almeida se cierra la primera parte de la visita pastoral a Sayago, en la que Fernando Valera ha sentido de cerca a estas gentes en las que la máxima evangélica cobra si cabe mayor fuerza: para Dios, los últimos serán los primeros.   14/6/2024. Roelos, Salce y Fresno Una iglesia moderna en Sayago, con graves problemas estructurales El pueblo de Salce esperaba con cierto anhelo la visita del obispo diocesano para que constatara con sus propios ojos el estado en el que se encuentra la iglesia parroquial. Se trata de un templo de los años 50 con graves problemas estructurales y que preocupa desde hace años a esta pequeña localidad sayaguesa. Monseñor Valera observó con preocupación el deterioro del templo y se comprometió a buscar una solución para la techumbre y los cimientos. Esta visita se desarrolló durante la tarde, pero la jornada del viernes comenzó con la visita a Roelos. La corporación municipal de Roelos esperaba a don Fernando en el Ayuntamiento para hacerle entrega de un obsequio: un libro en el que el historiador Donaciano Bartolomé, oriundo de este pueblo, explica los orígenes de Roelos. Posteriormente, se trasladaron hasta la iglesia parroquial donde le esperaba un nutrido grupo de fieles quienes, tras la celebración de la eucaristía, iniciaron la asamblea en la que agradecieron enormemente el gesto de "salir de sus reuniones oficiales" para pisar la tierra de los pueblos. Además, como ya viene siendo habitual en todas las paradas que realiza don Fernando, los fieles se preocuparon por el estado sus bienes inmuebles. En concreto, el obispo se detuvo en la casa parroquial la cual, finamente, será cedida para que se le pueda dar un uso comunitario. En este sentido, el obispo expresó también la preocupación que le produce el estado en el que se encuentran algunas de estas casas y adelantó la intención de darles, próximamente, usos de lo más variados para evitar su derrumbe. Por cierto, el obispo visitó la residencia de Roelos donde fue recibido con mucho cariño y los residentes le entregaron unos congregantes que habían realizado en el taller de manualidades del centro. La jornada finalizó en Fresno de Sayago. La comunidad esperaba al obispo a las puertas de la iglesia donde, a continuación, rezaron la Hora Intermedia. Una vez finalizada la oración, comenzó la asamblea. En este pueblo, el obispo habló de la importancia que tiene la visita del pastor de la iglesia diocesana porque es una expresión de la sucesión apostólica en la Iglesia católica. Y como no, los fieles, una vez más, le pidieron al obispo: "no nos cambie al cura". 13/6/2024. Carbellino y Torrefrades El detalle que comparte el obispo Valera con Eduardo Martínez y Jaime Font Andreu La visita pastoral de don Fernando deja a su paso anécdotas y hechos curiosos. Éste es el que ha acontecido en la jornada de hoy en Carbellino y Torrefrades. Resulta que al finalizar la eucaristía y la asamblea con los fieles en Carbellino, una mujer de 91 años, de manera espontánea, pide el micrófono: "Me llamo Tránsito, tengo 91 años y me gustaría recitarle una poesía". Dicho y hecho. Tránsito, emocionada, recitó sin titubear un bonito poema dedicado al pastor de la diócesis, de la misma manera que lo había hecho hace 80 años frente al obispo de entonces, Jaime Font Andreu. "Con 11 años en la escuela me pidieron que me aprendiera este poema y se lo dijera al obispo cuando llegara a Carbellino y hoy, escuchando a don Fernando, me ha venido a la cabeza y lo he querido recordar", explicó Tránsito. Por cierto, esta mujer nacida y criada en Carbellino ha viajado desde Francia con su esposo de 86 años para celebrar, junto a los vecinos y al obispo, la festividad de San Antonio, patrón de su pueblo. Esto sucedía esta mañana. Pero por la tarde en Torrefrades, se repetía la situación. Otra mujer, también llamada Tránsito y con 87 años, quiso agasajar a don Fernando con otro poema. Casualmente, ella también lo recitaba por segunda vez. La primera fue siendo niña y también coincidiendo con la llegada a Torrefrades del obispo de entonces, Eduardo Martínez. Ambas mujeres recordaron que, antaño, cuando llegaba el obispo a los pueblos era toda una fiesta: "se le recibía con banderines y todo". Hoy todo es más sencillo, pero el cariño y el respeto de la gente se mantiene intacto.  Otra de las particularidades de la visita en Carbellino fue que don Fernando estuvo acompañado no sólo por el párroco, Héctor Galán, sino también por el obispo emérito don Francisco Simón, oriundo de Carbellino, que ha desarrollado su tarea pastoral en Perú y ahora vive esta etapa  en su pueblo. En esta localidad la fiesta finalizó con una comida popular en el recién estrenado salón municipal, bendecido también hoy por el obispo Por la tarde, el obispo llegó a Torrefrades. Por cierto, monseñor Valera se ha quedado "muy impactado" por el magnífico retablo de su iglesia parroquial, donde se comprometió con los fieles a restaurar algunas sus piezas artísticas más interesantes. Sobre estos asuntos también habló en Carbellino donde insistió en la necesidad de firmar acuerdos y convenios con las instituciones públicas para poder "arreglar los 500 tejados" que tienen en titularidad la diócesis de Zamora. Un piscolabis preparado con esmero ha cerrado también la jornada de fiesta en Torrefrades donde además de la eucaristía, el obispo también presidió la tradicional procesión de San Antonio. 12/6/2024. Villamor de Cadozos, Piñuel, Escuadro y Mogatar El sacerdote, signo de esperanza en los pueblos de Sayago "Don Fernando, no nos cambie al cura". Una y otra vez han repetido este mensaje los feligreses de los cuatro pueblos que ha visitado hoy el obispo de Zamora, Fernando Valera. Una petición que es bien recibida por el obispo y, con cierto sonrojo, por parte del párroco, Héctor Galán. Al fin y al cabo, es la forma que tienen las comunidades parroquiales de agradecer a la iglesia diocesana su tarea pastoral: generosa y abnegada. El aprecio y admiración por el sacerdote es extensivo al obispo. Monseñor Valera se ha encontrado con una acogida calurosa y emotiva en estos pueblos sayagueses: "una muestra de la unión y adhesión que sienten hacia el pastor de la iglesia de Zamora", detallaba el párroco. El obispo ha visitado en la mañana de este miércoles las localidades de Villamor de Cadozos y Piñuel, en los dos pueblos tuvo un tiempo de oración y asamblea con los fieles; para finalizar con un pequeño tentempié. Uno de los momentos más entrañables se vivió en Villamor, cuna de la devoción a la virgen del Gracia y patrona de Sayago. En este pueblo, el obispo recibió como obsequio una pintura de la imagen de la virgen y uno de los feligreses explicó el origen de esta devoción mariana. Por cierto, en Piñuel don Fernando visitó en casa a una mujer delicada de salud, Hermelinda.  Por la tarde, llegó el turno de Escuadro y Mogatar. En Escuadro el obispo presidió una oración y en Mogatar tuvo lugar la eucaristía. La anécdota de la tarde sucedió en el piscolabis que ofrecieron a don Fernando en Mogatar, donde le sorprendieron con un aperitivo repleto de platos murcianos. Un detalle que emocionó especialmente al pastor diocesano. En cuanto a las conversaciones informales que mantuvo el obispo en los cuatro pueblos, cabe destacar su compromiso firme con la conservación del patrimonio. Si don Fernando ya era consciente del ingente valor patrimonial de la diócesis, en los primeros días de su visita pastoral lo está constatando de primera mano. "En todas las parroquias tienen piezas de un valor artístico increíble y hay que trabajar por conservarlo". Galería   9/6/2024. Peñausende "Vivid la alegría del Evangelio" El obispo de Zamora, Fernando Valera, estuvo hoy en Peñausende en una jornada intensa y muy enriquecedora para todos. En este pueblo del arciprestazgo de Sayago insistió en un mensaje: "los laicos tienen que ocupar el protagonismo y el espacio que les pertenece". Una idea que lanzó durante la asamblea con los fieles, tras la celebración de la eucaristía, en la que los vecinos mostraron su preocupación por cómo vivir su fe en circunstancias que cada vez se antojan más complicadas. "Antes había grupo de Biblia, antes había grupo de Cáritas, antes estudiábamos los Evangelios..." actividades que, normalmente, dirigía el párroco y que en este momento no es factible. Sin embargo, estos temas sirvieron para que el obispo recordara a los laicos que son ellos también quienes pueden seguir cultivando su fe: "reuníos, rezad juntos, compartid la fe, no abandonéis vuestra creencia". En este sentido, y al hilo de la pregunta que lanzó un joven de Peñausende, Nacho, explicó las distintas iniciativas que se desarrollan periódicamente en la capital y que también pueden ayudar a realizar el camino de fe de cada uno. "Las iniciativas que se desarrollan en Zamora no son únicamente para las parroquias de Zamora, sino que están diseñadas para toda la diócesis, para todo el Pueblo de Dios". Los jóvenes y adolescentes, no muy numerosos en la iglesia zamorana, tienen también su propio calendario de actividades, "para todos". Monseñor Valera constató en la mañana de hoy en Peñausende que se trata de una comunidad muy viva y esperanzada, por esto les animó a renovar los consejos parroquiales. El obispo pidió a los laicos que mantengan esa ilusión y esas ganas por seguir construyendo comunidad, puesto que está en manos de los laicos la vida parroquial: "vivid la alegría del Evangelio". En este aspecto, ofreció en la parroquia de Peñausende la realización de las misiones populares para poder revitalizar la tarea y misión de la Iglesia. Por cierto, no faltó tampoco hoy el sacristán de Peñausende, Juan, quien a sus 94 años, continúa subiendo fielmente al campanario para "tocar a misa". Don Fernando, que tiene muy presentes a los mayores en esta visita pastoral, también fue a casa de una anciana para poder pasar un ratito charlando con ella. El obispo fue recibido en el Ayuntamiento por la corporación municipal y, a continuación, presidió la eucaristía que concelebró junto al párroco, Héctor Galán, y su secretario, Pedro Juan Martínez. Ambos sacerdotes están acompañando al obispo en estos primeros días de su visita pastoral.   8/6/2024. Tamame de Sayago "Es la primera vez que conozco a un obispo en persona" Tamame de Sayago ha recibido en la jornada de hoy la visita del obispo, Fernando Valera. Una de las anécdotas del día ha tenido como protagonista a una mujer de 103 años, vecina de este pueblo sayagués. Y es que Olivia, tras saludar a don Fernando y conversar un momento con él, reconocía que "es el primer obispo que conozco en persona". Una curiosidad que también sorprendía a don Fernando: "es muy bonito estar cerca de la gente y ver en ellos la alegría con la que me acogen". A las puertas de la iglesia parroquial de Tamame esperaban a don Fernando la alcaldesa y otros miembros de la corporación municipal, además de un nutrido grupo de vecinos. Posteriormente, daba inicio la tradicional procesión con motivo de las fiestas patronales de San Antonio de Padua de la localidad. El obispo y el párroco presidían la procesión con las imágenes de san Antonio y la virgen del Rosario y, tras ellos, algo más de medio centenar de fieles. Una vez finalizada la procesión, en el interior del templo daba comienzo la eucaristía. Tras la misa hubo un momento de charla informal con el obispo. Nuevamente, los fieles mostraron su preocupación por la conservación del patrimonio y el prelado les insistió en que no dejaran de demandar aquellas necesidades que observaran. Una vez más recordó que a través de los convenios y subvenciones públicas se podrán obtener fondos para rehabilitar y conservar los bienes muebles inmuebles. El encuentro con monseñor Valera finalizó con un ágape en la sede de la asociación cultural del pueblo.   7/6/2024. Moraleja de Sayago y Mayalde "Unirnos y reunirnos en torno al amor de Jesús, ése es el sentido de la visita pastoral" Moraleja de Sayago y Mayalde han sido los pueblos que ha visitado hoy el obispo de Zamora, en su segunda jornada de la visita pastoral. Al llegar a Moraleja le esperaba el equipo directivo y las maestras de los colegios de Almeida y Moraleja que, precisamente, tenían una jornada de convivencia en esta localidad. Un momento que aprovechó don Fernando para poder compartir con los niños y los miembros del centro educativo. También compartió buena parte de la mañana con la corporación municipal de esta localidad. Posteriormente, el obispo, junto al párroco Héctor Galán, se han acercado hasta la residencia de ancianos de este pequeño pueblo sayagués. Allí ha charlado con los residentes y también con los trabajadores de este centro residencial que, por cierto, sostiene un concepto de cuidado y convivencia de las personas mayores muy innovador. Junto a la feligresía de Moraleja rezó la Hora Intermedia y, a continuación, se desplazaron todos hasta la ermita del Cristo de la Paz donde se realizó una oración por los difuntos. La jornada finalizó con un refresco compartido con los vecinos, por gentileza del Ayuntamiento de Moraleja. Por la tarde, el obispo y el párroco llegaban a Mayalde. Al ser la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús celebraron la eucaristía en el pueblo. También en este pueblo sayagués le recibió la alcaldesa y otros miembros del Ayuntamiento de Mayalde.  En su homilía el obispo recordó a los fieles el sentido de la visita pastoral: "unirnos y reunirnos en torno al amor de Jesús, simbolizado en su sagrado corazón. El amor de Dios es lo que empuja a la Iglesia a realizar esa tarea en el mundo y, con ese mismo espíritu, estamos llamados a vivir el amor del corazón de Jesús". Posteriormente, en las conversaciones informales con los vecinos, de nuevo, mostraron su preocupación por el estado de conservación de sus bienes muebles e inmuebles. A lo que el obispo respondió que estas demandas serán atendidas progresivamente. Los convenios de colaboración con las instituciones públicas y la fundación ZamorArte, de reciente creación, serán los motores que impulsen la restauración y conservación del patrimonio en la diócesis, tal y como indicó el prelado.   6/6/2024. Figueruela, Viñuela y Alfaraz Una de las localidades más despobladas de Zamora, punto de partida de la visita pastoral El obispo de Zamora, Fernando Valera, ha iniciado la visita pastoral a la diócesis de Zamora en una de las localidades más despobladas de la provincia: Figueruela de Sayago. No ha sido algo aleatorio que éste sea el punto de partida, puesto que el mensaje que repite en multitud de ocasiones el pastor de la iglesia de Zamora es que debemos de vivir la fe desde la realidad que tenemos: "somos pocos y mayores, pero hay que buscar formas para mantener viva la fe". El párroco de Figueruela y arcipreste de Sayago, Héctor Galán, le esperaba a la puerta de la iglesia parroquial y a él se sumaros, instantes después, tres vecinos del pueblo que con mucha ilusión saludaron al obispo a su llegada. Posteriormente, accedieron al templo y rezaron la Hora Intermedia y un responso por los difuntos. La jornada en Figueruela finalizó con un pequeño aperitivo en el salón municipal. Después se trasladó hasta Viñuela, una localidad que también acusa fuertemente el envejecimiento y la despoblación. En definitiva, son características que se repetirán a lo largo de este arciprestazgo, aunque también es denominador común de buena parte de los pueblos zamoranos. En Viñuela le esperaban una veintena de personas y el plan fue similar al de Figueruela: oración, responso por los difuntos y una charla compartida con don Fernando. Mientras que el obispo les pide que no pierdan la esperanza y que mantengan viva la fe, los vecinos muestran su preocupación por el deterioro del patrimonio. En este aspecto, don Fernando les recuerda que a través de los convenios con las administraciones públicas se podrán ir subsanando esas necesidades que, por cierto, recogerá en un momento posterior a la visita pastoral, el vicario general de la diócesis. Por cierto, el obispo visitó a una vecina de Viñuela en su casa, Paca, que tiene dificultades importantes de movilidad.  Por la tarde, monseñor Valera era recibido con emoción por medio centenar de fieles de Alfaraz. En este pueblo presidió la eucaristía y, a continuación, también compartió un ágape con los vecinos. Nuevamente, charlaron sobre las preocupaciones de los vecinos y el obispo insistió en transmitir esperanza y ánimo. La anécdota en Alfaraz es que conoció una pequeña empresa familiar que se dedica a tostar café. Por cierto, el obispo que es gran amante del café, pudo realizar una cata de este producto que, curiosamente, se trabaja en un pequeño pueblo sayagués. En Alfaraz también acudió a saludar a otra mujer mayor a su casa, Otilia, quien le recibió en el comedor de su casa con unas pastas.   ¿Qué es una visita pastoral? Los objetivos fundamentales de la visita son la revitalización de las comunidades cristianas, el impulso a la pastoral de la santidad, el incremento de la comunión eclesial y la reanimación de las energías de los agentes de la pastoral parroquial, agradeciéndoles, felicitándoles, animándoles y estimulándoles, en orden a una acción apostólica más intensa. Asimismo, estas visitas están orientadas a un mayor conocimiento de la diócesis por parte obispo. Después del paso del obispo, la comunidad parroquial debe quedar “confirmada en la fe, alentada en su esperanza, unida en la caridad, edificada y robustecida en las raíces sobrenaturales de la vida cristiana y estimulada en su compromiso apostólico y evangelizador”. La frase del Evangelio de San Juan, “Para que tengan vida” (Jn 10, 10), es la mejor síntesis de los objetivos y fines más genuinos de la Visita Pastoral.
06/06/2024más info
"Donde dos o tres se reúnan en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos"
Una reflexión sobre la grandeza de lo pequeño No es habitual que los pueblos pequeños se conviertan en el foco de la noticia. Hace años que perdieron su protagonismo porque buena parte de sus habitantes se aventuraron a buscar otras plazas más atractivas como Madrid, Bilbao, Barcelona… Aquellas grandes capitales de España, e incluso del extranjero, se convirtieron en destino de miles de hombres y mujeres, zamoranos y de otros lares, que contribuyeron con su sacrificio al desarrollo de una industria que necesitaba altas dosis de mano de obra para cumplir los objetivos del crecimiento económico del país. Y el éxodo hizo que nuestros pueblos sin pretenderlo, pero de manera irremediable, se abonasen al silencio, ocupando los márgenes de cualquier proyecto estatal y condenando a sus gentes a la irrelevancia y a la desatención estructural. Muchos se vaciaron, otros incluso desaparecieron, y se asentó la idea de que nada importante podía pasar en ellos. Solo aquellas enormes ciudades, levantadas con el sudor de los que décadas atrás tuvieron que emigrar, parecían tener derecho a la atención y a la prioridad política. Los recursos dedicados a los más pequeños se redujeron iniciándose el camino hacia lo que hoy algunos llaman España vaciada. Sin embargo, la Iglesia no ha querido jugar la baza del ninguneo y, una vez más, reivindica con su diario vivir la dignidad de esos pueblos pequeños y olvidados con grandes y pequeños gestos. En esta última categoría se sitúa la decisión del obispo, Fernando Valera, que ha querido iniciar su visita pastoral allá donde muchos dejaron hace tiempo de mirar. Ese detalle es toda una declaración de intenciones que suscribe la máxima evangélica de que para Dios los últimos serán los primeros. Ha sido Figueruela, una localidad sayaguesa con 16 habitantes en la que la vida transcurre tranquila y sin sobresaltos, donde el obispo ha hecho su primera parada para compartir con sencillez la oración y la mesa con los tres feligreses que acudieron a la llamada de Héctor, su párroco. A los ojos del mundo quizá pueda interpretarse como una oportunidad perdida, pero para el obispo ha resultado ser una experiencia “rica y profunda”, que le ha llenado de alegría porque la misión de la Iglesia es “llegar a todos, especialmente a aquellos que viven en lugares apartados y a menudo olvidados”. La predilección de la Iglesia por lo pequeño no es una novedad. Desde sus inicios, la comunidad cristiana se ha caracterizado por su cercanía a las periferias.  La foto de Fernando Valera con los tres vecinos de Figueruela demuestra que el apoyo y el amor de la Iglesia a estos pueblos es un reflejo del mandato evangélico de cuidado y atención a cada persona, especialmente a las más vulnerables. La diócesis, al estar presente en estos rincones apartados, reafirma su misión de acompañar a los más pequeños y de valorar la riqueza de lo rural y de lo sencillo. Los sacerdotes encargados de estos pueblos así lo demuestran, llegando cada día a aquellos rincones que otros ya abandonaron por falta de interés o de atractivo. Dios quiera que esta entrega generosa siga dando frutos y que nuestros pueblos de Zamora mantengan la esperanza y se enorgullezcan de lo que fueron, son y serán.
06/06/2024más info
Obispado y Diputación firman el convenio de colaboración de bienes muebles e inmuebles
Obispado y Diputación firman el convenio de colaboración de bienes muebles e inmuebles
El Obispado de Zamora y la Diputación Provincial han firmado esta mañana los convenios de colaboración de bienes muebles y de bienes inmuebles del ejercicio 2024-2025. A través de estos acuerdos se financian, al 50 por ciento, obras artísticas y templos de la provincia de Zamora. La Diputación ha comprometido para el próximo ejercicio una cantidad que asciende a los 250.000 euros. Concretamente se destinarán 100.000 euros a los bienes muebles lo que permitirá intervenir sobre 32 piezas del patrimonio religioso; mientras que el convenio de bienes inmuebles asciende a 150.000 euros, que se destinarán a la rehabilitación de la iglesia de Marquiz de Alba y a la 2ª fase en la intervención de la iglesia de San Pedro en Villalpando. El gerente-ecónomo, José Manuel Chillón, ha agradecido el compromiso mostrado por la Diputación con la firma de estos convenios que se renuevan anualmente el de bienes muebles y bianualmente el de bienes inmuebles. "Si no fuera por la Diputación, no podríamos restaurar todo el patrimonio de la Iglesia. La Iglesia de Zamora no tiene fondos suficientes". Al mismo tiempo, ha recordado que esta rúbrica también pone de manifiesto que, aunque la titularidad de los bienes muebles e inmuebles es de la Iglesia, las iglesias parroquiales en los pueblos tienen un significado y un sentido que trascienda a lo puramente eclesial. Por eso, las administraciones públicas también han de colaborar con su conservación y mantenimiento. El presidente de la Diputación Provincial, Javier Faúndez, ha insistido en la idea de que a través de estos acuerdo se consigue el objetivo de preservar el patrimonio artístico y cultural en los pueblos. "Sin estos convenios perderíamos el patrimonio. Además, actuamos sobre los bienes que no son BIC". Faúndez ha detallado que con el convenio de bienes muebles del ejercicio anterior se actuó sobre 20 piezas y se está acometiendo la rehabilitación de la iglesia de Villar del Buey y se ejecutará la primera fase de la iglesia de San Pedro de Villalpando. Por otra parte, el delegado episcopal de Patrimonio, Miguel Ángel Hernández, ha dado cuenta de las 32 piezas sobre las que se intervendrá en el 2024-2025 y ha contado cuál es el proceso, "profundamente democrático", que se utiliza para escoger las obras sobre las que se actuará. "Se mandan cartas a las parroquias explicando que la Diputación financia el 50% y se les pide que elijan las piezas que quieren restaurar. Los párrocos solicitan al Obispado esas intervenciones, se piden tres presupuestos y, en diálogo con el taller de restauración, se toman las decisiones pertinentes".  
04/06/2024más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.