inicio.Portales.El Jubileo extraordinario de Zamora
El Jubileo extraordinario de Zamora
Compartir

El Jubileo extraordinario de Zamora

¿Qué es un jubileo?

En la tradición católica el Jubileo es un gran acontecimiento religioso. Ante todo, es el Año de Cristo, portador de la vida y de la gracia a la humanidad. Es también el año de la remisión de los pecados y de sus penas. Es el año de la reconciliación, de la conversión y de la penitencia sacramental. En consecuencia, es el año de la solidaridad, de la esperanza, de la justicia, del empeño por servir a Dios en el gozo y la paz con los hermanos. Todo ello en un momento en el que la humanidad entera afronta uno de los momentos más dramáticos de la historia, con la pandemia del coronavirus.

¿Cuál es el origen de los jubileos en la Iglesia Católica?

Sus orígenes se remontan al Antiguo Testamento. La ley de Moisés había determinado para el pueblo hebreo un año particular:

“Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes. Será para vosotros un jubileo; cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresará a su familia. Este año cincuenta será para vosotros un jubileo; no cortaréis ni segaréis los rebrotes, ni vendimiaréis la viña que ha quedado sin podar, porque es el jubileo que será sagrado para vosotros. Comeréis lo que el campo dé de sí. En este Año Jubilar recobraréis cada uno vuestra propiedad” (Lev 25, 10-13).

La trompeta con que se anunciaba este año particular era un cuerno de carnero, que se llama “yobel” en hebreo, de ahí la palabra “Jubileo”. La celebración de este año llevaba consigo, entre otras cosas, la restitución de las tierras a sus antiguos propietarios, la remisión de las deudas, la liberación de los esclavos, y el reposo de la tierra. En el Nuevo Testamento, Jesús se presenta como Aquel que lleva a su cumplimiento el Jubileo antiguo, ya que Él ha venido a “predicar el año de gracia del Señor” (cfr. Is 61, 1-2).

¿Cuál es el objetivo de un jubileo?

El Jubileo, por tanto, es un tiempo de gracia destinado a promover la santidad de vida. Ha sido instituido para consolidar la fe, favorecer las obras de solidaridad y la comunión fraterna en el seno de la Iglesia y en la sociedad; en definitiva, para recordar y remover a los creyentes a una profesión de fe más sincera y más coherente en Cristo Salvador. Y mucho más en este tiempo de pandemia, en el que nuestra vida cristiana se ha visto bastante limitada en algunos de sus aspectos.

¿Por qué un jubileo en Zamora?

El Jubileo católico extraordinario se realiza para conmemorar circunstancias especiales. En este caso se conmemora el 900˚ aniversario de la restauración de la diócesis de Zamora, que se celebrará desde el 19 de marzo de 2021 hasta el 19 de marzo de 2022. Durante este tiempo, a través de diferentes actos conmemorativos, la Iglesia en Zamora quiere recordar sus raíces, que se remontan al año 1121, en el que Bernardo de Perigord es elegido primer obispo de Zamora, después de que la diócesis fuera erigida en el año 900 con el obispo San Atilano y quedara interrumpida a finales del s. XI tras ser Zamora arrasada por Almanzor. Mediante este Jubileo extraordinario la diócesis de Zamora quiere mirar agradecida a su pasado, para que, abriéndose a la gracia de Dios en el presente, podamos afrontar el futuro con esperanza.

Un jubileo extraordinario en Zamora

Esta celebración diocesana de Zamora coincide con otros acontecimientos de la Iglesia universal, que también se quieren tener en cuenta. En primer lugar, la declaración del Año de San José que hizo el Papa Francisco el 8 de diciembre de 2020, para conmemorar los 150 años de un documento del Papa Beato Pío IX titulado Quemadmodum Deus, en el que declaraba a San José patrono de la Iglesia universal. El Papa Francisco indicó que este año se establece para “que todos los fieles siguiendo el ejemplo de San José, puedan fortalecer cotidianamente su vida de fe en cumplimiento pleno de la voluntad de Dios”, especialmente en este tiempo de la crisis provocada por el coronavirus, en el que muchas personas han realizado esfuerzos ocultos para proteger a otros, al igual que San José protegió y cuidó en silencio a María y a Jesús. “Todos pueden encontrar en San José —el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta— un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad”, escribe el Papa Francisco en su carta apostólica Patris Corde.

Y precisamente el día de San José, el 19 de marzo de 2021, también comenzará lo que el Papa Francisco ha denominado “el año de la familia”, en el quinto aniversario de la Exhortación apostólica post sinodal sobre la familia, Amoris Laetitia, con el que se pretende profundizar en las claves que ofrece este documento sobre la familia cristiana en el mundo de hoy.

Finalmente, a todo lo anterior hay que añadir otro acontecimiento importante para la Iglesia española: el Año Santo Compostelano, que se celebra cuando el 25 de julio -que es cuando se conmemora el martirio de Santiago Apóstol- cae en domingo. El Apóstol Santiago es el patrono de España.

Un Jubileo extraordinario con tres referentes: San José, Santiago Apóstol y San Atilano

Todos estos acontecimientos nos dejan tres referentes para nuestra vida cristiana en este año especial: San José, patrono de la Iglesia universal; Santiago Apóstol, patrono de la Iglesia española; y San Atilano, patrono de la Iglesia en Zamora. Tres personas que nos hablan de la santidad que Dios nos propone como forma de vida en nuestro mundo actual y como respuesta a los retos que hoy se le plantean a la Iglesia. Por otra parte, estos acontecimientos eclesiales suponen una invitación abierta a todos los cristianos y también a los que se encuentran distantes en la fe y desean volver de nuevo a la vida cristiana. Durante el Año Jubilar la Iglesia concede la indulgencia plenaria, que es una gracia que ayuda al cristiano a hacer camino con la voluntad de convertirnos y reconciliarnos con Dios. Esta gracia también puede ser aplicada a los difuntos como signo de amor hacia ellos. El Jubileo o Año Jubilar es siempre convocado o concedido por la Santa Sede.

¿Qué es una indulgencia plenaria?

Según los números 1471 y 1478 del Catecismo de la Iglesia Católica, la indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos.

Es decir, que cuando cometemos un pecado, tenemos una culpa y una pena ante Dios. Con el sacramento de la confesión se nos perdona la culpa, pero queda en el alma una señal que debe ser reparada: es lo que se llama la pena temporal. Esta pena ha de purificarse con penitencias y obras buenas en esta vida, así como con las indulgencias, o bien con las penas del purgatorio después de la muerte. Si la remisión de la pena temporal de una indulgencia es total, se llama indulgencia plenaria; si solo se purifica en parte la pena temporal, se llama indulgencia parcial.

Podemos poner una comparación: imagina que clavas un gran clavo en una imagen preciosa de madera, dañándola gravemente. La confesión, que perdona la culpa, sería como sacar el clavo de la talla, pero queda el agujero, que habría que reparar. Esto es la pena temporal, consecuencia del pecado, que hay que purificar en esta vida o en la otra. Y para eso sirven las indulgencias, son favores que concede la Iglesia, por los méritos de Cristo, para ayudarnos a purificarnos de esas penas que tenemos que reparar por nuestros pecados.

Las indulgencias se obtienen por la Iglesia que, en virtud del poder de atar y desatar que le fue concedido por Cristo Jesús, interviene en favor de un cristiano y le abre el tesoro de los méritos de Cristo y de los santos.

¿Cuáles son las condiciones para obtener la indulgencia plenaria?

El creyente se dispone para recibir la indulgencia plenaria cumpliendo estos signos externos e internos de participación:

  1. Comprometerse a desarrollar en sí mismo una actitud interior de desapego afectivo y efectivo de todo tipo de pecado.
  2. Celebrar dignamente el Sacramento de la Penitencia para abrir el corazón a la misericordia, incluso en los días precedentes o siguientes.
  3. Participar con devoción en la Santa Eucaristía incluso en los días precedentes o siguientes.
  4. Visitar la Catedral de Zamora o la iglesia de Santiago del Burgo en Zamora, donde se debe recitar el Credo como profesión de fe y una oración por las intenciones del Santo Padre.

La app del jubileo

En este enlace te podrás descargar la aplicación del Año Jubilar. En esta App podrás encontrar todos los materiales necesarios para vivir el Jubileo extraordinario de Zamora, concedido por el Papa Francisco para celebrar el IX centenario de la restauración de la diócesis. Aquí también podrás encontrar toda la información sobre los diferentes eventos que se llevarán a cabo a lo largo del Año Santo zamorano.

Descarga el logo oficial del Jubileo

Pincha aquí y elige el que quieras.

Noticias Destacadas

Los sacerdotes ganan el Jubileo el día de San Juan de Ávila
Los sacerdotes ganan el Jubileo el día de San Juan de Ávila
Más de un centenar de sacerdotes han celebrado hoy la Jornada Sacerdotal, en la festividad del patrón del clero español, san Juan de Ávila. Este año ha sido especial por varios motivos, uno de ellos es que se festeja en el marco del Jubileo diocesano Raíces con Esperanza. Por este motivo, la tradicional eucaristía de la Jornada Sacerdotal se ha celebrado en la S.I Catedral, templo jubilar, y ha estado precedida por un acto penitencial en la parte del trascoro del templo. A continuación, los sacerdotes se han revestido y han salido de la Catedral para volver a acceder a él a través del pórtico, un signo más para ganar el jubileo. Una vez en el interior de la Catedral y frente al altar, sacerdotes y fieles asistían a la eucaristía presidida por el obispo, Fernando Valera. Durante su homilía, monseñor Valera ha tenido palabras de aliento y gratitud para los sacerdotes. “Vosotros estáis llamados a ser testigos. Vosotros no os habéis escandalizado de Jesús, muerto en una cruz. Permanecer en el sacerdocio supone esa fidelidad, no escandalizarnos de Jesús. Esta Iglesia y este mundo os necesita”. Tras la misa de la Jornada Sacerdotal, el prelado ha entregado un obsequio a los curas de la diócesis que en este 2021 y también en 2020 han celebrado sus aniversarios sacerdotales.
10/05/2021más info
Campos de trabajo para jóvenes en Cáritas
Campos de trabajo para jóvenes en Cáritas
¿Qué es un campo de trabajo? Es una actividad en la que un grupo de jóvenes se comprometen a participar y desarrollar un proyecto de trabajo en beneficio de la comunidad o en beneficio de los demás, atendiendo a diferentes colectivos (infancia, mayores, personas en riesgo o en situación de exclusión, etc.).  Destinatarios y temporalización La participación en estos campos de trabajo va dirigida a los jóvenes con edades comprendidas entre 18 y 35 años. Los campos de trabajo se desarrollarán en los meses de julio y agosto con una duración de un mínimo de 5 días y un máximo de 15 en el proyecto elegido, siendo como máximo 3 personas por turno y proyecto. Más información
04/05/2021más info
El Rito Hispano-Mozárabe en Zamora
El Rito Hispano-Mozárabe en Zamora
En el contexto de la celebración del jubileo diocesano Raíces con esperanza el obispo diocesano ha decidido que se celebre de forma frecuente la misa en rito hispano mozárabe en Zamora. Esta iniciativa lanzada por D. Fernando se concreta en cuatro propuestas: la primera y esencial la celebración de la misa los últimos viernes de mes a las 8 de la tarde en la Iglesia de San Cipriano; para ello una segunda propuesta es una sesión formativa mensual para sacerdotes y fieles; en tercer lugar y para cuidar estas dos una comisión de laicos y sacerdotes que animen y organicen; por último la posibilidad de otras celebraciones en parroquias, conventos, etc. El rito hispano mozárabe en Zamora se ha venido celebrando desde el año 2000 en algunas fiestas principales de su calendario y del santoral que tiene que ver con nuestra diócesis: las fiestas de Santa María, San Ildefonso o San Cipriano. Ahora parece conveniente ampliar el horizonte de esta tradición espiritual nacida en los primeros siglos en nuestras tierras y que algunos de sus elementos han llegado hasta nosotros sobre todo en torno a la religiosidad popular. Desde la primera evangelización en tierras de la hispania romana, los cristianos comenzaron a reunirse para orar en la mañana y al caer el sol. Celebraban la eucaristía y oraban a pesar de las persecuciones desatadas contra ellos por el Imperio y por una sociedad hostil al evangelio y a sus consecuencias religiosas, culturales, sociales y políticas. En este contexto comienza a desarrollarse una serie de costumbres en la oración y celebración de la eucaristía con la que nacerá este rito. Con el cese de las persecuciones, la caída del Imperio Romano y el desarrollo de la sociedad visigótica de cuño cristiano comienza a organizarse el monacato hispano, las diócesis y la liturgia sigue su desarrollo con nuevos textos, cantos y usos. Nuestra diócesis conserva una joya arquitectónica de esta época: San Pedro de la Nave. La invasión árabe trajo consigo de nuevo la hostilidad y persecución contra los cristianos de estas tierras que se tradujo en el martirio, el destierro, la conversión al Islam o el pago de un pesado tributo por continuar celebrando la fe cristiana. En pleno proceso de reconquista, en el año 1080, en rey Alfonso VI decidió adoptar el rito de la Iglesia de Roma que ya había sustituido en otros lugares de España y Europa a los ritos locales de las iglesias. No obstante, los cristianos que vivían en territorios dominados por el Islam, algunos de ellos ya con costumbres y lengua árabe, continuaron sus bellas y suntuosas celebraciones. Un cronista árabe cuenta cómo un alto cargo musulmán tuvo que acudir a una celebración cristiana en Córdoba y quedó asombrado: Se detuvo fascinado a pesar suyo, ante la vista de la majestad y del gozo sagrado que irradiaba del recinto; la devoción y a la vez el gozo solemnes con que se celebraba y el fervor del pueblo cristiano. En el Jubileo diocesano  en que estamos llamados a mirar el legado espiritual de nuestra tierra para afrontar con esperanza el futuro incierto de la despoblación, la era post-Covid o la vida cristiana en una sociedad hostil a los valores evangélicos, se nos propone también esta forma antigua, pero postconciliar de celebrar la fe. Sus textos miran a los mártires y su firmeza en la fe ante la persecución; sus oraciones son auténticos tratados catequéticos y espirituales. Sus tradiciones y devociones han llegado hasta hoy: San Cipriano, San Torcuato o San Antolín son venerados en la liturgia hispana; la historia de la Virgen de la Concha se remonta a la época mozárabe; muchas devociones populares en torno a mártires en nuestros pueblos y ciudades nacieron en esta época; la misma devoción y celebraciones marianas durante el adviento tienen cuño hispano.   Santiago Martín, sacerdote diocesano
30/04/2021más info
El nuncio abre la Puerta Santa del Año Jubilar de Zamora
El nuncio abre la Puerta Santa del Año Jubilar de Zamora
El nuncio realza el patrimonio histórico y cultural de la diócesis de Zamora en su segunda visita a esta tierra, cuando se cumplen tres meses de la ordenación episcopal de don Fernando. Zamora, 19/3/2021. La diócesis de Zamora ha inaugurado con extraordinaria solemnidad el Año Jubilar diocesano bajo el lema: Raíces con Esperanza. El nuncio de su Santidad, Bernardito C. Auza, ha sido el encargado de proceder a la apertura de la puerta principal de la S. I Catedral, designada por el obispo diocesano como Puerta Jubilar y por tanto, símbolo de Jesucristo: “la puerta de las ovejas”. Decenas de fieles han presenciado la celebración de la eucaristía inaugural del jubileo de Zamora, en un templo en el que se completó el aforo permitido por las autoridades competentes. Entre los asistentes, cabe destacar la presencia de las diferentes realidades diocesanas: sacerdotes, catequistas, celebrantes de la Palabra, seminaristas, delegados diocesanos, representantes de cofradías, directivos de la Junta Pro Semana de Zamora, religiosas, profesores y un importante grupo de agentes de Cáritas Diocesana de Zamora. En este sentido, cabe destacar que la dimensión caritativa y social del Jubileo ha tenido un lugar preferente, puesto que por expreso deseo del obispo, Fernando Valera, han asistido a la eucaristía usuarios de diferentes centros y programas de Cáritas. No hay que olvidar que la colecta de la celebración se destinará, íntegramente, al proyecto de atención a la mujer vulnerable que se gestará a lo largo del Año Jubilar y que verá la luz una vez finalizado este año de gracia. En la celebración inaugural han participado cuatro obispos de diferentes diócesis españolas: el administrador apostólico de Ciudad Rodrigo, Jesús García Burillo; el obispo de León, Luis Ángel de las Heras Berzal; el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes; el obispo emérito de León y natural de Toro, Julián López Martín; además del nuncio de su Santidad, el prelado de Zamora, y en torno a 40 sacerdotes. El nuncio durante su homilía hizo llegar a los asistentes y a quienes seguían la celebración a través de las televisiones locales y la redes sociales de la diócesis: “el afecto, la cercanía, el agradecimiento y bendición del Papa a esta iglesia local de Zamora”. Unas palabras que enmarcó en la solemnidad de San José, en la que la Iglesia Universal también inaugura el Año de de la Familia y que también tendrá reflejo en el Jubileo de Zamora. Por otro lado, Bernardito C. Auza, realizó un amplio repaso histórico a las raíces de la iglesia de Zamora e insistió en la figura de Bernardo de Periogord que restauró la diócesis hace 900 años. Efeméride que se conmemorará desde hoy y hasta el 19 de marzo de 2022. Uno de los momentos más solemnes y emotivos de la celebración fue el encendido del cirio jubilar por parte del prelado diocesano. Este cirio se encenderá en todas las parroquias de la diócesis de Zamora este domingo y será signo del año de gracia concedido por el Santo Padre. La eucaristía finalizó con la intervención de don Fernando y sus palabras de acción de gracias, a las que los asistentes respondieron con un sonoro aplauso.  
19/03/2021más info
Inauguración del Jubileo Extraordinario
Inauguración del Jubileo Extraordinario
Inauguración del Jubileo Extraordinario. Plaza de la Catedral de Zamora. De 18:00 a 19:00.
19/03/2021más info
El Año Jubilar, ventana de esperanza para los zamoranos
El Año Jubilar, ventana de esperanza para los zamoranos
La diócesis inaugura el Año Jubilar “Raíces con esperanza”, en la solemnidad de san José. La Iglesia en Zamora recuerda así sus raíces, que se remontan al año 1121, en el que Bernardo de Perigord es elegido primer obispo de Zamora, después de que la diócesis fuera erigida en el año 900 con el obispo San Atilano y quedara interrumpida a finales del s. XI tras ser Zamora arrasada por Almanzor  Zamora, 18/3/2021. La diócesis de Zamora ha presentado esta mañana el Año Jubilar “Raíces con esperanza” que pretende conmemorar el IX centenario de la restauración de la sede episcopal con la celebración de diferentes actividades desde el 19 de marzo de 2021 hasta el 19 de marzo de 2022. Mediante este Jubileo extraordinario, la diócesis de Zamora mira agradecida a su pasado con el fin de afrontar el futuro con esperanza. La apertura del Año Jubilar tendrá lugar el 19 de marzo, solemnidad de san José, con la celebración de la eucaristía en la S.I Catedral a las 18.00 horas y que presidirá el Sr. Nuncio Bernardito C. Auza. El acceso al templo será restringido y con invitación, para cumplir con el aforo permitido. La colecta de esta celebración, al igual que el resto de las que se organicen durante el año, se destinará al proyecto de acción social que contempla la organización del Año Jubilar. Los templos, monasterios y otras realidades diocesanas vestirán en sus muros lonas con el lema del Año Jubilar: Raíces con esperanza; también, se colocará en el interior de las iglesias el cirio jubilar y se han diseñado estampas con la imagen de san Atilano con la oración del Año Jubilar. Por último, el Año Jubilar también tendrá un himno que amenizará las celebraciones de este año y que se estrenará en la misa inaugural en la Catedral. La información acerca del Año Jubilar estará disponible en una app (para Android e IOS) próximamente, con el nombre: Jubileo de Zamora. Teniendo en cuenta la actual situación de pandemia, el programa de actividades podrá sufrir modificaciones, aunque ya desde el inicio se contempla la organización del Año Jubilar en 3 fases: • 1ª fase (en pandemia): actualidad• 2ª y 3ª fase (desescalada)• 4ª fase (tránsito a la normalidad) El paso de una fase a la siguiente estará condicionado por la situación sanitaria del momento y por las normas impuestas por las administraciones competentes. De tal forma, que no existe un calendario con fechas cerradas. En pandemia Así las cosas, en situación de pandemia se ofrecerá una exposición itinerante sobre la figura de “San José” que ya está instalada en el claustro del Seminario San Atilano y permanecerá hasta el 15 de abril. La segunda muestra expositiva se inaugurará el 26 de marzo y se colocará en la S.I Catedral de Zamora donde permanecerá hasta marzo del 2022 y lleva por título: “El IX centenario de la restauración de la diócesis”. El canal de Youtube de la diócesis de Zamora será el espacio en el que se ofrecerán dos conferencias este mes de marzo, impartidas por el delegado diocesano de Patrimonio, José Ángel Rivera de las Heras. La primera de ellas estará disponible en la plataforma desde el día 18 de marzo y versará sobre “San José en el arte zamorano”. La segunda de ellas se estrenará el 24 de marzo y lleva por título: “Creación y restauración de la sede episcopal zamonara”. Proyecto jubilar. Atención a la mujer vulnerable El Año Jubilar extraordinario de la diócesis de Zamora se materializará en la creación de un nuevo proyecto de acción social cuyas destinatarias serán las mujeres en situación de vulnerabilidad. Entendiendo que se trata de mujeres víctimas de violencia de género, embarazadas sin recursos económicos, toxicómanas, y otros perfiles que se estudiarán a lo largo de este año. La intención es que los esfuerzos y frutos recogidos durante este Año Jubilar extraordinario tengan un fin concreto que se materializará en este proyecto social diocesano que pretender dar respuesta a un colectivo con el que aún no se trabajaba en la diócesis de Zamora.
18/03/2021más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.