inicio.Organismos.Delegaciones.Seminarios Mayor y Menor
Seminarios Mayor y Menor
Volver

Inicio y Equipo

Compartir

Seminarios Mayor y Menor

EL SEMINARIO MENOR DIOCESANO "SAN ATILANO"

El Seminario Menor San Atilano es una comunidad educativa diocesana, erigida por el Obispo según las normas de la Santa Sede, para cultivar los indicios de la vocación sacerdotal de algunos alumnos y acompañar a todos ellos, con los medios necesarios, en su proceso de maduración personal y en el descubrimiento de su propia y singular vocación cristiana.

El Seminario Menor San Atilano es un Centro Privado de Educación Secundaria acogido al Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre enseñanza y asuntos culturales de 3 de enero de 1979 y regulado su funcionamiento por Real Decreto 332/1992 de 3 de abril sobre autorizaciones de centros docentes privados para impartir enseñanzas de régimen general no universitarias (BOE 9 de abril de 1992) y por la Orden de 28 de febrero de 1994 sobre autorizaciones como centros docentes privados de los Seminarios Menores Diocesanos y de Religiosos de la Iglesia Católica (BOE 5 de marzo de 1994).

Como institución de la Iglesia para la formación cristiana y vocacional de sus alumnos, el funcionamiento del Seminario Menor está regulado por el Plan de Formación para los Seminarios Menores aprobado por la Conferencia Episcopal Española el 24 de abril de 1991.

La apertura y funcionamiento del Seminario Menor San Atilano como Centro Privado de Educación Secundaria fue autorizada definitivamente mediante Orden Ministerial de 12 de julio de 1996 (BOE 3 agosto 1996).

EL SEMINARIO MAYOR DIOCESANO "SAN ATILANO"

El carácter singular del ministerio presbiteral y la importancia del mismo para la vida de la Iglesia exigen, en quienes han sido llamados a él por el Señor, una formación específica que los capacite para vivir con todas sus exigencias este misterio de gracia y para ejercer con responsabilidad este ministerio de salvación.

 La Iglesia, movida por la responsabilidad que le incumbe y por el "el derecho propio y exclusivo de formar a aquellos que se destinan a los ministerios sagrados" (Código de Derecho Canónico, c. 232), reconoce la necesidad y urge el establecimiento de medios e instituciones para la formación propia de los llamados al sacerdocio. Aleccionada además por su propia experiencia histórica, la Iglesia ha comprobado, a lo largo de ella, la necesidad del Seminario Mayor como el "lugar óptimo de formación sacerdotal y el ambiente normal, incluso material, de una vida comunitaria y jerárquica" (Pastores Dabo Vobis, n. 60) con formadores consagrados a esta tarea.

 Así pues, en el Seminario Mayor los jóvenes y adultos que desean acceder al sacerdocio encuentran el medio adecuado para el cuidado y seguimiento de la propia vocación, para el equilibrado desarrollo de su personalidad humana, para la conveniente formación espiritual y doctrinal y para la necesaria instrucción pastoral. La experiencia de la vida comunitaria y el conocimiento y vinculación entre los que están llamados a formar el futuro Presbiterio de Zamora, colaboran a su vez a descubrir en profundidad el misterio de la Iglesia y las exigencias de la fraternidad sacramental.

Actualmente el Seminario Mayor de Zamora, cuyo primer responsable es el Obispo diocesano, convive con los Seminarios de Ciudad Rodrigo, Segovia y Ávila en el Teologado que ésta última tiene en Salamanaca, de modo que todos juntos forman una sola comunidad formativa. Todos asisten a las clases de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca.

Nuestro Equipo

Rector de los Seminarios Mayor y Menor: D. Pedro Faúndez Mayo

Formador del Seminario Menor San Atilano: D. Millán Núñez Ossorio

Director Pedagógico del Seminario Menor: D. Juan Carlos López Hernández

Plaza del Seminario, 2. 49003 Zamora
980 514 998
rector@seminariosanatilano.es

Noticias Destacadas

El Seminario recoge el 1º premio de Experiencia Pastorales, convocado por Escuelas Católicas
El Seminario recoge el 1º premio de Experiencia Pastorales, convocado por Escuelas Católicas
El Seminario Menor San Atilano ha recogido esta mañana el Primer Premio del concurso Experiencias Pastorales que convoca Escuelas Católicas, con la colaboración de la editorial Edelvives. El proyecto, que ha merecido este reconocimiento, está relacionado con el acompañamiento integral que se realizó a los alumnos del centro educativo durante el curso pasado, teniendo en cuenta el escenario de pandemia por la Covid-19 que se estaba viviendo. "Este proyecto ha puesto de manifiesto que el Seminario ha hecho un trabajo durante el confinamiento que ha ido más allá de lo pedagógico", señalaba el presidente de Escuelas Católicas, Leandro Roldán.  
14/06/2021más info
El Seminario organiza un campamento urbano en julio
El Seminario organiza un campamento urbano en julio
El Seminario Menor San Atilano de Zamora ha organizado un campamento urbano en el mes de julio para niños y niñas de edades comprendidas entre los 9 y los 15 años de edad, en dos turnos diferentes. El objetivo principal de este campamento es ofrecer un espacio y un tiempo libre de calidad donde se potencien los valores cristianos e incluso se plante o se proponga la opción vocacional. Turno 1 Del 12 al 17 de julio Para chicos y chicas de 4º a 6º de Primaria (9 a 12 años) Turno 2 Del 19 al 24 de julio Para chicos y chicas de 1º a 3º de la E.S.O (12 a 15 años)   Información y contacto:  Seminario San Atilano Plaza del Seminario, 2 Zamora Mañanas y tardes  980 51 49 98 y 662 250 600
09/06/2021más info
Bendición del nuevo salón de actos del Seminario
Bendición del nuevo salón de actos del Seminario
El obispo de Zamora, Fernando Valera, ha bendecido e inaugurado esta mañana el recién remodelado salón de actos del Seminario menor San Atilano. Esta última intervención en el edificio ha supuesto una inversión de 1. 000.551 euros y que han financiado - al 50%- el Seminario menor y la Casa de la Iglesia del Obispado. En esta fase se incluye -además del salón de actos- la adaptación de los accesos, los comedores y la cocina. El prelado ha explicado que se trata de una “obra larga” que comenzó hace cuatro años con una licencia ambiental, con el objetivo de adaptarlo a la normativa necesaria y “teniendo en cuenta que es un centro educativo”. En este aspecto, ha recalcado que es una intervención “para el Seminario menor de Zamora y para la Casa de la Iglesia”, es decir, al servicio de las necesidades propias del centro educativo y pensando también en las asociaciones presentes en la Casa de la Iglesia. Por otra parte, monseñor Valera ha confirmado que se contempla su puesta a disposición de la sociedad zamorana, una vez que finalicen las restricciones propiciadas por la pandemia. “Supondrá una apertura de la Iglesia a la sociedad y a la cultura, no sólo servirá para la actividad pastoral”. El nuevo salón de actos cuenta con 232 butacas, cuatro de ellas para personas con discapacidad. Al acto de inauguración han asistido los miembros del colegio de consultores, la comunidad educativa del Seminario menor San Atilano, y también algunos sacerdotes que viven en la Casa sacerdotal.   
04/05/2021más info
El Seminario, premiado por su innovación pastoral en tiempos de pandemia
El Seminario, premiado por su innovación pastoral en tiempos de pandemia
El Seminario Menor San Atilano gana el I premio a la Innovación y Experimentación Pastoral, convocado por Escuelas Católicas de Castilla y León, con un proyecto de acompañamiento en tiempos de la Covid-19. La idea surge en pleno confinamiento, cuando el ambiente académico y social están repletos de incógnitas e incertidumbre. Un caldo de cultivo que lleva al departamento de dirección y de orientación del centro educativo a generar un nuevo modelo de acompañamiento de los alumnos. El objetivo último era acompañar de manera "integral" a los alumnos, teniendo en cuenta la dimensión educativa, la humana, la cristiana y "específicamente la vocacional". De esta forma, los autores del proyecto se pusieron manos a la obra y generaron una serie de espacios "virtuales" desde los que se facilitó la puesta en contacto con los alumnos. A través de diferentes sesiones los formadores y/o profesores pudieron generar espacios donde compartir emociones y gestionarlas de forma saludable, evitando sentimientos negativos que pudiera generar el confinamiento. Se trabajó la inteligencia espiritual como "forma de resiliencia", así como el descubrimiento de lo sagrado en lo cotidiano. Por otra parte, se acompañó también a los alumnos en el descubrimiento del "amor de Dios" en una situación tan excepcional como la vivida meses atrás. Los buenos resultados cosechados en el alumnado, llevó a los autores del proyecto a presentarlo a este concurso que finalmente les ha valido el reconocimiento de Escuelas Católicas, obteniendo el primer premio dotado de  1.500 euros.  
26/04/2021más info
Un nuevo sacerdote para Zamora: Juan José Carbajo Cobos
Un nuevo sacerdote para Zamora: Juan José Carbajo Cobos
La diócesis de Zamora vivirá el próximo 11 de abril uno de los momentos más importantes del año: la ordenación sacerdotal de Juan José Carbajo Cobos.  La S. I Catedral de Zamora acogerá el próximo domingo, a partir de las 18.00 horas, la ordenación sacerdotal de Juan José Carbajo Cobos, diácono de la diócesis desde septiembre de 2018. Este joven de 26 años y natural de la localidad de Villalube viene desempeñando desde hace algo más de un año su tarea pastoral en el arciprestazgo de Toro. Una tarea que compagina con su trabajo en el Tribunal Eclesiástico de la diócesis de Zamora como notario judicial. La celebración del domingo que presidirá el obispo, Fernando Valera, y a la que asistirá buena parte del presbiterio zamorano, estará precedida por una vigilia de oración en la iglesia de San Andrés de Zamora el sábado a las 19.30 horas.  Debido a las restricciones sanitarias derivadas por la pandemia, sólo se accederá a la S. I Catedral con invitación en mano, aunque la celebración podrá seguirse en directo a través del canal de Youtube de la diócesis de Zamora. ¿Quién es Juanjo? Nació en Zamora el 6 de Noviembre de 1994. Natural de Villalube y con raíces en Valdefinjas, el pan y el vino que componen sus paisajes y culturas “han marcado sus raíces humanas y de fe”. Es precisamente en estas tierras, entre sus gentes, donde desde muy pequeño descubre la fe y la vocación. Tras pasar los años de su infancia y parte de la adolescencia en Villalube, estudia en el colegio del pueblo y cuando la despoblación de la zona se vuelve más intensa tras cerrar la escuela se va a estudiar a Coreses y más tarde al IES Alfonso IX en Zamora a la vez que inicia sus acercamientos a diversas convivencias del Seminario Menor. Ingresa en el Seminario Mayor del Teologado de Ávila en Salamanca, donde residen los seminaristas mayores de Zamora, en septiembre de 2012, a la vez que inicia sus estudios de Teología, concluyéndolos en Junio de 2017. En septiembre de 2017 comienza sus estudios de Derecho Canónico que finaliza en septiembre de 2020. Las tareas pastorales las ha desarrollado en Peñausende y otros pueblos, la UAP de Morales de Toro, San Juan de Benavente, y en la actualidad en Toro y los pueblos de la UAP de Morales de Toro, lo que compagina con el Tribunal diocesano del que es notario desde el pasado julio y defensor del vínculo y promotor de justicia en la diócesis de Ciudad Rodrigo desde enero de este año. Fue ordenado diácono por Don Gregorio Martínez Sacristán el 23 de Septiembre de 2018 en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Benavente.
08/04/2021más info
La crisis sanitaria obliga a celebrar
La crisis sanitaria obliga a celebrar "virtualmente" el Día del Seminario
Ante la situación de pandemia por Coronavirus, el Seminario aplaza (sine die) sus actividades presenciales -programadas para la semana que viene- y propone una campaña en Redes Sociales con el hastag #LlamadosaResponder.   Zamora, 12/3/2020. El 22 de marzo se celebra el Día del Seminario, bajo el lema Pastores Misioneros. Una institución necesaria para la diócesis y que dibuja el presente y el futuro de nuestra iglesia local. La comunidad cristiana de Zamora mira a esta casa con el orgullo de saber que en ella se han forjado innumerables vocaciones desde que, allá por el año 1797, abriera sus puertas para la formación de los candidatos a la ordenación sacerdotal.     De forma excepcional y ante el escenario de crisis sanitaria, las actividades programadas han sido canceladas por la responsabilidad a la que todos estamos obligados. A pesar de que no podamos desarrollar las actividades culturales y religiosas previstas, la esencia de la campaña se mantiene intacta.     En este punto, es conveniente recordar que el Seminario se adapta a los nuevos tiempos, ofreciendo un itinerario que va desde la Educación Secundaria Obligatoria hasta el ciclo institucional de Teología. El Seminario Menor San Atilano (E.S.O) de Zamora cuenta con 38 alumnos y con tres el Teologado ubicado en Salamanca. Si bien en el Teologado es el formato universitario que acompaña el proceso formativo de los futuros sacerdotes; en el centro zamorano la opción pedagógica pasa por el conocido Modelo 10.     Los profesores que imparten clase de 1º a 4º de ESO  implementan en su trabajo diario un sistema educativo que busca la excelencia académica y personal de sus alumnos y así  ofrecer pautas adaptadas a la realidad de sus alumnos, favoreciendo su crecimiento humano, cristiano y vocacional.       Día del Seminario, 22 de marzo   Con el fin de mantener este espacio de formación, la diócesis realiza un esfuerzo importante y, por eso, se invita en esta fecha a toda la comunidad cristiana a sostener su estructura con la oración y la aportación económica en la colecta del próximo domingo 22 que se realizará en todas las parroquias de la diócesis zamorana.     Cada pequeño gesto servirá para que los seminaristas puedan seguir formulándose la pregunta por la vocación desde el respeto absoluto a su libertad. Apostar por el seminario es una inversión de futuro y una riqueza para la iglesia diocesana. Dios seguirá mirando a los ojos de muchos para invitarles a ser Pastores Misioneros, pero es tarea de todos los cristianos generar los espacios adecuados para acompañar a los llamados en el proceso del discernimiento vocacional.    Campaña digital Desde el Seminario de Zamora, y en vistas a las medidas de prevención que aconseja la actual situación sanitaria, de momento la acción de divulgación de la campaña del Seminario se centrará en el espacio digital, acercando la realidad de los seminaristas mediante las redes sociales. Con el hashtag #LlamadosaResponder los seminaristas que conviven en el Teologado de Ávila en Salamanca (de las diócesis de Ávila, Segovia, Salamanca, Palencia, Plasencia y Zamora) han puesto en marcha una campaña para dar respuestas a las curiosidades que suscita la vida del seminario. Desde el pasado miércoles se ha puesto en marcha el hashtag mediante el que darán respuestas a las más de cien preguntas que diversos usuarios de redes sociales les han hecho llegar. A partir del lunes 16 de marzo, cada día se publicará un vídeo en el canal de Youtube de la campaña (https://www.youtube.com/channel/UCnqAnOIJPDDrqBCpG-HDavg). Los vídeos, de una duración aproximadamente de un minuto, responden a los cinco grandes bloques sobre la vida de los seminaristas: ¿Por qué entraron? ¿Qué hacen? ¿Cómo viven sus relaciones sociales? ¿La posibilidad de la crisis de fe o de libertad? y ¿Cómo afrontar la situación actual de la Iglesia? Estos vídeos han sido pensados, grabados y montados por los propios seminaristas con la intención de dar a conocer su vocación, una opción del siglo XXI y para el siglo XXI en la que vivir la llamada a entregarse a los demás como sacerdotes dispuestos a llevar a Cristo a quienes más lo necesitan, también a través de las RRSS.
12/03/2020más info

Galerías Destacadas

Reportajes Destacados

El arte como lenguaje para hablar de Dios
El arte como lenguaje para hablar de Dios
Zamora, 19/03/15. Esta tarde tuvo lugar en el teatro del Seminario San Atilano una mesa redonda titulada “El arte como lenguaje místico para hablar de Dios”, una de las convocatorias que forman parte este año del Día del Seminario. El acto fue presentado por el rector del Seminario, Florentino Pérez. A continuación, el director académico del centro, Juan Carlos López, trazó el perfil biográfico de los participantes en la mesa redonda. José Ángel Rivera, delegado diocesano para el Patrimonio y la Cultura, definió la mística como “la comunión del hombre con Dios”, y el arte cristiano no es otra cosa que “la representación plástica de nuestra fe, de lo que creemos, celebramos, intentamos vivir y esperamos”. Hizo un rápido repaso del surgimiento del arte en la Historia de la Iglesia y de sus dificultades. Distinguió entre adorar las obras de arte y respetar las imágenes como medio “para la instrucción de los ignorantes”, como decía un texto antiguo que citó el sacerdote. Rivera también explicó qué es lo que dicen los documentos magisteriales de la Iglesia sobre las representaciones artísticas, su veneración y su finalidad, triple: la enseñanza, el recuerdo y la edificación. El segundo en intervenir fue el pintor y escultor Antonio Pedrero, que habló sobre “lo que supone la magia de la creación artística”, refiriéndose a varios grandes pintores. “Hay una intuición creativa hacia una cosa, y es lo que más se acerca a la creación desde el sentido religioso o místico”, señaló, “el reto inicial de enfrentarse a un lienzo en blanco, a un bloque de piedra o mármol”. Ricardo Flecha, escultor y profesor, defendió “el arte como vehículo de transmisión de ideas religiosas y de comunicación con el más allá”. Para ello hace falta un idioma, que “no es igual en todos los tiempos y culturas”. Señaló que “ciertas imágenes que a nosotros nos pueden mover a la devoción, a otros les pueden mover a la burla”. Por eso no puede marcarse un modelo inamovible para todas las épocas y lugares. El archivero e historiador Florián Ferrero disertó sobre la iconografía y la simbología como transmisores de motivos cristianos. Comenzó exponiendo el ejemplo de la escena de la Anunciación, diferente en la tradición bizantina, en el arte occidental, en su asociación al misterio de la Encarnación, en épocas y contextos políticos o religiosos determinados, etc. Así, fue mostrando imágenes que mostraban esas variantes. Hizo lo mismo con la coronación de la Virgen, la Santísima Trinidad y la Transfiguración. Después habló del Pantocrátor y se refirió al trasfondo teológico mostrado en el arte, que reflejaba incluso las controversias doctrinales. También observó los modelos tomados en el arte paleocristiano, en muchas ocasiones del paganismo, como el buen pastor, Orfeo, Eros, Hércules en el jardín de las Hespérides, etc. José Ángel Rivera ahondó en este tema, señalando los antecedentes paganos de la primera iconografía cristiana. “Se comenzó con la cristianización de temas paganos”, repitió. Y respondió a la cuestión de por qué los cristianos podemos representar a Dios, cuando era algo prohibido expresamente por el Antiguo Testamento. “La segunda persona de la Trinidad se ha encarnado, y mediante su humanidad visible podemos contemplar a Dios, y por ello la Iglesia ha permitido las representaciones artísticas”, afirmó. Aunque, continuó diciendo, “las fuentes iconográficas no son sólo de la Revelación, sino también de otros lugares, siempre que sean acordes con la verdad revelada”. Y subrayó las diferencias entre la concepción del arte en Oriente y en Occidente, ya que para los cristianos orientales “los objetos artísticos tienen algo de lo que representan, con una presencia cuasi-sacramental”. En Occidente, sin embargo, hay piezas que ilustran lo que creemos, mientras que hay otras imágenes que son para la devoción. Rivera de las Heras leyó algunas citas de los grandes santos españoles del Siglo de Oro relativas a este tema: San Ignacio de Loyola y su valoración de las imágenes para la “composición de lugar” de los misterios de la vida de Cristo, Santa Teresa de Ávila y su cercanía a la humanidad de Cristo y a las imágenes de la Virgen María y del Señor, y San Juan de la Cruz con la prevención contra el abuso de las imágenes y su riesgo de vanidad. Ricardo Flecha intervino de nuevo para hablar del impacto de las imágenes religiosas en la cultura actual, donde hay tantos impactos visuales impresionantes. “No podemos seguir anclándonos en las imágenes del pasado; la imagen ahora es un mero adorno, y si mueve a la devoción no es por lo que inspira, sino por la idea que nos hemos hecho de la imagen”, señaló. Florián Ferrero, sobre el arte religioso actual, señaló que en ocasiones “son imágenes violentas en un sentido anticristiano”, llegando a expresiones artísticas casi blasfemas. “Es arte católico, pero no es arte para rezar”, dijo Ferrero. Flecha le dijo que “si no es arte para rezar, no es arte religioso. Su fin es devocional, no para pensar”. “Hay arte religioso, arte cristiano y arte sacro”, puntualizó José Ángel Rivera. En el diálogo posterior se abordaron diversos temas como la conveniencia o no de un canon para el arte sacro, la discusión en torno a la creación libre de los artistas o, por el contrario, la repetición de modelos de un momento determinado, las modas, etc.
19/03/2015más info
Día del Seminario: ¿Qué mandáis hacer de mí?
Día del Seminario: ¿Qué mandáis hacer de mí?
Zamora, 16/03/15. La hoja diocesana Iglesia en Zamora (nº 207, del 15/03/15) ha echado una mirada a nuestro Seminario en su jornada anual, que se celebra el próximo domingo 22 de marzo. Reproducimos los artículos a continuación.   EL SEMINARIO: “LA OTRA FAMILIA” El Seminario San Atilano es un centro de Educación Secundaria Obligatoria con carácter privado y gratuito. Los valores del evangelio soportan e iluminan su proyecto educativo, siempre orientado a sacar de cada alumno lo mejor y a colaborar con los padres en la búsqueda de la realización personal de los chavales. Conscientes de que la educación es una tarea apasionante de la que depende el futuro de la sociedad y de la Iglesia, queremos caminar hacia la excelencia desde dos principios fundamentales: por un lado el de la personalización con los alumnos y sus familias; por otro, el de la innovación y apertura a los nuevos métodos educativos que permitan que estos chicos sean los protagonistas del mañana, con una buena formación técnica, humanística y religiosa. A este proceso de educación integral contribuye el trabajo vocacionado y profesional de un experimentado equipo docente que cree en lo que hace. No menos importante es el apoyo del Gabinete Psicopedagógico, pieza clave en la revisión constante de la tarea educativa de los docentes, de la mejora de los resultados académicos de los alumnos y del asesoramiento a las familias en su tarea educativa. Nuestro programa curricular ofrece la posibilidad de seguir cualquiera de los itinerarios que exigen los bachilleratos en sus diferentes modalidades. Además de la asistencia a clase de 08:30 a 14:30 horas, existen otras opciones que amplían los servicios del Seminario: el comedor, el estudio asistido, la escuela de padres y las actividades extraescolares y deportivas conforman una oferta de primer orden haciendo de este proyecto un centro de referencia a nivel diocesano. Los excelentes resultados académicos de los últimos cursos en 4º de ESO nos permiten crecer en ilusión y creer en el Seminario como un lugar en el que se forma de otra forma, con la mirada puesta en las personas, en sus potencialidades. Nuestra mejor carta de presentación es la de los propios alumnos y sus familias, destinatarios principales de nuestro esfuerzo y sabedores de que en nuestro centro sus hijos tienen otra familia. JUAN CARLOS LÓPEZ HERNÁNDEZ (Director pedagógico del Seminario Menor San Atilano)   UN HOGAR PARA DESCUBRIR LA LLAMADA DE JESÚS Con más de doscientos años a sus espaldas, el Seminario es el centro educativo más antiguo de la provincia. Un espacio académico donde 62 muchachos cursan la Enseñanza Secundaria Obligatoria. Un centro que no se cierra en sí mismo, sino que abre sus puertas para que los cinco seminaristas de Bachillerato puedan realizar los estudios preuniversitarios en el Colegio “Medalla Milagrosa”, o en otros centros de la ciudad de Zamora. Un proyecto educativo donde se madura como persona y como cristiano, siendo tratado cada uno individualmente. Un hogar para buscar una respuesta (con Santa Teresa de Jesús) a “la pregunta del millón”: “Señor, ¿qué mandáis hacer e mí? Un puñado de alumnos internos Más que una residencia y mucho más que un internado, los cinco alumnos internos encuentran en el Seminario una casa donde se prolonga el hogar de su familia. No son muchos, pero en el horizonte, en la meta, Jesús que llama e invita seguirle en el camino de la vocación. Y otro de externos y mediopensionistas Junto a los alumnos internos, acuden también a las aulas del Seminario un grupo de 23 alumnos, bastante más numeroso, que llamamos alumnos externos. Éstos sólo vienen a clase. Comparten el espíritu del Seminario en unas clases amplias y luminosas. Otros, los 34 mediopensionistas, acuden al Seminario a clase y se quedan por la tarde para participar en las actividades extraescolares: el estudio, la oración, el deporte, los juegos, la formación Un conjunto de actividades que hacen de la oferta educativa del Seminario un proyecto global para caminar en la vida con Jesús como maestro. ¡El Mayor también existe! En el Teologado que la teresiana Diócesis de Ávila tiene en la ciudad de Salamanca viven los seis seminaristas mayores de Zamora, juntamente con los propios de las diócesis de Ávila, Salamanca, Ciudad Rodrigo y Segovia. La comunidad la forman un total de 18 jóvenes seminaristas más el Rector de Ávila y un Director Espiritual de la misma diócesis. Acuden a clase a la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca. Tres de ellos, que se acaban de incorporar a la comunidad, estudian el primer curso de los Estudios Eclesiásticos. Proceden de Zamora ciudad, de Benavente y de Toro. Los otros tres están matriculados en cursos diferentes: dos cursan tercero, procediendo de Villalube y de Benavente. Finalmente, otro de ellos –también de Villalube- ya se encuentra en el último curso del Quinquenio Institucional. Carlos, Enrique, Antonio, Juanjo, Millán y Agustín son sus nombres. Jóvenes concretos que han tenido la valentía de plantearle cara a cara al Señor: “¿Qué mandáis hacer de mí?”. FLORENTINO PÉREZ VAQUERO (Rector de los Seminarios Diocesanos Mayor y Menor)   SEÑOR, ¿QUÉ MANDÁIS HACER DE MÍ? ¿A quién buscas? ¿Qué pretendes en la vida? Yo busco a Dios, y lo que quiero es hacer su voluntad. Buscar la voluntad de Dios es mi meta y te la propongo a ti también. Sé que es una propuesta inmensa y difícil al mismo tiempo. “Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?” Buscando una respuesta a esta pregunta entré en el Seminario de Zamora, y en esta tarea de búsqueda me inquietaba pensar que me faltaba una sensibilidad especial para detectar, sentir, descubrir y ver claramente lo que Dios quiere que haga. Pero he descubierto que no se trata de tener línea directa con Dios para que, con claridad, te diga: “Ahora haz esto” “y ahora lo otro”. Además, tenemos una gran suerte porque en cierta medida ya tenemos definida la vocación: Dios quiere y sueña para nuestra vida la capacidad de vivir conforme al Evangelio. Luego cada uno, en función de su vida lo debe ir concretando, descubriendo cuál es la opción en la que puede vivir esa vocación con una plenitud mayor. Y para ello, debemos dejarnos guiar por lo que el Espíritu suscita en nosotros. Pero… ¿Cómo sé lo que Dios ha pensado para mí de forma particular? Es aquí donde intervienen la capacidad de buscar y de arriesgar, nuestra disposición de escuchar, tratando de ver qué sentimientos y pensamientos se despiertan en nuestro corazón. Yo siento, y cada vez con más fuerza, que el plan que Dios ha pensado para mí es el sacerdocio. Creo que Dios me llama a vivir el Evangelio, como sacerdote, sirviendo a su Iglesia. AGUSTÍN CRESPO CASADO (Seminarista mayor)
16/03/2015más info
La alegría de anunciar el Evangelio
La alegría de anunciar el Evangelio
LOS SEMINARIOS MAYOR Y MENOR DE ZAMORA, UNA REALIDAD VIVA La Diócesis de Zamora celebra el domingo 16 de marzo, en la cercanía de la solemnidad de San José, el Día del Seminario. A estas páginas de la hoja diocesana asoman los 49 alumnos del Seminario Menor, los 3 del curso propedéutico y los 3 del Seminario Mayor. El Seminario Menor, en cifras Con más de doscientos años a sus espaldas, el Seminario es el centro educativo más antiguo de la provincia. Un espacio académico donde se cursa la Enseñanza Secundaria Obligatoria. Un proyecto educativo donde se madura como persona y como cristiano, siendo tratado cada uno individualmente. Un hogar para descubrir la llamada de Jesús. Un puñado de alumnos internos... Más que una residencia y mucho más que un internado, los alumnos internos encuentran en el Seminario una casa donde se prolonga el hogar de su familia. No son muchos. En el horizonte, en la meta, Jesús, que llama e invita seguirle en el camino de la vocación. ...Y otro de externos y mediopensionistas Junto a los alumnos internos, acuden también a las aulas del Seminario un grupo de alumnos, bastante más numeroso, que llamamos alumnos externos. Éstos sólo vienen a clase. Comparten el espíritu del Seminario en unas clases amplias y luminosas. Otros, los mediopensionistas, acuden al Seminario a clase y se quedan por la tarde para participar en las actividades extraescolares: el estudio, la oración, el deporte, los juegos, la formación... Un conjunto de actividades que hacen de la oferta educativa del Seminario un proyecto global para caminar en la vida con Jesús como maestro. El Seminario Mayor, en tuits ¿Por qué estás en el Seminario? Porque un día le pregunté al Señor qué quería de mí. Me dijo: Déjalo todo, sígueme, y desde entonces no puedo imaginar un mejor modo de vivir. JUANJO @juanjocarbajo Porque es apasionante entregar la vida al servicio de Cristo, al anuncio de su Palabra y a los hermanos. MILLÁN @MillanNuOs He descubierto que Dios me encomienda una misión: ser sacerdote. Acepto su llamada porque sé que no tendré otro modo de ser feliz. AGUSTÍN @Agusseminarista El curso propedéutico del Seminario Mayor El Plan de Formación para los Seminarios Mayores, de la Conferencia Episcopal Española, afirma que “la finalidad y la forma educativa específica del Seminario Mayor exige que los llamados al sacerdocio entren en él con alguna preparación previa. Esta preparación exige un período de tiempo adecuado, al comienzo de la formación. En este tiempo los aspirantes se dedicarán con una reflexión más profunda y una oración más intensa a una deliberación detenida y madura acerca de la opción por el sacerdocio y a una preparación doctrinal inmediata (Curso Introductorio o propedéutico)”. Siguiendo estas indicaciones, la Diócesis de Zamora ha iniciado este curso un nuevo proyecto formativo con tres candidatos a formar parte del Seminario Mayor. Se trata de lo que se denomina “Curso Propedéutico”, “Introductorio” o de “Fundamentación”. En esta etapa se encuentran tres jóvenes de 18, 19 y 21 años, con procedencias muy diversas: Toro, Valladolid y Zamora ciudad. Los tres siguen un ritmo diario marcado por el estudio y la oración. Cuatro sacerdotes de la Diócesis los acompañan mediante una serie de clases sobre la fe de la Iglesia, la celebración del Misterio cristiano, la vida moral y la oración. Todos ellos teniendo como referencia el Catecismo de la Iglesia Católica. Viven en el Seminario San Atilano, aunque llevando unos horarios y actividades diferenciadas e independientes del Seminario Menor. Rezan cotidianamente la Liturgia de las Horas, dedican varias horas al día al estudio, desempeñan actividades de voluntariado y son acompañados espiritualmente por un sacerdote. Todo ello para ayudarles a discernir la voluntad de Dios en su vida y verificar externamente los posibles signos de vocación al sacerdocio que pudiera haber en estos chicos, de modo que sean aptos para formar parte de la comunidad del Seminario Mayor, que está en Salamanca. Mensaje del rector Dentro de las campañas que diocesanamente se organizan y desarrollan, la del Día del Seminario siempre ha tenido una importancia especial. La Diócesis de Zamora al completo pone su mirada –cargada de esperanza– en nuestros dos Seminarios: el Mayor y el Menor. En sendas comunidades se encuentran los jóvenes y adolescentes que no tienen miedo a vivir “la alegría de anunciar el Evangelio”. Este es, precisamente, el lema de la campaña de este año. Contrasta con este dato el hecho de que en estos últimos meses hemos despedido a varios hermanos curas. Es duro el comprobar que casi nos estamos acostumbrando a asistir con cierta frecuencia a funerales de sacerdotes. Debe ser, esta situación, un aliciente en nuestra vida cristiana que nos empuje a todo el pueblo de Dios a implicarnos directamente en la pastoral vocacional, y de manera especial con el Seminario y con quienes lo componen. De hecho, son los seminaristas –jóvenes y adolescentes concretos– los que con sus historias personales de haber sido llamados por Dios han de reavivar en nosotros la alegría de anunciar el Evangelio, estando atentos a los posibles indicios de vocación sacerdotal que podamos descubrir en chavales de nuestras comunidades parroquiales, familias y colegios. Y son, también, estos seminaristas, la razón suficiente como para perder el miedo a proponerles sin tapujos la vocación presbiteral a algunos de esos chicos con los que contamos. El Seminario es cosa de todos, no lo olvidemos. FLORENTINO PÉREZ
16/03/2014más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.