inicio.Organismos.Delegaciones.Delegación para la Religiosidad Popular
Delegación para la Religiosidad Popular
Volver

Inicio y Equipo

Compartir

Delegación para la Religiosidad Popular

La Delegación para la Religiosidad Popular es el organismo diocesano encargado de promover la pastoral evangelizadora de la variada expresión y rica experiencia de la piedad popular en la Iglesia diocesana.

Está presidida por el Delegado e integrada por sacerdotes, capellanes y miembros laicos de cofradías.

Sus tareas principales son:

  1. Conocer y analizar las diversas manifestaciones de la religiosidad y piedad popular, existentes en la Diócesis.
  2. Alentar su purificación evangélica y potenciarla como medio evangelizador y de vivencia, expresión y profundización de la vida cristiana.
  3. Promover la formación integral cristiana de los miembros de las asociaciones de fieles en el sector de la piedad popular, su experiencia religiosa y su compromiso social, respetando su legítima autonomía.
  4. Potenciar el culto y las devociones de la piedad popular, en especial relación con la Delegación de Liturgia.
  5. Cuidar la formación de capellanes y Juntas directivas de las Cofradías.
  6. Alentar la inserción diocesana de las diferentes asociaciones de fieles nacidas de estas experiencias.
  7. Participar en los organismos correspondientes regionales y nacionales.
  8. Coordinar las cofradías, hermandades y asociaciones de fieles de la Diócesis.

Nuestro Equipo

Delegado: D. Francisco-Javier Fresno Campos.

Casa de la Iglesia. Pz. del Seminario, 2. 49003 Zamora
980 535 278
repop@diocesisdezamora.es

Noticias Destacadas

Sí hay Pentecostés
Sí hay Pentecostés
Lunes de Pentecostés, día de romerías en toda la geografía nacional, desde Barcelona hasta Huelva, desde Pontevedra a Mallorca. Probablemente la más famosa de todas sea la del Rocío, un evento que tiene repercusión internacional; también en Zamora existe un animoso grupo rociero. Pero la celebración principal en nuestra Diócesis es la romería de la Virgen de la Concha, patrona de la Ciudad, hasta el inmediato pueblo de La Hiniesta. Previamente, el 25 de abril, día de san Marcos, habrán venido los vecinos de la Hiniesta, presididos por el alcalde y el párroco, para invitar a las autoridades y al pueblo de la capital; el “baile” de los pendones se celebra cada año ante la iglesia de san Lázaro, convidándose después a un refresco. Y así invitados, miles de zamoranos van –irían otro año cualquiera- hasta la localidad vecina para asistir a misa y disfrutar de un día de fiesta en el campo, floreciente de la primavera. Pero hay más. En la comarca del Vino, Arcenillas, Bamba, Casaseca de las Chanas, Madridanos, Moraleja del Vino, Sanzoles, Villalazán y Villaralbo celebrarán la romería de la Virgen del Viso. En Toro, será la romería del Cristo de las Batallas, Señor de la vega toresana. En Villanueva del Campo, el que suscribe tendrá la fiesta de la Virgen de Valdehunco. Y en Fermoselle, la romería de Santa Cruz, en la ermita del Cristo del Pino. Dentro del amplio calendario de romerías primaverales, estas del lunes de Pentecostés son las más tardías. A cincuenta días de la Pascua, son ocasión de disfrutar de los días más granados de una primavera que en nuestra tierra siempre es inconstante. No olvidemos que la fiesta judía de Pentecostés (Shavuot) coincidía con las primicias de la cosecha del cereal y el inicio del verano. El calendario litúrgico anterior a la reforma del Concilio Vaticano II, consideraba a Pentecostés como una segunda Pascua, la “Pascuilla” o “Pascua granada”, a diferencia de la “Pascua florida” o de Resurrección; y este lunes era el segundo día de la semana conmemorativa. Hoy se ha unificado todo en un solo periodo de 50 días, pero la tradición de marcar este lunes con una singularidad se ha mantenido. El Papa Francisco ha consagrado este día con la memoria de Santa María, madre de la iglesia. La misma que fue entregada como madre a Juan junto a la cruz, que animó la oración de la comunidad apostólica en la invocación del don del Espíritu, ha acompañado y acompaña siempre este peregrinar nuestro en el tiempo, el tiempo de la Iglesia. Acabamos de tener la noticia del descenso en el nivel de alerta sanitaria en nuestra región. Emprendemos un lento camino de retorno a la normalidad de verdad, a la de siempre, que no estará lleno de dificultades y tropiezos, y que la prudencia nos obliga a no intentar acelerar, a no cometer imprudencias. En muchas de las celebraciones se habrán suspendido procesiones y traslados, faltarán los bailes y músicas o la comida campestre. En el Rocío decían, ya hace unos meses: “este año no habrá traslado pero sí habrá Pentecostés”. Pues ese debiera ser nuestro objetivo de este año. Que haya Pentecostés, que el Espíritu, que es espíritu de entendimiento y comunión, de ardor y valentía, de amor al prójimo y entrega; pero también de entendimiento y consejo, de ciencia y prudencia, nos ayude a vivir este momento histórico en comunión con toda la sociedad y con toda la Iglesia. Y con su Madre, María, madre nuestra, que a través de los dolores de su vida supo alumbrar al mundo al que es aurora de nueva humanidad. Javier Fresno, delegado diocesano de Religiosidad Popular
21/05/2021más info
Año Santo Compostelano y la diócesis de Zamora
Año Santo Compostelano y la diócesis de Zamora
El 31 de diciembre, hacia las 5:15 de la tarde, se abría la Puerta Santa de la Catedral de Santiago, dando inicio al Año Jubilar. Esta vez no se ha derribado un muro de ladrillos, como en años anteriores: El obispo de Compostela ha golpeado tres veces la puerta con el martillo de plata, y luego ha abierto con una llave. Zamora, 14/1/2021. El Jubileo se prolonga un año más, hasta el 31 de diciembre de 2022, por concesión extraordinaria de la Penitenciaría Apostólica. El próximo será en 2027. Los años se repiten en un ciclo de 6-5-6-11 años. El Jubileo supone la obtención de la Indulgencia Plenaria, la supresión de la pena de purgatorio correspondiente a los pecados ya perdonados, a quienes visiten la Catedral de Santiago, confesando, comulgando y orando por el Papa. No es necesario ir a pie para obtener la Indulgencia.   ZAMORA EN EL CAMINO DE SANTIAGO   El Camino de Santiago se ha convertido, en los últimos años, en el fenómeno espiritual más llamativo del mundo. Es evidente que no todos los peregrinos tienen motivación cristiana, pero también lo es que ninguno pasa por el Camino sin quedar tocado por la mano de Dios. Zamora, pegada a Galicia, está estratégicamente situada en el Camino. La provincia de Zamora tiene 488 kilómetros de Camino, en cinco itinerarios principales y 1 accesorio. De ellos, 310 corresponden a la Diócesis de Zamora y 178 a la de Astorga. En los últimos años se calcula que han recorrido esos caminos unos 4.500 peregrinos al año, 4.000 saliendo por el Camino Sanabrés y unos 500 por la Vía de la Plata o el Camino Zamorano-Portugués. Además están, como vía de entrada, el camino de Levante y el del Sureste. Un 40% de los peregrinos son españoles y el 60% extranjeros, sobre todo alemanes, italianos y francés, aunque también hay bastantes estadounidenses, polacos y coreanos. Este año se espera que las cifras se disparen. Tenemos 45 parroquias en alguno de los caminos, además de la Catedral y de la iglesia de Santiago del Burgo. Entre ellas contamos la Colegiata de Toro y las parroquias de Benavente. Px1D   Peregrinos por un día nació en 2010, al inicio del anterior Año Santo, como una iniciativa de la Delegación para la Religiosidad Popular, con el objetivo de promocionar la peregrinación jacobea en la diócesis: promover los caminos de aquí, el mutuo conocimiento entre los peregrinos y animar la colaboración en la pastoral del Camino. Se han realizado más de 150 salidas, la mayoría por el territorio de la diócesis aunque otras muchas por diócesis vecinas, como Astorga o Bragança. No hay socios como tales, pero cada convocatoria llega a más de 200 familias, y además cuenta con un animoso grupo de peregrinos portugueses, sobre todo de la zona de Miranda do Douro. Las realizaciones principales de Px1D son la peregrinación nocturna a San Pedro de la Nave, cada año realiza en torno al 29 de junio, en noche de luna llena, y la de Navidad para festejar la Traslatio del Apóstol, el 30 de diciembre. Además cada año hay una etapa veraniega por el Camino Sanabrés, en la que participan también peregrinos de la zona, que ha llegado a juntar más de 250 caminantes. De gente de Px1D, en colaboración con otros peregrinos zamoranos, ha surgido la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, AZACS, que realiza tareas de promoción y mantenimiento de los itinerarios jacobeos en toda la provincia. LOS PROYECTOS DIOCESANOS La acogida y atención religiosa a los peregrinos es la principal preocupación de la Delegación. Es cierto que son feligreses ocasionales, la mayoría de ellos sólo pasa entre nosotros unos pocos días. Pero muchos peregrinos regresan a aquellos lugares donde han sentido verdadera acogida y luz en su peregrinación, y algunos permanecen vinculados para siempre. Ritos como la expedición de Credenciales, la Bendición o la Misa del Peregrino, que se realiza de forma más cuidada en la iglesia de San Ildefonso, son muy importantes para quien camina hacia Compostela. Pero el sueño de la Diócesis sería poder contar con algún albergue de identidad cristiana, para peregrinos que pasan una noche o quizá para aquellos que desean realizar unos días de retiro y oración en medio de la peregrinación.  
14/01/2021más info

Galerías Destacadas

Reportajes Destacados

Lourdes nos invita a la misericordia
Lourdes nos invita a la misericordia
Del 4 al 8 de julio tuvo lugar, un año más, la peregrinación organizada por la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de la Diócesis de Zamora. Julia Fernández Garretas, integrante del grupo zamorano, recoge en esta crónica sus impresiones. Zamora, 15/07/16. En el Año de la Misericordia, un grupo de cristianos de Zamora iniciamos la peregrinación a Lourdes el día 4 de julio. Acudimos a la llamada que Dios nos hace. Él nos llama primero y nos ponemos en camino, con la incertidumbre que ello supone. Vamos muy bien acompañados por D. Javier Fresno y D. Benito García, que en todo momento están pendientes de cuanto podamos necesitar. Iniciamos la peregrinación, después de los saludos de rigor poniéndonos en la presencia del Señor con el rezo de Laudes. En Burgos, alto en el camino: Eucaristía y desayuno. Después de comer en Vitoria, el camino ya se iba haciendo más corto: íbamos al encuentro de la Madre, de nuestra Madre y por fin llegamos a Lourdes no sin antes haber rezado el Rosario y ambientándonos con la vida de Bernadette. Saludo, como no podía ser de otra manera, a María. Creo que la Salve brotó espontánea en nuestros corazones. El día 5 lo iniciamos con la Eucaristía en la Gruta, junto a los peregrinos de las Diócesis de Mérida- Badajoz y Cuenca. A continuación se hizo un recorrido por el itinerario de la vida de Bernadette. Paseo a Bartrès. Una experiencia de camino. Ponte siempre en marcha. El amor que está parado no es amor. Es necesario innovar, que siempre sea un amor nuevo. Procesión de las Antorchas. Ven aquí, en procesión, y reza por los pecadores para que se conviertan, le dijo María a Bernadette cuando se le apareció en la gruta, y ese ir en procesión ha llegado hasta el día de hoy. Camino, desgranando las cuentas del Rosario y siguiendo a Jesús. “Haced lo que Él os diga”. ¿Qué nos dice hoy Jesús? ¿Qué me dice en mi caminar diario? 6 de julio. Misa internacional en la Basílica de San Pío X. Él nos ha llamado, por eso estamos aquí, es nuestra respuesta, uno más entre todos los hermanos, un eslabón en la cadena de la Iglesia. Él, que nos dio el amor más grande, pone en nosotros una misión: el amor que habéis recibido no es vuestro, tenéis que compartirlo, id poco a poco asemejándoos al Padre. “Sed misericordiosos cómo el Padre”. Los hermanos nos esperan: a veces no vendrán, no se atreverán, pero ahí están. Busquémoslos para transmitirles el amor que el Padre nos dio en su Hijo. En la tarde libre, se organizó una subida a Pic de Midi. A medida que íbamos subiendo pudimos contemplar cascadas de agua que descendían de los neveros. Subimos en el teleférico y al llegar arriba las vistas desde allí son espectaculares: montañas, nieve, lagos, niebla que va y viene. ¡Oh! Asombro. ¿Es eso lo más importante? “¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él? ¿El ser humano, para darle poder?”. Pues sí, ahí está el hombre ante la grandiosidad de la naturaleza, ascendiendo paso a paso, superándose a sí mismo. Ante tanta belleza sólo cabe decir: ¡Alleluia! Gracias, Señor. 7 de julio. Empezamos el día celebrando la Eucaristía en la Cripta. De nuevo nos acercamos a Ti, Señor, respondiendo a tu llamada. Nuestra respuesta tiene sentido en cuanto que todo es regalo; nuestra vida, el amor, exigen de nosotros una entrega y servicio al hermano como testigos de la misericordia de Dios, para proclamar que el Reino de Dios está cerca. Vía Crucis por los Espélugues. Meditación siguiendo las estaciones de la vida de Jesús. Fue un acompañamiento en oración a Jesús, teniendo también presentes a tantos hermanos nuestros que lo están pasando mal. Procesión del Santísimo. Él, en su inmenso amor, quiso quedarse con nosotros. La Iglesia entera adora a Jesús y nosotros, de rodillas y en profundo silencio, recibimos su bendición. 8 de julio. Nos despedimos de Lourdes con una Misa en la Cripta. Es hora de decir adiós, pero es la hora de coger el testigo, de dar testimonio sin miedo del amor que Dios nos tiene, de la misericordia que siempre tiene con nosotros. “Sed misericordiosos como el Padre”. Continuamos camino hacia Zamora, con una visita preciosa a Saint Jean Pied de Port en Roncesvalles y comida para reponer fuerzas. Allí, en Lourdes, nos hemos encontrado con nosotros mismos ante el Santísimo, en la Gruta, en el sacramento de la Reconciliación, hemos tenido una buena convivencia, hemos compartido, hemos ayudado y recibido ayuda. Ahora pongamos en práctica lo que hemos recibido: seamos la voz que grita a tiempo y a destiempo que el amor de Dios está aquí, que el Reino de Dios está cerca.
15/07/2016más info
La historia del “lignum crucis” de Alcañices
La historia del “lignum crucis” de Alcañices
En estos meses pasados se ha encontrado en la parroquia de Alcañices una reliquia de la Cruz de Cristo, lo que ha motivado la alegría de los fieles, el interés por su veneración en un lugar significativo y la cesión de un pequeño fragmento a la Cofradía de la Vera Cruz de Zamora. Zamora, 18/05/15. El pasado 30 de marzo, mientras se desarrollaban tareas de limpieza y preparación de los actos y procesiones de la Semana Santa de Alcañices, apareció, en el fondo de las cajoneras de la sacristía de la iglesia parroquial de la localidad, una reliquia con un fragmento de la Cruz del Señor, conocido tradicionalmente como Lignum Crucis. En aquel momento el párroco, Héctor Galán, procedió a consultar acerca del conocimiento de dicha reliquia en la parroquia y si sabían de su existencia a través de los sacerdotes anteriores. Concretamente habló con Bernardo Medina, anterior párroco de Alcañices y director del Taller Diocesano de Restauración. Su respuesta fue que no podía asegurar que dicha reliquia hubiera tenido culto en años anteriores. Cesión a una cofradía Una vez conocido esto, Héctor Galán se puso en contacto con el entonces capellán de la Cofradía de la Vera Cruz, de la capital, Florentino Pérez, dado que conocía su interés de contar en esta cofradía con un Lignum Crucis, y cómo había solicitado al monasterio de Santo Toribio de Liébana una astilla de la Cruz de Cristo, obteniendo una respuesta negativa. “Me pareció un signo de comunión de la Iglesia poder compartir con la citada cofradía esta reliquia, y por eso le ofrecí una pequeña astilla del Lignum Crucis”, explica el párroco de Alcañices. Para ello se contó con el consentimiento y permiso expreso del delegado diocesano para el Patrimonio y la Cultura, José Ángel Rivera de las Heras. A los pocos días, concretamente el Miércoles Santo, al concluir la Misa Crismal presidida por el obispo en la Catedral, se hizo la cesión del fragmento de la reliquia, que fue entregada por el párroco al capellán, de lo cual levantó acta uno de los notarios del Obispado, Pedro Faúndez. De esta manera, la parroquia de Alcañices cedía una mínima astilla del Lignum Crucis a la Cofradía de la Vera Cruz de Zamora, para que en ella recibiera culto y saliera en la tarde del Jueves Santo zamorano. Inmediatamente el director del Taller Diocesano de Restauración procedió a la apertura del relicario y a la extracción de un fragmento de la reliquia. El Lignum Crucis tiene forma de cruz latina, y se extrajo una astilla de dos milímetros del travesaño vertical, lo que corresponde a un 5 por ciento de todo el conjunto. La alegría de la parroquia El Viernes Santo, durante los Oficios de la Pasión del Señor, el párroco anunció solemnemente el hallazgo, procediendo a venerar, por primera vez desde que se tiene memoria en Alcañices, la reliquia de la Cruz de Cristo. Según explica Héctor Galán, “la noticia fue acogida con mucha ilusión y piedad por todos los vecinos de Alcañices, y todos manifestaban su sorpresa ante tal hallazgo expresando todos que desde ese momento la Reliquia sería adorada y custodiada con toda veneración”. Todos los fieles manifestaron entonces su opinión de exponer el Lignum Crucis en el Santuario Mariano Diocesano de la Virgen de la Salud, de una manera permanente y en un lugar importante, para su veneración por parte de todos los peregrinos que lleguen. “En ese momento anuncié también que la parroquia había cedido una astilla a la anteriormente mencionada cofradía, y lejos de crearse malestar, lo que expresaban los feligreses era su conformidad y aprobación al saber que, gracias a la generosidad de nuestra parroquia, la cofradía iba a exponer y procesionar la reliquia”. Y añade: “en cierto modo se sentían orgullosos de haber compartido, con una de las cofradías más antiguas de España una reliquia tan importante”. Desde ese momento, y hasta la fecha, nadie y en ningún momento ha expresado ni malestar ni disconformidad con el procedimiento en la cesión del fragmento. Por ello el tratamiento de esta noticia en un medio de comunicación, que ha presentado el asunto como motivo de enfrentamiento en la parroquia de Alcañices, ha causado profunda consternación en la localidad. De hecho, el domingo 17 de mayo, ante el malestar de los fieles de Alcañices por lo publicado, Héctor Galán volvió a explicar en la eucaristía “el sentido que tiene compartir la reliquia, como signo de comunión, siguiendo una antiquísima tradición en la Iglesia de compartir reliquias para la extensión de su culto, y pidiendo disculpas por el lamentable artículo de prensa”. La respuesta de los feligreses fue un aplauso y continuas muestras de cariño, cercanía y aceptación del procedimiento.
18/05/2015más info
Semana Santa en Zamora - 2015
Semana Santa en Zamora - 2015
CULTOS DE SEMANA SANTA Horarios de Benavente (PDF) Horarios de Toro (PDF) Horarios de Zamora (PDF)   ITINERARIOS DE PROCESIONES Itinerarios de Benavente (PDF) Itinerarios de Toro (HTML)  Itinerarios de Zamora (HTML)   CULTOS EN LA CATEDRAL Domingo de Ramos 9.45 h. Congregación de cofradías para la Bendición de las Palmas y Procesión hasta la S.I. Catedral donde tendrá lugar la Santa Misa Miércoles Santo 11.00 h. Santa Misa Crismal Jueves Santo 17.00 h. Santa Misa de la Cena del Señor 18.30 h. aprox. tendrá lugar una Hora Santa Viernes Santo  10.00 h. Oración comunitaria de Laudes 13.00 h. Celebración de la Pasión del Señor Sábado Santo 10.00 h. Oración comunitaria de Laudes 23.00 h. Solemne Vigilia Pascual Domingo de Pascua 10.00 h. Laudes y Santa Misa 13.00 h. Solemne Misa Pontifical de Pascua y Bendición Papal
25/03/2015más info
Las cofradías, agentes para transformar el mundo
Las cofradías, agentes para transformar el mundo
Un año más la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo de Zamora y la parroquia del Espíritu Santo celebraron solemne triduo en honor de su imagen titular los días 20, 21 y 22 de febrero. Zamora, 19/03/15. Era deseo de la hermandad, que este año celebra el XL Aniversario de su constitución canónica, aprovechar estos días de oración para mirar hacia atrás, meditar sobre el papel de las cofradías y hermandades en el siglo XXI, como testigos de la fe y agentes de la caridad, así como sobre las claves para desarrollar una correcta vida cofrade en comunión con la iglesia. Dadas las circunstancias también se quiso rezar por todos los cristianos perseguidos en el mundo por razón de su fe en Jesucristo. Por segundo año la hermandad decidió contar con la participación de dos sacerdotes vinculados a la hermandad y a la parroquia, además del capellán, para presidir cada una de las celebraciones del triduo. El viernes presidió la celebración Roberto Castaño Joaquín, párroco “in solidum” de Toro y hermano de la cofradía, quien ahondo en su homilía sobre el significado de la palabra Hermandad: “cofrade supone ser hermano con los demás, hermano en la fe”. Planteó las virtudes teologales (a cuya reflexión se dedicó el triduo del pasado año), como claves de la verdadera vida cofrade, en el pasado, en el presente y en el futuro. La fe que confiere sentido a toda nuestra actividad, la esperanza en la redención a través de la cruz de Cristo y la caridad (interna y externa) con los que nos rodean. Afirmo que “las cofradías son espacios privilegiados para ejercer la caridad, que necesita de la fe y de la esperanza para no quedar en mera filantropía”. El sábado presidió José Francisco Matías Sampedro, vicario general de la Diócesis y párroco de San Pedro y San Ildefonso, quien reflexionó en su homilía sobre las claves para la vida cofrade: creer en el Evangelio, seguir a Jesús en sus actitudes, coherencia de vida y conversión personal a Dios. Desde ese punto, subrayaba el sacerdote, se servirá más y mejor a la Hermandad, y se estará en disposición de manifestar lo que uno ha visto y oído, de dar testimonio de fe. Matías Sampedro continuó afirmando que con los corazones convertidos las estructuras de las cofradías son más operativas. Invitó a la hermandad a incidir en la oración y en la formación, a reflexionar sobre el papel que la hermandad desempeña en la vida parroquial, en la pastoral diocesana y en la ciudad como agente transformador del mundo. Nos pidió que ahondando en la fe, la esperanza y la caridad. El último día presidió la celebración el capellán y párroco del Espíritu Santo, José María Diego Pascual. En su homilía reflexionó sobre el carisma de las hermandades y cofradías, sobre el que hemos querido meditar a lo largo de estos tres días. “El que quiera seguir a Cristo que coja su Cruz y le siga”, afirmó el sacerdote. “La cruz, instrumento de tortura y escándalo para los judíos, es el símbolo de aquellos que hemos decidido seguirle”. La forma de hacerlo es cargar con nuestras cruces cotidianas y seguir su senda nazarena con las esperanza en la resurrección redentora. Todos tenemos una cruz y las hermandades también debemos estar ahí, para ayudar aquellos cuya cruz es más pesada que la nuestra. Durante el triduo cantaron la Escolanía de Zamora, dirigida por el hermano Javier Escudero Arias, el Coro Gaudete y el coro de la Hermandad. Al finalizar cada una de las celebraciones se efectuó el ejercicio del triduo –con la adaptación del texto de Benjamín Martín Sánchez de 1978 recuperado el año pasado–, y el canto del himno a la cruz Crux fidelis. El primer día se desarrolló la toma de posesión de los mayordomos del año.
19/03/2015más info
60 años de la coronación de la Purísima de Villalpando
60 años de la coronación de la Purísima de Villalpando
A.-Tomás Osorio Burón Todo fue largamente preparado, concienzudamente ejecutado, y tuvo, a través de los medios de comunicación de entonces, una repercusión enorme, incluso nacional. Antes, en 1920, la Sagrada Congregación de Ritos había concedido cambiar el titular de la parroquia de Villalpando: desde ese año se llamaría parroquia de la Inmaculada. En 1926 Luis Calvo Lozano, párroco e historiador de Villalpando, solicitó del Papa Pío XI la facultad para coronar canónicamente la imagen de la Purísima. Fue concedida. Pero tuvieron que pasar la II República y la Guerra Civil para hacer la cuarta refrendación del Voto en 1940, pero sin coronación… Superada la etapa crítica de la postguerra y acercándose el centenario de la proclamación del dogma inmaculista en 1954 (declarado Año Mariano), el párroco de entonces solicitó del obispo de León la facultad para preparar la coronación. Fue concedida. Surgió una Comisión Organizadora, bandos, cartas a las familias, solicitud al Nuncio de S.S. en España para que viniera a coronar la imagen… El Nuncio, Hildebrando Antoniutti, aceptó. La confección de la corona, aureola y resplandor, fue encargada al escultor Jenaro Lázaro Gumiel, de Madrid, sufragado todo por suscripción popular. Se confeccionó enseguida un programa preparatorio. El 2 de junio se celebró una Velada artístico-literaria. Entre el 2 y el 12 de junio fueron viniendo los distintos pueblos del Voto a actos marianos preparatorios. Al fin la coronación canónica y la 5ª refrendación del Voto se realizaron el domingo 13 de junio de 1954 en la plaza mayor de Villalpando. La parte musical corrió a cargo de la Schola Cantorum del Seminario de León. Además del Nuncio asistieron otros siete obispos, el Subsecretario de Justicia en nombre del Ministro de Justicia, el General Jefe del Alto Estado Mayor, el Capitán General de la Región, el General Jefe de la Quinta Región Aérea, el Gobernador Civil de la provincia, y otras personalidades de la Iglesia y del Estado. Se calcula que asistieron más de 20000 personas. Ha sido seguramente el acto histórico más importante y multitudinario de la historia de Villalpando. Al final del acto el notario leyó el acta notarial. Se hicieron eco de tan faustos acontecimientos los periódicos provinciales “El Correo de Zamora”, “Imperio” de Zamora, y “Proa” de León; los diarios nacionales “Ya”, “Informaciones”, “Madrid” y “Arriba”; y revistas como “Ambiente”, “Reinado Social”, “Senda”, “Signo”…
08/12/2014más info
Preparando la coronación de Nuestra Madre
Preparando la coronación de Nuestra Madre
La cofradía de Nuestra Madre de las Angustias presentó el jueves las actividades previas a la coronación canónica de la Virgen que tendrá lugar el próximo 20 de septiembre en la Catedral de Zamora. Entre las actividades previstas destacan las conferencias-catequesis, la celebración de dos festivales benéficos y la puesta en escena de una obra de teatro, así como diversos cultos que tendrán lugar en la capilla de Nuestra Madre en la iglesia de San Vicente. Zamora, 29/05/2014.  Los actos comienzan el próximo miércoles 4 de junio, a las 20,30 horas con la primera catequesis, bajo el título de “Reina y Madre” que correrá a cargo de Agustín Montalvo, delegado diocesano para la Vida Consagrada, en la capilla de Nuestra Madre en la iglesia de San Vicente Mártir. Las otras dos catequesis se celebrarán en el mismo lugar y a la misma hora los días 6 y 11 de junio. El ponente del viernes 6 de junio, será Juan Luis Martín, delegado diocesano de Catequesis, y su conferencia se titula “Madre de la Iglesia”; mientras que Francisco García, sacerdote y profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), pronunciará el día 11 la catequesis “Madre de Cristo”. La presidenta de la Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias, Isabel García, y el capellán de la cofradía, José Álvarez, fueron los encargados de dar a conocer las actividades organizadas y también la cartelería elaborada para la ocasión. “Con mucho esfuerzo e ilusión”, según dijo la presidenta, se han programado un conjunto de actividades que se desarrollarán a lo largo de los meses de junio, julio, agosto y septiembre. El 20 de septiembre finalizarán los actos con la coronación canónica de la Virgen, que estará precedido por el septenario, que comenzará el 14 de septiembre en la iglesia de San Vicente. Participarán en estas celebraciones el obispo de Segorbe-Castellón, Casimiro López; el prelado de León, Julián López; y el obispo emérito de Orihuela-Alicante, Rafael Palmero. La imagen será trasladada al templo mayor de Zamora el 19 de septiembre, sexto día del septenario programado en su honor, en una salida procesional desde la iglesia de San Vicente hasta la Catedral, donde tendrá lugar la solemne ceremonia, para devolver a la Virgen a San Vicente, ya coronada, con una procesión extraordinaria que discurrirá por la Plaza de la Catedral, Rúa de los Notarios, Rúa de los Francos, Viriato, Ramos Carrión, Plaza Mayor (sin vuelta), Renova, Plaza Sagasta, San Torcuato, Benavente, Santa Clara, Sagasta, Renova, Plaza Mayor (donde se entonará la Salve) y Plaza del Fresco, para retornar a la iglesia de San Vicente.
29/05/2014más info
Fe, esperanza y caridad, claves de la vida cofrade
Fe, esperanza y caridad, claves de la vida cofrade
Crónica del triduo en honor del Cristo del Espíritu Santo, que se ha celebrado entre el 14 y el 16 de marzo en la iglesia parroquial de la capital donde se le rinde culto. Zamora, 19/03/14. El pasado fin de semana se celebró el Triduo cuaresmal en honor del Santísimo Cristo del Espíritu Santo, que este año planteaba una reflexión sobre las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. La primera jornada estuvo a cargo del nuevo párroco, José María Diego Pascual, que presidía por primera vez un culto de la Hermandad como su capellán, acompañado por el coro parroquial. El párroco reflexionó en su homilía sobre la fe, afirmando que su importancia radica en que es un don que procede directamente de Dios, y por eso es una virtud teologal, porque emana del mismo Dios. Invitó a vivir el misterio de la fe con alegría, ya que implica una confianza plena en Dios. También llamó a los fieles a profundizar en el fondo y en el sentido de los ritos, ya que si solamente nos quedamos en la forma externa, poco a poco perderían su sentido original. Y exhortó a que la Hermandad sea una verdadera corporación de hermanos en la fe, que viven esa fe con alegría y compromiso fraternal. La segunda jornada del triduo fue presidida por Florentino Pérez Vaquero, que pertenece a la Hermandad y es el rector de los Seminarios Mayor y Menor de Zamora, y que acudió con tres seminaristas. El acompañamiento musical corrió a cargo de Antonio Santos (barítono solista) y el Coro de la Ilustre Cofradía de la Santa Cruz del Redentor y de la Purísima Concepción su Madre, de Salamanca. En su homilía, Florentino habló de la verdad redentora de la Cruz, como gran esperanza de los cristianos, como guía y referente de los que queremos seguir a Cristo y de nuestra Hermandad. “Ser hermanos de esta cofradía o Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo nos exige estar convencidos de esta verdad, y no sólo con la mente, sino con la vida. Luchar contra las injusticias de nuestro entorno, estar atentos a las necesidades de quienes nos rodean, tratarnos desde el respeto y el afecto propio de los hermanos… han de ser cualidades propias de quienes tenemos la luz de Cristo por bandera”, afirmó. La jornada final fue presidida por Florencio Gago Rodríguez, delegado diocesano para la Familia y Defensa de la Vida, párroco de San Lázaro y, hasta el año pasado, párroco del Espíritu Santo y capellán de la Hermandad. En su homilía reflexionó sobre la caridad, y cantó el coro de la Hermandad. Florencio indicó cómo la palabra caridad a veces es malinterpretada, desfigurada y deformada. Quizás se entiende mejor, explicó, cuando la sustituimos por la palabra sinónima amor. Dios es caridad, Dios es amor. Por tanto, la caridad es lo contrario al egoísmo y debe ser el principio y el fin de nuestra vida. San Agustín decía: “ama y haz lo que quieras”; y esto es lo que Dios espera de los miembros de la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo. Durante los tres días, al finalizar la eucaristía se rezó el ejercicio del triduo escrito en 1978 por el sacerdote ya fallecido Benjamín Martín Sánchez para la Hermandad, acompañado del rezo de las cinco llagas y del canto de la antífona e himno de la Misa de los presantificados “Crux Fidelis”, que también se interpreta durante la procesión penitencial del Viernes de Dolores. Sangre preciosa, divina Caridad En la primera jornada los mayordomos del año en curso tomaron posesión de forma solemne haciendo profesión de fe. La jornada dedicada a la caridad supuso el inicio de la campaña que el área de acción social de la Hermandad ha puesto en marcha para esta Cuaresma. Con el lema de “Sangre preciosa, divina Caridad”, invita a tomar partido, al compromiso con los más necesitados siguiendo el ejemplo de Cristo, pelícano místico, que por nosotros y por nuestra salvación, derramó su sangre, al igual que el pelícano se abre el pecho para alimentar a sus hijos. El Solemne Triduo en honor del Cristo del Espíritu Santo fue recuperado por la Hermandad en 2011 –año en que se conmemoró el 800º aniversario de la consagración de la iglesia del Espíritu Santo–. Como el año pasado, la imagen del Cristo presidió el presbiterio de la iglesia desde un altar efímero levantado para este culto.
19/03/2014más info
El zamorano que “inventó” el Vía Crucis
El zamorano que “inventó” el Vía Crucis
El beato Álvaro de Córdoba, fraile dominico natural de Zamora a caballo entre los siglos XIV y XV, introdujo en Europa la devoción del Vía Crucis. El 19 de febrero se celebra su memoria litúrgica. Zamora, 19/02/14. Hoy, 19 de febrero, la Iglesia celebra la memoria litúrgica del beato Álvaro de Córdoba. Esto es lo que dice en este día el Martirologio romano (el “catálogo” oficial de santos de la Iglesia universal): “En Córdoba, en la región española de Andalucía, conmemoración del beato Álvaro de Zamora, presbítero de la Orden de Predicadores, que se hizo célebre por su modo de predicar y contemplar la Pasión del Señor”. Se cree que fray Álvaro de Zamora –así se le denomina en la documentación antigua, al igual que en el Martirologio antes citado– nació en Zamora a mediados del siglo XIV. Se da la fecha de 1368 para su entrada en la Orden de Predicadores (dominicos). Fue durante muchos años profesor de Teología en el Estudio General del Colegio de San Pablo de Valladolid y confesor del rey Juan II de Castilla y de su madre. En 1416 recibió el título de maestro en Teología por la Universidad de Salamanca. Entre 1418 y 1420 visitó Italia, donde conoció los ensayos de reforma dominicana iniciada por el beato Raimundo de Capua, y peregrinó a Tierra Santa. En compañía de fray Rodrigo de Valencia y con el apoyo económico de los reyes eligió la sierra cordobesa para adquirir en 1423 la Torre Berlanga, donde fundó el Convento de Escalaceli, cuna de la reforma en España. En 1427 fue nombrado por el papa “prior mayor” mientras viviese, convirtiéndolo en máxima autoridad de las fundaciones reformadas. Dado que el paisaje del convento cordobés recordaba la tipografía de Jerusalén, construyó oratorios proponiendo la meditación de la Pasión de Cristo, por lo que es considerado como el introductor en Europa de lo que sería la devoción localizada del Vía Crucis. Murió en torno al año 1430. Sus reliquias se conservan en el convento de Escalacaeli. El papa Benedicto XIV aprobó su culto en 1741. En Córdoba hay una parroquia dedicada al beato. Desconocido en su tierra Como se afirma en el libro Con nuestros santos zamoranos, publicado con motivo del Año de la Fe, “quizá muy pocos de nosotros sabían que el beato zamorano Álvaro de Córdoba fue el introductor de la oración devocional, tan arraigada en la Iglesia, del Vía Crucis”. Resulta curioso comprobar, si seguimos leyendo, “cómo uno de los nuestros, de manera sencilla, humilde y casi anónima, hace una aportación a la fe y a la devoción de todos los cristianos tan importante como es ampliar la oración y meditación de los momentos más importantes de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo a cualquier lugar fuera de la Vía Dolorosa de Jerusalén. Y esto para todas las épocas”. En un hombre típicamente renacentista se observa cómo en las dificultades “saca fuerzas de la oración, de la cercanía con Dios. Está seguro que todo es deseo y obra del Señor y por lo tanto es Él mismo el que guía al beato en la consecución de sus objetivos”. De hecho, “desde el monasterio va a llevar a cabo sus fines. Desde la oración y por ella, no se va a desanimar ante los obstáculos que vayan apareciendo, por grandes que sean. Con la certeza de que todo aquello es cosa de Dios, seguirá adelante, superando su debilidad en la fortaleza del Señor”. Por eso puede considerarse al beato zamorano “un testigo valiente de la fe, con todas las dificultades de su tiempo. Si él fue capaz, también cada uno de nosotros y todos juntos como comunidad cristiana, podemos serlo también. La misión es la misma: anunciar el Evangelio. Para cada uno se concreta de una manera determinada, desde una vocación específica, pero para todos está la gracia del Señor, la luz de Cristo, la fuerza de la fe que nos sostendrá, nos consolará, nos empujará siempre que sepamos que todo lo hacemos por Él, por Jesucristo, hacia el que dirigimos nuestra vida”. El milagro del beato Álvaro La iconografía del zamorano lo muestra siempre con hábito dominicano (blanco con capa negra), y normalmente aparece sosteniendo en sus brazos a un mendigo, mostrando así uno de los hechos que se recuerdan del fraile, y que resumimos aquí según la página web de la Hermandad que lo tiene como titular. Cuenta la tradición que un día, yendo fray Álvaro a predicar a Córdoba, cosa que hacía frecuentemente como buen dominico, no muy lejos del santuario, se encontró a la vera del camino a un mendigo medio muerto de frío y de hambre. Viendo el fraile que había un ser humano que necesitaba su ayuda, se apartó de su ruta para atender al mendigo, envolviéndolo en su capa. Lo cargó sobre sus espaldas y regresó con él al convento, como un nuevo buen samaritano. Llamando a sus hermanos de comunidad les dijo: “aquí traigo este mendigo, para que practiquemos con él la misericordia”. Al destaparlo, el mendigo ya no era un mendigo, sino una imagen de Cristo crucificado. Y sigue diciendo la leyenda que estuvieron los frailes, durante toda la noche, orando ante el crucificado, y de madrugada desapareció. Con el tiempo, la comunidad procuró, en perpetua memoria y acción de gracias, reproducir el crucificado imitando los rasgos del original. Siendo éste, de mediados del siglo XVI, el que hasta hoy se venera en el santuario de Escalaceli con el nombre de “Santísimo Cristo de San Álvaro de Córdoba”. Para más información: libro Con nuestros santos zamoranos (Zamora, 2013). A la venta en la Librería Diocesana (Casa de la Iglesia – Seminario San Atilano).
19/02/2014más info
Nuestra Madre de las Angustias: una corona para la cabeza, la otra para el corazón
Nuestra Madre de las Angustias: una corona para la cabeza, la otra para el corazón
Zamora, 11/02/14. La imagen de Nuestra Madre de las Angustias será coronada canónicamente por el Sr. Obispo, el próximo 20 de septiembre. Me pide Isabel, nuestra querida presidenta de de la Cofradía, que yo, como hermano de honor y con más de 40 años de pertenencia a la Cofradía, explique qué significa para la cofradía la Coronación Canónica de Nuestra Madre y como se ha llegado a este momento y lo que haremos para realizarlo. La cofradía espera que esta ocasión, gozosa en extremo, pues significa que la Iglesia ratifica con el gesto de la coronación canónica la importancia que una determinada advocación, representada por una imagen concreta, tiene para sus fieles. Pues bien, esperamos que esta ocasión sea motivo de especial acercamiento al misterio pascual, por el cual todos hemos sido lavados en la Sangre del Cordero, para que contemplemos el papel de la Santísima Virgen al lado de su Hijo, Redentor del Género Humano, e imitemos su aptitud de apertura a su Palabra creadora y su disponibilidad a la acción del Espíritu de tal manera que, como ella, adoremos de manera adecuada al Padre. Para esto la cofradía organizará distintos actos de culto, a los que están especialmente convocados todos los hermanos, y a los cuales están invitados todos los fieles devotos de Nuestra Madre. Para el hecho material de la Coronación, en el que se pretende simbolizar toda esa devoción y cariño que sus hijos le tenemos, la cofradía, haciéndose eco de los deseos expresados por muchos hermanos y devotos en general –que en repetidas ocasiones han ofrecido e incluso ya han donado diversas joyas realizadas con metales preciosos–, ha pensado en recaudar el doble del oro necesario para hacer la corona, con el fin de coronar a Nuestra Madre con una corona de oro como Ella se merece y también hacer, con el dinero de la venta de la mitad de ese oro, una importantísima labor asistencial a favor de nuestros hermanos más desfavorecidos, que sea la verdadera coronación de Nuestra Madre, pues molesta estaría Nuestra Madre con una corona de oro, sabiendo que no hemos mirado de entre sus hijos, nuestros hermanos, a aquellos que lo están pasando peor. Es por ello que de cada cantidad de oro y donativos entregados para la corona, la mitad irá físicamente en ella de manera que tengamos la certeza de que en la corona de la Virgen está materialmente la mitad del oro que hemos entregado, y que siempre estará adornado por Su Cabeza, pero que la otra mitad, una vez vendida, se empleará en un importante proyecto a favor de los más desfavorecidos, que sea la verdadera corona que, y ésta sí, adornará su Corazón de Madre. La cantidad puede parecer una barbaridad, algo inalcanzable, pero estamos hablando de tan sólo un gramo de oro por hermano de la cofradía, esto sin contar con que se aceptarán, gustosamente, todas las donaciones de fieles que así lo deseen hacer. En caso de querer hacer una aportación dineraria para que la cofradía la convierta en oro, también se podrá hacer. Estamos seguros de que Nuestra Madre sí conseguirá ese oro que hace falta para esas dos coronas: la que pondremos sobre su cabeza llamándola Reina de nuestros corazones y la que pondremos en su corazón, para que ante Ella, Causa de nuestra alegría y Estrella de la mañana y siendo Espejo de justicia y Consuelo de los afligidos, nosotros, sus hijos, seamos capaces de llevar a nuestros hermanos esa corona de justicia, solidaridad y consuelo, y sepamos ser su abrazo cariñoso y consolador con aquellos que más lo necesitan. Es evidente que las piedras preciosas que viniesen engarzadas en las joyas, se aprovecharan para el adorno de la corona. En breve la Cofradía comunicará a los hermanos y fieles en general donde y como se hará la recogida de las joyas que se donen, así como donde pueden hacer su aportación dineraria. No quiero dejar que pase esta ocasión sin invitaros a meditar estas palabras del padre de la Iglesia San Juan Crisóstomo sacadas de sus homilías: “Pues Dios no tiene ciertamente necesidad de vasos de oro, pero sí, en cambio, desea almas semejantes al oro… No digo esto con objeto de prohibir la entrega de dones preciosos para los templos, pero sí que quiero afirmar que, junto con estos dones y aun por encima de ellos, debe pensarse en la caridad para con los pobres. Porque, si Dios acepta los dones para su templo, le agradan, con todo, mucho más las ofrendas que se dan a los pobres. …¿De qué serviría adornar la mesa de Cristo con vasos de oro, si el mismo Cristo muere de hambre? Da primero de comer al hambriento, y luego, con lo que te sobre, adornarás la mesa de Cristo. O, si viéndolo vestido de andrajos y muerto de frío, sin acordarte de su desnudez, levantas en su honor monumentos de oro, afirmando que con esto pretendes honrarlo, ¿no pensará él que quieres burlarte de su indigencia con la más sarcástica de tus ironías? …Con esto que estoy diciendo, no pretendo prohibir el uso de tales adornos, pero sí que quiero afirmar que es del todo necesario hacer lo uno sin descuidar lo otro; es más: os exhorto a que sintáis mayor preocupación por el hermano necesitado que por el adorno del templo. Por tanto, al adornar el templo, procurad no despreciar al hermano necesitado, porque este templo es mucho más precioso que aquel otro”. Éste es el sentido que la Cofradía quiere darle a esta Coronación y al que de todo corazón invitamos a todos los fieles y convocamos, llenos de gozo, a todos los hermanos, para que asistan a los actos preparatorios del acontecimiento tanto catequéticos como litúrgicos y culturales. Javier Lozano (Un extracto de este artículo se publicó en la hoja diocesana Iglesia en Zamora)
13/02/2014más info
Crónica del XXI aniversario de la coronación canónica de la Virgen de la Concha
Crónica del XXI aniversario de la coronación canónica de la Virgen de la Concha
Zamora, 10/12/13. El pasado domingo 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de santa María Virgen, nuestra cofradía celebró el XXI aniversario de la coronación canónica de la Stma. Virgen de la Concha con una serie de cultos que se desarrollaron en el templo de san Vicente mártir, donde recibe culto de forma habitual la patrona de Zamora. La solemnidad de la Inmaculada Concepción es una fecha de gran importancia en el calendario de la cofradía, en primer lugar por la secular vinculación de nuestra imagen titular a la devoción a la Pureza Inmaculada de la Madre de Dios y en segundo lugar por la conmemoración de la coronación canónica de la Virgen de la Concha en el año 1992. Por ello la cofradía cuida con esmero la celebración del 8 de diciembre.  Para la ocasión la cofradía se hizo cargo del adorno de la iglesia, el camarín de la Virgen se vistió con un cortinaje granate con las armas de la ciudad escoltando a la Virgen, una serie candelabros y centros de flores blancas, a juego con las dispuestas para adornar el presbiterio del templo. De igual forma se sustituyó el terno morado, que vestía la Virgen desde el pasado uno de diciembre, por un conjunto en tonos dorados en el que destacaban el corpiño y la saya de uvas, realizados a comienzos del siglo XIX, y la toca de flores, con bordados anteriores a 1900. La Virgen de la Concha portaba además algunas de sus joyas más señaladas: corona de la coronación, bandera del siglo XVIII, medalla de honor de la Junta Pro Semana Santa así como varias piezas donadas por los devotos. El Niño Jesús vestía un hermoso vestido del siglo XVIII realizado en lamé de plata con bordados y pasamanería en oro y cristal. La celebración comenzó con el Santo Rosario, piadosa costumbre que la cofradía mantiene en sus cultos, y el rezo de la última novena a la Inmaculada Concepción, a la que se sumó la cofradía. A continuación tuvo lugar el rito de entrada de nuevos hermanos, que se suma al que tiene lugar en las vísperas de la Romería. Nuestro capellán y párroco, D. Plácido Isidro, impuso las medallas a las cuatro nuevas hermanas de la corporación siguiendo el ceremonial de la cofradía que incluye un extracto de las ordenanzas de 1503, que recuerdan la vocación que supone ser hermano de la cofradía de la Virgen de la Concha, y una protestación pública de Fe. Unos minutos después de las ocho daba comienzo la celebración de la Santa Misa, con la procesión de entrada por las naves de la iglesia. La Eucaristía estuvo presidida por D. José Manuel Rubio Maldonado, presbítero y vicario parroquial de San Pedro y San Ildefonso, quien en su homilía invitó a todos los participantes a llevar el apellido “de la Concha” como testimonio de nuestra Fe. Junto a D. José Manuel Rubio estuvieron D. Narciso Jesús Lorenzo, Delegado de Liturgia de la Diócesis de Zamora, y D. Plácido Isidro Álvarez, capellán de la cofradía y párroco moderador de San Juan y San Vicente. El acompañamiento musical corrió a cargo de la coral Aures Cantibus, con un elegante repertorio de piezas sacras. Entre los fieles asistentes, que llenaron la iglesia de San Vicente, estuvieron presentes representaciones de la Junta Pro Semana Santa de Zamora y de las cofradías de la ciudad, que quisieron acompañar a su Patrona en una fecha tan señalada. Galería fotográfica (Galería fotográfica completa en el blog de la Cofradía)
10/12/2013más info
Crónica de la peregrinación a Lourdes
Crónica de la peregrinación a Lourdes
Lunes 1 de junio. Peregrinos de Zamora y Benavente iniciamos el viaje en el Año de la Fe, con la esperanza y la ilusión en el reencuentro con la Virgen de nombre Inmaculada Concepción, como ella mismo le dijo a Bernadette. Salimos de Zamora, paso por Benavente camino de Palencia, Burgos y parada en el Santuario de Aránzazu del que el Beato Juan Pablo II dijo que “el Santuario es la casa de María, la morada de la fe, donde el Señor es acogido constantemente por la Virgen María y dado al mundo sin cesar”. Allí, en recogido silencio, asistimos a la Santa Misa celebrada por D. Gregorio, Obispo de nuestra diócesis, sintiendo la presencia viva de Dios, adorado en brazos de María. A las 7 de la tarde, desde el autobús, ya divisamos las torres del Santuario de la Virgen de Lourdes: gracias, Señora por permitirnos el compartir con Vos unos días de oración y evaluación de nuestros valores de vida. Martes 2 de julio. Casi al alba, misa concelebrada por los Obispos de las diócesis de Zamora, Cuenca y Astorga, en la Gruta de Massabielle, donde la Inmaculada Concepción se apareció a Bernadette: ¡qué mayor gozo que orar a los pies de la Virgen! Con emoción contenida las manos de los peregrinos, van rozando las piedras por donde rezuma el agua milagrosa que recoge al tiempo, las peticiones de cada uno de nosotros…, por nuestras familias, por nuestros hijos, por las vocaciones. Y la Virgen gozosa nos atiende y las acoge entre sus manos entrelazadas. Terminada la ceremonia el grupo de Zamora y Benavente sin olvidar a los dos entusiastas de Milles de la Polvorosa, iniciamos una dura ascensión por el monte de Espelugues, a fin de rezar el Vía Crucis. Espectaculares y majestuosos grupos escultóricos que ante su presencia permiten una profunda meditación en cada una de las estaciones. Recordamos a nuestros enfermos en las caídas de Jesús; y cómo podemos ser cireneos en las necesidades de los demás; y en la muerte de Jesús, el dolor desgarrado de una Madre al ver morir a su Hijo, recordando a todas aquellas madres que han pasado por un trance semejante; y en la 15ª estación, la resurrección de Cristo, que da sentido a toda la Pasión. Ya en la tarde, celebramos junto a los peregrinos de Salamanca, el sacramento de la Penitencia. Es un reencuentro espiritual con Dios, a través de su Madre, donde el perdón alcanza la quintaesencia del Amor que siente por nosotros y que le llevó a dar la existencia por la esencia. Son las luces de la fe. Anochece en Lourdes. Miles de peregrinos avanzan silenciosos por la explanada portando antorchas encendidas. Un grupo de 16 formaban parte de una hilera que con grandes antorchas, dibujaban una M alrededor del paso de la Virgen de Lourdes, portado por 4 jóvenes pertenecientes a la Hermandad Hospitalaria de Lourdes. Esa misma hilera, durante el rezo del último misterio del Rosario, se situó inmediatamente detrás del paso, como en escolta, cantando al final el Salve Regina. De ellos, 7 pertenecían a la diócesis de Zamora, honor que quedó grabado a fuego para el recuerdo de sus vidas. La niebla intensa nos calaba sin darnos casi cuenta; peso esas diminutas gotas milagrosas iban penetrando, sin darnos cuenta en nuestro corazón, impregnándonos en los misterios de la fe. Miércoles 3 de julio. Amanece lluvioso. Son las lágrimas de María que sufre por nuestros pecados. Asistimos cerca de 2000 personas a la Santa Misa celebrada en la Gruta y oficiada por el Arzobispo de Granada a quien le acompañaban cinco Obispos y más de 80 sacerdotes. Fue la Misa internacional que no pudo celebrarse en la Basílica de S. Pio X, al estar inundada tras el agua caída días atrás. No importaba, los ojos de María los sentíamos cerca, junto a la fuente milagrosa. Por la tarde, excursión por los Pirineos y rezo en la naturaleza dentro de la Sala Capitular de la Abadía Cisterciense de Escaladieu. Jueves 4 de julio. Primeras horas de la mañana. La niebla persistente no impide a nadie acudir alegres de nuevo a la Gruta. Rezar a la Virgen María se convierte en hábito gratificante para todos los que desde nuestra devoción mariana, sentimos cercana su presencia y su amparo. Hueco misterioso en roca viva y de él, mana una fuente con agua abundante que nos purifica y a los creyentes, nos ayuda en profundizar en la fe. Escribo esto a los pies de la Virgen de Lourdes. Ella guía mi mano y permite que transmita a todos, lo que mi torpeza sin su ayuda, sería imposible de escribir. Aquí y ahora me viene a la memoria aquel pensamiento de nuestro insigne poeta José María Pemán, quien venía a decir que “ninguna palabra encierra un significado más profundo que el de María”. No se puede decir más con menos palabras. Así es y aquí en Lourdes se constata de manera fehaciente. Y llegó la media tarde. De pronto la niebla se apartó para dejar un cielo azul sobre Lourdes; un sol radiante proyectaba su luz a la solemne procesión del Santísimo, que custodiado por los estandarte a uno y otro lado del cortejo, proporcionaban una formación de respeto ante el Cuerpo de Cristo portado en la custodia por el Arzobispo de Granada. Este, bendijo a enfermos y peregrinos que rodilla en tierra, postrados ante el Señor, le confiamos nuestra alma para la salvación del mundo. Viernes 5 de julio. De regreso, parada en Loyola con visita y Misa en el Santuario. Después, mientras el autobús devora los kilómetros para reencontrarnos con nuestra vida cotidiana, se siente, se palpa la alegría y la felicidad en nosotros. Es cierto. A todos nos acompaña la “Sonrisa de María”. JOSE ANTONIO MOLINA BENITO
06/07/2013más info
Subir
Lo sentimos, no hemos encontrado ningún resultado para su criterio de búsqueda.